BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

SOCIEDAD, DESARROLLO Y MOVILIDAD EN COMUNICACIÓN

Jorge Nieto Malpica (editor)


 


Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (517 páginas, 3.22 Mb) pulsando aquí

 

 

El comunicador del nuevo milenio

Carlos David Santamaría Ochoa*

Resumen

Las escuelas de comunicación en la República Mexicana han tenido que transformar sus planes de estudios conforme las necesidades de la sociedad han cambiado: ahora se han incorporado materias acordes a nuevas tecnologías y distintos perfiles que se desarrollan en un mundo que avanza a una velocidad tal que en ocasiones no permite ubicar las necesidades sociales en toda su extensión.

El comunicador del nuevo milenio conjuga su conocimiento teórico con aspectos técnicos dirigidos principalmente a medios electrónicos y de la Internet. Con la aparición de las páginas Web, periódicos y portales electrónicos dedicados a la información, el estudiante de la carrera de comunicación tiene que replantear su preparación para hacer frente a estas necesidades, entre las que tiene siempre presente la idea de empleadores de los medios, quienes buscan un profesionista multimediático, procurando que un mismo elemento pueda cubrir información para prensa escrita, radio, televisión e Internet.

En este sentido, se busca tener la certeza de que la oferta académica para el comunicador tiene el perfil adecuado que, por un lado, satisfaga las necesidades del estudiante, así como del empleador, conjugando éstas en la correcta aplicación a las nuevas tecnologías, sin perder la esencia profesional.

PALABRAS CLAVE: Multimedia, Comunicación, Nuevo perfil, currícula.

ABSTRACT

The communication schools in Mexico have had to transform their curricula according to the needs of society that have changed: today, they have incorporated appropriate subjects to confront new technologies and different profiles that are developed in a world moving at a speed that sometimes, it´s impossible to locate the social needs, entirety.

The communicator of the new millennium combining theoretical knowledge with its technical aspects addressed primarily to electronic media and the Internet. With the advent of Web pages, newspapers and websites dedicated to electronic information, the student of the career of communication has to rethink its preparation to satisfy these needs, which are always present the idea of employers in the media, those seeking a multimedia professional, ensuring that a single element can cover information for print, radio, television and the Internet.

In this sense, it aims to be certain that the academic offerings for the communicator has the right profile, on the one hand, meets the needs of the student and the employer, combining them in the correct application of new technologies, without losing the essence professional.

Introducción

Cuando inicia un ciclo escolar es común escuchar comentarios acerca de la forma en que el joven ha decidido inclinarse por los estudios de la carrera a la que asiste y pretende concluir: se habla de vocación, de oportunidades, de talentos e inclusive, algunos dicen que han elegido esa formación académica “porque no había otra opción”. Esto último no pareciera formar parte del profesionista ideal en ninguna de las áreas del conocimiento y oportunidades, sin embargo, no podemos ser ajenos a una realidad que ocupa espacios en ocasiones inútiles, dado que quienes piensan así han logrado colocarse en algún pupitre de las aulas, cuando otros que realmente querían y mostraron aptitudes para hacerlo tuvieron que esperar una mejor oportunidad, por la falta de cupo.

Es entonces cuando nos preguntamos si realmente estamos ofertando una carrera adecuada a las necesidades de la sociedad: el comunicador, propiamente dicho, es un profesionista que tiene injerencia directa con todas las disciplinas en las que el ser humano se desenvuelve: para poder ser un buen arquitecto o ingeniero, un médico exitoso o un economista de fama, sin lugar a dudas hay que tener una buena imagen que se construye en base a la preparación y talento… y a la forma en que nos proyectamos hacia los demás. Es ahí donde surge la necesidad de aplicar técnicas adecuadas de comunicación en todas sus facetas: organizacional, al interior, al exterior, intercultural, no verbal y todas las formas que durante los estudios del licenciado en ciencias de la comunicación se pueden aprender y practicar en alguna escala.

¿Qué nos podría faltar para estar acordes con los tiempos que vivimos? Una adecuada preparación y el equipamiento necesario, como lo hemos palpado en este período académico, que nos permitirán hacer uso de la tecnología aplicada al conocimiento y que nos lleve a ofrecer una educación de calidad.

Manuel López ((1995)165 recuerda que durante su trabajo de tesis doctoral tuvo acceso a la información propiciada por el cambio tecnológico quizá más importante de los últimos años: la incorporación de tecnologías informáticas a los medios de comunicación. Cuando comienzan los primeros periódicos a aparecer en línea se suceden cambios determinantes, aunque según el estudioso, tenían que ver más con la economía de procesos que con la calidad, aunque en algún momento tuvieron que repercutir positivamente en el producto final al lector o consumidor de los mass media.

El papel de la prensa, según Moirón (1994)166, en estos tiempos de globalización, donde la competencia económica ha tomado más fuerza, se ha tornado más complejo, más difícil, dado que la ciudadanía ha aprendido a organizarse, a enterarse, a leer y estudiar, y a exigir una mayor certeza en la información que recibe a diario. No es ya tiempo de manipular la información sin correr el riesgo del desprestigio profesional.

Nuestro estado tiene en su Universidad Autónoma de Tamaulipas la opción de estudiar la carrera de ciencias de la comunicación en sus campus de Victoria y Tampico-Madero; hoy en día podemos congratularnos de tener el mismo plan de estudios en ambas escuelas, producto de una muy interesante comunicación y un intenso trabajo entre académicos universitarios. Ya contamos con dos opciones que pueden ser compatibles. La interrogante surge ante el resultado que se puede apreciar al ver en donde se encuentran ubicados nuestros egresados.

La licenciatura en Ciencias de la Comunicación que actualmente se ofrece en la Unidad Académica Multidisciplinaria “Lic. Francisco Hernández García” ha sufrido varias modificaciones durante su existencia. Desde su creación como licenciatura en Relaciones Públicas, su currícula se ha adecuado en base a las necesidades de la sociedad en general, y con la incorporación de nuevas tecnologías que orillan a las autoridades académicas a ofrecer un producto académico acorde al nuevo milenio.

Por otra parte, el seguimiento a quienes concluyen sus estudios siempre es difícil: no todos tienen la atención de estar al corriente de los comunicados; otros, se dedican a actividades lucrativas que no tienen que ver con sus estudios, y unos más por lo general del sexo femenino, cambian su desarrollo profesional por la meta de tener un hogar y formar parte activa en él, sin tener injerencia en asuntos de productividad profesional o económica. Las amas de casa no ejercen lo que han estudiado, pero forman un bastión importante en cada uno de nuestros estudiantes.

Sin lugar a dudas, podemos afirmar que una inmensa mayoría de los estudiantes de Comunicación ha enfocado sus esfuerzos para poder proyectar sus conocimientos y fuerza de trabajo a través de los medios masivos conocidos: prensa escrita, radio, televisión, un poco el cine, y obviamente, la Internet, la red de redes y quienes muchos apuestan como el futuro de las comunicaciones por sus características técnicas y la facilidad con que se transporta la información de un lado a otro del mundo, con la inmediatez que solamente un proceso concebido de tal forma puede otorgarnos.

Hoy podemos estar presenciando un acontecimiento en Oceanía y pasarlo vía Internet a todo el mundo; este se convierte en noticia en forma inmediata gracias a la facilidad que nos otorga la red de redes. ¿Estamos realmente preparados para incursionar en este proceso de cambio generacional?

La realidad de los medios de comunicación nos lleva a la reflexión sobre la posibilidad de hacer adecuaciones en los planes de estudio, a fin de que nuestros egresados tengan la información necesaria que les permita incorporarse a las necesidades del nuevo milenio con las herramientas necesarias. Es un hecho que quien comienza a laborar en un medio de comunicación busca trascender no únicamente ahí, sino que busca otros espacios, que por lo general implican la adaptación del trabajo en soportes distintos. Es así como el periodista de un diario impreso también hace notas para la radio o televisión, o bien participa en algún portal de noticias. Se tiene la idea de que una noticia puede estructurarse en forma “genérica”, es decir, con un cuerpo y redacción idénticas aún cuando se decida emplearlas en soportes diferentes.

No podemos olvidar que los medios de comunicación, aunque sus objetivos coinciden, deben tener una conformación de su información adecuada para cada uno. Así la nota de radio no puede leerse de igual manera en el noticiario televisivo o pasar a la Internet sin que se deba adecuar.

Sin embargo, si el joven estudiante no recibe estos conocimientos en las aulas de la escuela, se incorporará al ámbito profesional con carencias y vicios que posteriormente tienen costes elevados en cuando a la calidad de la información.

En el caso de los profesionistas que llegan a grandes empresas a laborar, y que son incorporados en las áreas acordes a su profesión, tendrán que desarrollar técnicas de comunicación en la empresa, hacia el interior y el exterior, lo que significa tener dos visiones de los acontecimientos. Muchas veces damos un conocimiento general sin detallar adecuadamente lo que puede suceder cuando el nobel profesionista se ha incorporado ya a sus labores. La práctica y la teoría por lo general, aunque son muy parecidas, cuentan con diferencias que pueden significar la aceptación o el rechazo del universitario que se ha titulado.

No podemos pensar tampoco que el comunicador egresado de nuestras universidades es el periodista ideal; encasillar al profesional de la comunicación en la actividad de informar a través de medios de comunicación sería egoísta de parte de quien se dedica al periodismo, y también sería injusto por el hecho de que la currícula de materias incluye una serie de conocimientos necesarios para enfrentar los distintos retos que se ofertan al momento en que los estudiantes buscan una carrera acorde a su perfil.

¿Qué hacer al respecto? Se torna necesario el hecho de propiciar un estricto seguimiento de los egresados de cada escuela y facultad, así como también, a través de los sistemas de servicio social o prácticas pre profesionales, la realización de estudios de opinión en los centros de trabajo donde llegan nuestros egresados. De esta forma se puede conocer, en primera instancia, el hecho de saber si están llegando con la preparación adecuada a todas sus oportunidades laborales, y por otra parte también nos puede servir como un buen parámetro que permita obtener datos acerca de las necesidades de la sociedad en cuanto a comunicadores se refiere.

En este sentido, la Unidad Académica Multidisciplinaria “Lic. Francisco Hernández García” de la Universidad Autónoma de Tamaulipas se ha dado a la tarea de conformar la asociación de egresados de la carrera de Ciencias de la Comunicación, con la idea de tener el contacto con quienes han tenido la oportunidad de concluir sus estudios, palpar su realidad y conocer cuáles son las inquietudes, fortalezas y debilidades que enfrentan en la vida cotidiana.

También se procura el seguimiento de los egresados, encontrando situaciones que impiden un resultado exitoso tales como el éxodo a otros estados o países inclusive, o el hecho de que se dedican a negocios familiares y en otros casos a la realización de actividades no relacionadas con la comunicación. Se pierde el contacto con los egresados porque muchos no tienen interés en seguir ligados a nuestra institución.

Al respecto, una de las propuestas para poder lograr una mayor eficiencia se genera en el sentido de que, a través del programa institucional de tutorías se pueda fortalecer el compromiso del estudiante con su Alma Mater, que se propicie el contacto durante su estancia en la escuela, en períodos de vacaciones y posterior a su graduación y titulación. Hoy por hoy tenemos formas dinámicas para realizarlo: el correo electrónico se convierte entonces en una muy buena y ágil opción, ya que no significa tiempo determinado ni coste para el egresado. Se disminuyen los pretextos para no comunicarse, logrando una mayor efectividad en los resultados.

Del resultado anterior, pueden surgir propuestas para incorporar, reforzar o desechar algunas asignaturas que se considere que deben estar o no en el plan de estudios, pensando en una realidad que se vive a través del que se encuentra ahí, en el campo de trabajo, laborando y tratando de subsistir con el conocimiento y el ejercicio de la práctica, conjugando sus esfuerzos y pensamientos para sobresalir. El egresado que sabe que la teoría y práctica juntas son sinónimo de un desempeño eficiente.

Somos de la idea que hace falta un cambio radical en la currícula del comunicador del nuevo milenio: las necesidades mediáticas no son las mismas; las amenazas también han desarrollado nuevas barreras que hay que librar. En otros ámbitos, el estudio de la licenciatura en ciencias de la comunicación sigue ofertando para el aspirante a la misma una capacitación que independientemente de poder incorporarse a los mass media, tiene la opción de laborar en un campo muy amplio que comprende a la iniciativa privada y el sector oficial, en gabinetes de prensa, oficinas de relaciones públicas o manejo de recursos humanos, generando información propia para los trabajadores o para sus consumidores o clientes; el ámbito es muy amplio y por ello se debe hacer en forma permanente un estudio de mercadeo que permita tener presente todo tipo de necesidad profesional de acuerdo a quienes se encargan de dirigir en todos los rubros.

No podemos manejar una carrera tan trascendente sin dejar de pensar en la necesidad de adecuar el contenido de la misma; el hecho de escalonar el conocimiento en un orden lógico y congruente, que permita ir avanzando en el proceso enseñanza-aprendizaje, para que el estudiante pueda tener una secuencia lógica tanto de materias como de disciplinas, mezclando la práctica con la teoría, nos garantizarán entregar a la sociedad a jóvenes estudiantes con una preparación adecuada, completa y necesaria, que les permita incorporarse de una manera eficiente al mercado laboral.

El comunicador del nuevo milenio deberá dominar el conocimiento teórico de esta disciplina, manejar las nuevas tecnologías de acuerdo a sus intereses profesionales y personales, incorporando en éstas la mecánica de transmisión de conocimientos e información, de propuestas y noticias, de forma tal que puedan ser de utilidad para la sociedad a la que se debe.

Finalmente, proponemos un programa de seguimiento de egresados, en una forma coordinada inclusive con otras escuelas e instituciones de educación superior que consideran en su oferta académica la referente a las ciencias de la comunicación, a través del que se pueda saber a ciencia cierta cuál es el destino de cada egresado, su trayectoria profesional y las barreras que ha encontrado en el tiempo transcurrido desde su egreso hasta el momento de la entrevista, que le han impedido desarrollarse en el campo de la comunicación, buscar las razones fundamentales y conjurar esta amenaza a los planes de estudio existentes. Reforzar las medidas para poder seguir ofreciendo una eficiente alternativa profesional en el marco de la comunicación, con la certeza de que el joven universitario pueda concluir sus estudios y trabajar en una actividad con las herramientas aprendidas en las aulas de su alma mater.

Bibliografía

GISELA, O. y Uribe F. Diccionario de Metodología de la Investigación Científica. México: Limusa, 2004.

GONZÁLEZ, L. S. L. El Ejercicio del Periodismo. México: Trillas, 1999.

LÓPEZ, M. Cómo se fabrican las noticias. Barcelona: Paidós, 1999.

MOIRÓN, S. Cómo acercarse al periodismo. México: Limusa, 1994.

MONTEMAYOR, H. M. V.; García T. M. y Garza G. C.Y. Guía para la Investigación Documental. México: Trillas, 2006.

RODRÍGUEZ, C. I. Técnicas de Investigación Documental. México: Trillas, 2005.

SERRANO, H. I. Técnicas de Enseñanza del Periodismo. México: Trillas, 1997.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet