BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


DINERO - LA AUTODESTRUCCIÓN DEL SER HUMANO

Antonio Morales Berruecos y Edmundo Galindo González



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (240 páginas, 876 kb) pulsando aquí

 

 

• Economía mundial

Se le llama así al conjunto de relaciones económicas establecidas entre todas las naciones del mundo. Este sistema económico se establece a raíz del progreso de la industria, el comercio y la banca, particularmente en los países capitalistas, pocos en numero pero con gran poder para determinar las condiciones del comercio mundial, también influye en este proceso, la división internacional del trabajo, la exportación de capitales, los convenios y prestamos económicos otorgados a los países pobres, subdesarrollados o en vías de desarrollo mismos que necesariamente tienen que subordinar sus economías, obligándolos por tanto a ser dependientes económicos de ese pequeño grupo de naciones poderosas.

Sin embargo pareciera que como todos los sistemas tienen tendencia a la obsolescencia en el futuro cercano se perciben situaciones que pueden dar lugar a enfrentar una grave crisis en la economía mundial". Así es que se han venido creando gigantescas entidades comerciales, que pretenden mediante fusiones y asociaciones, sobreponerse a cualquier situación por grave que sea. Un ejemplo palpable de protección y cambio es lo ocurrido en la Unión Europea al unificar sus monedas a una sola denominada el Euro. ¿Qué pretenden con este cambio? Primero eliminar la incertidumbre asociada a la variación de los tipos de cambio de las monedas de los países que se integrarán en la moneda única. Esta ventaja es clara si se consideran los efectos perjudiciales que la excesiva variabilidad de los tipos de cambio y la incertidumbre generan sobre los flujos de comercio e inversión internacionales y segundo, eliminar los costos de transacción como consecuencia de la sustitución de las distintas monedas nacionales existentes actualmente, por una moneda única... También se da como resultado de esta fusión de monedas establecer un mercado único donde las mercancías y los factores circulan libremente, y una sola autoridad monetaria encargada de formular las políticas monetarias para todos esos países.

Los aparatos de regulación de los que se valen algunos de estos poderosos países para conservar el control sobre otras naciones menos industrializadas son organismos de freno y choque como, El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, La Organización Mundial de Comercio, El Banco Interamericano de Desarrollo y La Organización de Cooperación y Desarrollo Económico.

Fondo Monetario Internacional {FMI}

Tras la Segunda Guerra Mundial, en el mes de julio de 1944, delegados de cuarenta y cuatro países se reunieron en Bretton Woods, en los Estados Unidos, para establecer un sistema monetario que pusiera orden en los mercados cambiarios y favoreciese el comercio internacional. Uno de los acuerdos adoptados en aquella reunión fue la creación del Fondo Monetario Internacional, entre cuyos fines está el establecimiento de un sistema multilateral de pagos que proporcione estabilidad en los tipos de cambio.

De allí surgió un sistema de tipos de cambio fijos, pero ajustables, en el que el dólar jugaba un papel central. Los Estados Unidos fijaban el precio del oro en dólares y se comprometían a comprar y vender el oro que se le ofreciese o demandase a ese precio. Las demás monedas fijaban sus tipos de cambio con respecto al dólar. Los bancos centrales de los países adheridos al sistema se comprometían a intervenir en los mercados de divisas para mantener el tipo de cambio de su moneda.

Si las importaciones son superiores a las exportaciones, el país estará demandando más divisas que la cantidad de moneda nacional que están demandando los extranjeros. Ese comportamiento en los mercados de divisas presiona hacia la “depreciación” de la moneda del país. En esas situaciones el banco central debía intervenir para evitar la fluctuación en los tipos de cambio, vendiendo divisas de sus reservas a cambio de su moneda. Pero esa solución era válida sólo a corto plazo ya que las reservas de divisas son limitadas. Si las causas que provocaban el exceso de importaciones sobre las exportaciones permanecían a largo plazo, el país debía devaluar el tipo de cambio oficial de su moneda. Obsérvese el distinto uso que tienen las palabras depreciación —presión ejercida por las fuerzas del mercado— y devaluación —decisión política adoptada por las autoridades del país.

El sistema del FMI presentaba muchos inconvenientes. Cuando existían dudas sobre la estabilidad de una moneda y se creaban expectativas de una posible devaluación (o revaluación), la oferta (o la demanda) de esa moneda en los mercados de divisas presionaba con tanta fuerza que obligaba al reajuste; al confirmarse las expectativas, los especuladores obtenían pingües beneficios por lo que se estaban estimulando desplazamientos internacionales de capitales que resultaban bruscos y desestabilizadores.

El crecimiento del comercio internacional requería una gran liquidez que no podía seguir dependiendo de la política monetaria de los Estados Unidos. En el año 1971 se suspendió la convertibilidad del dólar en oro con lo que este metal dejó de tener relación legal alguna con los sistemas financieros. Durante un par de años más el sistema internacional siguió teniendo al dólar como patrón, hasta que en 1973 se decidió permitir la libre flotación de las monedas en los mercados de divisas.

A: partir de ahí, el FMI se concentra en tres funciones principales

-Vigilancia y supervisión de las economías de los países miembros

-Asistencia técnica (en cuestiones fiscales y monetarias)

-Y asistencia financiera (apoyo a países con dificultades temporales en la balanza de pagos y/o implantación de programas para el ajuste y la reforma económica).

Banco Mundial {BM}

Por su parte, el Banco Mundial se estableció en primera instancia con el objetivo de crear las condiciones necesarias para respaldar la reconstrucción en Europa. Propósito que fue “boicoteado” poco tiempo después, por los propios Estados Unidos, al optar (en una actitud que vuelve a estar muy presente en la actualidad) por la ayuda unilateral a través del Plan Marshall.

Este hecho, unido a la creciente demanda de financiamiento de parte de los países más pobres, fue forjando la creciente inclinación del Banco Mundial hacia su configuración actual como agencia de desarrollo, y concesión discrecional de prestamos tal y como se reconoce actualmente en su mandato de “ayudar a los países a que reduzcan la pobreza, particularmente atendiendo a las dimensiones institucionales, estructurales y sociales”.

Por lo que respecta al funcionamiento del FMI y el BM, este es similar en ambas instituciones. La propiedad formal de las mismas corresponde a los estados miembros, y la distribución de poderes se efectúa en función del capital desembolsado por los mismos. Dicho capital depende a su vez del tamaño de la economía del país, lo que significa que, a pesar de que los países en desarrollo constituyen la mayoría numérica, la capacidad de decisión real se “concentra en los países industrializados”.

Así, Estados Unidos tiene actualmente el 18% de los votos en el FMI, más que toda América Latina, Asia meridional y África Subsahariana juntas. En el Banco Mundial, el voto per cápita de los ciudadanos norteamericanos equivale a 38 veces el voto de los ciudadanos chinos, y en su conjunto el G7 alcanza hasta el 45% de los votos.

Por otra parte, el sistema de funcionamiento en “sillas” (la Asamblea General de ambas instituciones se celebra tan sólo una vez al año, mientras que las decisiones cotidianas se celebran en la denominada “Junta de Gobernadores”, en la que los países se tienen que agrupar para estar representados) diluye aún más la presencia de los países pobres, puesto que sólo los más poderosos cuentan con una silla propia.

Organización Mundial de Comercio {OMC}

Fue creada con el fin de sustituir al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros (GATT) y hacerse cargo de las normas generales de comercio entre las naciones. La OMC tiene arreglos y prácticas de cooperación con las Naciones Unidas pese a no ser un organismo especializado de las Naciones Unidas. Sus objetivos son los siguientes:

-Ayudar a que el comercio se desenvuelva sin obstáculos, conforme a un sistema reglamentado

-Resolver las controversias comerciales entre los gobiernos por métodos imparciales (la OMC ha intervenido en la solución de más de 190 controversias comerciales)

-Organizar negociaciones comerciales

-Reducir el proteccionismo y las barreras arancelarias

La organización está fundamentada en alrededor de 60 acuerdos que constituyen el reglamento jurídico del comercio internacional y la política comercial. Estos acuerdos se basan en principios tales como el de la no-discriminación -conocida también como “cláusula de la nación más favorecida”, la liberalización del comercio y el fomento de la competencia. También contienen disposiciones adicionales para los países menos adelantados.

Está integrada por 135 países, contando con 500 funcionarios.

Desde 1955, cuando se puso en marcha el plan Marshall el comercio mundial se ha multiplicado por 10, en el año 2000 el valor total de los intercambios de bienes y servicios alcanzo 6.9 billones de dólares. Aunque solo 28 países son los protagonistas de estas cifras y si recordamos el mundo tiene 230 naciones, es decir, estas 28 naciones industrializadas el 10% tienen el control del 80% del comercio mundial, y en ellas solo vive el 16% de la población mundial. El 84% restante con 5040 millones de personas solo tienen el 20% del comercio. Y realmente observamos a través de estas frías cifras que “Comercio mundial” hace relación en la realidad a solo una minoría de países.

Además se hace notorio que la Organización Mundial de Comercio tiene un aproximado de 100 empresas trasnacionales quienes son las que realizan las dos terceras partes del comercio, y el comercio entre ellos representa un tercio de los intercambios globales, aproximadamente 2 billones de dólares circulan alrededor del mundo por transacciones hechas entre esas empresas.

El órgano rector de la OMC es la Conferencia Ministerial, la cual se reúne cada dos años. Asimismo, cuenta con un Consejo General, encargado de las actividades ordinarias.

Banco Interamericano de Desarrollo

Como una iniciativa largamente esperada por los países latinoamericanos, el Banco Interamericano de Desarrollo se creó en 1959 como una institución de desarrollo con mandatos y herramientas novedosos para la época. Tras largos preparativos de los países latinoamericanos. Sus programas de préstamos y de cooperación técnica para proyectos de desarrollo económico y social fueron más allá del mero financiamiento, como era la costumbre entonces.

Los programas e instrumentos del BID fueron tan efectivos que la institución se convirtió en modelo para la creación de todas las otras instituciones multilaterales de desarrollo a nivel regional y subregional. En la actualidad, el BID es el mayor de todos los bancos regionales de desarrollo del mundo y constituye la principal fuente de financiamiento multilateral para los proyectos de desarrollo económico, social e institucional, y los de comercio e integración regional, en América Latina y el Caribe.

El BID contribuye al desarrollo socioeconómico de América Latina y el Caribe a través de sus operaciones de préstamo, liderazgo de iniciativas regionales, actividades de investigación y de difusión de conocimiento, institutos y programas.

El Banco ayuda a sus países miembros prestatarios a formular políticas de desarrollo y proporciona asistencia técnica y financiamiento para incentivar el crecimiento económico sostenible, reforzar la competitividad, promover la equidad social y combatir la pobreza, modernizar el Estado, y fomentar el libre comercio y la integración regional.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, OCDE

Creada en 1961, es un club de países ricos dedicado principalmente al estudio de los problemas económicos y a la coordinación de sus políticas.

Los países miembros producen las dos terceras partes de los bienes y servicios del mundo. Es el organismo heredero y substituto de la anterior OECE (Organización Europea de Cooperación Económica) que había sido creada en 1948 para administrar los fondos del Plan Marshall y fomentar la liberalización del comercio intraeuropeo.

Los objetivos explícitos de la OCDE son: a) Coordinación de las políticas económicas para la expansión y el progreso del nivel de vida de los países miembros manteniendo la estabilidad financiera; b) La ayuda a los países subdesarrollados; c) El fomento de acciones específicas en campos tales como la enseñanza, la tecnología, la mano de obra, la agricultura, etc. En la realidad la OCDE actúa como centro de decisión que coordina las políticas de los países ricos y encauza su presión sobre otros organismos internacionales. La coordinación de las políticas económicas de los miembros la realiza mediante las siguientes actividades:

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, UNCTAD

Fue creada en 1964 por iniciativa de la ONU para promover el comercio de los países en desarrollo, estabilizar los precios de sus exportaciones y eliminar las barreras de entrada a los países industriales.

Sus fines no son albergar negociaciones sino servir de cauce a propuestas que se trasmitirán posteriormente a otros organismos como el GATT y el FMI. Su mayor éxito en los primeros años de funcionamiento fue la propuesta del Sistema Generalizado de Preferencias de 1971 que consiguió que fuese aceptado por el GATT. Sin embargo, el abrumador peso que en ella tienen los países subdesarrollados junto con sus métodos de funcionamiento de asambleas, disminuían su eficacia haciendo que casi siempre sus propuestas no pasasen de ser denuncias inútiles o exigencias a los países industrializados imposibles de llevar a la práctica.

En la actualidad, el programa de la UNCTAD se centra en las siguientes tareas:

-Análisis de la globalización y su efecto sobre las estrategias de desarrollo.

-Fomento del comercio internacional de bienes y servicios y productos básicos ayudando a los países en desarrollo a aprovechar los efectos positivos de la globalización y la integración económica.

-Fomento de la inversión y de la transferencia de tecnología a los países en desarrollo.

-Ayuda a la creación de infraestructuras de servicios para el desarrollo y la eficiencia comercial.

-Presta una atención especial a los Países Menos Adelantados, sin Litoral e Insulares.

Asociación significa solidaridad, estar juntos hombro con hombro y ayudar a los menos dotados a hacer frente a una economía mundial más competitiva. La UNCTAD debe seguir siendo el guardián de la conciencia de desarrollo del mundo, luchando por una mayor equidad y reduciendo las disparidades entre las naciones.” Rubens Ricupero Secretario General de la UNCTAD

Comisión Económica para América Y el Caribe {CEPAL}

El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe.

Sus objetivos explícitos son contribuir al desarrollo económico y social de América Latina, coordinar las acciones dirigidas a promoción y reforzar las relaciones de los países latinoamericanos entre sí y con los demás países del mundo.

El programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo {PNUD}

Fundado en 1965 y es el cuerpo del sistema de las Naciones Unidas encargado de la promoción del desarrollo. El PNUD se ha fijado tres objetivos primarios:

-Fortalecer la cooperación internacional para un desarrollo humano sostenible y actuar como un medio sustantivo para alcanzarlo.

-Ayudar a las Naciones Unidas a convertirse en una fuerza efectiva para conseguir el desarrollo humano sostenible.

-Asignar sus propios recursos a fines específicos orientados al desarrollo humano sostenible tales como la erradicación de la pobreza, regeneración del medio ambiente, la creación de nuevos empleos y la promoción de la mujer.

El PNUD, a solicitud de los gobiernos, apoya acciones que fomentan la gobernabilidad, la participación popular, el desarrollo de los sectores privado y público y el crecimiento en condiciones de equidad. Para ejecutar sus programas el PNUD recurre a especialistas y organizaciones no gubernamentales, organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas e instituciones de investigación. El 85% de los fondos básicos del PNUD se destina a países cuyo ingreso anual per cápita es de 750 dólares o menos. De estos fondos un 83% es canalizado hacia 50 países donde residen tres cuartas partes de las personas más pobres del mundo.

Las actividades del PNUD se financian por medio de contribuciones anuales voluntarias de estados miembros de las Naciones Unidas y de sus organismos afiliados. El PNUD asigna fondos en base a criterios basados en la universalidad, que favorecen a los países de bajos ingresos y, en particular, a los menos adelantados. Las asignaciones por país para cada ciclo se determinan a partir de indicadores como el Producto Nacional Bruto (PNB), la densidad poblacional y otros. Los programas de cooperación se evalúan cada tres años para verificar el cumplimiento de las metas propuestas.

Desde 1990 el PNUD elabora el prestigioso Informe sobre el Desarrollo Humano. En este informe se incluye el Índice de Desarrollo Humano, una clasificación de 174 países para la que se tienen en cuenta no sólo los datos macroeconómicos del Producto Nacional sino además otros indicadores sociales tales como la equidad en la distribución de las rentas, el papel social de la mujer, la extensión de la educación media, etc.

Organización de Naciones Unidas {ONU}

Dada la diversidad de responsabilidades que la constituyen, no las mencionaremos y solo deseamos señalar que esta Organización se supone que debe actuar como el “Arbitro” incuestionable en cualquier situación de conflicto entre las naciones del mundo, y no permitir que ninguna de ellas por poderosa que sea interpongan el derecho de veto.

Conclusión:

Sin embargo y a pesar del numeroso grupo de organismos cuyos objetivos son, el apoyo a las naciones en desarrollo, subdesarrolladas o en condiciones de pobreza extrema, a sus más de 40 años de existencia, exceptuando a la OMC que fue fundada en 1990, están aun muy lejos de lograr siquiera un avance importante, pues parece que sus decisiones quedan supeditadas a las directrices que propongan los países poderosos de acuerdo a sus muy particulares intereses, entre ellos destaca el poder de los Estados Unidos de América quien arbitrariamente se une o se aleja de estas instituciones cuando conviene a los deseos de su gobierno. Cada día se hace más evidente la necesidad de crear organismos internacionales fuertes, autónomos, con capacidad para imponer un nuevo orden económico global, cuyo compromiso sea realmente redistribuir globalmente los beneficios para el desarrollo humano.

Baste citar el texto completo del discurso pronunciado por Kofi Annan Secretario General de la ONU, en la quinta Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio el 10/09/03, para ver que lejos se está aun, de lograr una mejoría, sino es que estamos haciendo todavía mas profunda la separación entre pobres y ricos.

"En lugar de mercados libres hay demasiadas barreras que ahogan. En lugar de una competencia leal, los países ricos conceden subsidios, que perjudican a los pobres"

La retórica del comercio mundial está llena de promesas. Nos dicen que el libre comercio ofrece oportunidades para todos y no sólo para unos pocos afortunados. Nos dicen que puede conducir a una vida mejor y liberar a las personas de la pobreza y la desesperación. Y nos hacen concebir esperanzas de que la actual ronda de negociaciones comerciales permita cumplir esas promesas.

Lamentablemente, la realidad presente del sistema de comercio internacional no coincide con su retórica. En lugar de mercados libres hay demasiadas barreras que atrofian, asfixian y ahogan. En lugar de una competencia leal, los países ricos conceden subsidios que dejan en desventaja a los pobres. Y en lugar de normas mundiales negociadas por todos, en interés de todos y respetadas por todos, hay demasiadas decisiones tomadas a puerta cerrada, demasiados intereses particulares y demasiadas promesas rotas. A menudo los problemas son de carácter técnico y no se prestan a una cobertura televisiva espectacular, como ocurre con las guerras o los rigores del clima. Pero no cabe duda de que los daños que provocan son profundos y sus víctimas se cuentan por miles de millones.

Víctimas son los agricultores pobres, quienes, en vez de aprovechar el comercio para superar la pobreza, se ven arruinados por las barreras comerciales o penalizados con nuevas barreras cuando, tras superar numerosos obstáculos, consiguen el éxito.

Víctimas son los enfermos y moribundos, cuyo sufrimiento se prolonga innecesariamente por la falta de acceso a medicamentos asequibles que puedan salvar su vida. Y no olvidemos el enorme costo en términos de oportunidades perdidas: podrían crearse millones de empleos y generarse ingresos por valor de cientos de miles de millones de dólares sólo con unas cuantas medidas razonables que hasta ahora los gobiernos han sido reacios a tomar.

La respuesta no es dar la espalda al potencial de los mercados libres, pues ello tendría consecuencias desastrosas.

Después de todo, gracias a la contribución de la Organización Mundial del Comercio, y su antecesor, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, el mundo ha presenciado medio siglo de notables progresos económicos. Pero demasiados países han quedado marginados. El sistema concebido para ofrecer beneficios mutuos a veces parece más bien un juego de suma cero.

El pescador de Viet Nam, el que cultiva algodón en Burkina Faso o hierbas medicinales tradicionales en el Brasil no ven en absoluto aumentar su poder, sino todo lo contrario.

La respuesta está en dar rienda suelta a su potencial. Al igual que es necesario mejorar el marco multilateral de seguridad, también es necesario restaurar la fe en el marco multilateral de comercio. Si no avanzamos ahora, la amargura de hoy podría perfectamente convertirse mañana en reacción extrema.

No podemos resolver todos estos problemas aquí en Cancún, pero debemos empezar.

Ya se ha dado un importante paso respecto de la propiedad intelectual y la salud pública: el reciente acuerdo sobre un mecanismo para conceder a los países en desarrollo que no pueden fabricar medicamentos genéricos a bajo precio, el derecho a importarlos de otros países que sí los producen. Ahora debemos asegurar que el sistema acordado se aplique con flexibilidad, para que los países en desarrollo tengan acceso a esos medicamentos. Es este un imperativo moral y por ello insto a todas las partes interesadas a que apoyen a los países en desarrollo, incluso mediante asistencia técnica y jurídica, para que puedan aprovechar al máximo el mecanismo acordado y resolver sus problemas de salud pública.

Pero para que el resultado de esta reunión de Cancún tenga credibilidad, debemos abordar la cuestión más general del comercio de los productos agrícolas, tema que puede ser decisivo para la economía de numerosos países. Es preciso eliminar los subsidios que rebajan los precios e impiden competir a los agricultores pobres de los países en desarrollo.

Los que insisten en que los países pobres han de abrir sus mercados tal vez se preocupen realmente por los intereses de dichos países. Pero no es de extrañar que los países pobres se muestren reticentes cuando los mercados de los países ricos siguen cerrados a sus productos y cuando tienen que competir a nivel nacional y en el mercado mundial con productos subvencionados de esos mismos países ricos.

Por el bien de la humanidad, hay que suprimir lo antes posible las barreras y subvenciones de los países desarrollados. Ello beneficiaría tanto a ricos como a pobres. Las barreras y distorsiones comerciales pueden dañar la salud de un país, ya sea desarrollado o en desarrollo. Los países desarrollados gastan enormes sumas de dinero en subsidios, a menudo impulsando segmentos de su economía relativamente pequeños y poco productivos. Con ello perjudican a sus propios ciudadanos doblemente: como contribuyentes y como consumidores.

Para ayudar a los agricultores de los países ricos que verdaderamente lo necesitan existen sin duda formas mejores que subvencionar a los grandes exportadores impidiendo que otros agricultores mucho más pobres de países también pobres puedan mantener a su familia. No es difícil imaginar un sistema en el que prácticamente todos se encuentren en mejor situación.

La agricultura es un sector crucial, pero no es el único que presenta desequilibrios dentro del actual orden del comercio mundial. Hay que dar nuevas oportunidades a los países en desarrollo mediante la liberalización efectiva del comercio de productos textiles, mediante acuerdos específicos que permitan su participación activa en el creciente comercio de servicios y mediante una transferencia más rápida de las tecnologías.

Los países en desarrollo también tienen, por supuesto, la responsabilidad de ayudarse a sí mismos. Como grupo han tomado medidas importantes, a menudo no siempre conocidas y correspondidas, para liberalizar el comercio en los últimos 15 años. Pero algunos de ellos podrían aprovechar mejor sus oportunidades de exportación. Por ejemplo, podrían aumentar su eficiencia y competitividad reduciendo las barreras que obstaculizan las importaciones, en particular las procedentes de otros países en desarrollo.

Pero la liberalización del comercio no es la panacea para los países en desarrollo. De hecho, provoca en muchos de ellos considerables ajustes y gastos sociales. Es preciso establecer sinergias y una secuenciación adecuada entre las capacidades de los países en desarrollo, el nivel de obligaciones que habrán de asumir, el costo de la ejecución y la suficiencia de los recursos financieros y técnicos disponibles. Los países en desarrollo necesitan ayuda destinada al comercio, ayuda que no debe concederse a expensas de la asistencia para el desarrollo.

Es evidente que la liberalización comercial ha de gestionarse con cuidado en el marco de estrategias generales de desarrollo que abarquen la salud, la educación, la potenciación de la mujer, el Estado de derecho y otros muchos aspectos. Los países en desarrollo necesitan ayuda para establecer instituciones e infraestructuras, adquirir tecnologías y conocimientos e instituir regímenes jurídicos que les permitan recorrer este camino. Los países menos adelantados, en particular, suelen necesitar un trato verdaderamente especial y diferenciado, y no sólo más tiempo para cumplir nuevas normas.

Excelencias:

El comercio es la manifestación más visible de la globalización y ha demostrado su capacidad de proporcionar empleo y riqueza a algunas personas. Sin embargo, existe un grado considerable de inquietud, e incluso desconfianza, respecto a los nuevos espacios económicos y tecnológicos en que vivimos. Son muchos los que aún no se han beneficiado y el mundo en desarrollo ha experimentado graves dislocaciones sin medidas de protección social.

Ustedes, los ministros de comercio de todo el mundo, tienen que demostrar a esas personas que han escuchado sus peticiones de justicia. Deben asegurarles que, de ahora en adelante, las negociaciones que ustedes mantengan y las decisiones que tomen servirán realmente para satisfacer sus necesidades y reflejar sus aspiraciones.

Tienen ustedes una responsabilidad ingente y una gran oportunidad. Sus decisiones pueden marcar la diferencia entre la pobreza y la prosperidad, e incluso entre la vida y la muerte, de millones de personas.

Aquí en Cancún, les suplico que digan "¡no!" a las políticas comerciales que agravan la pobreza y que digan "¡no!" a las prácticas comerciales que menoscaban la asistencia. Y los insto a que digan "sí" a la adopción de medidas audaces pero sensatas que sirvan para reactivar la economía mundial y dar un nuevo rumbo al desarrollo.

Ustedes deben, finalmente, traducir en hechos bellas palabras que corren el riesgo de perder su sentido. Ojala que Cancún transmita al mundo un mensaje de esperanza, de esperanza en que el comercio cumpla sus promesas para con todos.

Muchas gracias.

Finalmente apoyando lo expresado por Kofi Annan Secretario General de la ONU, la Unión Mundial tiene como uno de sus principales objetivos, decir "¡no!" a las políticas comerciales que agravan la pobreza y decir "¡no!" a las prácticas comerciales que menoscaban las posibilidades de los países a ser autosuficientes, y decir "si" a la aplicación de medidas audaces pero sensatas; este nuevo rumbo que implantara la Unión Mundial, será el impulsor de una nueva economía mundial, creando una prosperidad nunca antes vista.


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet