BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

MIGRANTES E INDÍGENAS: ACCESO A LA INFORMACIÓN EN COMUNIDADES VIRTUALES INTERCULTURALES

Eduardo Andrés Sandoval Forero y Ernesto Guerra García


 


Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (117 páginas, 5,97 Mb) pulsando aquí

 

 

Comunidades virtuales on line

La comunicación e información virtual on line está integrada por usuarios que catalizan la usabilidad de las redes en las NTIC. Entendemos por usuarios a "los ciudadanos y organizaciones que participan de la sociedad de la información a través de la generación, uso y difusión de la información" (Valenti, 2002: 18).

Un usuario puede hacer un uso pasivo de las posibilidades de la red en el sentido de que "el consumo prevalezca sobre la creatividad y el intercambio mercantil sea más frecuente que el intercambio de conocimientos" (Trejo, 2001:4). Sin embargo, los usuarios también pueden tomar ventaja de toda la gama de posibilidades que actualmente se desarrollan en la web, principalmente de la característica de creación de contenidos y difusión de informaciones, un elemento multilateral, inmediato e inédito3 en las NTIC.

Cuando los usuarios se constituyen en colectivos virtuales on line, integran comunidades cuyo poder de comunicación depende de la fortaleza de las redes que crean, la motivación o los objetivos que los integra, las identificaciones y las identidades, así como las herramientas de las que echan mano para ello.

Existen redes sociales que representan grandes comunidades en Internet, algo así como grandes continentes del mundo virtual. Estas representan un gran conjunto de usuarios integrados y además sustentados por patrocinadores importantes (comerciales, académicos, estatales, etc.). Por otro lado, también existen comunidades que representan minorías, subculturas de la red, pequeñas islas del mundo virtual que hacen uso de las herramientas disponibles en Internet, pero con objetivos específicos de su colectivo. La descripción de la convivencia de tales comunidades se muestra en la imagen 1.

El sociólogo italiano Paolo Dell'Aquila retomando el concepto de Ann Beamish, quien define las comunidades virtuales como "groups of people who congregate (electronically) to discuss specific topics which range from academics research to hobbies. They are linked by a common interest or profession. There are no geographic boundaries to on line communities and participants anywhere in the world can participate" (Dell'Aquila, 2000). A partir de lo anterior, se desprenden varias reflexiones. En primer lugar, las comunidades virtuales on line desarrollan una comunicación medida por vías electrónicas, en este caso las NTIC, esta comunicación es un elemento en común de la comunidad y es compartida por todos los actores. En segundo lugar, la información producida y consumida dentro de las redes es comunitaria y colectiva. En tercer lugar, se constituyen debates acerca de temas y situaciones que interesan y afectan a todos los participantes. Y finalmente, existe una irrelevancia de las fronteras geográficas y políticas, y la ubicación en las que cada persona se encuentra.

En la comunidad virtual Dell'Aquila también menciona tres tipos de bienes que constituyen la cohesión del grupo. El primero de ellos es el capital virtual que se manifiesta en la red, el cual determina finalmente la capacidad de los usuarios para ser aceptados en los emergentes espacios virtuales. El siguiente bien se refiere al conocimiento o el know-how, las habilidades y los conocimientos que poseen y comparten este tipo de comunidades. Por último, el tercer elemento es la comunicación social, un sentimiento de cercanía e intercambio de bienes informáticos desde lugares geográficamente lejanos.

Por lo tanto, podemos definir a una comunidad virtual on line como un colectivo de usuarios que se sustentan en las redes virtuales de Internet para compartir un capital informático común, con objetivos específicos y sin la limitación de las áreas geográficas y políticas del mundo. Los usuarios integrados en comunidades virtuales, establecen áreas comunes de comunicación y se diferencian de las comunidades tradicionales por su apropiación innovadora del espacio virtual, en otras palabras, el modelo mental de sociedad es radicalmente diferente, lo cual cuestiona incluso las raíces de las creaciones de comunidades, como menciona Rheingold (1993):

"Different people in cyberspace look at their virtual communities through differently shaped keyholes. In traditional communities, people have a strongly shared mental model of the sense of place--the room or village or city where their interactions occur. In virtual communities, the sense of place requires an individual act of imagination. The different mental models people have of the electronic agora complicate the question of why people seem to want to build societies mediated by computer screens. A question like that leads inexorably to the old fundamental questions of what forces hold any society together. The roots of these questions extend farther than the social upheavals triggered by modern communications technologies."

A pesar de las distancias que existen entre las comunidades on line y las comunidades de interacción en la vida real, es importante mencionar que las primeras no están exentas de la influencia del mundo real, de hecho ambas conviven y son estructuradas en una forma de vida común, característica de nuestras sociedades posmodernas. "La carga simbólica creada dentro de las comunidades on line mantiene un elemento similar al de los elementos físicos que se perciben en la realidad; existe una relación entre el concepto y la imagen que se manifiesta tanto on line como en el espacio real off line." (Sandoval, 2007: 76).

Las comunidades virtuales pueden caracterizarse por su gran capacidad para construir nuevas identidades en el ámbito del ciberespacio, lo que puede propiciar una mirada diferente hacia la convivencia social, empero, es importante mencionar que la web sigue manteniendo a la "identidad como principio organizativo" (Castells, 2005: 48). Lo cual en casos extremos pude generar una discriminación continuada de grupos minoritarios4, o la organización mostrada por otros.

El uso de cualquier tecnología en su dimensión amplia, corresponde al ámbito cultural. Al considerar a Internet como artefacto cultural, estamos preasumiendo que todas sus manifestaciones se encuentran ligadas con el mundo real, por lo cual la usabilidad y apropiación por parte de los usuarios dependerá de las expectativas, conocimientos, realidades e imaginarios de las comunidades que aborden la virtualidad de la red. "No podemos ignorar que la incorporación de cualquier medio o género nuevo de comunicación siempre ha estado mediado por experiencias anteriores y también por los imaginarios sociales que establecen usos, sentidos y prescripciones en torno al uso de la tecnología aun antes de que su uso se generalice" (Winocur, 2006: 553).

Es precisamente este aspecto el que consideramos en la representación de las comunidades transnacionales imaginadas y virtuales. Asumiendo que la incorporación a una tecnología emergente está mediada por las experiencias anteriores, en el caso de las comunidades virtuales on line de migrantes, no podemos olvidar que los actores sociales provienen de comunidades de sentido originarias, lo cual, posterior a una reorganización en el nuevo territorio, puede generar una derivación de las comunidades en Internet.

Comunidades transnacionales imaginadas y virtuales

Los migrantes son quizás los actores sociales que mejor entienden la complejidad y efervescencia del mundo actual, al tener que sortear la reconstrucción de su espacio, su tiempo, y su hábitat en territorios que les plantean situaciones inéditas en su actuar social del pasado y del presente. Nuestro manejo del tiempo, el espacio y el hábitat, es un fenómeno cultural que interiorizamos progresivamente en la construcción del día a día, del vivir cotidiano. Por eso es común observar en la transición de un migrante hacia otro territorio, una situación de choque de visiones, que requiere un proceso continuo de desadaptación de su mundo a cuesta y de adaptación a las nuevas realidades.

El migrante, a decir de Daniel Hiernaux (2007: 66), se carac-teriza por tres elementos claves sin los cuales no se pude entender su situación: la movilidad como primer elemento, el fenómeno clave explicativo de la migración. En segundo lugar la fragmentación y finalmente, la hibridación.

En términos de la representación virtual de los migrantes en Internet, los fenómenos que atraen las expectativas de este trabajo, son la fragmentación y la hibridación. La fragmentación se refiere a "un modelo de circulación mental o física [...] La presencia o no presencia puede no ser solamente física, sino referida a otros elementos que circulan a través de los espacios materiales creando territorios desconectados pero articulados" (Las cursivas son nuestras, Hiernaux, 2007: 65).

En tal sentido, la fragmentación es el primer suceso mediante el cual los migrantes hacen referencia a los dos territorios que ocupan, creando un vínculo simbólico o directo entre las experiencias vividas y las nuevas concepciones que actualizan su identidad y comportamiento. Así pueden regresar a la fiesta tradicional o participar de ella a través del envío de fotos, mensajes, videos o por medio de su contribución monetaria.

La hibridación por otro lado expresa la transformación de cada visión espaciotemporal y las actividades desprendidas de ellas, al entrar en contacto unas con otras. De esta manera conviven los elementos de la arquitectura tradicional de los pueblos de los migrantes, con diseños tomados de las comunidades a las que llegan. Un ejemplo es la reconstrucción de las fiestas tradicionales bajo parámetros culturales distintos, lo que finalmente causa rituales compartidos y reproducidos virtualmente de un lugar a otro en el circuito migratorio.

En cierto sentido las consecuencias de la fragmentación y la hibridación son la integración de una comunidad imaginada, ya que mediante la necesidad de incorporación de los espacios de experiencia de los migrantes se construye un circuito social transnacional imaginado que pasa a ser real, y que se redimensiona constantemente en la virtualidad. Migrantes y no migrantes son una misma comunidad, "un 'circuito social transnacional' que comparte contradicciones y prácticas.

Esta comunidad transnacional está formada por un circuito de comunidades que constituyen una misma unidad. "Se trata de una imagen que en el concepto de comunidad presupone el entrecruzamiento de varios espacios y significados y deriva de lo que en sí misma es la migración" (Moctezuma, 2008: 55).

La comunidad transnacional que se recrea en el circuito migrante es imaginada, y de hecho, todas las comunidades lo son, ya que la pertenencia a una misma comunidad cultural lleva a concebir a los otros con los estándares de un lenguaje, cultura y sistemas simbólicos dados.

Por otro lado, estas comunidades imaginadas han contado siempre con las tecnologías de identificación y pertenencia, sostenidas sobre los sistemas de información y comunicación (los medios de comunicación), que actualmente se vuelven referentes virtuales o reales unificadores de los actores sociales en colectivos.

Con el desarrollo de estos medios de comunicación, el rol diferenciado de la relación imaginación/virtualidad en la formación de comunidades pasa a ser más visible. Dado el florecimiento de la virtualidad a partir de la moda de las NTIC, la diferenciación entre las comunidades imaginadas y virtuales se presenta imprescindible, donde la diferencia puede ser explicada en palabras del sociólogo brasileño Gustavo Lins Ribeiro, de la siguiente manera:

"...la comunidad imaginada es una abstracción simbólica y políticamente construida, mientras que la comunidad virtual además de ser esto, es una instancia de otro tipo, una especie de dimensión paralela, intermediaria entre realidad y abstracción, donde simulacros poseen vidas propias, posibles de ser experimentadas conscientemente por los sujetos" (1996).

Considerando los conceptos de Ribeiro podemos observar que la comunidad imaginada es un primer momento de toda comunidad, mientras que la comunidad virtual implica la ampliación de la comunidad imaginada en relación con la realidad y la abstracción. La virtualidad construida por las NTIC proporciona un sentido de mayor presencia y tangibilidad de las comunidades imaginadas, tangibilidad que sólo puede adquirir más expresión en los rituales que transforman las comunidades imaginadas-virtuales en comunidades reales, verificables, parcial o totalmente, por sus miembros.

Podemos definir entonces a la comunidad transnacional imaginada y virtual como un colectivo que cuenta con las características culturales, lingüísticas, simbólicas, espaciales y temporales de toda comunidad real, lo cual implica un grado de abstracción, sin embargo, al encarar el fenómeno de la migración y construir un circuito de comunicación transnacional, se establecen vínculos a través de las NTIC, los cuales reconfiguran el carácter de la comunidad imaginada por una comunidad virtual, en el sentido de que buscan reestablecer la tangibilidad de la comunidad imaginaria, a través de los imaginarios y prácticas comunes, donde se entrelazan de manera permanente, planos, segmentos, y dimensiones de la comunidad imaginada, con la virtual y la real.

Para finalizar esta sección, es importante mencionar que el abordaje a la virtualidad on line de las comunidades trans-nacionales imaginarias no se limita sólo a la mera reproducción de imaginarios y prácticas comunes, de hecho, los migrantes, con sus prácticas, cuestionan las formas de poder local, o bien, cuestionan las políticas estatales y federales sobre el gasto social y exigen rendición de cuentas como parte de su nueva cultura estructurada en la hibridación. Las manifestaciones incluso pueden contener expresiones de protesta y reivindicación de derechos para su ámbito transnacional, esto depende de la manera en que gestionen los recursos de las NTIC, en otras palabras de la usabilidad y apropiación.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet