BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


CONSIDERACIONES TEÓRICAS ACERCA DE LA ECONOMÍA INFORMAL, EL ESTADO Y LA GERENCIA

Alexei Ernesto Guerra Sotillo



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (124 páginas, 352 kb) pulsando aquí

 

 

3.2 El nuevo rostro de la Organización

Los cambios, impuestos o planificados, según el avizoramiento oportuno o la ceguera desprevenida del caso, esbozan un nuevo rostro de la organización. Así, jerarquías rígidas y piramidales dan lugar a estructuras más horizontales y flexibles; la autoridad absoluta y casi autocrática de la función directiva es reemplazada por un liderazgo que trata de ser más democrático y participativo, potenciador de la comunicación; el retardo y lentitud en la toma de decisiones y en el flujo de información, rasgos de estructuras centralizadoras cerradas, se ven opacados por la incorporación de tecnologías informáticas y comunicacionales que agilizan la integración, la coordinación y, por supuesto, la comunicación; los parámetros cuantitativos o lucrativos para medir la rentabilidad, el retorno de la inversión o el desempeño financiero como únicos y solitarios elementos de la evaluación gerencial, pasan a complementarse con factores y herramientas cualitativas y de impacto social; y quizá lo más notable en esta transición, se habla no ya de empleados o trabajadores, sino de depositarios y creadores de capital humano e intelectual, para hacer referencia a la gestión no sólo de personal, sino de conocimiento, como factor real y contemporáneo de innovación, creación de riqueza y competitividad.

Es innegable, sin embargo, la persistencia de viejos esquemas de gestión y trabajo, de prácticas y concepciones obsoletas que perduran gracias a la monotonía, el temor, el desconocimiento, la costumbre o el miedo a insertarse en el cambio, lo que relativiza y limita esta transición de paradigmas organizacionales sólo a aquellos espacios, ámbitos y actores que han entendido la letra de la nueva melodía global, o que rescribiéndola, la interpretan con su cadencia particular.

Por otra parte, si algo se percibe y se abre paso como tendencia, como idea-fuerza y como indudable corriente social, es la informalización creciente de la economía, de la empresa, de la política, de la gestión, de los métodos, de las prácticas productivas, del trabajo y de las relaciones creadas a su alrededor.

Carga el término “informal” con el denostado peso de su papel dicotómico con lo “formal”, reductor y limitado para muchos, esquema de análisis blanqui-negro para otros, desfasado quizá en términos metodológicos para entender una realidad económica, empresarial, laboral, productiva, social o cultural, plagada de matices, de grises, de sombras y luces en tanto preguntas perennes o respuestas posibles que se construyen y conviven en el entramado societal.

La dicotomía como debilidad de la informalidad-formalidad, se conjuga además con la adjetivación creciente de lo económico, para denominar cambios, mudanzas, conductas y relaciones no convencionales presentes en el mercado, y también, con la flexibilidad-precariedad como principios ambivalentes, o bien para referirse a la sobrevivencia organizativa y empresarial, o bien para aludir a los riesgos para trabajadores y gobiernos, cuya institucionalidad legal intenta, un poco en vano, subsanar externalidades y efectos perniciosos devenidos en prácticas usuales y extendidas de evasión, incumplimiento y precarización de las relaciones laborales.

Lo informal es entonces no sólo una tendencia, sino una actitud, un valor muy cercano a la idea de la subjetivación de la gerencia, y a la exaltación de lo humano y de lo social en las organizaciones, de sus objetivos y funcionamiento.

Se conectaría lo “informal” en tanto dimensión de análisis, con lo “no racional”, para referirse a las limitaciones de paradigmas científicos y metodológicos, de interpretaciones positivas ancladas en una forma de ejercer una racionalidad, insuficiente en muchos casos hoy, para interpretar y entender realidades sociales y organizacionales, y que plantearían la necesidad de esquemas no convencionales, novedosos, abiertos, desprejuiciados, transcomplejos, y por que no, informales, para leer el entorno.

Como ya lo ha planteado Seriex (1993) una organización más humana (necesaria, pertinente, diríamos con él) es una organización más compleja.

Y complejo es actualmente, a estas horas y más que nunca, el entorno, el medio, el sustrato en el cual navega el barco organizacional, cuidando que las herramientas analíticas, técnicas y administrativas de conducción y navegación, y que la misión devenida brújula, ayuden en la labor de avistar y esquivar las tempestades, y conduzcan a la nave a puerto seguro.

En este sentido se asume a la informalidad no tanto en su relación con la flexibilización propia y en cierta forma impuesta por la competitividad global en las organizaciones y en sus estructuras, sino como una salida necesaria para la subsistencia empresarial en un entorno en el que la formalidad parece reservada sólo para las empresas u organizaciones de cierta escala productiva, de determinado sector o enmarcada en cierta red productiva e industrial de elevada formalización, y en el que cultural, institucional y socialmente, el Estado ha perdido o ha visto mermar considerablemente su capacidad de vigilar, regular o controlar el ejercicio de actividades lucrativas en amplios sectores económicos.

El paradigma organizativo actualmente en conformación, en otro ámbito, y en el marco de la Globalización y el ajuste acelerado de la economía mundial, plantea entre sus características más marcadas la flexibilidad estructural, el “achatamiento” (downsizing) y horizontalización de su fisonomía, o la alternativa de asumir esquemas de organización a través de la división o creación de Unidades Estratégicas de Negocios (Francés, 1999), empresas pequeñas o centros independientes de costos, jurídicamente distintas pero organizativa, estratégica y administrativamente vinculadas y nucleadas alrededor de una unidad empresarial mayor.

De tal forma, la microempresa aparece no sólo como la manifestación de las fuerzas de la economía popular, informal, del Tercer Sector o no “incluida”, en la realización de transacciones y operaciones variadas en mercados desregulados, y como mecanismos de subsistencia de los mayoritarios sectores sociales deprimidos económicamente, sino también como un modelo lucrativo de pequeños empresarios que prefieren mantenerse al margen del orden legal y formal en lo laboral, jurídico o impositivo, o como un mecanismo de desconcentración organizativa y de reducción de costos de una gran empresa o industria, en el cual también el modelo cooperativo asume objetivos no tradicionales a su razón de ser.

La gerencia moderna (o mejor, posmoderna) a decir del celebérrimo Peter Ducker, se está circunscribiendo hoy en día a un modelo de organización en el cual las formas no importan tanto como los objetivos y finalidades planteadas, estando aquellas por lo general determinadas por éstas. Según Drucker, “Buena parte de los expertos en gestión parece seguir creyendo en que hay, o debería haber, una organización ideal. Sin embargo, está claro que cada vez va a ser más frecuente que las organizaciones se diseñen de formas diferentes, con diversos objetivos, tipos de trabajo, personas y culturas”.

El mensaje entonces, para quienes asuman la construcción de un modelo de gerencia integral, es entender la naturaleza y características del cambio en el Estado, su entorno y los mecanismos de vinculación entre ambos, identificar elementos más humanos y subjetivos en lugar de los tradicionales criterios lucrativos o de eficiencia de los objetivos de cualquier organización, y a comprender la importancia de los matices, en el reduccionista horizonte blanco-negro de la realidad económica, social, política, tecnológica y por supuesto, organizacional, cada día más compleja, dinámica e incierta.

Ante las diversas tendencias, corrientes y fuerzas, de intensidad y rapidez variables y cambiantes, que integran y definen el entorno, sustrato o medio de la actividad organizacional, y por ende, de la gerencia, se hace necesario no sólo la identificación de sus relaciones, asociaciones, vinculaciones y contradicciones, que emergen y fluyen, (con nitidez algunas, subterráneas otras,) sino la incorporación de otras lógicas, de otras herramientas conceptuales y analíticas distintas a las tradicionales para percibir el entramado de relaciones que esas tendencias conforman, y que configuran un entorno en el cual lo informal, lo social y lo solidario, seguirán imponiendo retos a la gerencia actual y a la que vendrá.


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet