BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


MARCO INSTITUCIONAL DE LA CONTABILIDAD Y LAS FINANZAS

Alfonso Galindo Lucas



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (170 páginas, 4.24 Mb) pulsando aquí

 

 

Capítulo 9. LAS FINANZAS INTERNACIONALES

9.1. Sistema financiero internacional

9.2. Operaciones y mercados transnacionales.

9.3. Las operaciones en divisas.

9.4. Las crisis financieras internacionales

9.5. Fenómenos recientes y tendencias

Bibliografía

9.1. Sistema financiero internacional

Como hemos contado en 2.1, en 1971, el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon anunciaba la no-convertibilidad del dólar estadounidense en divisas. La noticia no fue analizada con gran agudeza, pero ya en aquella época, Kenwood y Lougheed habían anunciado la insostenibilidad del sistema financiero internacional, basado en Derechos Especiales de Giro. No se puede afirmar con rotundidad que se tratase de una crisis sobrevenida del sistema financiero, sino que más bien se puede suponer que el anuncio obedecía a un plan pre-establecido y llevado a cabo por la Reserva Federal.

La definitiva destrucción del sistema “patrón dólar” que desde 1945 y hasta esa fecha había regido los intercambios entre bloques monetarios occidentales ocurrió justo antes de la crisis del petróleo, cuando algo se estaba gestando en lo relativo a una nueva crisis (y un nuevo tipo de crisis) internacional. El cese de la convertibilidad favorecía a Estados Unidos, pero eso no se había puesto de manifiesto hasta entonces, es decir, negar la conversión protegía al país de una época de crisis, en tanto que había estado favoreciéndole en las décadas de crecimiento. Durante 25 años, Estados Unidos había estado cambiando divisas a una paridad fija y eso había creado una importante masa de dólares en circulación en el resto de los países, ya fuera en los exportadores de petróleo (los llamados petrodólares) o en la Europa en reconstrucción (eurodólares). La confianza en que la mayor potencia occidental garantizaba la paridad fija incrementó la demanda exterior de dólares. Pero a partir de 1971, el exceso de dólares sin contrapartida oficial o respaldo de Estados Unidos se convierte en un problema; han perdido gran parte de su valor, lo que indica que Estados Unidos importó petróleo y otros bienes pagando con una divisa que luego no respaldaría.

Estados Unidos podía permitirse ese “abuso de mercado”, porque tenía el poder militar (un intangible) y lo había dejado claro en Hiroshima y Nagasaki (en aquellos tiempos, la URSS también tenía un poder militar comparable). Esos dólares ya no eran convertibles a una paridad fija en otras divisas, pero eso no significa que dejasen de cotizar a paridades oscilantes. Por eso, a partir de entonces, el dólar se convirtió en un refugio especulativo: Si tengo francos franceses y creo que su valor internacional va a bajar, los cambio a dólares un tiempo. Este tipo de operaciones especulativas se podían combinar, diversificando la cartera de divisas e incluso se podía dar el arbitraje en distintas plazas financieras: Compro dólares en un mercado y los reveno simultáneamente en otro. Podían darse el caso de operaciones entre tres divisas que no seguían la lógica de la economía: El dólar sube con respecto al franco y el franco con respecto al marco; pero al mismo tiempo, en alguna plaza financiera, el marco sube con respecto al dólar, de modo que, en el mismo día, compro dólares y vuelvo a cobrar dólares ganando (o perdiendo).

Por eso, para que las cotizaciones estuvieran claras, se fueron coordinando mercados y, en definitiva, creando mercados supranacionales (euromercados) que no se localizaban en ningún país concreto y que a partir de ahora se basaría en las tecnologías de la comunicación. Internet y los satélites espaciales, que en sus orígenes fueron inventos militares orientado a la comunicación con el mando en Estados Unidos, hicieron posible la creación de estos mercados financieros apátridas.

La existencia de estos mercados no regulados por ningún poder político representó un problema, transcurridos los años, porque la acumulación de grandes fortunas de origen especulativo fue capaz de arruinar países enteros con una sola orden de desinvertir (vender). Los fondos de cobertura (hedge funds) controlados por grandes propietarios como Georges Soros (posterior filántropo e intelectual) estuvieron a punto de arruinar la construcción de la Unión Monetaria Europea, a base de especular a favor y en contra, respectivamente, de dos divisas que se suponía que tenían paridades fijas (la peseta y el franco francés). Ver Galindo (2005e).

Para terminar de ilustrar que todo en Economía está muy relacionado, terminaré por contar que el problema de la inmigración depende en gran medida de que no haya cambios considerables en las cotizaciones de las divisas, pues a falta de otros mecanismos de regulación, la mano de obra ejerce movimientos hacia el equilibrio de mercado (Khoudour- Castéras, 2007).

Una institución financiera a la que ya se han dedicado multitud de críticas es el Fondo Monetario Internacional (FMI). El FMI ha sido, pese a sus estatutos, el principal enemigo del funcionamiento de los mercados monetarios, en el ámbito internacional. El modelo de convertibilidad en dólares, ideado por White en 1944 era inseguro, en comparación con el sistema mundial de bancos centrales propugnado por Keynes, pero se impuso por el simple motivo de que favorecía a los Estados Unidos. Cuando el Sistema Monetario Internacional llegó a su fin en 1971, muchos afirmaron con ligereza que el esquema adoptado en Bretton Woods había fracasado, pero en realidad, sirvió a los fines para los que se había creado.

Estados Unidos no había dejado de inundar los mercados de “eurodólares” para la reconstrucción, eludiendo el papel del Banco Mundial, en lo que se ha dado en llamar Plan Marshall. La emisión de papel moneda es una forma de financiación del déficit público y, cuando se hace en el exterior, permite al país financiar ventajosamente un déficit de pagos, siempre que el exceso de oferta de dólares permita depreciar dicha moneda muy por debajo de su paridad oficial en términos de oro. Saldaban esos déficit con nuevos dólares, cuyo valor era muy inferior al fiduciario y, desde 1969, con Derechos Especiales de Giro (DEG), mientras que los demás países tenían que hacerlo en oro. En 1971, algunos economistas aventajados (Kenwood, y Lougheed,1972, p. 495) se anticipaban a dudar de la eficacia que tendría este instrumento en la resolución de los problemas internacionales de liquidez.

Aquí quedó patente que al FMI, creador y emisor de los DEG, lo que le preocupaba no era la liquidez internacional, sino la recuperación de la inversión bélica que Estados Unidos había realizado entre 1941 y 1945 y la posterior inversión en reconstrucción. Este mecanismo que, como postuló Keynes, no era el más idóneo para los fines inicialmente propuestos en Bretton Woods, fue consentido por los países europeos, como si se tratase de una indemnización de guerra, por la ayuda prestada contra Alemania y contra la Unión soviética. Lo que posteriormente se ha denominado “Dumping monetario” (Eiteman, Stonehill, y Moffett, 2000) era un tributo que los agentes económicos del mundo entero tendría que pagar a Estados Unidos en virtud de su nuevo papel de gendarme mundial.

Aparte de su destacado papel como banco exterior de Estados Unidos, el carácter de “prestamista de última instancia” es una de las facetas que más juego ha dado al FMI, porque además de decidir sobre los propios dólares y otras divisas contenidos en el Fondo, este organismo puede vetar el otorgamiento de préstamos de ajuste estructural por parte del BM. Como su propio nombre indica, los “préstamos de ajuste estructural” están condicionados a la adopción de determinadas medidas de política económica estandarizadas según el ‘consenso de Washington’. Estas ayudas se otorgan mediante un contrato de adhesión, que se toma o se deja. La necesidad de liquidez de los países en cuestión es el arma de negociación fulminante del FMI.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet