BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


MISTIFICACIÓN DEL LENGUAJE Y PROCESOS PSICOSOCIALES: LOS PROGRAMAS ESOTÉRICOS EN LA RADIO MEXICANA

Gilberto Fregoso Peralta



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (210 páginas, 624 kb) pulsando aquí

 

 

4.4 Pare de sufrir.

La señal se generó desde la Ciudad de México, Distrito Federal, en los 1380 kilociclos de amplitud modulada, de las 16:00 a las 17:00 horas lunes a sábado, con retransmisión de 2:00 a 3:00 de la madrugada, patrocinado por la llamada indistintamente Iglesia Universal del Reino de Dios o Iglesia Universal del Dios Vivo, con dos direcciones: el “Santuario Mayor” ubicado en Avenida Revolución 253, antes cine Jalisco, Colonia Tacubaya, y el “Santuario de la Fe”, sito en la Avenida Yucatán 160, antes teatro Silvia Pinal, Colonia Roma. El formato del programa se presentó así.

En la muestra de una semana simple, en total seis emisiones, hubo una combinación de voces con las características expuestas a continuación. Por parte de los conductores, un locutor con acento semejante al veracruzano o tabasqueño o de algún país centroamericano, que intervino para abrir la transmisión, cerrarla y leer los anuncios, todos ellos referidos a las actividades agendadas durante la semana por la institución, con énfasis en la del día correspondiente, por ejemplo, los lunes La conferencia empresarial (a las 19:00 horas) y la Bendición económica (a las 10:00 y a las 16:00 horas); el martes de sanidad o de oración por los enfermos (a las 10:00, 16:00 y 19:00 horas); el miércoles, el Estudio bíblico (a las 10:00, 16:00 y 19:00 horas); el jueves, la Oración de las familias (a las 10:00, 16:00 y 19:00 horas); el viernes, la Limpia espiritual (a las 10:00, 16:00 y 19:00 horas); el sábado la Terapia del amor (18:00 horas); sin faltar el domingo del Ecuentro con Dios (a las 8:00 y a las 10:00 horas) .

Un segundo locutor, cuya tonalidad de voz recuerda la del famoso Ricardo Montalbán, leyó una serie de viñetas breves en dos modalidades, como vocero omnisciente tratándose de la narración de casos testimoniales, protagonizados presumiblemente por las personas que los sufrieron en carne propia y han sido redimidos por dios, con la mediación de la Iglesia Universal, o bien textos asimismo breves con pasajes bíblicos del antiguo y nuevo testamentos. En este ámbito salió a relucir la denominada Campaña de Israel, aludida como el momento crucial donde se comienzan a gestar los milagros destinados por la divinidad a los nuevos conversos, sin explicación adicional. Renglones adelante, sin estar incluido el significado en la transmisión, se dirá en qué consiste tal campaña, clave, junto con el diezmo, para la existencia de la institución.

Otros personajes participantes fueron Paulo Roberto, Edir Macedo, Josué Santos, Dirceu y Kandú, los dos primeros presentados como obispos y los demás como pastores, maestros y ministros, todos ellos con pronunciación portuguesa de inequívoco origen brasileño, solieron intervenir como conductores que no requirieron leer su parlamento, de manera más espontánea y dando la sensación de estar en vivo, no obstante que toda la programación fue pregrabada. Se atribuyó a los susodichos sujetos la capacidad para ver pasado, presente y futuro y de mediar con dios la sanación física, mental y espiritual de quienes la buscan con fe, así como ayuda contra la brujería, la magia negra, el desempleo, la crisis o quiebra de negocios, la carencia de dinero o su bajo rendimiento, bloqueos y problemas legales.

Por el lado de la audiencia hubo dos formas de participación, unos lo más probable en cabina donde fueron grabados dentro de un segmento tipo relato, y otros que se apersonaron en calidad de asistentes a cualquiera de las actividades organizadas tanto en el “Santuario Mayor” como en el “Santuario de la Fe”, a fin de aportar su prueba viva de redención exitosa a través del milagro operado por dios en su favor, por supuesto con la intercesión de dicha Iglesia. En este programa no se promovió la visita a un consultorio como tal, la función del mismo recayó en los santuarios, lugares donde es posible entrevistarse con los obispos Edir Macedo y Paulo Roberto, así como con los pastores Josué Santos, Dirceu y Kandú, sitios donde se recibe la bendición colectiva o se realiza la consulta individual, ésta a un costo anunciado de $100.00 pesos. Para quienes no están en posibilidades de acudir, se lleva a efecto la denominada Oración de Sanación, consistente en pedir a los radioescuchas aprontar un vaso con agua, permanecer al pendiente de cuando dos de los conductores hagan la oración (un locutor repite lo que dice el otro), lo que ellos vayan diciendo pronunciarlo con los ojos cerrados y frente al vaso, una vez concluido el rezo al señor, beber el contenido, procedimiento para lograr la curación espiritual, física y mental de cualquier padecer, en tanto el líquido se vuelve energía positiva y curativa. No hubo, pues, ni línea telefónica abierta al público, ni la lectura de cartas remitidas por radioescuchas.

La estructura de cada emisión obedeció a un formato, el que en líneas generales observó la secuencia expuesta acto seguido: a) Presentación del programa; b) Canción juvenil de contenido religioso; c) Presentación del patrocinador (Iglesia Universal del Reino de Dios o Iglesia Universal del Dios Vivo); d) Pasajes bíblicos que vinculan al judaísmo con el cristianismo, se leen versículos temáticos; e) Testimonio milagroso grabado en estudio; f) Oración de sanación; g) Sermón o exposición también temática a cargo de alguno de los dos obispos; h) Testimonio milagroso grabado en alguno de los santuarios; i) Canción juvenil de contenido religioso; j) Despedida. Lo anterior salpicado por ocho anuncios cuyo contenido ya se aludió.

Todo pareció indicar que las personas del público radican en la ciudad de México, con todas sus conurbaciones, pero sin haberlo podido constatar. En los relatos que a manera de testimonios expresaron los sujetos entrevistados se repitieron los problemas expuestos en las tres series radiofónicas ya revisadas, empero, fue notorio el énfasis en el factor económico, el más destacado conforme se desprende de lo dicho por los participantes. Para tal hincapié hubo una razón de ser, pues la Iglesia Universal considera de manera categórica a la riqueza como una bendición divina y al pobre como no bien visto a los ojos del señor; así, las propiedades serían una prueba o demostración sin ambages de estar en gracia de dios, es la iglesia del hombre victorioso. De ahí se deriva el reclamo de la institución mencionada a fin de recibir el diezmo obligatorio por parte de los feligreses que la integran, al citar constantemente el Salmo 23, donde se habla de devolver a dios lo que le corresponde, a manera de participación por los favores recibidos, dicen los locutores.

Una semana simple.

Se muestrearon seis días, del lunes 8 al sábado 13 de octubre de 2007. Si bien la estructura formal varió con respecto a los tres programas reseñados con anterioridad, su lógica de fondo fue la misma, literalmente ofrecer la venta de milagros a la medida de las necesidades de cada quien, en esta ocasión sin recurrir a ciertos artefactos adivinatorios, como lo hizo Esmeralda, ni a los rasgos grafológicos como ocurrió con los fraternos Abadín, tampoco la fecha de nacimiento fue la base para descifrar los avatares arcanos pretéritos, actuales y futuros de las personas, según procedimiento supuesto por los miembros de la Fraternidad de Hermanos de la Salud. Esta vez el discurso, si bien esotérico y con abundantes referentes sobrenaturales, se construyó mediante un léxico a ratos semejante al de cualquier iglesia inspirada en el cristianismo, centrando la atención en un dios con tres roles o expresiones: padre, hijo y espíritu santo, sin mencionar a otros personajes de talante sagrado, y en otros momentos en una jerga cercana a la de quienes se hacen llamar parapsicólogos, videntes o hechiceros.

Correspondió a la gente convocada para testificar su victoria sobre la pobreza, el vicio, el conflicto, la enfermedad y las acechanzas del mal, externar el contraste acentuado entre una forma de vida anterior, siempre y en todos los casos signada por el fracaso, la penuria económica, la bancarrota moral, los vicios y el bloqueo subjetivo de los hablantes, con la situación presente, pletórica de bienes materiales, riqueza económica y psicológica, negocios exitosos, abundancia, salud, tranquilidad y armonía familiar. Cambio logrado, por supuesto, gracias a la proximidad repentina con la institución eclesial y, se hizo hincapié, participar dentro de ella en la Campaña de Israel, que cualquier escucha supondría una actividad de carácter espiritual. Dada la insistencia en mencionar dicha campaña, se procedió a buscar información vía Internet y fue posible dar con una dirección electrónica identificada mediante los caracteres siguientes: www.asalup.net/index.php?option=com_content&task=view&id=82&ltemid=22-49 donde se desplegaron una serie de páginas con algunos datos sobre tal culto. Allí, y no en las transmisiones, pues no se explicó el asunto en el programa radiofónico, se precisó el sentido de la llamada Campaña de Israel, consistente en solicitar a los fieles la mayor cantidad de dinero que pudieran aportar a la Iglesia, con la promesa de recibir el doble como recompensa por parte de dios; cada promoción dura dos meses y se organizan entre cinco y seis por año. Los devotos reciben un sobre donde deberán insertar su donativo, se organiza en el Santuario una ceremonia el día de la recaudación, con una tramoya de inspiración bíblica, mientras los obispos Macedo y Paulo Roberto mencionan el destino de los fondos: orar en Israel durante dos días “a pan y agua”, dice la fuente.

Tampoco las radio transmisiones precisaron el significado de pagar el diezmo, lo abordaron de manera tangencial, todo parece indicar que el asunto es tratado in extenso cuando ya se es feligrés y en el seno de los santuarios, no es arriesgado conjeturar acerca del posible efecto negativo en la audiencia si se preconizara el pago de ese tributo sin conocer todavía el mecanismo con que opera la institución y a sus dirigentes. Todo devoto es invitado a desembolsar una décima parte de sus ingresos totales bajo los argumentos de su carácter sagrado a los ojos de dios…tan santos como la propia palabra divina y de que en cuanto mayor sea el diezmo, la respuesta de dios será más favorable, pues la fe es una actitud a sostener de manera invariable y la fidelidad se prueba siendo un diezmista asiduo, señala la fuente citada renglones arriba.

De la misma Web consultada se desprenden otros procedimientos a fin de recabar fondos, las ofrendas, consistentes en formular los sujetos piadosos por escrito una petición en papel dentro de un sobre acompañado de dinero y depositarlo en el altar, con el propósito de que el pastor ore a dios por la respuesta favorable al peticionario, así como la venta del aceite santo de Israel, las rosas benditas, y la tierra del Monte Sinaí, mercancías pletóricas de atributos metafísicos para ganar todo género de favores divinos relacionados con la salud, la vida de relación entre prójimos, la protección contra el mal y el beneficio económico. Productos expendidos en ambos santuarios junto con la moneda de la suerte, amuleto auxiliar en el logro del éxito económico.

La invitación para acudir a los templos fue reiterada, so pretexto de los ceremoniales allí organizados día tras día, semana tras semana en los horarios varios ya señalados, cuyo fin explícito es una transformación, un cambio radical en la vida de quienes se deciden a transitar del fracaso al éxito; de la derrota a la victoria; del pecado a la redención; de la égida del demonio a la salvación en esta vida. Allí efectuar los rituales conducentes a solucionar todos y cada uno de los problemas.

Los motivos de quienes se acercaron a la Iglesia Universal en busca de satisfacer sus necesidades, la proporción de hombres y mujeres, así como la temática externada se muestran en la Tabla 1 de este nuevo apartado:

TABLA 13

“PARE DE SUFRIR”

MOTIVACIÓN TÓPICA POR GÉNERO Y TEMA DE LOS MENSAJES GENERADOS POR QUIENES SE ACERCARON A LA IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS EN BUSCA DE AYUDA, TRANSMITIDOS POR RADIO

SEMANA SIMPLE DEL 8 AL 13 DE OCTUBRE DE 2007

Caso Fecha Género Tema Tópico(s)

1 8/10/07 F=3

M=1 Economía 1. Éramos una familia próspera, con un nivel de vida cómodo, nada nos faltaba, por lo menos eso creíamos. Teníamos casa propia en muy buena colonia; tres autos del año; nuestras dos hijas asistían a buenas escuelas, de las mejores en la ciudad; yo era un hombre con muy buenos ingresos y contactos para hacer negocios; la vida nos sonreía.

2. Yo le ayudaba a mi esposo en los dos negocios de nuestra propiedad, me gustaba hacerlo, me sentía importante; además atendía mi hogar, a nuestras dos hijas, niñas sin problemas; me gustaba vestir bien, arreglarme por simple gusto, no para provocar a los hombres; tenía varias joyas valiosas producto de mi trabajo o regalo de mi marido.

3. Íbamos a una buena escuela, teníamos muchas amigas, nuestras calificaciones eran buenas, me llevaba de lo mejor con mi hermana, mis papás nos apoyaban en todo, éramos felices.

4. Me gustaba ir a la escuela, sacaba siempre buenas calificaciones, los maestros me felicitaban lo mismo que a mi hermana, nunca tuve dificultad con profesores ni alumnos, en la casa nos queríamos mucho, había mucha comunicación.

1. De repente todo cambió de un momento a otro; accidentes y descomposturas de las camionetas y camiones repartidores, dos asaltos cuando veníamos con la nómina, una serie de cancelaciones de contratos, yo me caí de la escalera de la casa al ir bajando, nos llenamos de deudas y mala suerte, primero tuve que vender uno de los negocios y más tarde el otro, quebramos. Empecé a tomar vino, me gustó el alcohol, cuando menos pensé ya era un borracho. Comencé a salir con mujeres hasta arruinarme, se acabaron los autos, la buena vida, reñía con mi esposa y con mis hijas, dejé de hablarles por meses; me ausentaba de casa largo tiempo.

Recordé que una mujer a la que me vi obligado a correr de una de mis empresas, nos había maldecido al irse y en una bodega había dejado una especie de collar hecho de frijoles, garbanzos y semillas de calabaza, una especie como de adorno.

2. No lo podía creer, mi prosperidad terminada, mi familia dividida, yo peleando con mi esposo casi a diario. Nos veíamos como extraños, mis hijas me hostilizaban, no me obedecían. Nos alcanzó la pobreza, nos llenamos de deudas y mi marido me dejó todo el paquete a mí. Luego de reclamarle a dios, pensé en suicidarme. Llegamos a la conclusión de que esa mujer conflictiva y rencorosa nos había traído la mala suerte, porque cuando la corrimos empezaron nuestros problemas.

3. Antes tan unida la familia, empezamos a insultarnos, a pelear, a odiarnos, aunque nunca supe por qué, pero yo sentía mucho coraje contra mis papás y mi hermana. Dejé de ir a la escuela y me la pasaba con unos pandilleros, los que me indujeron a beber alcohol y a fumar.

4. Sentía necesidad de morir, apenas si comía. Me daba no se qué estar en mi casa, ver a mis papás peleando, diciéndose cosas horribles, sumidos en deudas y sin saber cómo salir de ellas; mi papá desapareció del hogar; de un momento a otros nos habíamos quedado sin nada, en la ruina más cruel. Dejamos de estudiar mi hermana y yo, buscamos compañías que nos llevaron por el mal camino; entré de lleno a las bebidas y al cigarro, odié a mi hermana. Pensé en matarme.

2 8/10/07 M

Salud Nunca tuve el mal ejemplo en mi casa cuando era niño, nadie de mi familia era alcohólico, se bebía un poco en las fiestas pero nunca vi a alguien tomar más de la cuenta, mis padres no lo hubieran permitido. Me casé y durante varios años todo transcurrió en paz y armonía en mi casa y en el trabajo, pero un día me dijeron que había habido un recorte de personal y yo perdía mi empleo, que si las cosas mejoraban luego me llamarían. Sin que me diera cuenta, el alcohol llegó a mi vida, hasta convertirse en un problema que no me era posible solucionar. Conforme más bebía, el carácter empezó a cambiar, me volví agresivo, enojón y, por si fuera poco, me dio por jugar de apuesta, con lo que empecé a perder el dinero de mi liquidación, el que yo deseaba multiplicar con las cartas. Dejé de llevarlo a mi casa para satisfacer las necesidades de la familia. Al principio pensaba que con sólo desearlo me quitaría de esos vicios, el juego y tomar vino, pero conforme fue pasando el tiempo, me pude dar cuenta de que uno y otro me dominaban, hasta el extremo de que nada podía hacer por escapar. No encontraba un trabajo y ya tampoco lo buscaba. Claro que no me sentía feliz, no estaba contento y sí a la defensiva, creyendo que todo mundo estaba en mi contra y me iba a agredir. Me fui quedando solo, pues atemorizaba a las personas, desde luego a mi familia. El colmo fue cuando mi esposa intentó cometer suicidio culpa de mi comportamiento indebido y de mi desatención para con ella.

3 9/10/07 F=1

M=2 Economía/Relaciones Humanas 1. Mi familia es de origen humilde, para qué voy a decir que no, en mi casa hubo carencias y antojos nunca satisfechos, pero no miseria. No fui un buen estudiante, pues deseaba más ayudar a mis papás entrando a trabajar y eso hice. Conseguí un empleo, con lo que la situación mejoró un poco. Cuando me casé dije: no voy a repetir la pobreza de mi familia, así que conseguí dinero prestado y puse un taller para fabricar zapato. Me empezó a ir bien, salí un tiro para hacer zapatos, muchos clientes me llamaban para surtirles calzado semi terminado, así que con otro crédito me hice de maquinaria más moderna, más productiva. El dinero comenzó a llegar y compré una casa, el cochecito, que un terreno, buena ropa, la escuela de mi hijo. Estaba muy contento y mi familia también.

2. Mi esposo desde jovencito fue muy trabajador, entrón para ganarse el dinero. Yo le quería ayudar, pero con lo que le daba el negocio teníamos lo suficiente, la verdad vivíamos muy bien; fabricar zapato dejaba bastante ganancia, así que me quedé en la casa para atender a nuestro hijo, no puedo decir otra cosa, era feliz.

3. Mientras les fue bien a mis padres fui un niño muy querido, o así me sentía, todos mis parientes me trataban con cariño. Pasaba mucho tiempo con mi madre, ella me enseñaba cosas buenas y útiles, aprendí mucho, como en la escuela.

1. Los amigos se dieron cuenta de mi nueva posición y se acercaron, primero para pedirme dinero prestado, luego para sonsacarme que a la fiesta, que a la cantina, que con las mujeres, como quien dice, las malas compañías. Así fui torciendo mi camino, entrando al mundo del alcohol y el sexo. Caí fácil y rápido, descuidé a mi familia, al negocio, a mis empleados; cuando acordé, ya había perdido todo. Nada me quedaba de eso que nos daba de comer. Pero en lugar de reaccionar, más y más me hundía. No podía explicar lo que me pasaba, pero tenía conciencia de que algo mal me sucedía, sin embargo nada pude hacer para cambiar las cosas. Ante los reclamos de mi mujer la insultaba y me atreví a golpearla. Perdí el amor y el respeto de mi hijo. Cuando toqué fondo, deseaba morirme.

2. Yo había conocido personas que al verse en una situación económica favorable se perdían, eso le ocurrió a mi marido cuando se dedicó a gastar más de lo que tenía, confiado en lo noble de su negocio. Se desaparecía dos o tres días por semana, sin que supiéramos de él, todo el dinero iba para sus parrandas y ya no me daba ni un centavo. Llegaba borracho y sucio, me daba asco y tristeza verlo así; dejé de tenerle paciencia y me mudé para con mi hermana. Todo se había acabado, apenas lo podía creer. Él ya no entendía razones. Decidí volver con mis padres llevándome a mi hijo.

3. Estaba yo pequeño, pero me daba cuenta de que mi mamá se la pasaba llorando, me decía no saber dónde estaba mi papá y a veces yo también lloraba, sufríamos mucho. De un de repente nada de lo que antes acostumbrábamos hacer y comer se podía; mi padre dejaba de ir a la casa y poco a poco me di cuenta de la situación, lo que me produjo rencor contra mi papá. Mi mundo de comodidad y amor, había desaparecido, nos fuimos a vivir con mis abuelitos.

4 9/10/07 F Relaciones

Humanas Cuando era niña no tuve problemas, pero en la adolescencia, cuando junto con las amigas descubrí la atracción entre personas del sexo opuesto, me di cuenta de no ser tan guapa como la mayoría de mis compañeras, hermanas, primas y vecinas; bueno, como otras mujeres para decirlo rápido. Al principio no me importaba tanto, pero al ver que todas iban consiguiendo novio, divirtiéndose en las reuniones y fiestas a las que acudíamos las jóvenes y los muchachos, me sentía muy triste y como dicen ahora, deprimida, porque yo no tenía esa suerte. Poco a poco dejé de acudir a los sitios de reunión, pues todo mundo se daba cuenta de que a mí nadie me sacaba a bailar, de que los chicos no se fijaban en mí, de que era la única joven sin novio. Me sentía muy mal cuando llegaba el fin de semana y mis amigas hacían planes para divertirse con sus galanes, en ocasiones inventaba el pretexto de sentirme enferma y tal vez lo estaba, pero de resentimiento y rencor contra la vida. Mi mamá se daba cuenta de mi situación, pero la pobrecita qué podía hacer. Pasaron los años y nada varió, había perdido toda la confianza en mí misma, no tenía seguridad personal y por consecuencia seguía soltera, sola y maldiciendo mi vida, con ganas de morir.

5 10/10/07 F=2

M=2 Economía/Salud 1. Heredé los negocios de mi padre, en verdad muy consolidados después de 50 años de haberlos él trabajado. Desde adolescente él me había llevado para ayudarle y conocerlos, mi hermano decidió ser profesionista y no le interesó el mundo de la empresa. Introduje una serie de cambios para modernizar esos negocios, logrando mayor productividad. Cuando me casé, mi esposa se integró de lleno a las fábricas e hicimos una gran mancuerna. Viajábamos a diferentes países del mundo en vacaciones junto con los dos hijos maravillosos que dios nos dio. Tuvimos una serie de propiedades, incluida la casa donde vivíamos, todas de muy buen nivel. Nuestros hijos, niño y niña, se educaron en los mejores colegios de la ciudad; tuvimos la oportunidad de brindarles lo mejor en cuanto a calidad de vida. Se puede decir que éramos la familia perfecta.

2. Cuando conocí a quien más adelante sería mi pareja, me conquistó por ser un hombre emprendedor, con mucha confianza en sí mismo y gran inteligencia, todo lo que tocaba se convertía en oro, siempre estaba inventando algo para mejorar sus ingresos. Me fascinó entrar al mundo de la empresa bajo su mando y participar de su éxito. Criamos con mucho amor a nuestros hijos, niño y niña adorables.

3. Fui el hijo mayor del matrimonio de mis padres, siempre los admiré por su dedicación y responsabilidad. Fueron un modelo para mí. Quise mucho a mi hermanita, menor que yo, y nos llevábamos muy bien, nos gustaba viajar juntos e ir a la escuela. La educación era muy importante en la familia y por eso nos mandaron a colegios bonitos donde aprendíamos muchas cosas.

4. Recibí desde pequeña el amor de mis papás, crecí mis primeros años en un ambiente de mucha comunicación y cercanía con ellos y con mi hermano. Nada nos faltaba. Viajábamos mucho en familia, íbamos a los mejores lugares a vacacionar. Era muy feliz, nunca pensé que esto pudiera tener fin.

1. Un día enfermé, sentí un gran agotamiento repentino, creí al principio que con descanso lo solucionaría, pero al poco tiempo tuve que ser hospitalizado. Me hicieron varios estudios y todos los diagnósticos y medicinas fallaron. Así estuve de un doctor a otro sin mejoría, era desesperante y tuve la certeza de que pronto moriría. Para esto empecé a dejar de trabajar, de atender los negocios al igual que mi esposa, quien me atendía a mí. Tuvimos que vender las empresas para solventar varias intervenciones, todo fue inútil, no me curaba, pero en cambio nuestro nivel de vida y felicidad se cayeron. Me aterraba pensar en que mi familia no tuviera un sustento ya sin patrimonio y ante la posibilidad real de morir. Confieso haber renegado de dios.

2. Mi marido enfermó de improviso, fuera de que lo atendieran los doctores, los mejores que nos recomendaban, yo no sabía qué hacer. Gastamos una fortuna en buscar su salud y no la conseguimos, mucho le rogaba a dios que nos ayudara, pero no había respuesta. Me dolía por él y por mis hijos, la familia se deshacía sin disponer de recursos, acostumbrados a otra forma de vida. La enfermedad de mi esposo acabó con todo lo que teníamos, pero ya no me importaba quedarnos sin bienes con tal de obtener su salud. Nunca perdí la fe en dios.

3. Cuando mi papá se enfermó creí que en poco tiempo se recuperaría, pero no ocurrió así; poco a poco nos fuimos quedando sin el apoyo económico de mi papá y de los negocios y sentimos la pobreza, eso me producía mucho miedo, junto con la posible muerte de mi padre. Pensé en irme de casa para no ser una carga más, pero no lo hice pues no deseaba dejar a mi mamá y mi hermana solas.

4. Fue una época muy dura, a nadie le deseo que le suceda lo que a nosotros. De vivir bien a la pobreza más desesperante y a encarar la enfermedad de mi papá diariamente, sin la esperanza de recuperar la salud y ya sin recursos para cubrir los gastos. Pensé, ahora sí dios nos castigó, lo peor es que yo no sabía cuál era nuestra culpa, por qué se había acabado la riqueza de mi padre.

6 10/10/07 F Relaciones Humanas/

Economía Mi vida ha sido de mucho sufrimiento seguro desde que nací, porque mi familia nunca me quiso, me trataban muy mal, siempre el regaño, la humillación, el insulto; todos éramos pobres, pero a mí me daban el peor trato, poco de comer y lo más malo; me hacían trabajar todo el día, nunca recibí cariño de alguien, por eso, cuando crecí y tuve novio, la vez que me propuso irme con él, acepté. Con mi pareja conocí el amor y la felicidad, durante seis años vivimos en armonía y como un matrimonio debe, aunque sin casarnos. Tuvimos dos hijos que dios nos mandó, lo cual me produjo mucha alegría. Pero desde que se quedó sin trabajo, mi hombre cambió, empezó a embriagarse, a dejar de responsabilizarse por sus hijos, por la familia: no me daba dinero, me golpeaba, me insultaba, pegaba a los niños. Si llegaba a la casa lo hacía alcoholizado y se volvía loco, era un suplicio pues hacía muchas cosas feas que no puedo decir aquí, era algo insoportable. Al tiempo se fue definitivamente de la casa, nos abandonó sumidos en la pobreza no sólo económica, sino moral. Tanta era, que comencé a odiar a mis hijos, a verlos como una molestia, como un estorbo, a golpearlos. Pensé inclusive en matarlos y luego quitarme la vida. Nos alimentábamos de pura tortilla con frijoles y huevo, empeñé hasta lo último que nos quedaba. Busqué un hombre que nos apoyara pero la relación también fracasó en corto plazo. Con toda la pena que sentía, le pedí a una conocida ayuda para habitar un corralito donde antes habían criado vacas, allí como animales vivía con mis hijos, no podíamos ya estar peor. Estuve a punto de tomar una decisión fatal, pues tenía obsesión con la idea de morir, de quitarme de sufrir y a mis niños.

7 11/10/07 F= 3

M=1 Economía/Salud 1. Un empleo seguro con un salario razonable fue suficiente para proponerle a mi novia matrimonio. Ella tenía varios años trabajando en el gobierno, lo que significaba un ingreso adicional para hacer vida de casados y fundar una familia. Rentamos una casa cómoda y en tres años tuvimos dos hermosas hijas (se le quiebra la voz a punto de soltar el llanto), fueron ellas un regalo adicional de dios para con nosotros. En ese momento no necesitábamos más.

2. Me casé muy enamorada, con la ilusión de toda mujer cuando se va a salir de su casa paterna. Bien convencida yo, logré que mi familia aceptara a mi novio y más tarde esposo. Encargué dos hijas a las que quiero mucho, con año y medio de diferencia. Los ingresos eran suficientes y nada nublaba el futuro.

1. Se vino un recorte de personal en la compañía donde laboraba, me tocó a mí salir sin otra explicación que la de proteger los demás empleos. Fue un desencanto muy grande pero no había opciones. Busqué empleo durante un año y así se consumieron los ahorros que teníamos, aunque mi esposa conservó su empleo, su ingreso no nos alcanzaba para cubrir los gastos de la casa. Desesperado, decidí buscar fortuna en Estados Unidos.

2. Al perder su empleo, antes tan seguro, mi marido optó por emigrar, pues en el país, por más que buscó, me consta, nada pudo conseguir. Se fue y al mes ya estaba colocado, pero con un salario apenas suficiente para nosotros sobrevivir, él nos enviaba lo que podía y yo sé que se sacrificaba con sus ingresos como obrero, siendo él ingeniero. Esa situación lo llevó a enfermar y mi angustia de estar sola con mis hijas y saber de sus penas, me destrozaban el alma.

3. Mi mamá se esforzaba por hacernos creer que mi papá volvería pronto porque se había ido a Estados Unidos para ganar muy buen dinero y traernos muchos regalos y cosas; durante un tiempo, mientras fuimos pequeñas, se lo creímos, pero algo había en su cara al tocar el tema de mi papá: tristeza y su rostro nos decía la verdad.

4. Yo les agradezco a mis papás su preocupación por tenernos a mi hermana y a mí en las mejores condiciones posibles de vida, como si nada hubiera ocurrido con sus ingresos, pero claro que notábamos las limitaciones a la hora de gastar. Mi madre era muy infeliz sin su esposo, sin el padre de sus hijas queridas y sumida en casi la pobreza.

8 11/10/07 M Economía Con mucho sacrificio, dinero prestado y trabajo fundé un pequeño negocio, claro, sin esperar que fuera la gran cosa o que me volviera rico con él, pero por lo menos poder vivir al día con el producto de las ventas. Para mi sorpresa el lugarcito de comida empezó a llenarse de gente y las ganancias llegaron, modestas pero seguras, algo más de lo que yo esperaba Mi mujer cocinaba y yo me entendía con la atención a la gente, además de cobrar. Así funcionó casi cuatro años y eso nos permitió ahorrar para acondicionarlo mejor, con gran ilusión estrenamos muebles nuevos y una parrilla más. Como la clientela no cesaba de visitarnos, nos sentimos confiados en el buen servicio que brindábamos.

De pronto sucedió algo muy extraño, una especie de aviso acerca de nuestro futuro: cierto día apenas tuvimos un cliente, claro que nos sorprendió, pero creímos que se trataba de una excepción. Los días posteriores llegaron dos o tres caras nuevas, pero nuestros clientes más conocidos no volvieron, como si se hubieran puesto de acuerdo para alejarse. Las ventas se cayeron. Después de tres meses de pérdidas, debimos cerrar. Nunca pudimos explicar lo sucedido, todas nuestras ilusiones perdidas, deudas, desesperación y ya sin ingresos ni trabajo.

9 12/10/07 F=2

M=2 Economía 1. Durante once años mi marido fue un empleado modelo, cada año le otorgaban un reconocimiento por escrito por ser el mejor vendedor con las comisiones más altas, le daban como un diploma en la cena de fin de año que organizaba la empresa. Sin conflicto de ninguna clase, un día le dieron las gracias, lo despidieron sin más explicación. Se fue a probar fortuna al norte, a Estados Unidos, había buscado empleo más de un año y no pudo aguantar, se había agotado su liquidación y tenía la necesidad de ganar el dinero suficiente para sostener a su familia y a su mamá, quien se quedó viuda y desamparada. Cuando tomó la decisión no quedó sino apoyarlo, guardé silencio a pesar del miedo que me daba quedarme sola al frente de la casa y con la responsabilidad de mi hijo y de la suegra.

2. Me dolía mucho ser una carga para mi hijo y mi nuera, pero no me quedaba otra, cuando uno es viejo donde quiera estorba, ni modo, así es. Él sufría al no conseguir trabajo en México, por eso tomó la determinación de irse para buscar mejores condiciones. Ninguna duda tenía de su destino allá, de que le iría bien, de encontrar un empleo bien pagado pronto.

3. Cuando recién se fue mi papá al norte lloré por muchos días, como mi mamá y mi abuelita; yo lo extrañaba porque le gustaba jugar un rato conmigo casi diario, además platicábamos y me daba buenos consejos. Siempre esperé su regreso.

4. Cansado de no encontrar trabajo en mi país, México, emigré a Estados Unidos, seguro, muy convencido de que allá todo sería menos difícil, pues uno conoce testimonios de personas que han triunfado en el norte, claro, con esfuerzo pero bien recompensado. Pensaba trabajar duro y enviar todo el dinero posible para el sostén de mi familia y hasta un poco para ahorro.

1. Pasaban los días y mi marido no encontraba un empleo al nivel de lo que había imaginado, siendo profesionista no se animaba a aceptar cualquier trabajo, por ejemplo lavaplatos, jardinero o repartidor de esos que andan en motocicleta, que eran los únicos disponibles. Una noche me llamó por teléfono y llorando me informó haber aceptado emplearse en algo que le daba pena decirme, enviaría dinero a la brevedad. Y sí, recibí unos cuantos dólares, desde luego insuficientes para enfrentar los gastos de la casa. Su sueldo le alcanzaba para apenas vivir él, era muy bajito. Me puse a buscar otra colocación para completar el gasto.

2. Mi nuera siempre me ha hablado con sinceridad, me decía, suegra hay que amarrarse el cinturón, no tenemos dinero suficiente, voy a buscar un segundo empleo, necesito que usted me ayude con el niño. Sí, desde luego, le dije, pero me moría de pena al sentirme una carga muy pesada, sobre todo en esas circunstancias. Le pedía a dios por nosotros, pero nos ganaba la pobreza.

3. Preguntaba a mamá y a mi abuelita cuándo volvería mi papá, pero eso las hacía llorar, por lo que preferí ya no hacerlo. Mi mamá se consiguió otro trabajo y ya nada más los domingos la veía, me acostumbré a estar sólo con mi abuela. Los niños se adaptan pronto a los cambios, pero yo notaba mucha tristeza en la familia, nada era igual que antes.

4. Era un ingeniero repartiendo comida rápida para ganarse unos cuantos dólares, la mayor parte de propinas y con un salario muy inferior al mínimo que ganan quienes tienen sus documentos laborales en regla. Pero además con el temor de ser detenido por la famosa “migra” en cualquier momento. Supe que no pasaría de ahí, pero me esforcé al máximo intentando ganar lo suficiente a modo de ayudar a mi familia. Fui de esos muchos que fracasaron, y tenía mucha vergüenza de regresar a mi casa siéndolo, por eso no me animaba a volver. Me enfermé yo creo que de tristeza. Estaba a punto de renegar de la vida, de dios, de todo…

10 12/10/07 F Relaciones Humanas De muy chica, yo creo que más las mujeres, cometemos muchos errores a veces por puro capricho y en una de esas sin necesidad, pero así es el asunto con la inexperiencia. Yo viví contenta con mi familia toda la infancia, creo que llevé una relación normal, no guardo algún mal recuerdo de esa época. Tenía recién cumplidos los dieciséis años cuando conocí a un señor que casi me doblaba la edad, al principio sentí curiosidad, luego interés y al poco tiempo, amor. Sí, como digo me encapriché y no hubo poder humano que me convenciera de entrar en razón, pero tampoco puedo negar mi cariño tan grande por esa persona. Desde luego mi papá y mi mamá hicieron lo posible por alejarme de él, pero entre más se afanaban más me aferraba yo a esa relación. Con la negativa de mis padres y hermanos a apoyarme, salí a escondidas de la casa, pues tenían pensado mandarme con mi abuela a un lugar lejano, para ver si de esa manera se me olvidaba el novio, y me fui con él prácticamente sin pensarlo, habiéndome dicho que era soltero. Al poco tiempo me confesó estar divorciado de su primer matrimonio, con la promesa de ser yo su mujer para siempre, estando ya embarazada. Así se cumplieron dos años y medio, tuve un bebé nuestro, pero de improviso comencé a notarlo muy nervioso, distraído, preocupado. Antes de dejarme saber qué le ocurría, desapareció de mi vida de un día para otro, enviándome con una conocida una carta en la que me confesaba haber vivido conmigo una simple aventura, me pedía perdón y cuidar a su hijo. Contacté con un hermano sobre la posibilidad de reintegrarme a la familia paterna, pero me hizo saber que por mi culpa mi madre había enfermado y estaba muy grave. Mi regreso estaba así prohibido, me quedé sola y sin saber hacia dónde ir. De lleno en la miseria, sin ayuda, sin futuro y con la responsabilidad de sacar adelante a mi hijo.

11 13/10/07 F=1

M=3 Salud 1. Ya de niña muy pequeña me era difícil controlar los nervios, la ansiedad, como me sentía muy protegida por mi mamá y sobre todo por mi papá, eran frecuentes mis caprichos. Siempre buscaba salirme con la mía, porque además lo lograba. Al principio mis dos hermanos varones me peleaban, pero como papá los regañaba y se ponía de mi parte, mejor no se metían conmigo. En la escuela casi siempre logré imponer mi voluntad entre profesoras y compañeras, pero claro, siempre hay alguien que no se deja y se convierte en rival, así me pasó con varias niñas y jovencitas. Yo sentía los nervios de punta y no los podía controlar, no era mi voluntad, era una fuerza superior a mí; eso me obligaba a ser una persona caprichosa, sentía mucho rencor cuando alguien me estorbaba en eso de salirme con la mía. Era mala. Cuando me casé, la verdad lo hice con un hombre que me pudiera tolerar así, gracias a su amor por mi persona.

2. Llegué al matrimonio muy convencido, enamorado de mi novia, más tarde esposa. Sí conocía su carácter nervioso, fuerte y mandón, aunque era peor de lo que yo había calculado, pero me propuse desde el principio someter a mi media naranja por medio de la razón. Cuando empezaron los conflictos, yo no me enojaba, no gritaba, no alegaba, sólo esperaba a que ella se calmara y le daba mis puntos de vista, era tan claro y convincente que a mi mujer no le quedaba sino escuchar y decir: tienes razón. Pero luego sobrevino algo que yo no había previsto, como no se desahogaba de sus nervios y hacía todo lo posible por controlarlos, comenzó a presentar síntomas de enfermedad. Decía ella: me siento muy nerviosa, no sé qué me pasa, perdóname pero me siento muy mal. Lloraba, se encerraba en su cuarto, perdía el interés por personas y actividades, no comía.

3. Como hijo mayor de mis papás, me tocó estar al tanto de lo que sucedía entre ellos, con mi hermano como el único con quien podía comentar algo y desahogar la tristeza que me producía ver enferma a mi madre. En algunos momentos y por varios de sus síntomas parecía una loca, o como si una fuerza superior a ella la controlara, pero no era fácil decirlo, cada quien lo guardaba en su mente. Además la queríamos mucho.

4. Le preguntaba a mi hermano mayor acerca del comportamiento tan extraño de mamá, pero él me contestaba con evasivas como: lo hace por jugar con nosotros, así es su carácter y no debemos estar criticándolo, pero él también, en el fondo, se daba cuenta de ese comportamiento de locura. Cuando crecí, me pude dar cuenta de su problema nervioso. Realmente admiro a mi padre, pues siempre la respetó, le tuvo paciencia a prueba de amor, fue un gran compañero. De no haber sido él así, nuestra familia se hubiera desmoronado.

1. Al poco tiempo de casada, cuando me alivié de mi primer hijo, empecé a considerar la necesidad de recurrir a un doctor para saber si mis síntomas eran los de una enfermedad y cuán grave podría ser. De niña y de joven soltera ni por aquí me había pasado la idea de ser una enferma, pero comencé a preocuparme. Mi esposo estuvo de acuerdo y dio inicio un calvario de acudir a un médico y luego a otro pero sin resultados. No supimos si valió la pena tanto gasto y sufrimiento, pero desde luego la esperanza de aliviarme era lo importante. Las medicinas me mareaban, me producían náusea, sueño, me impedían pensar y hablar con claridad, me quitaban las ganas de permanecer conciente. Con dolor acepté ser una enferma incurable, pero sin diagnóstico de los doctores, lo peor es que yo misma empecé a admitir mi locura.

2. Viví con la idea de que la enfermedad de mi esposa era incurable, basado desde luego en la opinión no precisa de varios de los muchos médicos consultados. Otros le recetaban pastillas para “normalizar” sus síntomas, pero sólo la adormilaban y le embotaban el pensamiento. Ningún fármaco le hizo un efecto curativo, ni siquiera calmante. Es más, la ciencia médica se dio por vencida, no lo digo yo, tengo los testimonios por escrito. No quedaba sino resignarse.

3. Todo era inútil, mi mamá no podía curarse, la medicina no tenía los remedios ni podía explicar lo que le pasaba a ella, tampoco se atrevían a decir que la internáramos en un manicomio. Según ellos, se hizo todo lo posible desde su conocimiento, pero las cosas no mejoraron. Vivimos muy recortados de dinero por lo costoso de consultas y tratamientos, siempre con la esperanza de ver a mi madre recuperarse. Nada.

4. A pesar del amor hacia mi mamá, en ratos llegaba a desesperarme, como si hubiera dependido de ella lograr su recuperación. Mi hermano y yo sí perdimos la fe, pensamos: nunca se va a curar, hasta me pasó por la mente estudiar medicina para ver si yo lograba lo que otros médicos no: curarla. Luego supimos que no era un problema médico.

12 13/10/07 M Economía Siempre he sido un hombre trabajador, desde que tenía siete años acompañaba a mi papá por la tarde, cuando yo había salido de la escuela, a trabajar en cosas de albañilería, pintura y jardinería, nunca protesté ni me cansaba, más bien me gustaba aprender oficios tan diferentes. Esa dedicación me sirvió para no andar en el vicio ni con pandilleros, los que abundaban en el rumbo donde vivíamos. Confiado en eso, le propuse matrimonio a mi esposa, seguro de poder dar sustento a una familia. Han pasado quince años desde entonces y nunca tuve un problema de trabajo, si no era en un lugar era en otro como albañil, pintor y hasta electricista, pero la chamba no faltaba, con un sueldo suficiente para irla llevando, pero con la comida segura. De un año para acá las cosas cambiaron. Empezó a escasear el trabajo: ya estamos completos, ahorita no hay, vente mañana, te pago medio mínimo. El caso es que llegué a doce meses prácticamente sin ingreso, no me siento viejo, porque no lo soy, ni inútil, sé hacer mis cosas. He estado a punto de la desesperación por tanta mala suerte. No sé qué hacer.

Las personas participantes con su testimonio en la radioemisión Pare de sufrir, lo mismo en el estudio donde se les entrevistó que en las reuniones colectivas llevadas a efecto en los santuarios, fueron 29, quince damas (51.7%) y catorce varones (48.3%); habiendo ya aclarado la modalidad de la intervención para los protagonistas del público. Como se puede observar, hay un equilibrio notorio en las proporciones de ambos géneros. En cuanto a los temas abordados, éstos se concentraron en tres aspectos: la situación económica 50% (desempleo, fracaso en los negocios, endeudamiento, pobreza, incapacidad física para continuar laborando, ausencia de proveedor en el hogar, ingresos insuficientes, emigración en busca de mejores condiciones de vida), las relaciones humanas 25% (malas compañías, violencia intrafamiliar, gusto por las francachelas, abandono de hogar, complejo de inferioridad, conflictos con la pareja o con parientes), falta de confianza en sí mismo, engaño amoroso), la salud 25% (deseo vehemente de recuperarla o curarse de enfermedad desde el nacimiento, alcoholismo, pérdida repentina de ella, enfermedad lejos del hogar, iatrogenia e incapacidad médicas).

Los tópicos que manifiestan el deseo de los participantes observaron el comportamiento siguiente:

TABLA 14*

“PARE DE SUFRIR”

FRECUENCIA Y PORCENTAJE DE LOS OBJETOS DE DESEO EN LOS MENSAJES ATENDIDOS POR LOS OBISPOS, PASTORES, MAESTROS Y MINISTROS DE LA IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS

SEMANA SIMPLE DEL 8 AL 13 DE OCTUBRE DE 2007

Caso Objetos de deseo contenidos en los tópicos Frecuencia y %

1 Recuperar su riqueza y con ella, la unidad familiar. 1 = 8.3

2 Curarse de alcoholismo, recuperar su posición social y a la familia. 1 = 8.3

3 Curarse de alcoholismo, recuperar su posición social y a la familia. 1 = 8.3

4 Desterrar complejo de inferioridad, conseguir un hombre que la ame. 1 = 8.3

5 Recuperar la salud, la riqueza y la tranquilidad familiar. 1 = 8.3

6 Salir de la pobreza y obtener algún apoyo económico y afectivo de una figura masculina. 1 = 8.3

7 Conseguir un empleo con salario suficiente para sus necesidades, recuperar la salud y la unidad familiar. 1 = 8.3

8 Volver a abrir su negocio y recobrar su clientela. 1 = 8.3

9 Lograr un empleo acorde con su carrera, con un salario decoroso y permanecer junto a su familia. 1 = 8.3

10 Rehacer su vida al lado de un hombre que la ame de verdad y la acepte en su condición de madre soltera, restablecer el vínculo con su familia. 1 = 8.3

11 Recuperar su salud mental, hacer feliz a su familia. 1 = 8.3

12 Conseguir empleo. 1 = 8.3

* Dadas las características del programa, se consideró pertinente organizar así los resultados.

Diáfanas las esperanzas por parte de los sujetos entrevistados durante la muestra de seis programas, donde resalta su confianza en los voceros de la Iglesia Universal para satisfacer necesidades concretas vía la seguridad categórica y explícita de resolver problemas, de cumplir deseos. La creencia mistificada –ideológica- opera como un estímulo sobre la fantasía de la gente que busca soluciones inmediatas a sus dilemas con y en el mundo objetivo. Se reitera que el éxito de los programas enmarcados en el género de lo esotérico o sobrenatural se finca –ni más ni menos- en la ilusión de la esperanza, cuya premisa principal consiste en aceptar cierta visión ilusoria de las cosas, donde todo parece factible de ser resuelto con apego a la fe, a la creencia.

Para el caso específico de Pare de sufrir las tablas 1 y 2 expresan de manera elocuente los temas y objetos de deseo manifestados por los asistentes a las reuniones y rituales organizados por la Iglesia Universal del Reino de Dios, quienes relataron su caso respectivo, fincado en testimoniar la satisfacción al colmo de sus expectativas económicas, afectivas y sanitarias mediante el expediente de que alguien los condujo hasta la divinidad y los volvió interlocutores directos de ella, tan sencillo como eso. Aunado a la ilusión del cumplimiento del deseo como componente al servicio del placer, los declarantes pusieron en juego, dentro del plano ideológico, la certidumbre de que es posible evitar conexión alguna con el mundo real, e interactuar así con él de manera menos compleja.

Procede ahora pasar revista a la oferta de lenitivos propuesta por los patrocinadores de Pare de sufrir, tanto a la audiencia radiofónica como a quienes se desplazaron hasta los santuarios y la estación desde la cual se transmitió el programa. La Tabla 3 recoge los comentarios hechos por el narrador omnisciente, en su función de diagnosticador, quien entreveró su intervención con la de cada uno de los fieles entrevistados, ahora no se debió recurrir a las dotes videntes, de interpretación grafológica y de sabiduría a través de las fechas natales, sino simplemente a la creencia:

TABLA 15**

“PARE DE SUFRIR”

DIAGNOSIS DEL NARRADOR OMNISCIENTE O DEL ENTREVISTADOR A PARTIR DE LOS RELATOS TESTIMONIALES VERTIDOS POR LOS FELIGRESES VINCULADOS A LA IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS.

SEMANA SIMPLE DEL 8 AL 13 DE OCTUBRE DE 2007

Caso. “Diagnóstico”

1 (NARRADOR): La familia Ramírez era como muchas otras de las que hay en el país, disfrutaban de la vida gracias a su posición acomodada, producto de varios años de trabajo intenso dedicado a sus negocios de comida para grandes fábricas…

(Voz del esposo y luego de la esposa).

(NARRADOR): El matrimonio había procreado a dos hermosas hijas, producto de su amor y regalo de dios. Llevaban una vida tranquila dedicada al estudio; eran felices y apreciados por los demás gracias a los empleos que creaban con sus negocios…

(Voz de una hija, luego de la otra).

(NARRADOR): Nada presagiaba lo que estaban por sufrir, su vida dio un vuelco que tomó a todos por sorpresa, como suele ocurrir cuando confiamos en personas cuyos propósitos malignos desconocemos y los acercamos sin reparar en el peligro que representan para hacernos perder la fe en dios y renegar de él…

(Voz del esposo y luego de la esposa).

(NARRADOR): En un instante lo habían perdido todo. Pero, ¿qué había pasado?, ¿cuál era la causa de tan triste, de tan dramática situación? La familia Ramírez era querida por quienes los rodeaban, a nadie hacían daño… Pero una persona que creyó poder sacar ventaja de su cercanía con ellos y que sabía manejar las malas artes, los trabajos de brujería, de magia negra, al ver frustradas sus expectativas, les lanzó como venganza una maldición…Esta mala mujer hizo que la familia se viera afectada por el sufrimiento, e incluso una de las hijas tuviera la idea de quitarse la vida…Actitud apreciada por los seres de la oscuridad, de las tinieblas…Vaya que esa mujer les hizo daño, sabía cómo…

(Voz de una hija, luego de la otra).

(NARRADOR): En ese momento tan crucial habían perdido la fe, no parecía haber solución…

2 (ENTREVISTADOR): Su padre nunca les dio un mal ejemplo a sus hijos, él no era una persona alcohólica que perdiera el juicio y maltratara a su familia, según entiendo, hermano…

(Voz del varón entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Cuando se casó, usted no era alcohólico, usted agarró ese feo vicio que se le volvió un problema aparentemente insoluble como pretexto de haber perdido su empleo, ya con su mujer al lado, y vaya que le generó un gran sufrimiento…

(Voz del varón entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Usted hermano creyó durante un tiempo tener el control sobre su manera de beber y de comportarse, hasta que se volvió claro que el alcoholismo había vencido a su voluntad, no lo podía usted dejar…El mal se había instalado en su mente…

(Voz del varón entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Pero el contacto con la bebida no le proporcionaba felicidad, usted lo debe reconocer, porque la gente se vuelve agresiva y la reacción de la familia es de alejamiento, de tristeza, de miedo. Usted ya no tenía esperanza, distante como estaba de dios y de su poder, lo que aprovechan siempre las fuerzas demoníacas para robarse las almas… Ya no buscó empleo, destrozó a sus seres queridos, orilló a su esposa a pensar en el suicidio…

(Voz del varón entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Hermano, usted había perdido toda esperanza…

3 (NARRADOR): A Javier siempre le preocupó mejorar la situación económica de sus padres y por eso prefirió trabajar desde jovencito más que estudiar, se propuso ayudarles, como prueba de un corazón noble…

(Voz del esposo).

(NARRADOR): Tuvo la inquietud de emprender un negocio para sustento de su familia una vez casado, cuando uno se propone salir adelante lo logra, y durante un tiempo tuvo éxito como empresario en pequeño. Su familia tenía confianza en él y en su capacidad para proporcionarles una vida feliz…

(Voz del esposo, de la esposa y del hijo, en ese orden).

(NARRADOR): Pero nunca faltan las personas envidiosas o aprovechadas que, en nombre de la amistad, se acercan para obtener alguna ventaja, sin importarles perjudicar a su prójimo y conduciéndolo por caminos equivocados, apartados no sólo de la familia, sino de dios. Por ejemplo, Javier perdió sus bienes materiales, casi sin darse cuenta, y estuvo a punto de condenar su alma a la oscuridad eterna…

(Voz del esposo, de la esposa y del hijo, en ese orden).

(NARRADOR): Por su mente pasó uno de los más grandes pecados, la idea de quitarse la vida: su corazón había sido habitado por los peores sentimientos, los de la energía más negativa, más diabólica.

4 (ENTREVISTADOR): Hermana, usted ha sufrido realmente mucho por algo tan superficial y mutable como es la apariencia física, ha renegado de su cuerpo, de ese tesoro dado por dios a cada una de sus criaturas, cuando lo debemos apreciar y querer como don divino que es, con eso despreció, hermana, al dador de la vida…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Prefirió usted aislarse, se resintió contra la vida y contra las personas que la amaban, sin ser ellas culpables de su preocupación, se incubó en usted ese feo pecado del rencor…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Como quien dice, usted se fue enfermando y se llenó de soledad, no sentía aprecio por sí misma ni supo cómo acercarse a dios y a su poder, el único ser que en verdad la podía ayudar…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Hermana, usted perdió todo contacto con el prójimo y, más aún, con dios. No pudo captar lo que la vida le ofrecía y por eso su amargura la llevó a pensar en la muerte, grave ofensa para el creador, gran regocijo para las fuerzas del mal, de las tinieblas…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Cuando uno se olvida de dios, se ve perdido.

5 (NARRADOR): La vida moderna, con todas sus demandas y retos, nos llega absorber hasta el punto de no pensar en otra cosa que no sea satisfacer esas demandas y vencer esos retos. Pero, lo más importante, la vida interior, esa liga con un poder superior que llamamos dios, pasa a segundo plano y, en ocasiones, no figura en pensamiento ni obra, lo que alienta la presencia del mal en nuestra vida. Cuando así existimos, no prevemos la fragilidad de nuestro ser. Así ocurrió a la familia Enríquez…

(Voz del esposo y luego de la esposa).

(NARRADOR): Sí, como merecimiento a su vida laboriosa dentro de la empresa, creando empleos y dando trabajo a la gente, el matrimonio disfrutaba de una posición envidiable de acuerdo con su esfuerzo, en unión con sus hijos…

(Voz del hijo y de la hija en ese orden).

(NARRADOR): Pero cuando creemos haber alcanzado la cúspide, todo puede volverse una simple ilusión, porque el alcanzar la cumbre requiere de un sustento verdadero que le dé la firmeza necesaria, sin la cual el triunfo aparente y efímero se convierte en fracaso. Si dios no está como principio de nuestra actividad diaria, no hay victoria posible, todo se derrumba por la acción de las fuerzas malignas enemigas de dios…

(Voz del esposo y luego de la esposa).

(NARRADOR): Acostumbrados a ver la salud y el éxito en sus dinámicos padres, los hijos del ahora desventurado matrimonio se sintieron desconcertados, sin saber qué hacer, a quién acudir en busca de ayuda, de una solución. El panorama era oscuro, el futuro incierto, el mal se imponía…

(Voz del hijo y de la hija en ese orden).

(NARRADOR): Había que hacer algo.

6 (ENTREVISTADOR): Dios pone a prueba a sus hijos, en este caso a usted, pero si uno lo sabe tiene la certeza de que llegará el día de abandonar el sufrimiento acercándose con la fe necesaria al creador. Hermana, usted es un buen ejemplo de lo aquí dicho, hubo una época en la que usted sufrió lo indecible, pero por un instante creyó haber encontrado la felicidad, escapado de su angustia…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Sin embargo, al no estar su amor fincado en dios, esa felicidad fue efímera, fue de amasiato, se acabó tan pronto como había empezado, no tuvo la duración, el sustento, la fuerza que usted deseaba, de pronto desapareció, se fue para tristeza suya y beneplácito de las fuerzas amparadas en el demonio, porque el diablo existe…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): De nuevo vino el dolor, la miseria material y espiritual cuando usted se vio otra vez sola, abandonada por el hombre que la había ilusionado con darle seguridad y amor. En lugar de sobreponerse, su carácter se amargó, el odio llenó su corazón, se olvidó del poder de dios…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Hermana, usted llegó a vivir en la pobreza más extrema, e ideas sombrías llegaron a su corazón, ideas que ofenden a dios y causan alegría a Satanás…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Hermana, usted no podía más…

7 (NARRADOR): Nadie duda que los recursos materiales son necesarios para fundar un hogar, para dar inicio a una familia producto del amor entre las parejas, pero si bien eso es cierto, debemos admitir todavía con mayor convencimiento que hay otro ingrediente superior, el ofrendar a dios el matrimonio, buscar su bendición. Juan y Gabriela veían colmado su amor al cumplir su sueño de, por fin, estar juntos…

(Voz del esposo y luego de la esposa).

(NARRADOR): Ninguna nube en el horizonte parecía oscurecer su presente lleno de dicha, mas cuando no se tiene al señor como principio y fin de nuestra vida, las cosas pueden cambiar de un día a otro por la acción de los seres malignos que viven en la oscuridad y buscan el daño de las personas, los acontecimientos sucederse con sorpresas a veces desagradables y sin poder influir en ellos, los que orillan a decisiones impensadas…

(Voz del esposo).

(NARRADOR): La esperanza en ocasiones se ve sometida a las más crueles decepciones, los deseos no siempre se cumplen, incluso cuando se lucha por lograrlos con gran esfuerzo y convicción. La enfermedad puede sobrevenir producto del fracaso…

(Voz de la esposa).

(NARRADOR): Son los seres amados más vulnerables, casi siempre los hijos, quienes pagan por ese desapego de los adultos a las leyes divinas, por ese olvido al amor y a la ayuda que dios nos ofrece con sólo acordarnos de él, y es entonces el mal el que puede morar en nuestro corazón…

(Voz del hijo y de la hija, en ese orden).

(NARRADOR): La familia se encontraba en una desesperación atroz…

8 (ENTREVISTADOR): Hermano ha sido un hombre emprendedor, sin miedo al trabajo, con la confianza suficiente para solicitar dinero prestado y con la disposición de no quedarlo a deber para no perjudicar a quien le tuvo confianza, usted hermano, esperaba darle una vida digna a su familia…

(Voz del varón entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Hermano, usted se olvidó de dios, no tuvo tiempo ni disposición para agradecerle su éxito, pecó de soberbia al creer que a usted le estaba reservado el tener un negocio tan rentable, así les ocurre a muchos empresarios, quienes bendicen su buena suerte o dan las gracias al azar, pero no a dios, a su bondad. Sin embargo, eso es lo que desean los seres malignos, enemigos del poder de dios, para llevar agua a su molino…

(Voz del varón entrevistado).

Ustedes no buscaron entender lo que les estaba pasando, ¿verdad?...

(Voz del varón entrevistado).

Se hundieron en el problema al no comprenderlo…

9 (NARRADOR): La voluntad de hacer las cosas y no cruzarse de brazos frente a la adversidad es muy importante, a nadie se le ocurriría pensar lo contrario, pero algunas personas no logran entender que eso no es todo, no es suficiente para triunfar en la vida, y todos nosotros deseamos hacerlo. La familia Celorio es un buen ejemplo de luchar por salir adelante y de cómo esfuerzo tan grande no siempre es coronado por el éxito cuando no nos encomendamos a dios…

(Voz de la esposa, de la suegra, del esposo y del hijo en ese orden).

(NARRADOR): Pero entre lo que deseamos y lo que logramos hay a veces una distancia del tamaño de un abismo, las fuerzas de una persona, por muy grande que sea su determinación, nunca serán suficientes cuando lo que se requiere es el apoyo de quien todo lo puede. Dar toda la energía de la que alguien es capaz, a cambio de prácticamente nada, puede desmotivar a cualquiera…

(Voz de la esposa y de la suegra).

(NARRADOR): La familia ya disgregada, alejados unos de otros, amenazaba con desintegrarse, con perder su cometido como núcleo de unión entre sus miembros…

(Voz del hijo).

(NARRADOR): Y el sacrificio, a veces heroico, se vuelve estéril al no rendir el fruto esperado. Cunde la desesperanza y con ella el desaliento, estado en el que las fuerzas del mal se comienzan a manifestar cada vez con mayor daño…

(Voz del esposo).

(NARRADOR): Cuidado cuando alguien llega a este punto.

10 (ENTREVISTADOR): Su ejemplo, hermana, puede ser de mucha utilidad para otras jóvenes en situaciones similares a la suya, ojalá la estuvieran escuchando ahora pues más vale aprender de la experiencia ajena, que, en este caso, vivirla en carne propia. A cuántas jovencitas les podríamos ahorrar el sufrimiento, porque vaya que usted sufrió, hermana…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Usted no quiso atender todos los buenos consejos que le daban sus padres, es más, los tomaba como si fueran para perjudicarla y no para ayudarla…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Pero ese hombre malvado la engañó, hermana, le hizo concebir muchas esperanzas de felicidad con sus promesas falaces. La verdad es que él nunca la quiso, se aprovechó de su candor, de su inocencia, de su amor sincero para hacerla suya y después la abandonó, usted se acercó a un hombre lleno de maldad…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Quiso reintegrarse con los suyos, llevarles a ese nuevo ser para que lo conocieran y lo quisieran, pero usted ya había hecho bastante daño y todo tiene consecuencias negativas cuando no está bendecido por dios, cuando uno se ha olvidado de él…

(Voz de la mujer entrevistada).

(ENTREVISTADOR): Pero, hermana, no perdió la fe, ¿verdad?

11 (NARRADOR): Muchas enfermedades de origen difícil de precisar, aparentemente incurables, tienen su origen en la intervención de energías oscuras, ocultas, imposibles de vencer con procedimientos científicos y sí con la ayuda de dios, bajo el amparo de su poder. Basta solicitar al señor con una fe a toda prueba su intervención para aliviar nuestro dolor, y con su infinita bondad podemos conseguir de él lo que le pidamos, en este caso la salud.

Esther tuvo en su carácter, en su manera de ser desde su más temprana infancia, un elemento que la ha perjudicado bastante en su vida, pues su nerviosismo le ha sido impuesto por alguien malvado a través de la brujería., por eso siempre sintió una fuerza superior a ella, razón por la que no le era posible controlarse…

(Voz de Esther y de su esposo, en ese orden).

(NARRADOR): Pero no sólo su marido ha debido acompañarla en su sufrimiento, también los hijos de este matrimonio han padecido el descontrol debido al nerviosismo de su madre, por llamar así a esa manifestación desconocida de hechicería sólo curable bajo la protección del señor…

(Voz del hijo mayor y luego del menor).

(NARRADOR): Hubo de llegar el momento en que Esther se diera cuenta de que su carácter no era natural, sino producto de una enfermedad más allá de lo que los médicos le podían diagnosticar; estaba afectada en su salud e hizo lo que muchas otras personas, acudir al doctor en busca de ayuda para solucionar su problema; pese a haber consultado a muchos especialistas, todo siguió igual…

(Voz de Esther).

(NARRADOR): Lejos de ayudarle, los tratamientos parecían enfermarla aún más, la desesperación hizo presa de Esther y su ánimo comenzó a decaer, junto con el de ella, los de toda la familia…

(Voz de Esther, de su esposo, de su hijo mayor y luego el menor).

(NARRADOR): Grande fue su sorpresa al enterarse del origen verdadero de su padecimiento: un trabajo de hechicería, de magia negra. Aprendió, también, que con la fe en dios, sus penurias hubieran desaparecido, como sucedió cuando se acercó al creador…

12 (ENTREVISTADOR): Es inconfundible cuando uno tiene esa sensación de mala suerte, cuando las cosas no nos salen bien por más que nos proponemos hacerlas lo mejor posible. Pero usted, hermano, desde siempre fue un hombre bueno, laborioso, honrado, incluso desde muy pequeño…

(Voz del hombre entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Su padre hizo bien en acercarlo a la responsabilidad del trabajo, con eso lo apartó de las influencias negativas de gente mala y le inculcó la responsabilidad para cuando tuviera, hermano, su propia familia…

(Voz del hombre entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Como es de suponer, hermano, durante bastante tiempo a usted le fue bien, sin problemas para obtener el dinero suficiente gracias a su dedicación por hacer bien sus labores. Pero, hermano, hablando con la verdad usted se fue apartando de dios, no se encomendó, ni su trabajo tampoco, al señor, por eso usted mismo reconoce esa sensación de mala suerte que le acompaña, que le impide ser y tener como antes. Cuando uno se acuerda de dios, él nunca lo olvida, eso le hace falta a usted…

(Voz del hombre entrevistado).

(ENTREVISTADOR): Es verdad, la desesperación lo hundía a usted más, hermano.

** Para entender lo que está diciendo el narrador omnisciente será necesario volver a la Tabla 13 y ver su liga de significado con lo declarado por quienes testimonian.

El trato fue formalmente respetuoso a las personas abordadas, el Entrevistador siempre de “usted” a las personas en el estudio, acompañada con una expresión de parentesco, “hermano” o “hermana”, que en realidad da a saber la pertenencia a un mismo grupo o fraternidad, se entiende la misma confesión religiosa; mientras que el Narrador aludió a los protagonistas de cada historia de vida en tercera persona de indicativo. Según se dijo antes, no hubo referencia a instrumentos adivinatorios ni a interpretaciones a partir de la escritura de cada persona ni a su fecha de nacimiento, las dos fuentes de malestar manejadas por los voceros de la Iglesia Universal fueron no consagrar a dios pensamientos ni acciones cotidianos, así como la intervención consecuente de energías malignas, fuerzas oscuras y demonios a tenor de olvidar a la divinidad. Por cierto, “consagrar” se entiende en el contexto como hacer sagrado a alguien o algo, mientras que “sagrado” significa que está dedicado a dios o al culto divino.

Junto al abatimiento de los sujetos cuyos testimonios se presentaron recién y sus demandas acuciantes de ayuda, no se ofreció promesa alguna de solución como sí ocurrió con Esmeralda, los Hermanos Abadín y la Fraternidad de Hermanos de la Salud, en esta ocasión los participantes dieron testimonio al aire lo mismo de sus penurias que de la solución a ellos aportada, nada menos, por la divinidad. Es decir, no habría ya necesidad de hacer cita para acudir al consultorio, los ahora conversos feligreses de la Iglesia Universal del Reino de Dios fueron abordados una vez resuelto su precedente padecer, a través de haberse vinculado con esa institución y haber confiado en su poder de mediación con entidades propias de la inacabable fantasía humana y fincadas en creencias definidas en el marco teórico de la investigación presente, como de claro carácter ideológico, es decir, sin un ápice de objetividad pero capaces de suscitar expectativas esperanzadoras y representar poder para ciertos intereses sociales, conforme se aprecia en los diagnósticos elaborados por los voceros del esoterismo como origen para los reclamos de ayuda provenientes de quienes requieren con urgencia solventar dilemas económicos, sanitarios y de nexos con los prójimos, así como en los beneficios ofrecidos, sin duda fuera de toda proporción.

Tanto origen como soluciones responden a un acontecer carente de sustento económico, social, político, educativo, epidemiológico y clínico (estos dos últimos rubros en sus manifestaciones orgánica y/o mental), escenario propicio para ofrecer los servicios de los mencionados pastores, ministros, obispos y maestros, según es posible apreciar en la Tabla 4:

TABLA 16

“PARE DE SUFRIR”

ORIGEN SUPUESTO DE LAS DEMANDAS DE LOS FIELES Y MANERA EN QUE FUERON RESUELTAS, SEGÚN DECIR TANTO DE LOS DECLARANTES COMO DE LOS VOCEROS OFICIALES DE LA IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS

SEMANA SIMPLE DEL 8 AL 13 DE OCTUBRE DE 2007

Caso SITUACIÓN PREVIA, CRISIS Y CAUSA(S) DE ÉSTA

SOLUCIÓN LOGRADA POR INTEGRARSE A LA IGLESIA

1 De la opulencia a la miseria y del amor familiar al conflicto entre sus miembros.

Situación propiciada por una mala mujer que sabía manejar las malas artes, los trabajos de brujería y de magia negra con deseos de obtener ventajas por su cercanía con la familia, pero al ver frustradas sus expectativas, les lanzó como venganza una maldición para hacerles perder la fe y renegar de dios, según diagnóstico realizado por quien fungió como narrador de este caso. (Esposa): No parecía haber solución, pero un día de casualidad pude ver en la televisión el programa de la Iglesia, me dio curiosidad y pensé en visitar el santuario, se lo comenté a mi marido pero él no se entusiasmó al principio. Me decidí a ir y al ver a tanta gente llena de fe empecé a contagiarme de la alegría, de la paz que todas esas personas mostraban en sus caras, en sus

actitudes relajadas. Antes de salir sentí la presencia de dios, de su poder, imagínese, desde la primera visita. Tenía que llevar a mi esposo, a mis hijas. Desde el principio participamos en la Campaña de Israel y eso nos ha abierto las puertas a los dones de dios. Hemos neutralizado la maldición en nuestra contra, recuperado con creces nuestro pasado, pero hoy con la fe puesta en el señor. Él nos ha devuelto todo.

(Esposo): Adiviné en el rostro de mi mujer la presencia de una fuerza sobrenatural, estaba ella tan feliz y convencida de la cercanía de dios en la iglesia y en nuestra vida, que ni por un instante dudé de la fe contenida en sus palabras. Hoy le doy gracias a dios, a nuestros pastores y hermanos por ayudarnos a recuperar el tiempo perdido lejos del señor y a deshacer el trabajo de brujería que nos hicieron. Mis negocios han vuelto a prosperar y todo es mejor que antes. Participamos activamente en la Campaña de Israel y damos el diezmo con mucho entusiasmo, dios sabe recompensar.

2 De una vida familiar y laboral tranquila, armoniosa, a otra regida por el alcoholismo y sus secuelas: enojo, violencia, juegos de azar con apuesta, odios y destrucción, pretextando la pérdida de su empleo.

Le ganaron el vicio del alcoholismo, la pérdida de la voluntad, el mal instalado en la mente, el distanciamiento con relación a dios, las fuerzas demoníacas, la pérdida de la esperanza, dijo el representante de la iglesia. (Entrevistado): Una comadre me habló de la Iglesia, me dijo que ahí estaba la solución a lo que me estaba pasando. Varias veces me negué, pero me sentía ya tan mal que una vez acepté ir con ella cuando mi mujer se quiso suicidar. Desde que entré a la Iglesia sentí muchas ganas de llorar y no pude contenerme durante mucho rato. Hablé con uno de los pastores y él me orientó hacia dios, a volver a tener fe. Ahora toda mi familia viene conmigo, yo me he curado y nos sentimos muy bien. Tengo un empleo de lo mejor., con muy buenos ingresos. No ceso de dar gracias a dios y a la iglesia, bueno, todos en la familia. Nos gusta participar en la Campaña de Israel porque sabemos que dios, con su poder infinito, da a manos llenas. Cuando entregamos el diezmo nos sentimos muy a gusto, porque es una manera de agradecerle a dios.

3 De ser un pequeño empresario exitoso, dueño de varios bienes materiales producto de su trabajo, a convertirse en un alcohólico, mujeriego y adicto a las fiestas, con todas las secuelas de ello: descuido con la familia, quiebra del negocio, pobreza, violencia intrafamiliar, soledad, ideas de suicidio.

Lo anterior, según versión del narrador, culpa de gente envidiosa, aprovechada y ventajosa que perjudica al prójimo y lo conduce por caminos equivocados, apartados de dios y de la familia, a más de un corazón ocupado por los peores sentimientos negativos y diabólicos. (Esposa): Sí, había perdido la esperanza. Sin embargo, ya separada de mi marido, un día caminaba por la avenida revolución y vi la marquesina del santuario. Una fuerza desconocida me hizo acercarme y sin pensarlo me metí, mi alma se llenó como de júbilo, de alegría, de unos sentimientos tan grandes como de querer llorar y estar feliz al mismo tiempo, no puedo explicar el poder de dios. Cuando uno ve a la gente tan contenta, tan convencida luego quiere uno ser como ellos. Esa semana busqué a mi esposo y le pedí que lo último que hiciera por nosotros fuera acompañarme al santuario. Hoy le digo con mucha fe y mucha alegría que venimos al santuario dos veces por semana. Que la vida ha vuelto a ser como antes, gracias al poder de dios.

(Esposo): Mi mujer me invitó y yo, sin saber por qué, le dije que sí. Ahí conocí a los pastores y platiqué con ellos, eso me hizo mucho bien, desde que entré al santuario sentí que mi vida iba a cambiar, mi odio a todo y a todos desapareció. Participé desde un principio en la Campaña de Israel y mi fe ha ido creciendo gracias a eso. Somos hoy marido y mujer, prósperos y con una nueva vida gracias al señor.

4 De una infancia sin problemas a una adolescencia y luego adultez donde se dio cuenta de no ser atractiva para el sexo opuesto, ni tan bien parecida como las chicas a su alrededor, con lo cual se fue llenando de tristeza, aislando por decisión propia, acumulando resentimiento contra la vida, desarrollando inseguridad en sí misma, permaneciendo soltera y sintiendo ganas de morir.

Sentimientos provocados, de acuerdo con el diagnóstico que elaboró el entrevistador, por valorar demasiado la apariencia física; por renegar de su cuerpo y no apreciarlo como regalo de dios, con lo que eso implica de desprecio al creador; por alejarse de la divinidad y del prójimo; por aproximarse a las fuerzas del mal y de las tinieblas al desear morir. (Entrevistada): Perdida, como me sentía, al estar sola en mi cuarto escuchaba radio mucho rato, un día capté la estación donde pasan los programas de la Iglesia Universal y me aficioné a escucharlos varias veces por semana. Me fui interesando y decidí buscar ayuda con ustedes acudiendo a uno de los santuarios. Busqué orientación con los pastores, en pocos días abrí mi corazón a dios, por eso me siento ahora muy segura, con mucha paz interior como nunca la había sentido. Participo en las Campañas de Israel que hay en el año y desde la primera vez me di cuenta de cuánto aprecia dios lo poquito que le podemos dar. Me encuentro muy feliz porque mi sueño de tener un compañero a mi lado lo voy a cumplir pronto, yo no conocía el poder de dios. Descanso mucho cuando pago mi diezmo.

5 De la riqueza heredada y mediante el trabajo incrementada, consistente en empresas, propiedades inmobiliarias, viajes, escuelas caras, seguridad y placer subjetivos pasar, de manera repentina, a la enfermedad, quiebra de los negocios, endeudamiento, gasto desmesurado de hospital, pobreza, desesperanza, desventura, deseo de morir.

Ello, expresó el locutor de la emisión, por carecer de una vida interior vinculada con dios, lo que alienta la presencia del mal, la acción de fuerzas malignas enemigas de dios; no prever la fragilidad de nuestro ser; carencia de sustento verdadero sin el cual todo éxito se vuelve fracaso. (Esposa): Sí, había que hacer algo y sucedió…una amiga muy querida ya había vivido la experiencia de conocer y formar parte de nuestra iglesia, pero nunca me lo había comentado. Cuando me vio totalmente desesperada, a punto de darme por vencida, me convenció de venir al santuario, acepté porque nada más podía ya perder. No voy a hacer muy larga la historia, sólo diría que nuestro dolor quedó atrás, que esa amenaza tan cruel de muerte y pobreza dios la alejó de nosotros, que la familia está nuevamente sana y amorosa, disfrutando de la vida como siempre lo habíamos hecho. Recobramos lo que era nuestro y dios nos ha dado más. Ser diezmistas convencidos y promover la Campaña de Israel ha resultado para nosotros una revelación. Nunca podremos pagar lo que dios y la iglesia han hecho por mi familia.

(Esposo): Sabía que me quedaba poca vida por delante, ese era el diagnóstico de los médicos, me angustiaba irme sin dejar nada a mi familia, condenado a muerte como estaba. Mi esposa pidió que la acompañara con ustedes, la veía tan convencida que no pude negarme, esa fue mi salvación y la de toda mi familia. Dios con su poder me devolvió la salud, la vida, mis negocios; puso todo como estaba antes de enfermar. Como agradecimiento nos entusiasma no sólo contribuir con el diezmo y participar en la Campaña de Israel, sino también promover a la iglesia entre nuestros amigos y parientes, por cierto, con bastante éxito.

6 De seis años amorosos y felices en amasiato con su hombre, tras haber escapado del sufrimiento que desde pequeña padeció con sus padres, más el advenimiento de dos hijos producto de esa relación con su pareja, al súbito alcoholismo de su amasio, con la consecuente falta de apoyo de él a la familia, además de golpes, insultos, abandono del hogar y pobreza; aunado a lo anterior, por parte de ella odio y golpes a sus hijos, deseo de matarlos y luego suicidarse, fracaso con otro intento de tener pareja, miseria material y moral.

Cambio atribuible, acorde con el vocero del programa, a no estar su amor fincado en dios, por ende ser efímero, de amasiato, sin fuerza, sin sustento y, al desaparecer, de beneplácito para las fuerzas del demonio. Además, en lugar de reaccionar, se amargó y llenó de odio su corazón; con sus ideas de quitarse la vida, ofendió a dios y causó alegría a Satanás. (Entrevistada): Sí, es verdad, ya no podía más en esa miseria espantosa, pero a punto de caer en la locura dios nos salvó. Una vecina escuchaba el programa de ustedes por radio con el volumen alto y yo lo escuché, comencé pues a ponerle atención. Encargué a mis hijos y me fui un día al templo que llaman santuario, de pronto me sentí otra persona, como que mi sentimiento de enojo o de odio se fue calmando. Veía a las gentes ahí tan contentas que yo también quise participar de esa alegría, tanta que me produjo llanto, muchas lágrimas que al salir me quitaban un peso de encima. Desde el primer momento ahí sentí el poder de dios en la palabra del obispo y que llegaba a mi corazón. Tengo un empleo donde gano lo suficiente; mis hijos están bien, van a la escuela; rentamos una casita sencilla pero con todo lo necesario. El poder divino y la iglesia nos han hecho renacer y aunque con poquito, cooperamos con la Campaña de Israel.

7 De un empleo fijo con un ingreso razonable complementado por el salario de su novia y futura esposa; matrimonio y futuro promisorios; dos hermosas hijas una vez casados, a un inesperado recorte de personal, desempleo durante un año, ahorros agotados, emigración laboral hacia Estados Unidos, escisión de la familia, subempleo allá, pobreza y sacrificio sin compensación.

Tal trastorno ocasionado, según el representante de la institución, por no ofrecer a dios su matrimonio ni buscar su bendición; no tener al señor como principio y fin de su vida, lo que activa a los seres malignos que moran en la oscuridad y buscan el daño de las personas; decisiones impensadas; enfermedad producto del fracaso; desapego a las leyes divinas, con lo que el mal puede morar en nuestro corazón. (Esposa): Realmente así era, nos encontrábamos en una desesperación terrible y le platiqué cómo me sentía a una compañera de trabajo. Fue ella quien me animó a acompañarla con ustedes al Santuario de la Fe, yo había agotado todas mis súplicas a dios desde mi casa, pero esto era diferente, porque el poder de dios está presente con nosotros en el santuario. Ahora sé que el señor me escuchó y que intervino para ayudarnos. Yo contribuí como pude a la Campaña de Israel desde el principio, además me propuse aportar mi diezmo así fuera muy modesto. Dios nos ha recompensado al cien por uno. Mi marido volvió, ya estamos juntos y somos muy felices, él encontró ya un empleo a su gusto, yo sigo trabajando y mis hijos han recuperado su seguridad.

(Esposo): Se me hacía muy difícil creer en algo parecido a los milagros, pero ahora que ya he vivido los beneficios de uno, creo fervientemente en ellos, porque son la muestra innegable del poder divino. Reunirme de nuevo con mi familia, sentirme bien de salud, conseguir un empleo satisfactorio cuando más complicada me parecía la vida, es casi volver a nacer. Estamos muy agradecidos con dios y con su iglesia, por eso somos muy puntuales en colaborar en la Campaña de Israel con todo lo que podemos, ni qué decir del diezmo.

8 Negocio de comida exitoso durante cuatro años, bien equipado y con clientela abundante, con la confianza de sus propietarios de dar un buen servicio y, de un día para otro, los clientes ya no volvieron, las ventas se cayeron, el negocio quebró a los tres meses, ilusiones perdidas, deudas, frustración.

La crisis fue atribuida por el personero de la iglesia a olvidarse de dios, no agradecerle el éxito; a reconocer en el azar y la buena suerte sus ganancias; a la soberbia; con esa actitud, satisfacer el deseo de los seres malignos enemigos de dios; a no entender lo que estaba pasando (Entrevistado): Nos hundimos y hasta ahora sabemos por qué. Fue necesario que nos enteráramos, a través de su programa de televisión, de todo lo que ustedes y la iglesia hacen por el prójimo. Fuimos un lunes a la Bendición Económica y más tarde a la Conferencia Empresarial, desde entonces nos incorporamos a la grey de la iglesia y asistimos por lo menos dos veces por semana, somos diezmistas convencidos y, desde luego, permanecemos atentos a todas las fechas de la Campaña de Israel. Al consagrarnos a dios, a su poder, sobre todo nuestra vida y nuestro trabajo, hemos instalado otro negocio tan generoso y rentable como el anterior.

9 Durante once años empleado modelo con reconocimientos otorgados a su desempeño, el mejor vendedor y con las comisiones más altas.

Todo cambia cuando un día lo despiden sin motivos aparentes, pasa un año sin encontrar empleo, la liquidación se agota, emigra para Estados Unidos, la familia se escinde, se enrola en un trabajo como subempleado, el salario es insuficiente porque además no lleva papeles en regla, la esposa se queda con la responsabilidad de la familia (suegra incluida), fracaso y sufrimiento.

En el diagnóstico del locutor oficial, se argumentó que la familia no se encomendó a dios, no buscó su apoyo; se llenó de desesperanza y desaliento, propicios para que las fuerzas del mal se manifestaran haciendo daño. (Esposa): Es cierto, llegamos hasta esa gravedad. Muchas veces no conocemos los designios de dios ni por qué suceden las cosas, lo importante, nosotros ya lo vivimos, es volver los ojos a dios, no olvidarse de él ni de que él todo lo puede. Una amiga de mi suegra nos recomendó visitar la iglesia, lo que hicimos más por curiosidad que por convicción un domingo. Conocimos al pastor Paulo Roberto y nos informó de las actividades que organizan durante toda la semana, mi suegra me contagió el entusiasmo, pues ella dispone de más tiempo para asistir, el caso es que ahora somos asiduas. Hemos participado de la Campaña de Israel y con mucha humildad somos diezmistas, le cuento que mi marido regresó y encontró un trabajo como lo deseaba. Estamos unidos como nunca y nada nos falta.

(Esposo): Mi madre y mi esposa me contaron de su estancia maravillosa en la iglesia y me hablaron del poder de dios. En sus relatos encontré esa dosis de esperanza que había mucho antes perdido. Me encomendé a dios y regresé deseando conocer los santuarios de la Iglesia Universal del Dios Vivo, ahora soy un nuevo miembro y me siento pleno de paz conmigo mismo, con dios, con el prójimo. Participo en cada Campaña de Israel que se programan, tengo el trabajo que necesito y la tranquilidad, ha regresado a mi hogar, gracias a dios, porque él retribuye con creces.

10 De una vida familiar apacible y normal hasta los 16 años, a otra caracterizada por el engaño de su pareja, ser madre soltera y abandonada, sumida en la pobreza y sin apoyo de alguien.

Lo anterior debido, conforme el diagnóstico del entrevistador, a no atender los buenos consejos familiares; a ser candorosa e inocente; a no estar bendecida su relación por dios; a haberse olvidado de dios. (Entrevistada): Nunca perdí la fe en dios, por eso acepté venir al santuario con una amiga igual de amolada que yo. Para mí fue algo nuevo y al principio estaba algo confundida, pero rápido sentí algo muy extraño que me hizo adaptarme pronto a este grupo de gentes, a esta comunidad. Aprendí que dios es muy importante en nuestra vida, que sin él vivimos como sin brújula, desorientados como yo estaba antes, olvidada de dios. Ahora estoy muy bien, tengo trabajo, me reconcilié con mi familia, quieren mucho a mi hijo, soy de nuevo muy feliz.

11 Mujer enferma de los nervios desde pequeña, voluntariosa, impositiva. Se casa con un hombre paciente y amoroso que no se confronta con ella. El trato suave de él evita que ella desahogue su ansiedad, lo que (aparentemente) la hace sentir peor. Para sus dos hijos, ella presenta síntomas de locura, pero los galenos no dan un diagnóstico preciso y uniforme, sólo atinan a decir que el padecimiento es incurable. Ningún fármaco logra paliar su malestar y éste es progresivo.

Lo anterior, conforme lo dicho por el narrador, le fue impuesto por alguien malvado a través de la brujería, esa fue la razón de que se sintiera bajo el influjo de una fuerza superior a ella, hechizo sólo curable bajo el amparo del señor. Ningún médico la pudo ayudar, pese a haber consultado especialistas, sólo se curó al acercarse al creador. (Esposo): Hacía tiempo que yo había visto un programa de televisión de ustedes por casualidad, me llamó mucho la atención, pero como en ese momento debí atender otros pendientes, no tomé los datos. Luego localicé por radio su programa y así me convencí de visitarlos. Cuando fui al santuario de inmediato me convencí de haber encontrado la solución para nuestro problema con mi mujer. Hablé con el pastor Paulo Roberto e hicimos una cita para llevar a mi esposa. En seis meses su enfermedad desapareció, así como lo oye. Ahora toda la familia asiste a la iglesia de ser posible diario, participamos como diezmistas y en la Campaña de Israel para dar gracias al señor.

(Esposa): Todo el amor que guardo en mi corazón para el señor es de agradecimiento por lo que hizo por mí y mi familia. Imagínese tantos años de estar luchando contra la enfermedad, gastando lo que no teníamos en médicos y medicinas sin saber contra qué me estaban curando (llanto incontenible). Ha sido dios, a través de su iglesia, el que me ha hecho el milagro, porque esto es un milagro, si no me cree pregúntele a mis hijos, a mi esposo, ellos vieron cómo estaba yo. Por eso soy la primera en entregar mi diezmo y estar en la primera fila de la Campaña de Israel. Alabado sea el señor dios.

12 Hombre trabajador que había tenido empleo humilde pero seguro durante los recientes quince años, pero de doce meses a la fecha empezó a escasear el trabajo y el poco disponible a pagarse más barato. No sabe qué hacer.

Conforme lo expresado por el entrevistador, el problema de desempleo y disminución del salario, tuvo su origen en no encomendarse a dios ni la persona ni su trabajo, por lo que le acompañó esa sensación de mala suerte, que le ha impedido ser y tener lo que antes. Un amigo y yo pasábamos casi diario en el camión por uno de los santuarios y veíamos a mucha gente entrar. Como los dos estábamos en la misma situación, decidimos un día bajarnos y entrar por curiosidad. Nunca daré gracias suficientes a dios y a los pastores por toda la ayuda que he recibido. Me he dado cuenta de que consagrar el trabajo a dios lo vuelve bendito y siendo así abunda, ya no tengo problema y nunca lo debí haber tenido, pero ya pude abrir mis ojos. Me gusta mucho estar con la Campaña de Israel y dar puntualmente mi diezmo como debe ser.

Como en los programas revisados con anterioridad, tampoco los voceros oficiales de la Iglesia Universal del Reino de Dios vincularon el origen del malestar reportado por las personas a lo episódico y/o vulnerable del soma humano y a su desgaste inevitable, tampoco a la condición limitada y mudable de los nexos entre personas, todavía menos al modo de repartir los bienes comunes que genera nuestro país dentro de un cierto tipo de organización social permeada por estructuras asimétricas de poder vinculadas con la propiedad, muy por el contrario, los motivos se remitieron, la mayoría, a cuestiones suprahistóricas y sobrenaturales carentes de contenido físico, biológico, socioeconómico, educativo, cultural o anímico, según el repaso de los dicho por los integrantes de la agrupación eclesiástica:

Dos casos, 1 y 11, tendrían como causa a las malas artes, los trabajos de brujería y de magia negra, términos definidos al final del apartado 4 de Cercano a lo desconocido, para otorgar significado a la mayoría de los vocablos esotéricos más comunes.

El suceso 2 habría sido provocado por el vicio (no enfermedad) del alcoholismo, la pérdida de la esperanza y de la voluntad, el mal instalado en la mente, el distanciamiento con relación a dios, y por último las fuerzas demoníacas.

Por su parte, el acontecimiento 3 pudo remitirse a la acción de personas envidiosas, aprovechadas y ventajosas dedicadas a perjudicar a sus prójimos para conducirlos por caminos equivocados, apartados de dios y de la familia, a más de un corazón habitado por los peores sentimientos negativos y diabólicos.

El 4 habría tenido como origen valorar en demasía la apariencia física personal, lo que condujo a renegar del cuerpo y a no apreciarlo como regalo de dios, con lo que eso implica de desprecio al creador, por alejarse de dios y del prójimo, por aproximarse a las fuerzas del mal y de las tinieblas al desear morir.

Los siete siguientes, asuntos 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11 compartieron un significado clave, no hacer una profesión explícita de fe en un ser supremo ni someter su vida a él, de acuerdo con modalidades varias: carecer de vida interior vinculada con dios (5); no fincar el amor de pareja en dios (6); no haber ofrecido el matrimonio de pareja a dios, ni buscar su bendición, ni tenerlo como principio y fin de la vida (7); olvidarse de dios, no agradecerle el éxito atribuido más bien al azar o a la buena suerte (8); porque la familia no se encomendó a dios, no buscó su apoyo (9); no estar su relación de pareja bendita por dios, haberse olvidado de él (10); no encomendarse como persona ni como trabajador a dios (11).

Tal desapego a la divinidad traería como consecuencia aliento a la presencia del mal, la acción de fuerzas maléficas enemigas de dios (5); beneplácito para las fuerzas del demonio (6); la activación de seres malignos que moran en la oscuridad y buscan el daño de las personas (7); satisfacer con su actitud el deseo de seres malignos enemigos de dios (8); propició que las fuerzas del mal se manifestaran haciendo daño (9); por lo que le acompañó la mala suerte (12).

La estructura semántica mistificada construye sus propias conclusiones: dada la fragilidad humana, si se carece de un sustento verdadero todo es fracaso (5); amor efímero, de amasiato, sin fuerza, sin sustento, con ideas de suicidio que ofenden a dios y alegran a satanás (así, sin mayúscula) (6); al no apegarse a las leyes divinas, el mal puede morar en nuestro corazón, se toman decisiones impensadas, la enfermedad es producto del fracaso (7); una actitud de soberbia pero sin entender lo que estaba pasando (8); llenarse de desaliento y desesperanza propició el mal (9); pero no perdió la fe en dios (10); y le impidió ser y tener lo que antes (12).

No obstante que hubo algunas aseveraciones donde se hizo referencia a circunstancias de talante cotidiano, la abrumadora mayoría de los motivos para ellas provino de enunciaciones esotéricas y sobrenaturales Como hemos visto, al conjunto de los doce testimonios (100%) les fue adjudicado por los conductores del programa un contenido suprahumano semejante a una lid donde se enfrentan el bien y el mal absolutos en pos de beneficiar o perjudicar, salvar o perder a los seres humanos, con la particularidad en los radiomensajes de la Iglesia Universal, de que la connotación religiosa institucional se superpuso al esoterismo más común sustentado en parapsicólogos, magos o hechiceros y no en ministros de culto.

La solución a todo problema consistió, sin excepción, en acudir a cualquiera de los santuarios instalados por la Iglesia Universal del Reino de Dios o del Dios Vivo, sitios donde los obispos, pastores, ministros o maestros orientaron y/o sanaron a las personas sufrientes necesitadas de ayuda, en cuyas declaraciones agradecidas parecieran no tener duda de haber obtenido lo que buscaban, según se colige de sus expresiones emocionadas casi siempre con llanto como acompañamiento ilocutivo (lo que se hace al decir algo) y elocutivo (la intención del sujeto hablante a través de su decir), sin sustento real pero en nombre de una fe similar a la externada por los demás clientes de quienes venden milagros al mayoreo en los programas antes revisados. Ello gracias al sencillo expediente de enterarse por radio, prensa, televisión, amistades, vecinos o parientes acerca de los prodigios para resolver una cauda diversa de situaciones, en extremo comunes: socioeconómicas, sanitarias y afectivas.

Nada en el planteamiento de los clérigos y locutores representantes de la Iglesia Universal pudo escapar a una interpretación metafísica de la realidad, pues a todo infortunio se le ofrecieron respuestas portentosas, extraordinarias. La semántica esotérica expuesta a final del cuadro 4 de Cercano a los Desconocido, referida a los términos de raigambre mistificada, fue común para las tres primeras emisiones bajo estudio, en esta cuarta ha cambiado el léxico dado el carácter eclesial de la institución patrocinadora del programa Pare de sufrir, sin embargo, la estructura de fondo sigue siendo la misma.

Durante la semana reportada, el espacio publicitario se destinó a promover la visita de los oyentes a los santuarios Mayor y de la Fe, sitios donde se organizan las ceremonias semanales ya enunciadas, así como las que se listan acto seguido:

• Copa de liberación, con jugo de uva traído de Tierra Santa, zumo que simboliza la sangre de Cristo a través del Espíritu Santo. Contra los trabajos de brujería y magia negra.

• Limpia Gregoriana, para atraer dinero, salud y amor (lunes y martes, gratuita).

• Oración de sanación e imposición de manos, para conservar y recuperar la salud.

• Velada de oración fuerte, contra entierros, influencia de la ouija, hechicerías, trabajos negros, brujería, fantasmas, trabajos malignos hechos en el nombre de Satanás; a la media noche porque a esa hora y al estar reunidos en grupo la oración es más poderosa. Comienza a las 23:00 horas y termina al amanecer.

• De oración, ayuno y liberación (Diaria 8:00 horas y 10:00 horas).

• Ceremonia del santo mayor del Armagedón; del valle de la decisión final contra todo mal: contra el diablo, las maldiciones, la brujería, la energía negativa, la envidia, el odio, la enfermedad, la mala suerte, el fracaso en los negocios, las salaciones, el no encontrar empleo. Sábados a partir de las 15:00 horas.

Las mercancías a la venta, consistentes en rosas, monedas y aceites con cualidades excepcionales se mencionaron en el apartado introductorio al análisis de esta emisión.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet