BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

ANÁLISIS Y VALORACIÓN JURÍDICA DEL JUICIO PENAL EN CONTRA DE JESUS DE NAZARET

Jesús Cerda Cruz




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (70 páginas, 143 kb) pulsando aquí




 

e. La Resurrección

Por la muerte de Jesús de Nazaret, su alma se separó de su cuerpo; pero la Divinidad quedó unida al alma y al cuerpo. Al predecir su muerte, Jesús había anunciado que resucitaría al tercer día. Cuando los fariseos le pidieron un signo que demostrara su Divinidad, el carpintero de Nazaret les respondió que el gran signo sería su resurrección después de que ya muerto El estaría tres días en el seno de la tierra.

Al tercer día de haber sido sepultado, Jesús de Nazaret resucitó de entre los muertos, como lo había dicho, y volvió a la vida. Hacia la aurora del mencionado tercer día, su alma, por su propio poder Divino, y por la acción de Dios Padre, se unió de nuevo a su cuerpo, y Jesús de Nazaret volvió a vivir en su naturaleza humana, pero ya gloriosa e inmortal.

"Los guardias que custodiaban el sepulcro dijeron -y después lo han repetido muchos otros- que los discípulos robaron el cuerpo mientras ellos dormían: curioso testimonio el de unos testigos dormidos, y poco concluyente para intentar rebatir algo que -durante su supuesto sueño- les fue imposible presenciar".

"Sin embargo, el testimonio de la Resurrección dado por los apóstoles y por los primeros discípulos satisface plenamente las exigencias del método científico. Es de destacar, sobre todo, el asombroso comportamiento de los discípulos al comprobar la realidad de la noticia por las múltiples apariciones de Jesucristo". (16)

(16) ¿Verdaderamente resucitó Jesucristo? Resurrección DE JESUS.htm

Jesús, el carpintero de Nazaret, resucitado, salió de la tumba sin mover ni tocar la piedra que sellaba la entrada. Un momento después un ángel descendió del cielo, y llegando al sepulcro, quitó la piedra que cerraba la entrada y se sentó sobre ella; derribó por tierra a los guardias dejándolos como muertos de terror.

Era el ángel de la resurrección que venía del Cielo para anunciar que Jesús de Nazaret había resucitado. Los guardias, viendo que la tumba estaba vacía, huyeron a la ciudad para informar a las autoridades los hechos de que habían sido testigos. La resurrección de Jesús de Nazaret es la prueba más fidedigna de su Divinidad y es la base de la fe de todo cristiano.

"Pero no todo termina con la muerte. El alma, que es inmortal, se separa del cuerpo, pero sigue viviendo y recibe de Dios el premio o castigo merecido por sus obras hechas durante su vida terrena.

Al fin del mundo resucitarán nuestros propios cuerpos y se unirán a sus almas. Entonces nuestro

Señor Jesucristo vendrá con gloria y majestad a juzgar a todos los hombres, unidas ya las almas a sus propios cuerpos, para nunca más morir". (17)

(17) La Resurrección de la Carne. La Resurrección de la Carne.htm

Al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y las piadosas mujeres venían de la ciudad trayendo aromas y esencias para embalsamar el cuerpo de Jesús, pues el viernes cuando falleció, por la premura del tiempo no habían podido hacerlo. Cuando llegaron al sepulcro se sorprendieron al ver que la piedra que cerraba el sepulcro no estaba cerrándolo más, había sido quitada; entraron al lugar.

Vieron un ángel que estaba sentado dentro, y él les dijo: “No teneis que asustaros; vosotras venís a buscar a Jesús Nazareno que fue crucificado; ya resucitó, no está aquí; mirad el lugar donde le pusieron ... Pero id, y decid a sus discípulos, y especialmente a Pedro, que El irá delante de vosotros a Galilea; y le vereis, según que os lo tiene dicho”.

Jesús resucitado se apareció en primer lugar a su mamá, la Virgen María, luego a María Magdalena; más tarde en el camino a Jerusalén a las piadosas mujeres que habían ido a embalsamar su cuerpo; a Pedro; a dos discípulos que iban camino de Emaús y a los apóstoles y discípulos.

Los apóstoles, cumpliendo las indicaciones de Jesús de Nazaret, se fueron a Galilea. Allí era donde Jesús de Nazaret quiso pasar los cuarenta días que aún permanecería en la tierra. Allí, a orillas del lago de Tiberíades, le dijo a Simón Pedro: "Apacienta mis corderos; apacienta mis ovejas". Con estas palabras Jesús de Nazaret nombró a Pedro pastor supremo de la Iglesia.

Después confirió a los apóstoles y en ellos a sus sucesores, el triple poder de predicar su vida y su doctrina, otorgar a todos los hombres sus sacramentos y regir los destinos de su Iglesia hasta el fin de los tiempos. Los animó diciéndoles: "Estad ciertos que yo mismo estaré continuamente con ustedes hasta la consumación de los siglos".

f. La Ascensión

A los 40 días después de su resurrección, Jesús de Nazaret llevó a sus discípulos al Monte de los Olivos. Al llegar a la cumbre de dicho monte, Jesús se despidió de todos, levantó sus manos al cielo y los bendijo; y mientras los bendecía, su cuerpo glorificado, por un acto de su Divino poder, suavemente empezó a elevarse y subir al Cielo.

"La cruz es símbolo de humillación, derrota y muerte para todos aquellos que ignoran el poder de Cristo para cambiar la humillación en exaltación, la derrota en victoria, la muerte en vida y la cruz en camino hacia la luz". (18)

(18) ¿Por qué la Cruz.htm?


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet