BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

DEBATE DEL MULTICULTURALISMO Y FILOSOFÍA

Gerardo Nicolás Contreras Ruiz y Ricardo Contreras Soto




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (96 páginas, 0.99 Mb) pulsando aquí

 


La colonización española:

Como dijo José Vasconcellos: "La colonización española creó mestizaje; esto señala su carácter, fija su responsabilidad y define su porvenir". Como dije anteriormente, para poder conocer las características del mexicano, debemos saber y entender su historia; y es indiscutible que la colonización española dejo huellas en la cultura mexicana. Un ejemplo de esas huellas que ha dejado la colonización española podría ser el "individualismo". Como ya hemos visto, la conquista de América no fue obra de España como nación, sino de aventureros individuales que venían por su propia cuenta. De ahí que podemos ver cómo el mexicano no es un jugador de equipo, por el contrario, en los deportes sólo sobresale en el boxeo, en el tenis, la natación y generalmente fracasa en el futbol, en el basquetbol, es decir, en el deporte colectivo. Desde un punto de vista de la civilización, la conquista española fue un bien, en el sentido del desarrollo cultural, porque gracias a ella, Europa realizó en América una ampliación de su desarrollo. Pero desde el punto de vista de la felicidad, la conquista española cometió muchos sacrificios humanos y se cometieron muchas injusticias. Otra huella de la conquista es el "mestizaje" político, racial y religioso. El español impuso su idioma y su religión, entre otras cosas. De la conquista también se desprende el sentimiento de "inferioridad" étnica. De allí que podemos ver la admiración por los "gueros" y un desprecio por los indígenas.

Existe una creencia bastante generalizada de que si eres güero/a, seguramente perteneces a la clase privilegiada, con un buen poder adquisitivo. Este detalle lo podemos observar muchas veces cuando nace un bebé, al decir "nació guerito", como si eso fuera de gran importancia o le asegurara un buen porvenir. Y como dice Samuel Ramos: "donde hay un sentimiento de inferioridad surge la ambición desmedida del poder, que quiere decir la primacía en un mundo en que todas las cosas son vistas bajo la óptica de lo superior y lo inferior". Quizás este complejo de inferioridad ha llevado a que se formen tantos poderíos dentro del país como lo son el narcotráfico y el gobierno. He escuchado a muchos mexicanos presumir de tener el primer lugar en la lista de los más ricos del mundo; pero esto es contradictorio e incongruente, cuando sabemos que también en México se encuentran millones de personas en extrema pobreza. También he visto reflejado este sentimiento de inferioridad en el hecho de que muchas personas invierten más en su carro que en su casa. Cómo el carro es lo que más se enseña, incluso muchas veces lo único que se enseña, el carro les da cierto estatus y cierta imagen de mayor poder adquisitivo.

El "mande", "para servirle a usted" y"su servidor" tienen también sus raíces en la conquista española, en su sometimiento; y hasta la fecha se usan, muchas veces sin siquiera pensarlo. Cuando una persona no contesta "mande", se considera mal educado. Y a pesar de que muchas personas conocen la raíz de la palabra no pueden dejar de usarla. La "chingada" quizás sea de las palabras más usadas y con más significado en México. La chingada representa a la mujer mexicana, la madre que ha sufrido. Recordemos que en la conquista la mujer fue sometida y violada. Por consecuencia, "el hijo de la chingada" sería "el hijo de la violada". Es probable que la procedencia de la palabra chingada sea azteca: chingaste es xinatli (semilla de hortaliza) o xinaxtli (aguamiel fermentada). Sus derivados se usan en muchas partes de América latina y en algunas regiones de España, y generalmente están asociados a las bebidas alcohólicas. En Guatemala y El Salvador, chingaste, son los residuos que quedan en el vaso; en Oaxaca llaman chingaditos a los restos de café, en México se llama chinguere al alcohol; en Chile, Perú y Ecuador la chingana es la taberna. En Uruguay, un vestido chingado es un vestido desgarrado. En Chile, decir" esta fiesta ya se chingó", quiere decir esta fiesta ya se terminó. Además, en México, el verbo chingar tiene decenas de significados y de matices; basta un cambio de tono para que el sentido de la palabra cambie. Dice Octavio Paz: "la idea de violación rige obscuramente todos los significados". Es una palabra que sólo se oye en hombres, por lo menos en lo público. Las mujeres "de bien" la usan siempre y cuando no haya hombres presentes, de lo contrario serán mal vistas o criticadas. Entre los jóvenes he notado que no existe ya tanto este pudor, es decir, los jóvenes hombres aceptan de mejor manera que las mujeres hablen de la chingada, sin asustarse. "La palabra chingar, con todas las múltiples significaciones, define gran parte de la vida del mexicano. Para el mexicano hay dos posibilidades, la de chingar o la de ser chingado." (Octavio Paz) El albur, que sólo existe en México, es una frase que pretende ofender a alguien, generalmente con doble sentido, de índole sexual y que se habla en clave. El que manda la primera frase con doble sentido, es la persona que "alburea".

Generalmente, la otra persona le contesta de la misma manera, es decir, en doble sentido. Se supone que la persona que ya no pueda contestar, es decir, que se ha quedado sin palabras, es la que pierde. Es como un juego de palabras entre dos personas dónde se necesita de mucha creatividad. El albur se remonta a la época prehispánica, ya que los pueblos Nahuatls tenían un género de canto de doble sentido y de sugerencia sexual conocido como "los cantos de cosquilleo". A la llegada de los españoles, la combinación de esta tradición con el idioma español fue lo que generó lo que se conoce hoy en día como el albur. También se dice que el albur fue creado para que los hombres pudieran hablar de sexo entre ellos y nadie pudiera reclamarles o reprimirlos. Este doble sentido ayudó a que los indígenas que trabajaban para los españoles pudieran hablar de su religión y de sus creencias sin que sus patrones se percataran de ello. De ésta manera se podían comunicar lo que quisieran sin tener que ser castigados. No es difícil de imaginar que el albur comenzará como un juego y luego se convirtiera en una forma de vengarse o de desquitarse de los españoles. El albur fue creado para no entenderse, y así pasar desapercibido ante las víctimas de la agresión, como lo expresa claramente el premio Nobel de Literatura: Octavio Paz: "En nuestro lenguaje diario hay un grupo de palabras prohibidas, secretas, sin contenido claro y a cuya mágica ambigüedad confiamos la expresión de las más brutales o sutiles de nuestras emociones y reacciones... Palabras que no dicen nada y dicen todo... Esa palabra es nuestro (como mexicanos) santo y seña... Por ella nos reconocemos entre extraños... Conocerla, usarla, arrojándola al aire como un juguete vistoso o haciéndola vibrar como un arma afilada, es una manera de afirmar nuestra mexicanidad."

El machismo mexicano:

De acuerdo al diccionario de la Real Academia española, el machismo es: "la prepotencia del hombre hacia la mujer". Según esta definición sólo los hombres podrían ser considerados machistas. Sin embargo no debemos olvidar que somos las madres (mujeres) quienes enseñamos y educamos a nuestros hijos, o por lo menos somos las que pasamos más tiempo con ellos; por lo tanto, tenemos una gran parte de responsabilidad en seguir fomentando ese machismo en nuestros hijos. Cuantas veces no hemos visto como las mamás no permiten que sus hijos varones aprendan a trapear, a tender sus camas o a realizar tareas domésticas porque "esas son cosas de mujeres"; y cuántas otras veces no hemos escuchado a las mamás decir a sus hijos varones que "los hombres no lloran". Más allá de que el machismo mexicano tenga causas históricas, somos las mamás muchas veces, las encargadas de seguir transmitiéndolo. Por esta misma situación machista, es que las madres pasan más tiempo con sus hijos, porque según la concepción machista, el hombre es el encargado de trabajar y de proveer y la mujer es quien se encarga de criar a sus hijos y de educarlos. Claro está que el machismo se transmite no solo desde el hogar, sino también desde la escuela y la misma sociedad que nos rodea. He observado, sobre todo aquí en Querétaro, y en familias tradicionales, la importancia que se le da al hijo varón. Es a él a quien se le da más valor, el "heredero", el que debe de tener mejores estudios porque tendrá que mantener a su futura familia. En cambio la mujer se va a casar y su futuro será que la mantengan, así que la labor de sus padres es la de colocarla "bien". "Al combinarse la obsesión de los españoles por el honor, con la humillación de los indígenas al ver a sus mujeres tomadas por la fuerza surge la forma de machismo mexicano particularmente perversa: la defensa del honor del español se convierte en la defensa de la frágil masculinidad del mexicano". (Alan Riding. "vecinos distantes. Un retrato de los mexicanos") Sabemos que el mestizaje se formó con la unión de hombres españoles con mujeres indígenas, de ahí la inseguridad del hombre mexicano a que las mujeres lo traicionen. ¿Cuántas veces no hemos escuchado decir a los hombres que cuantas más mujeres tengan, más machos son? Esto es parte del machismo pero también de las inseguridades de los hombres. El macho mexicano, no sólo debe de tener muchas mujeres, sino que también debe presumirlo a boca de jarro como si fuera una gran hazaña. Según la interpretación de Samuel Ramos, el machismo es la máxima expresión mexicana del complejo de inferioridad.

"Los vecinos del Norte":

"Probablemente en ningún lugar del mundo vivan, lado a lado, dos países tan diferentes como México y Estados Unidos. Al cruzar la frontera, digamos, de El Paso a Ciudad Juárez, el contraste es impactante: de riqueza a pobreza, de organización a improvisación, de sabores artificiales a especias picantes. Pero las diferencias físicas son menos importantes" (Alan Riding. "vecinos distantes"). He tenido la oportunidad de pasar dos de las fronteras del norte, Mc Allen y Laredo y verdaderamente sí que es impactante la cantidad de cosas que difieren entre México y Estados Unidos. Además parece a propósito que se deje a la frontera tan abandonada, porque teniendo en México tantos lugares bonitos, bien arreglados, al estar la frontera tan descuidada, el contraste es mayor aún. Claro está que el abandono y el descuido del lado mexicano no son por otra cosa que por falta de recursos. El contraste entre Estados Unidos y México no es sólo material, también está en la personalidad y el carácter de sus habitantes. No se puede generalizar, pero existe en gran parte de los mexicanos una cierta admiración por sus vecinos del norte; y a la vez un cierto repudio. Recordemos que Estados Unidos se apropió de más de la mitad del territorio mexicano y que hasta la fecha no han dejado de cometer injusticias. En buena parte esto también se debe a que los últimos presidentes mexicanos han permitido que los estadounidenses hagan lo que quieran con México, por consiguiente, se sigue dependiendo de ellos. Cuando hablo de los estadounidenses, me refiero a aquellos que han pretendido sabotear a México, porque habrá ciudadanos estadounidenses que no estén de acuerdo con la injusticia y que por el contrario estén a favor de los derechos humanos. He escuchado a varios mexicanos decir que les gustaría formar parte de Estados Unidos, y esto para mí es una admiración desmedida por ellos y un rechazo hacia la cultura mexicana. Es contradictorio porque el mexicano le da un gran valor a la unión familiar, y a pesar de que saben que en Estados Unidos éste valor no es promovido siguen pensando lo mismo. Y ni hablar de la comida mexicana, ¿podrían los mexicanos acostumbrarse a comer la comida chatarra de Estados Unidos, y olvidar las delicias mexicanas? Tal vez sí, aunque no creo que sea algo fácil. La sexualidad femenina:

"Existen en el ambiente ciertos estereotipos de conducta, tanto masculina como femenina, de acuerdo a los cuales se modela el carácter y la manera de ser de la niñez de ambos sexos" (Juana Armada Alegría). En primer lugar, la mujer mexicana, debe de ser "virgen" hasta su boda. Una mujer que ha perdido su virginidad antes de casarse, no vale nada, o vale muy poco. En México he notado que el culto a la virginidad es muy fuerte. Sin embargo cuántas niñas, porque muchas veces son menores de edad, no vemos embarazadas por las calles. El hombre exige que la mujer sea virgen para asegurarse que no le haya pertenecido a ningún otro hombre; y además para asegurarse también que será él el encargado de enseñarle cómo debe de comportarse en la cama. La mujer mexicana debe de ser "abnegada", es decir, debe de soportar con resignación lo que se le presente en la vida, sin protestar. Además debe de ser fiel, resignada, sumisa y buena madre. El concepto de maternidad es profundamente venerado en México. Una mujer que no puede procrear hijos, es una mujer que no sirve para nada. Muchas veces incluso, el hombre exige, como si dependiera de la mujer, de que sexo debe de nacer el futuro bebé; imagínense la angustia de esa madre. Después de tener a sus hijos, la mujer deja de vivir para sí y empieza a vivir para sus hijos, además de su marido. "Cada hijo venera a su madre por encima de todas las cosas, pero nada más a la suya, a la que le corresponde, a la que le tocó en su suerte, y se sabe tan íntimamente unido a esa imagen que ella, en una curiosa fusión simbólica, constituye una parte de su propio ser y, lo que es más, la parte más sensible de él mismo". Cuando un mexicano quiere ofender a otro, inmediatamente le recuerda a su madre, quien al sentirse tan lastimado responde con otro insulto semejante.

Conclusiones:

Este trabajo no lo he hecho con el afán de criticar a la sociedad mexicana, por el contrario, considero que México tiene más aspectos favorables que desagradables, sino ya me hubiera regresado a mi país. Muchas veces me han preguntado si me regresaría a mi país, y mi respuesta ha sido siempre la misma: me encanta vivir en México, pero si tuviera que decir una razón por la que me iría, siempre respondo que por la inseguridad. En México estamos viviendo tiempos de muchísima inseguridad. A diario vemos como secuestran y matan a gente inocente. Ya no importa que tengas o no dinero, eres invulnerable. Es un asco decirlo, pero el mercado del secuestro es tan grande, ya que si tienes dinero, te secuestran para pedirte rescate, si no tienes dinero, te secuestran para quitarte tus órganos, si tienes hijos bonitos podrían servir para adopción; porque como ya sabemos, vienen de Europa y de Estados Unidos a adoptar niños, y mejor ni hablar de la pornografía infantil. Pero más allá de esto, sabemos que los jóvenes no tienen la seguridad de ir a una disco, o a un antro (como dicen ellos), ya que hemos visto lo que pasó por ejemplo hace un par de semanas con la matanza de aquellos jóvenes en una disco. En ningún lugar puedes estar seguro. ¿Y las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez? ¿Cuántas mujeres ya han asesinado? Y ¿cuántas están desaparecidas? ¿Se imaginan la angustia de las madres que viven en Ciudad Juárez, y que tiene hijas mujeres? Porque sería muy fácil decir que se vayan de ahí, pero no es así. Además de que no sería la solución que se fueran de ahí, hay que buscar a los culpables y arrancar de raíz la inseguridad de México; pero no como pretenden los funcionarios públicos al sacar el ejercito a las calles, sino dando trabajo a la gente y educándola. En México encontramos corrupción en todas partes, en el gobierno, en la salud, en la educación, en las calles. La educación en México está muy mal, es muy poca la gente que tiene acceso a ella. El gobierno mexicano no ha querido invertir en la educación de su pueblo, parece como si lo que se buscara fuese mantener a la gente en la ignorancia, para de esta manera hacer y deshacer a gusto. Y si la gente no tiene educación, y además no tiene trabajo, es más fácil que se acerquen a la corrupción y al delito. En fin, en México encontramos de todo. Como dice un dicho muy nombrado: "en México todo se puede". Encontramos de la pobreza a la riqueza más extrema, del desierto a las playas más bonitas del mundo, del frio al calor. El clima de México es maravilloso; puedes estar en el frió de Querétaro, y a unas cinco horas de coche, encontrarte con el delicioso clima tropical de las maravillosas playas de Ixtapa-Xihuatanejo. ¿En qué otro país ocurre esto? México tiene unas playas increíbles y a las cuales puedes ir en cualquier mes del año porque nunca encontrarás frio. Lo único malo, en los meses de verano, podría ser que te tocara algún huracán. Cuando hablamos de México, no podemos dejar de hablar de su gastronomía, que dicen que es la más variada que hay en el mundo, y sí lo creo. Además la comida mexicana es deliciosa. Si me fuera de México, sería de las cosas que más extrañaría. Siento que todo se aprovecha, hasta los gusanos, que por cierto son deliciosos (los gusanos de maguey). Cada zona tiene su comida típica. Como México cuenta con microclimas, y por esta razón es que pueden contar con los productos agrícolas que quieran, si en el norte hace frío se pueden surtir de los plátanos y mangos de Chiapas, por ejemplo. Por eso es que es inconcebible cuando vemos tantos productos agrícolas importados. En fin, podría concluir diciendo que México, con todo y sus contrastes, es un país maravilloso del cual todos los que vivimos en él somos responsables.

Bibliografía:

Roger Bartra. (2005). "Anatomía del mexicano". Random House Mondari. México, D.F. Debolsillo.

Alan Riding. "Vecinos distantes. Un retrato de los mexicanos". Joaquín Martíz. Planeta México, 1985, pp.11-33.

Samuel Ramos. "El perfil del hombre y la cultura en México". Espasa, Calpe, Madrid, 1999, pp. 19-49 y 111-116.

Luis Aboites Aguilar. "El último tramo, 1929-2000", en Escalante Gonzalbo, Pablo. "Nueva historia mínima de México". El Colegio de México, México 2005, pp.262-302.

Laura Suárez y López-Guazo. "Eugenesia, salud mental y tipología del mexicano". Laboratorio de Historia de la biología y evolución. Facultad de Ciencias, UNAM.

Juan Carlos Hernández Meijueiro. "Sexualidad masculina".

Luis Bonino Méndez. "Micromachismos: La violencia invisible en la pareja". Madrid, España. Paidós.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet