BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

COOPERACIÓN TRANSFRONTERIZA E INTEGRACIÓN EN AMÉRICA LATINA: LA EXPERIENCIA DEL PROYECTO FRONTERAS ABIERTAS

Coordinadores: José Luis Rhi-Sausi y Dario Conato



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (154 páginas, 898 kb) pulsando aquí

 


2.3 Los hermanamientos: amistad, cooperación y comprensión entre los pueblos de Europa

"El hermanamiento es el encuentro de dos municipios que deciden hacer pública su unión para actuar dentro de una perspectiva europea, para contrastar sus problemas y para desarrollar entre ellos unos lazos de amistad cada vez más estrechos". Esta definición de hermanamiento procede de Jean Bareth, uno de los fundadores del Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE) después de la segunda guerra mundial.

El hermanamiento es una acción compleja, que incluye variedad de perspectivas y que hace converger las “diversidades” europeas creando auténticos lazos de amistad entre comunidades de lenguas y costumbres diversas. Además, los hermanamientos permiten verificar la complementariedad económica entre Ciudades y Regiones bastante distantes dentro de Europa.

Los hermanamientos promueven la comprensión recíproca y representan una vía a través de la cual se realizan intercambios culturales entre diferentes sociedades.

Los hermanamientos pueden crearse entre municipios, comarcas o provincias. De hecho, se caracterizan por una gran variedad de actividades que involucran a gran número de personas de dos o más municipios. Los hermanamientos se consideran como un compromiso a largo plazo entre autoridades locales, que va más allá de una simple colaboración para la ejecución de un proyecto a corto plazo. Generalmente, trascienden los cambios en el ámbito político local y las dificultades pasajeras que puedan afectar a uno u otro de los municipios. Precisamente por su proyección a largo plazo, el hermanamiento requiere de una redefinición regular, que se adapte a las necesidades presentes y asegure vitalidad y dinamismo al proceso de intercambio.

Los hermanamientos suelen basarse en la voluntad existente de establecer una relación de amistad e intercambio entre comunidades locales pertenecientes a diferentes Estados, con el objetivo de apoyarse recíprocamente en los procesos de desarrollo económico y social. El acuerdo puede ser verbal, o basado en la firma de un texto, ya sea un juramento, un protocolo de hermanamiento, un convenio de cooperación o un pacto de amistad. Aunque la firma de los acuerdos no es obligatoria, muchas veces se lleva a cabo para agilizar la puesta en marcha de una relación de confianza duradera. El contenido y la forma de los mismos pueden modificarse en función de la naturaleza del partenariado y de los intereses de las ciudades hermanadas.

En Europa, los hermanamientos comenzaron poco después de 1945, como acto de respuesta y reconstrucción ulterior a la finalización de la segunda guerra mundial. A partir de 1951, año en el que algunos alcaldes europeos fundaron el Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE), empezaron a promoverse los hermanamientos que se convertirían en una prioridad para dicha institución. Y a lo largo de la década de los 50, los diferentes tipos de hermanamiento aumentaron de forma exponencial. Los hermanamientos no sólo se han limitado a países de la Unión Europea, ya que Suiza y Noruega, por ejemplo, han sido siempre muy activos en este ámbito. Está claro que los hermanamientos han jugado un papel muy importante en el proceso de ampliación de la Unión Europea, favoreciendo la integración de nuevos países en el seno de la Unión. Por ejemplo, la caída en 1989 de los regímenes comunistas en Europa central, generó una oleada de hermanamientos hasta la ampliación más importante en el año 2004.

Actualmente hay alrededor de 17.000 hermanamientos en Europa. Esto significa que hay un número muy superior de ciudades hermanadas (suelen estar hermanadas con varias ciudades). Los hermanamientos contemporáneos pueden concentrarse en proyectos muy específicos, como la gestión del agua, el desarrollo económico o la mejora de los servicios sociales. Asimismo, ha aumentado el número de hermanamientos entre más de dos municipios.

La altísima difusión de los hermanamientos en Europa, así como la existencia de algunos acuerdos exentos de contenido efectivo que pronto se convirtieron en papel mojado , ha generado a menudo una evaluación negativa de dichas prácticas, que a veces son juzgadas como poco útiles a nivel concreto. Pero resulta innegable el hecho de que los hermanamientos se han convertido en uno de los pilares de la sociedad europea construida desde abajo, y en uno de los instrumentos más importantes de construcción concreta de paz después de la segunda guerra mundial. Los hermanamientos son la expresión de la unidad y de la identidad europea y han contribuido, durante más de medio siglo, al desarrollo pacífico de Europa. Además, los hermanamientos se manifiestan como uno de los modos más duraderos y visibles de intercambio entre ciudadanos que pertenecen a Estados diversos, contribuyendo de forma determinante a la creación de una identidad europea. Actualmente, los miles de hermanamientos existentes conforman una red consolidada de ciudadanos que juegan un rol esencial en la construcción de una Europa cada vez más unida.

Cabe destacar que para ser efectivos, los hermanamientos requieren un doble compromiso: el de las autoridades locales y el de los ciudadanos. En otras palabras, sin una activa participación de los ciudadanos, el hermanamiento no puede tener éxito. En los hermanamientos deberían participar todos aquellos sectores de las respectivas comunidades locales. Los hermanamientos tienen el objetivo de unir las actividades concretas de las comunidades locales con objetivos políticos e institucionales.

Este doble compromiso necesita, a veces, de la creación de un Comité de hermanamiento que actúe de interlocutor entre los ciudadanos y el ayuntamiento. Los Comités de hermanamiento tienen una relevancia esencial. Mientras que las administraciones locales están vinculadas a cambios ligados a la alternancia política, los comités son estructuras permanentes, que garantizan continuidad en el operar de los hermanamientos. Frecuentemente, están compuestos por ciudadanos voluntarios que trabajan localmente para ayudar a los Ayuntamientos (el Comité generalmente está ubicado en el ayuntamiento) pero mantienen la visión de hermanamiento más allá de las evoluciones políticas. Los objetivos generalmente asumidos por el Comité de hermanamiento son, por un lado, programar, organizar y coordinar las diferentes iniciativas en el ámbito de los hermanamientos; por otro lado, movilizar a los actores del territorio, favoreciendo la sensibilización de la ciudadanía en las motivaciones de hermanamiento, así como promoviendo la participación amplia y consciente de la población en tales iniciativas.

Desde el 1989, gracias a una iniciativa del Parlamento Europeo, la Comisión Europea aporta una ayuda económica a los hermanamientos, en especial a los que muestran un valor europeo añadido. Desde entonces, los entes locales han tenido la posibilidad de acceder de forma rápida a financiamientos ad hoc, lo cual ha fomentado el incremento de actividades de hermanamiento. Los financiamientos de la Comisión europea han sido muy bien aprovechados por los municipios europeos: en 2005 más de 2.300 proyectos habían sido cofinanciados.

Los recursos puestos a disposición por la Comisión europea (DG Educación y Cultura) han sido gestionados por las ciudades también con el apoyo de redes de ciudades y municipios europeos, que llevan a cabo un papel esencial. Particularmente relevante es el rol del Consejo de Municipios y Regiones de Europa: el CEMR trabaja, efectivamente, en estrecha relación con la Comisión Europea para promover iniciativas de hermanamiento modernas y de alta calidad, así como intercambios que involucren a todos los sectores de las comunidades locales.

El apoyo de la Comisión Europea a los hermanamientos es muy importante desde el punto de vista estratégico, porque contextualiza las iniciativas locales en el ámbito de los procesos de integración, aumentando la relevancia y eficiencia.

Los hermanamientos tienen un importante valor agregado para el proceso de integración de la Unión Europea. El desarrollo de hermanamientos europeos permite a los ciudadanos y a los ayuntamientos compartir experiencias y conocimientos, involucrando directamente a los ciudadanos, llevando de esta forma a nivel local, los beneficios de la integración europea.

Los hermanamientos contribuyen, de hecho, a crear un sentimiento de identidad europea compartida que se genera desde los territorios. Además, los espacios de debate amistoso entre ciudadanos de distintos países son expresión de una ciudadanía europea muy activa. El hermanamiento, con todo lo que ello comporta en la preparación, desarrollo y fases sucesivas, constituye un instrumento de mucha utilidad para la sensibilización política, de movilización europeísta y de cooperación entre los entes locales de diferentes países.

Cabe decir que un buen hermanamiento puede aportar importantes beneficios a nivel local. El establecimiento de vínculos estrechos entre los ciudadanos de diferentes Regiones de Europa, permite compartir problemas, intercambiar opiniones y descubrir diferentes puntos de vista sobre temáticas de interés común. Existen un gran número de buenas prácticas que han demostrado la utilidad de los hermanamientos; en particular, en el ámbito del arte y la cultura, la juventud, la ciudadanía, el desarrollo sostenible, los servicios públicos locales, el desarrollo económico y social, la inclusión social y la solidaridad.

Finalmente, los hermanamientos son una herramienta de apoyo mutuo en momentos de dificultad, como, por ejemplo, en el caso de catástrofes naturales. También sirven para promover la paz y la comprensión entre los pueblos, tal como ha sucedido a partir de las guerras de los Balcanes en los años noventa. Los intercambios de experiencias que se han dado gracias a los hermanamientos, han servido como instrumentos para el desarrollo y modernización de la zona.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet