BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


LAS FALACIAS DEL CAPITALISMO

José López



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (60 páginas, 359 kb) pulsando aquí

 

 

Notas finales

Indudablemente, no todos los lectores de este libro opinarán igual que su autor. ¡Afortunadamente! Para algunos, ciertos razonamientos que he expuesto en este trabajo serán exagerados. ¡Ojalá yo esté equivocado! Para otros, incluso les habrá parecido que me he quedado corto. Pero para la mayoría, creo yo, aun no estando de acuerdo en todo, como no podía ser menos, si no sería francamente preocupante, lo expuesto en este libro le sonará bastante cercano. El capitalismo no se expresa de la misma manera en todos los sectores de la economía, ni en todas las regiones de un país, ni en todo los países, ni en todos los estratos sociales. No cabe duda de que hay una componente espacial y temporal, además de una componente social. No todo el mundo percibe de la misma manera el funcionamiento del sistema al que pertenecemos porque no todos vivimos exactamente las mismas experiencias, el factor suerte también influye. Ni tampoco estamos todos informados de la misma manera. No se tiene la misma imagen del sistema si uno se informa a través de la prensa más habitual que si uno lo hace a través de la prenda alternativa.

La filosofía general del capitalismo afectará (afecta ya) más o menos, tarde o pronto, a la mayoría, sino a toda, la población. Hasta dónde y hasta cuánto llegue el capitalismo dependerá también de la resistencia que opongan los trabajadores, de su unidad. La lucha de clases, lejos de ser algo del pasado, sigue, más que nunca, vigente. El problema es que ahora la iniciativa la tiene el capital. La lucha obrera ha pasado de ser la lucha por la emancipación a ser la lucha por resistir. El proletariado ha pasado a estar a la defensiva, y ni siquiera. Antaño, en las épocas de las luchas obreras, la palabra cambio era sinónima de progreso, ahora de retroceso. A la mayoría, la mayor parte de las veces que se oye hablar de cambios, se nos ponen los pelos de punta. Esto debe recordar a la clase obrera que hasta que no se venza definitivamente al capitalismo, la sociedad no podrá emanciparse. No es suficiente con conquistas parciales, hay que lograr la conquista total. Cualquier atisbo que quede del capitalismo, significa que éste volverá a intentar retrocesos en derechos, libertades y democracia, como la historia reciente ha demostrado sin duda. Al capitalismo hay que derrotarlo por completo. La lucha de clases no pasará a la historia hasta que una de las dos clases principales en que se divide la sociedad (los obreros o los capitalistas) venza definitivamente. El futuro es del capital o de la humanidad.

Quizás, la tendencia natural de la sociedad, como la del Universo del que forma parte, sea ir hacia el caos. La segunda ley de la termodinámica dice que la entropía (el desorden) de un sistema aislado siempre aumenta, y que cuando dos sistemas se juntan, la entropía del sistema combinado es mayor que la suma de las entropías de los sistemas individuales. Es decir, la tendencia natural siempre es hacia el desorden. Por consiguiente, para evitarlo siempre se requiere mucha energía, mucho esfuerzo. Al asearnos, al limpiar o al ordenar nuestras casas, al mantener nuestras carreteras, luchamos contra el caos. Dedicamos muchos recursos y tiempo al mantenimiento, a la lucha contra la entropía. Quizás, la sociedad, como el Universo, no pueda evitar su autodestrucción. Si es así, entonces la lucha no sirve en realidad de nada. Quizás por eso, inconscientemente, la mayoría haya tirado la toalla (o tan sólo quizás por comodidad). Pero nuestro deber como especie supuestamente inteligente, es luchar contra ese fatídico destino, es luchar por nuestra supervivencia, es, por lo menos, retrasar nuestra autodestrucción, en vez de acelerarla.

Como siempre en la sociedad, hay tendencias contrapuestas que hacen decantar la balanza de un lado o del otro. Pero la tendencia GENERAL del capitalismo es la que es. Esta tendencia es la que he intentado plasmar en este libro, desde mi visión personal en base a mis experiencias, mis conocimientos y mi forma de pensar y razonar. Sin embargo, en mi opinión, a grandes rasgos, es bastante difícil no estar de acuerdo en que el capitalismo ha degenerado bastante en los últimos tiempos. La crisis que estamos viviendo actualmente no puede hacernos dudar mucho acerca de esto. Como tampoco podemos obviar o dudar que para el capitalismo las personas no son la prioridad. Tampoco deberíamos tener ya muchas dudas a estas alturas, sobre, como mínimo, la necesidad de recuestionar el modelo político-económico actual. De lo que tampoco podemos tener dudas es que el capitalismo no es perfecto. Nada lo es. Para algunos, su imperfección puede ser asumible, para otros, entre los que me incluyo, su imperfección es inadmisible. En ambos casos, se puede concluir, que el capitalismo, por lo menos tal como lo conocemos hoy en día, debería desaparecer por el bien de la humanidad. Que desde la economía oficial se hable de “refundación” del capitalismo ya es todo un síntoma de que algo parece que se está empezando a mover, aunque por supuesto puede que sólo sea una simple cortina de humo para sobrevivir. No sería la primera vez que los discursos sean sólo eso, palabras vacías. Aquellos que creemos en una sociedad más justa y libre, más humana, en el mejor sentido de la palabra, lucharemos todo lo posible para que el movimiento sea hacia la abolición del capitalismo. Este libro ha pretendido aportar su granito de arena a dicha causa.

Pero lo más importante, como ya he expresado reiteradamente, es que no dejemos de pensar y de ver por nosotros mismos. Al margen de lo que opinemos, no debemos dejarnos dominar por el pensamiento único. Éste debería ser declarado pensamiento non grato. No es posible una sociedad libre, no es posible el avance social, si no hay pensamiento libre y crítico. Para encontrar el modelo que pueda sustituir algún día al actual, es imprescindible que las ideas alternativas puedan ser también oídas. Es fundamental para ello la conquista de la verdadera democracia que libere a los medios de comunicación del poder económico. Hay que romper el monopolio de las ideas. La lucha anticapitalista es en realidad la lucha por la DEMOCRACIA. La prioridad absoluta es la conquista de la auténtica democracia. Primero la política para conseguir después la democracia económica. Ésta equivale a la abolición del capitalismo. No debemos olvidar que el enemigo número uno del capitalismo es la democracia, la verdadera, no la aparente en la que se sustenta. Una vez barrido el pensamiento único, será inevitable que las alternativas se vayan poco a poco imponiendo (pero no por la razón de la fuerza sino que por la fuerza de la razón). El sentido común, una vez que recuperemos la posibilidad de ver y oír, una vez que recuperemos los sentidos y dejemos de escuchar siempre la misma música, se abrirá camino inexorablemente.

Como colofón, algunas citas que invitan a la reflexión y al debate:

• Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo. León Tolstoi.

• Tendremos un gobierno mundial, guste esto o no. La única cuestión será saber si éste será constituido por conquista o por consentimiento. Paul Warburg.

• Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron. Thomas Jefferson.

• Quién acepta pasivamente la maldad, está tan involucrado en ella como el que ayuda a perpetrarla. Quién acepta la maldad sin protestar contra ella, está realmente cooperando con ella. Martin Luther King.

• Los lugares más calientes del infierno están reservados para los que, en periodos de crisis moral, mantienen su neutralidad. John F. Kennedy.

• Soy tan sólo uno, pero aún soy uno; no puedo hacerlo todo, pero aún puedo hacer algo; y tan sólo porque no puedo hacerlo todo, no rechazaré hacer eso que puedo hacer. Edward E. Hale.

• El conocimiento es poder. Francis Bacon.

• No dejan ver lo que escribo porque escribo lo que veo. Blas de Otero.

• Las personas son capaces de aprender a participar participando, y estarán más dispuestas a buscar participar si confían en que su aporte en el proceso de toma de decisiones es tomado en cuenta. David Held.

• A medida que la libertad política y económica disminuye, la libertad sexual tiende, en compensación, a aumentar. Aldous Huxley.

• Los mayores triunfos de la propaganda se han logrado, no haciendo algo, sino impidiendo que ese algo se haga. Grande es la verdad, pero más grande todavía, desde un punto de vista práctico, el silencio sobre la verdad. Aldous Huxley.

• Mientras luchan por separado, son vencidos juntos. Tácito.

• Sólo la democracia… es susceptible de una absoluta libertad, libertad que se define como el poder que tiene cada hombre de hacer cuanto no esté prohibido por la ley. Simón Bolívar.

• Quienes renuncian a la libertad esencial para obtener seguridad temporal, no merecen ni libertad, ni seguridad. Benjamín Franklin.

• Se puede suprimir el hambre por la libertad durante un tiempo; sin embargo nunca se puede exterminar. El instinto natural del hombre está en favor de la libertad y ningún poder sobre la tierra puede conseguir aplastarlo por mucho tiempo. Alexander Berkman.

• El problema político, reducido a su más sencilla expresión, consiste en hallar el equilibrio entre dos elementos contrarios, la autoridad y la libertad. Proudhon.

• El objetivo supremo del Estado es la libertad, colectiva e individual. Proudhon.

• Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro. Albert Einstein.

• Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. Albert Einstein.

• Vivimos en el mundo cuando amamos. Sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida. Albert Einstein.

• No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defendería hasta la muerte su derecho a decirlo. Voltaire.

• Seamos realistas, exijamos lo imposible. París, mayo de 1968.

• El sentido común es el menos común de los sentidos. H. Greele.

• Un experto es aquel que sabe cada vez más sobre menos cosas hasta que sabe absolutamente todo acerca de nada. Murphy.

• Si no puedes convencerlos, confúndelos. Murphy.

• Si dejamos que las cosas marchen solas, suelen ir de mal en peor. Murphy.

• Nunca sabes quien tiene razón, pero siempre sabes quien manda. Murphy.

• La única forma de descubrir los límites de lo posible es traspasarlo en dirección a lo imposible. Murphy.

• La suposición es la madre de todos los errores. Murphy.

• Entre los economistas, el mundo real con frecuencia es un caso especial. Murphy.

• En cuanto se hacen ricos, se vuelven conservadores. Murphy.

• El que duda es probable que tenga razón. Murphy.

• Detrás de la retórica se esconden generalmente los errores. Murphy.

• Cuando las personas gozan de libertad para actuar a su antojo, habitualmente imitan a los demás. Murphy.

• El motor de la historia es la lucha de clases. Karl Marx.

• No le pongas parches, la estructura está podrida. París, mayo de 1968.

• La emancipación del proletariado no será posible más que como un acto internacional. Friedrich Engels.

• El fin está contenido en los medios como el árbol en su semilla; de un medio injusto no puede resultar un fin justo. Gandhi.

• La paz es obra de la justicia. Eugenio Pacelli.

• La historia es una forma más de ficción. Jorge Luís Borges.

• Ni el rey comería… si el labrador no labrase. Lope de Vega.

• No hay revolución sin contrarrevolución. Alberto Lleras Camargo.

• El obrero tiene más necesidad de respeto que de pan. Karl Marx.

• A veces, el silencio es la peor de las mentiras. Miguel de Unamuno.

• Si los pobres empiezan a razonar, todo estará perdido. Voltaire.

• Los oscurantistas de cualquier generación están constituidos principalmente por los que practican la metodología dominante. Whitehead.

• El olvido no es lo contrario de la memoria, sino el antónimo de la verdad. Manuel Ortiz Heras.

• Cuando lo que se busca es el exterminio, el exterminio no acaba con la eliminación física de los enemigos. El exterminio se produce cuando se logra el olvido absoluto de las víctimas. Walter Benjamin.

• Desenmascarar a los enemigos de ayer nos puede ayudar a desenmascarar a los de hoy, a reconocerlos como condición previa para combatirlos. Andrés Devesa.

• Atrévete a saber. Immanuel Kant.

• El problema estratégico de una transición estriba en conseguir la democracia sin morir a manos de quienes detentan las armas ni de hambre por obra de quienes controlan los recursos productivos. Adam Przeworski.

• No hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado. Bertolt Brecht.

• Cuando el pueblo se apasione por sus ideas será la señal del triunfo. Manuel Azaña.

• Todo poder de un hombre sobre otro hombre tiene que ser limitado. El poder ilimitado contradice el Derecho. Helmut Coing.

• La verdadera diferencia entre democracia y oligarquía es la pobreza y el bienestar. Los ricos son pocos y los pobres son muchos… cuando son los pobres los que gobiernan, eso es democracia. Aristóteles.

• La forma de hacer riqueza más odiada, y con mucha razón, es la usura, que obtiene una ganancia del mismo dinero y no de su objeto natural. Porque el dinero se concibió para usarse en el intercambio, pero no para incrementarse a interés. Aristóteles.

• Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Goebbels.

• Si supones que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si supones que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas. Noam Chomsky.

• El hombre siempre busca alguna posibilidad para interpretar uno u otro acontecimiento en un sentido favorable para su fe ciega o para su sentimiento deprimido. Alexander Spirkin.

• Pienso, luego no creo. F. Cavanna.

• Sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria. Lenin.

• La revolución no es un tren fuera de control, es la aplicación de los frenos de emergencia. Walter Benjamin.

• Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada. Edmund Burke.

• El derecho es la voluntad de la clase dominante erigida en ley. Karl Marx.

• El Estado no es más que una junta de negocios comunes de la burguesía moderna. Karl Marx y Friedrich Engels.

• La verdad es revolucionaria. Antonio Gramsci.

• La mejor pedagogía es el ejemplo. Che Guevara.

• La emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera. Estatutos de la AIT.

• Y para ejercerse, este poder debe apropiarse de instrumentos de una vigilancia permanente, exhaustiva, omnipresente, capaz de hacerlo todo visible, pero a condición de volverse ella misma invisible. Debe ser como una mirada sin rostro que transforma todo el rostro social en un campo de percepción: millares de ojos por doquier, atenciones móviles y siempre alerta. Michel Foucault.

• La religión es el suspiro de los oprimidos, el corazón de los descorazonados, el espíritu de los abatidos. La religión es el opio del pueblo. Karl Marx.

• Yo no soy marxista. Karl Marx.

• Estado es igual a dictadura de clase. Friedrich Engels.

• Lo sentimos. No somos nosotros, es el monstruo. El banco no es como un hombre.

Sí, pero el banco no está hecho más que de hombres.

No, estás equivocado, estás muy equivocado. El banco es algo más que hombres. Fíjate que todos los hombres del banco detestan lo que el banco hace, pero aún así el banco lo hace. El banco es algo más que los hombres, créeme. Es el monstruo. Los hombres lo crearon, pero no lo pueden controlar. John Steinbeck.

• La dinámica del sistema económico capitalista es parecida a un termostato que por definición lo mismo que se enciende y calienta cada cierto tiempo tiene que apagarse y dejarse enfriar cada otro tanto. Diego Guerrero.

• La burguesía no es una clase social, es una enfermedad contagiosa. Pasolini.

• La conciencia es el mejor libro moral que tenemos. Blaise Pascal.

• El mantenimiento de la paz comienza con la autosatisfacción de cada individuo. Dalai Lama.

• Todos somos aficionados: en nuestra corta vida no tenemos tiempo para otra cosa. Charlie Chaplin.

• Buscando el bien de nuestros semejantes encontraremos el nuestro. Platón.

• La verdadera libertad es sujetarse a las leyes de la razón. Plutarco.

• Nuestros padres nos han enseñado a hablar y el mundo a callar. Proverbio checo.

• Es tan arriesgado creerlo todo como no creer nada. Denis Diderot.

• La discusión es la madre de todas las cosas. Filósofo antiguo.

• Los reformistas son la policía política de la burguesía en el seno de la clase obrera. Trotsky.

• Cuando el dinero habla, la verdad calla. Proverbio chino.

• Las leyes son como las telarañas; los débiles quedan atrapados en ellas, pero los grandes las atraviesan. Solón.

• Es soñando con lo imposible que el hombre ha realizado siempre lo posible. Los que se han conformado con lo que les parecía posible no han avanzado nunca de un solo paso. Mijail Bakunin.

• La propiedad es un robo. Proudhon.

• La igualdad en las relaciones mutuas, y la solidaridad que de ella resulta necesariamente: he ahí el arma más poderosa del mundo animal en su lucha por la existencia. Kropotkin.

• La dominación de la burguesía, es decir, el mantenimiento de la propiedad privada de los medios de producción, es inconcebible sin la ayuda de las fuerzas armadas. El cuerpo de oficiales constituye la guardia del gran capital. Sin él, la burguesía no podría mantenerse ni un solo día. Trotsky.

• Incluso el poder de los gobiernos más fuertes se evapora como el humo en el momento en que el pueblo rehúsa reconocer su autoridad, inclinarse ante él y le niega su apoyo. Alexander Berkman.

• ¿Qué es el robo de un banco en comparación con fundar uno? Bertolt Brecht.

• Que no se nos diga que somos utópicos, porque la utopía es precisamente empecinarse en mantener el empleo a cuarenta horas semanales, cuando enormes fábricas automatizadas emplean diez operarios donde antes se ocuparía un millar. Luís Racionero.

• Si luchas puedes perder, si no luchas, estás perdido. Anónimo.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet