BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


LA ERA DIGITAL

Jorge Nieto Malpica y otros



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (440 páginas, 4.64 Mb) pulsando aquí

 

 

Multimedia interactiva como formato informativo en la red

Raymundo Martínez González
Universidad Autónoma de Tamaulipas

Introducción

Precisamente en el momento en que estamos por adaptarnos a la utilización de un nuevo medio y sus respectivos formatos, de pronto se presentan los cambios, vivimos una constante reconfiguración de los medios de comunicación, los cambios se presentan con mayor rapidez, la reestructuración de estos hacen que constantemente se propicien fusiones y metamorfosis mediáticas a las cuales debemos adaptarnos rápidamente como productores de estos o asumiendo el rol de usuario.

La comunicación de alcance universal rige el escenario actual, ésta arremete con una tendencia tecnológica imparable en la que para entender mejor a la sociedad en la que vivimos necesitamos de la información como recurso básico y a la tecnología de la información como herramienta que nos aproxime a este valioso recurso. Somos testigos de como las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han ido transformando los signos relevantes de la cultura y la forma en que satisfacemos nuestra necesidad de consumo informativo. Esto ha favorecido el desarrollo de nuevas formas de presentación informativa, estas nuevas tecnologías han propiciado la navegación a través de la información de múltiples formas.

Actualmente disponemos de un panorama informativo con nuevos medios alternativos y nuevos formatos, muchas veces interconectados entre ellos, estos formatos han ganado terreno y buscan consolidar su función, no tan solo en nichos meramente informativos. Su potencial ha permitido su utilización en otro tipo de sitios diseñados con otros fines, estos los han acogido e implementado con el objetivo de informar algo aprovechando las posibilidades que tiene la red para la producción de estos recursos informativos con su ilimitado poder de desarrollo.

No es posible concebir la producción de estos formatos sin la utilización de las nuevas tecnologías, el trabajo de los productores y la vital participación de los usuarios. La aplicación de la tecnología en la comunicación y la información han propiciado un mundo altamente visual, la supremacía de la cultura audiovisual constantemente produce cambios en la producción y el consumo de la información; el gran destinatario de todos estos esfuerzos es sin duda Internet, quien, día a día, desarrolla su propio lenguaje en el que la interactividad y la multimedia son unas de sus principales características en la formación y desarrollo de formatos informativos.

Elementos claves

La multimedia es el uso de diversos medios: texto, audio, gráficos, animación, vídeo, esto permite que la misma información se presente de múltiples maneras, que la información se presenta en varios formatos. Martínez Albertos los describe como “instrumentos comunicativos susceptibles de hacer llegar imágenes sonoras, o visuales y sonoras, de un modo simultáneo y salvando la distancia física de un gran numero de destinatarios o receptores. Esas imágenes son signos orales, verbales, musicales, sonoros, icónicos o cinemáticos que adoptando una determinada forma, transmiten un contenido de muy variada especie. Un contenido encarnado en signos y revestido de forma en un mensaje” (Martínez Albertos, 1977: 172).

La multimedia ofrece un nuevo camino para el usuario, le hace más fácil y más rápido el acceso a la información; esto se debe a la automatización de la información, es decir los amplios contenidos informativos se fragmentan tomando un sentido propio, cada una de estas unidades informativas es una sugerencia de “lectura” que el medio hace al lector, de manera que el usuario no accede de golpe a toda a información sino que tiene la capacidad de decidir.

Uno de los principales formas de fragmentar la información es a través de lo que conocemos como hipertexto, que es la manera de ligar temas con palabras de un texto, este mismo ejercicio trasladado a sonidos, imágenes y animaciones, se le conoce como Hipermedia, y es el resultante de la unión de dos conceptos -Hipertexto y Multimedia- la conectividad que propicia la hipermedia hace de esto una experiencia interactiva infinitamente variada e informativa.

Esta fragmentación de los contenidos es posible gracias a una de las peculiaridades más importantes de estos formatos informativos la interactividad. Este es el concepto clave de la era digital. Este término se define como la capacidad que tiene el usuario de acceder a la información pasando de uno a otro nivel informativo a través de sus enlaces, así como la posibilidad de convertirse en emisor al interactuar con el medio y transmitir sus propias ideas.

En este contexto la interactividad se puede presentar o desarrollar en base a dos elementos claves: lo que se pretende hacer por medio del formato y los que se preocupan por las necesidades del usuario. La verdadera dimensión de la interactividad se da cuando se toman ambas consideraciones como complementarias y validas, además de incorporar elementos importantes como contenidos y códigos. “La Concepción de la comunicación interactiva más a allá de la dimensión instrumental de operaciones técnicas entre usuarios, integra contenidos, códigos y vinculaciones (Cebrián, 2005: 174). Así podemos decir que hay que enfocar nuestros esfuerzos comunicativos en la demanda de acción que efectúa el producto multimedia al usuario y el grado de control que este tiene sobre los contenidos y sus códigos.

Este nuevo uso del control computarizado de medios es a menudo a lo que se refieren como Multimedia Interactiva, porque permite todo un nuevo nivel de interactividad del usuario con su entorno y sus materiales. Estos se basan en elementos de diseño como los mismos medios, la acción, las relaciones, el contexto y el tipo de comunicación.

La multimedia interactiva está siendo utilizada como una forma de presentar información, es más atractiva para el usuario pues le permite participar activamente en el proceso, se basa en presentar los materiales en una producción uniendo únicamente dos o más medios con ausencia total de interactividad. Para Cebrián Herreros (2005), “Un sistema expresivo auténticamente multimedia incluye además de los sistemas expresivos audiovisuales el valor de la interactividad, navegación e hipertextualidad, justo estos tres elementos son los que diferencian claramente el multimedia del audiovisual” (Cebrián, 2005:189). Con esta opción a su disposición el usuario puede participar activamente a través de esta conectividad; la fórmula del éxito para este tipo de formatos es que a la suma de los medios se incorporó la interactividad que le da un valor agregado, multiplica sus efectos y potencia su función.

El uso de estos registros adaptados al mundo de la World Wide Web no hará remplazar la realidad por esta nueva tecnología. Al contrario, la apoyarán proporcionando nuevos accesos a la información que damos al grupo, nuevos conocimientos, nuevos modos de ver y de evolucionar en nuestra percepción y memoria (Fernández-Coca).

La interactividad modifica el relato multimedia, que pasa del control del autor al control del usuario; este se convierte en el administrador de los tiempos que dedica a los contenidos y a su secuencia. Cuanto más alto es el grado de la interactividad mayor es la complejidad del producto, por lo tanto exige mayor tiempo de desarrollo para el creador y es mayor el tiempo que el usuario le dedica. Estos deben ser adecuados y suficientes para que cumplan con los objetivos informativos, un mayor grado de interactividad no significa que sea mejor el formato o el producto.

Este proceso requiere de parte del usuario no tan solo la capacidad participativa de la elección y observancia del contenido: “Junto a la exigencia técnica aparece el proceso intelectual que la interactividad reclama a cada usuario, no puede incurrirse en una concepción de meros procesos automáticos, cada usuario tiene que poner en funcionamiento un proceso intelectual que combinado con el proceso operativo técnico generan entre ambos la interactividad técnica y comunicativa”. (Cebrián, 2005: 176).

Los medios, la tecnología y los productos, resultantes de ellos, son las partes más importantes de la multimedia; es necesario añadir al usuario y sus características para abordarlos. Uno de esos productos son los formatos informativos que utilizan la multimedia interactiva como herramienta; la forma de consumo de la información esta cambiando, como también cambia la forma de emitir noticias y de recibirlas. El usuario promedio desea acceder sin esfuerzo, sin desplazarse físicamente y de manera inmediata, necesariamente tendrá que aplicar procesos intelectuales para el entendimiento de la información. En palabras de Cebrián Herreros (2005), “El multimedia, como sistema expresivo, reclama operatividad física e intelectual mediante programas informáticos que son justo los que le dan el grado de interactividad” (Cebrián, 2005:184). Este servicio lo da internet a través de productos informativos concretos, como la multimedia interactiva.

Nuevo lenguaje

Como afirma Bazalguette (1991) “una vez que el vocablo “lenguaje” se amplía más allá de su sentido corriente de “lenguaje verbal” y se utiliza para el dibujo, la fotografía o la radio y se comienzan a utilizar términos como “leer” dibujos o “escribir” textos Audiovisuales” (Bazalguette, 1991:40). La multimedia interactiva potencia la relación y el intercambio ofrecido por las nuevas tecnologías en la que existe un diálogo entre el usuario y los contenidos; este grado de actividad y el dominio de su lenguaje es lo que va a hacer aprender y retener más rápido aquello que nos proponemos y nos presentan.

Estamos presentes ante un nuevo lenguaje que nos ha llevado a pensar en una eficaz formación de las personas, en el consumo inteligente de los medios y las tecnologías, aprender a utilizar su lenguaje, técnicas y discursos. Se debe incentivar el desarrollo de una competencia mediática interactiva para la creación y producción de mensajes informativos de carácter multimedia.

Uno de los principales retos para la multimedia interactiva consiste en llegar a entender los elementos que los configuran, su formato y sus estructuras lingüísticas. Es conveniente tener este conocimiento para garantizar su óptimo uso. La posibilidad de que así sea se presenta a través de comprender su naturaleza dual, no es tan sólo la recepción y análisis informativo de los diferentes medios que convergen en un solo formato, sino también la necesidad de abordarla como un lenguaje integrador de la producción informativa en diferentes soportes.

Masterman (1993) dice: “Nos interesa conocer -cómo funcionan los medios, cómo producen significado, cómo parte de la industria de la construcción de la realidad y cómo esa supuesta realidad ofertada por éstos es interpretada por quienes los reciben” (Masterman, 1993:19). Consideremos como punto clave la necesidad de conocer los nuevos lenguajes de los medios y las tecnologías, para desarrollar las habilidades comunicativas y de relación del usuario, hablamos de la formación de este como parte fundamental del proceso interactivo, esto se da a través del análisis de los elementos que configuran los lenguajes surgidos de la multimedia interactiva, fortalecer sus competencias interactivas y fomentar el aprendizaje de las capacidades de estos formatos informativos. Se debe tener la capacidad de analizar los procesos de percepción, entender, comprender y valorar los nuevos lenguajes, el conocimiento de todo esto nos permitirá adaptarnos mas rápidamente a dichos formatos comunicativos.

El creador de productos multimedia debe ceñirse a la función informativa o referencial, contando las cosas desde los variados recursos mediáticos en los que el usuario puede interactuar; esto se debe aterrizar en capacitación para la producción multimedia, en aras de una equilibrada relación entre lo teórico y lo práctico para garantizar un aprendizaje adecuado de las interacciones comunicativas de hoy.

Hay que hacer una reflexión sobre esto que nos parece significativo ante la circunstancia de cómo los nuevos lenguajes de los medios y las tecnologías influyen en la sociedad y en la imagen del mundo que está consolida. En la actualidad el hombre dispone no tan solo del lenguaje de las palabras para poderse expresar y comunicar, sino de otros mucho más ricos y mucho más complejos, el lenguaje de las palabras, de los sonido, y de la imagen.

Los cambios son vertiginosos y constantes, aún hoy con las nuevas tecnologías esta interactividad está limitada sobre todo en la participación del usuario; se están dando grandes pasos y pronto tendremos un medio con aún mayores posibilidades de comunicación e interactividad, en el que el creador y el usuario de la multimedia interactiva tendrán pleno control en el flujo de información, de la forma en que se relacionan y del dominio de su lenguaje.

El usuario en acción

La idea es formar un usuario participativo, crítico y bien informado, que utilice al máximo sus sentidos provocando una experiencia informativa a través de la multimedia interactiva.

Experiencias casi reales que hay que creerse a base de audio e imagen, hacer sentir al usuario, diseñar experiencias a través de la multimedia interactiva, es una potente herramienta que el usuario tiene en sus manos. La interactividad es la llave que le permite dejar de ser sólo un espectador de los procesos informativos, otorga la capacidad de participación en un proceso de comunicación, esta se da de forma activa gracias a este tipo de formatos informativos. Estas formas de presentar la información están renovando el sentido de la comunicación y de la utilización de los medios al ofrecer a emisores y receptores mayores posibilidades de relación, participación e interactividad.

Los usuarios exigen cada vez mas mejores contenidos, en los cuales pueda participar y tener la opción de elegir, adopta una postura crítica ante la calidad de los contenidos y de las formas en que se presentan. Los usuarios inmersos en un mundo de supremacía audiovisual exigen cada vez más contenidos presentados en formatos multimedia, que les permiten tener otro tipo de experiencias más participativas, sensoriales, que complementan y potencian la recepción del mensaje.

Entonces el usuario se convierte en el eje del proceso de comunicación, de tal forma que le da utilidad a estos servicios, sin la presencia del usuario interesado en adquirir conocimientos a través de estos medios estos formatos no tendrían sentido, su capacidad de elección permite ofrecerle información completa con una gama de posibilidades comunicativas.

Los usuarios se enfrentan a un nuevo uso de la información que les permite decidir a qué hora visualizar la información y poder consultarla continuamente; se trabaja con información en tiempo real, actualizada, pero con un común denominador: una comunicación focalizada en el usuario. Este debe tener entre sus competencias en obtener conocimientos acerca del tema, prepararse para analizar, evaluar y relacionarse, esto es la posibilidad de desarrollar en las personas conocimientos, destrezas, habilidades y actitudes para interpretar los mensajes de las múltiples y cada vez más variadas formas de comunicación.

Ferrés (1992) señala que “la contemplación de una imagen se hace sumergiéndose en ella, de una forma sintética, que se realiza de forma global. De alguna manera está surgiendo una nueva inteligencia pues el joven comprende sintiendo”. (Ferrés 1992:14). Se debe empezar por realizar un proceso sistematizado para leer imágenes, del mismo modo que aprendemos a leer y escribir, se debe empezar a aprender a realizar este tipo de lecturas para posteriormente poder ser productor de ellas. Entonces es necesario aprender a leer y escribir con imágenes y sonidos, nos situamos ante un proceso de formación y educación de los usuarios, es necesario asumir la tarea de alfabetización de estos nuevos lenguajes, y desarrollar así nuestra competencia comunicativa.

Al enfrentar contenidos expresados de estas formas debemos aplicar herramientas interpretativas y explorativas, el usuario asume un rol más participativo con capacidad de elección, elemento que le da forma y utilidad a estos nuevos formatos de información. Se realiza un cambio en la función de la audiencia de receptiva a interactiva, se aplican ejercicios intelectuales al acceder y “leer” este tipo de contenidos presentados en estos formatos; estos recursos ofrecen mayores posibilidades de relación e interactividad entre comunicador y receptor a partir de esto el usuario tiene la capacidad de participar en el proceso.

El profesional y su rol

Pensar, diseñar y realizar interactivos multimedia supone el entrelazar múltiples habilidades, entre las que destaca el real entendimiento de los objetivos y necesidades de los destinatarios. Es un trabajo multidisciplinar. Se debe ser un periodista que sepa trabajar en un entorno multimedia, acostumbrados a trabajar con archivos de texto, de sonido e imagen, se debe tener la habilidad de ser rápidos y ágiles para adaptarse a la actualidad informativa que caracteriza este tipo de formato, producir contenidos flexibles, ampliables y actualizables, y por su puesto, interactivos; de manera que se aproveche al máximo los recursos que ofrece internet.

Se está dando origen a nuevas profesiones, al nacimiento de una nueva tecnología le sigue el nacimiento de un nuevo profesionista capaz de afrontar ese nuevo reto. Así ha sucedido históricamente: con la invención de la imprenta nacieron los tipógrafos, editores, ilustradores y diseñadores, a la llegada de la fotografía, los fotógrafos; con el cine y el video aparecieron guionistas, realizadores, directores, productores. Las nuevas tecnologías generaron nuevos lenguajes y por consecuencia la demanda de nuevas profesiones, ante este panorama la creación de multimedia interactiva tiene ante sí enormes retos.

La vida profesional de las personas se juega en las nuevas plataformas tecnológicas; los ilustradores, fotógrafos y diseñadores van a tener que aprender a contar historias a través de sus imágenes, los redactores y periodistas, a sintetizar, trabajar con información en niveles, y permitir que a través de diferentes medios se cuente el mensaje.

Los nuevos profesionales tienen como reto estudiar el alcance, los contenidos y la producción de estos nuevos formatos, adaptarse a un entorno interactivo, entender su lenguaje y animarse a dar un nuevo paso.

Conclusiones

Estamos en presencia de nuevas formas de presentación de la información, con propuestas multisensoriales, donde la imagen aporta experiencias más cercanas a la realidad. Estas nuevas formas de acceder a la información y producir el conocimiento se basa en las nuevas relaciones entre emisores, receptores, contenido y los múltiples recursos de la multimedia, con la presencia abrumadora de diversos medios, utilizados como testigos para la construcción de información.

Estos formatos informativos aportan bagaje de experiencias, permiten formas de aprendizaje de contenidos y la construcción del conocimiento que superan los limites de lo unisensorial debido a la posibilidad de acceso a la información con canales más versátiles, potentes, rápidos e ilustrativos, en el que los propios usuarios pueden tener la opción de elegir lo que desean ver y ejercitar nuestro intelecto al afrontar su operatividad y contenidos.

Desde nuestro punto de vista, se están creando nuevos lenguajes, nuevas culturas, nuevos productos y procesos que son imprescindibles conocer. Hay que utilizar los medios y las tecnologías para aplicarlos en formatos informativos que potencien la comprensión de hechos (multimedia interactiva), no solo como recursos ilustrativos, sino como lenguajes que deben aprenderse tanto para producirlos como para usarlos y que permitan una eficaz transmisión de la información, interactuando para comunicarnos no como autómatas sino como entes pensantes.

BIBLIOGRAFÍA.

Martínez Albertos, José Luis. (1977), El mensaje Informativo, Barcelona, A.T.E.

Bazalguette, C., (1991), Teaching english in the nacional currículum media education, Londres, Holder and Stoughton.

Ferrés, J., (1992), Vídeo y Educación, Barcelona, Paidós.

Masterman, L., (1993), La revolución de los medios audiovisuales, Madrid, La

Torre.

Cebrián Herreros, Mariano (2005), “Semiótica de las comunicaciones interactivas” en Espinosa, Pablo (2005), Semiótica de los mass media discurso de la comunicación visual, Monterrey, Universidad Autónoma de Nuevo león.

Fernández-Coca, Antonio. “Proceso de experiencia multimedia interactiva desde el punto de vista comunicativo visual: conceptos de presencia y nuevas tecnologías”, Articulo en línea. Disponible en http://www.ucm.es/info/multidoc/multidoc/revista/num8/coca.html


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet