BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

CUADERNO DE TRABAJO USAT

Jesús Castillo More




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (150 páginas, 384 kb) pulsando aquí

 


2. Discrepancias entre Keynes y los Clásicos

Son varias las discrepancias de Keynes con los Economistas Clásicos; sin embargo, la principal, está referida a cómo se determina el empleo.

Para los Clásicos, el mercado de trabajo funciona de manera semejante al mercado competitivo de manzanas, en que las fuerzas de oferta y demanda conducen a un precio y cantidad de equilibrio.

Dada la flexibilidad de precios asumida implícitamente, el pleno empleo estaría garantizado.

Ante la observación que la evidencia muestra desempleo, los clásicos respondían que a largo plazo se lograría el pleno empleo una vez que el mercado se ajuste, a lo que Keynes respondió con su memorable “En el largo plazo ya todos estamos muertos”, con lo que se pronunciaba por una política económica activista destinada a generar pleno empleo mediante el gasto público.

Una segunda discrepancia se refiere a la determinación de la tasa de interés o precio del dinero.

Para los clásicos, la tasa de interés es una variable real que se determina por fuerzas reales: la oferta de ahorros, que está en relación directa con la tasa de interés y la demanda de inversión, que está en relación inversa.

Keynes aportó una nueva teoría de la tasa de interés, sosteniendo que ésta es una variable nominal o monetaria determinada por la demanda y oferta de dinero.

Demandar dinero, es mantener dinero disponible, como poder adquisitivo. Para los economistas clásicos, había un único motivo racional para mantener dinero: el motivo transacción, que resulta de la necesidad que tiene la gente de mantener dinero disponible para realizar transacciones durante el período que transcurre entre el recibo inicial de su salario y el siguiente. Por ejemplo, si un trabajador recibe como salario mil quinientos soles mensuales, tiene que hacerlos alcanzar treinta días, para lo cual debe gastar 50 soles diarios, con lo que a mitad de mes mantendrá en su poder 750 soles para cubrir la quincena que le falta para recibir su siguiente salario. En este caso, la demanda mensual promedio de dinero por motivo transacción de este trabajador es de 750 soles mensuales.

Keynes sostuvo que en una economía moderna; además del motivo transacción, hay dos motivos adicionales para mantener dinero disponible: el motivo precaución y el motivo especulación.

El motivo precaución se refiere a que la gente tiene que estar prevenida de los imponderables y emergencias que se presentan diariamente, así como de las oportunidades; para aprovechar las cuales, hay que tener dinero disponible.

El motivo especulación, es muy importante para Keynes, porque en el mundo moderno la gente juega a la bolsa de valores, especulando respecto al futuro. Si el gobierno emite un bono, que es un compromiso de pago, mediante el cual recauda dinero bajo la promesa de devolver el principal más intereses fijos, se establece un nexo entre la tasa de interés y el precio de los bonos.

Si la tasa de interés de los bancos es 10% anual y esa tasa es ofrecida por el bono, será indiferente depositar el dinero en un banco o comprar un bono del gobierno. Si a partir de aquí, los bancos elevan la tasa de interés mientras el bono ya se comprometió a pagar una tasa constante, nadie querrá comprar bonos, salvo que su precio baje; al revés una caída en la tasa de interés pagada por los bancos, conduce directamente a una mayor demanda de bonos que mantiene su promesa de una tasa de interés constante, con lo cual su precio sube. Existe así una relación inversa entre la tasa de interés del mercado y el precio de los bonos: Una elevación de la tasa de interés implica una caída en el precio de los bonos, mientras que una caída en la tasa de interés significa un aumento en el precio de los bonos.

De esta manera, Keynes propone una teoría de la demanda de dinero, donde la demanda por Liquidez o saldos monetarios, como la denomina, depende de dos variables: el ingreso, para reflejar el motivo transacción, donde a más ingreso mayor demanda de dinero, y la tasa de interés para reflejar el motivo especulación, donde a mayor tasa de interés menor demanda de dinero, es decir una relación inversa.

De esta manera, la función de demanda de dinero o demanda por liquidez, queda especificada así: Dm = L (Y, r)

+ -

Si en un plano cartesiano ponemos como variable dependiente la demanda de dinero en el eje horizontal y como variable independiente a la tasa de interés en el eje vertical, para un nivel de ingreso constante Yo, tenemos un gráfico que muestra la relación inversa entre tasa de interés y demanda de dinero. En ese mismo gráfico, un mayor nivel de ingreso Y1, hará desplazarse la curva de demanda por dinero o por liquidez hacia arriba. (Gráfico 8).

i

Y1

Yo

Dinero

Gráfico 8

Keynes dió dos razones para la relación inversa entre tasa de interés y demanda de dinero o demanda por liquidez:

En primer lugar, la tasa de interés es el costo de oportunidad de mantener dinero disponible. Si el banco paga 10%, mantener dinero disponible significa dejar de percibir ese 10%. Cuanto mayor sea la tasa de interés mayor será el costo de oportunidad de mantener dinero y la gente preferirá demandar menos dinero.

La segunda razón, es que la gente tiene expectativas respecto al futuro, y si ve que la tasa de interés está muy alta, se forma expectativas que por ser muy alta, lo más probable es que baje y con ello se eleve el precio de los bonos, debido a la relación inversa explicada anteriormente, con lo que preferirá mantener su dinero en bonos, para que cuando suban de precio debido a la caída esperada en la tasa de interés, obtener ganancias de capital.

Si la gente considera que la tasa de interés es demasiado baja, su expectativa es que suba y en consecuencia que el precio de los bonos baje, por lo que preferirá mantener dinero disponible, es decir demandar una mayor cantidad de dinero, para luego comprar bonos baratos y obtener así ganancias de capital mediante el juego en la Bolsa de Valores.

Precisamente, a partir de este análisis, Keynes propuso el caso de la Trampa de Liquidez, en que a una tasa de interés muy baja la gente prefiere mantener dinero y la demanda por liquidez se hace infinitamente elástica, es decir mantiene en su poder el dinero extra.

Es con la Trampa de Liquidez, que Keynes cuestiona la Teoría Cuantitativa del Dinero, que era la teoría monetaria de los clásicos.

La Teoría Cuantitativa sostiene que todo pago en una transacción, es resultado de multiplicar un precio por una cantidad. Por ejemplo si uno compra cinco cuadernos a cuatro soles cada uno, debe pagar 20 soles. De esta manera, en general, Pago = Precio x Cantidad.

La suma de pagos de la economía es la sumatoria de pagos y cantidades. ∑pagos = ∑precio x cantidad = ∑ p. q = P. Q, donde Q es el volumen de transacciones y P es el nivel de precios promedio.

Por otro lado, el total de pagos de la economía lo podemos visualizar como el resultado de multiplicar la cantidad total de dinero (M), por el número de veces promedio que cada unidad monetaria es utilizada; es decir, por la velocidad de circulación del dinero (V), con lo que una moneda de un sol que es utilizada diez veces, tiene el mismo efecto en la economía, que un billete de diez soles que es utilizado una sola vez, de modo que ∑pagos = M . V

Como dos cantidades iguales a una tercera son iguales entre si, podemos obtener la Ecuación Cuantitativa, que establece que

MV = PQ.

Esta Ecuación Cuantitativa es una relación aritmética, que se convierte en Teoría, cuando se establece una relación de causalidad sujeta a verificación empírica o falseamiento estadístico.

Para los clásicos, V y Q son estables, con lo que aparece una relación de causalidad directa entre M y P.

Esta es la Teoría Cuantitativa del Dinero, que predice que los precios dependen de la cantidad de dinero. Una mayor cantidad de dinero hará subir los precios.

En la nueva teoría monetaria de Keynes, la velocidad de circulación del dinero ya no es estable, debido a la presencia de la Trampa de Liquidez, que induce a la gente a mantener dinero indefinidamente debido al motivo especulación en la bolsa de valores. Ahora, un aumento en M puede ser contrarrestado con una disminución en V, como consecuencia de una mayor demanda de dinero y en consecuencia, un aumento en M no necesariamente implica un aumento en P. (Gráfico 9).

i

Dinero

Trampa de Liquidez

Gráfico 9

Con esto, descubrimos una relación inversa entre demanda de dinero y velocidad de circulación: Un aumento en la demanda de dinero, hace disminuir la velocidad de circulación, y viceversa.

Es ésta la razón por la que en la lucha contra la inflación no basta controlar la cantidad de dinero, sino también es necesario revertir las expectativas inflacionarias, que influyen sobre la velocidad de circulación, porque en inflación son dos las fuerzas que empujan hacia arriba el nivel de precios: la mayor cantidad de dinero y el aumento en la velocidad de circulación.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet