LA ECONOMÍA DEL FIN DEL MUNDO
CONFIGURACIÓN, EVOLUCIÓN Y PERSPECTIVAS ECONÓMICAS DE TIERRA DEL FUEGO


Miguel A. Mastroscello

Volver al index

 

 

4.8. TIERRA DEL FUEGO, EL MAR Y LA ARMADA

La íntima vinculación de la navegación marítima con la Tierra del Fuego deviene, como es casi obvio señalar, de su situación en el mapa y de su carácter insular, por lo cual aquélla constituyó durante mucho tiempo el único medio para conectarla con el resto del país. Los primeros hombres blancos que se aventuraron en esos mares llegaron a la isla tras navegaciones muy dificultosas y prolongadas; por cierto, muchos y altamente costosos en vidas humanas y pérdidas materiales fueron los naufragios registrados en las bravías aguas circundantes. También estaba fuertemente ligada al mar, como se ha visto, la vida de sus comunidades aborígenes.

De hecho, Tierra del Fuego exhibe la característica de ser la primera provincia argentina que fue bautizada desde el agua, lo cual –como ya hemos visto- hizo Magallanes en 1520, cuando Buenos Aires todavía no había sido fundada. Grandes y renombrados marinos navegaron en la zona, desde el citado viajero portugués y los españoles Elcano y Sarmiento de Gamboa hasta los británicos Drake, Cook y Fitz Roy, los franceses Bougainville y Charcot y el holandés Martial, además de los que enarbolaron la bandera argentina como Brown, Bouchard y Piedra Buena.

El tráfico marítimo a través del Estrecho y el Cabo de Hornos se incrementó de modo notable hacia la mitad del siglo XIX, como consecuencia del descubrimiento de oro en California, del incremento del intercambio entre Inglaterra y los países del Lejano Oriente y del comercio del nitrato de Chile y Perú con Europa. En consonancia con esto, en 1848 se produjo la fundación de Punta Arenas, que como hemos visto, prontamente alcanzaría un importantísimo desarrollo .

Por su parte, desde el lado argentino se apoyó primero al comerciante Luis Vernet, quien durante diez años (entre 1823 y 1833) y con base en las islas Malvinas, se dedicó al transporte naval y el comercio. Posteriormente, surgió la figura casi mítica de Luis Piedra Buena, cuya esforzada y fructífera labor ya hemos referido. Agregamos aquí que la dimensión de este hombre abnegado y decidido todavía no ha tenido el debido reconocimiento por parte de la historiografía argentina, con la casi solitaria y valiosísima excepción del Dr. Canclini.

A su turno, la Marina de guerra desempeñó un papel central en el desenvolvimiento fueguino. La primera aproximación significativa se produjo con la ya citada “Expedición Austral Argentina” al mando de Piedra Buena y Bove, en 1882. Pero fue la llegada de la expedición de Lasserre, dos años más tarde, la que estableció un hito significativo en la relación de la institución con el archipiélago, que llegaría hasta la actualidad.

De allí en adelante, distintos servicios de la Armada servirían de apoyo e impulso a la población asentada, tanto en Ushuaia y Río Grande como en las áreas costeras. Los barcos de la División Transportes (hoy Servicio de Transportes Navales) dieron respuesta a la creciente demanda de bodegas que no era atendida en forma satisfactoria por empresas privadas, trasladando carga general, combustibles y también pasajeros. Después de la segunda guerra mundial cooperaron con estas funciones los Douglas DC3 y DC4 de la Aviación Naval.

Asimismo, el “buque de estación” de la Armada —apostado de modo permanente en la capital austral— desempeñó junto con sus actividades específicas, múltiples operaciones de apoyo a la sociedad civil, desde el transporte de leña para abastecer a los establecimientos costeros y el traslado de la lana producida por éstos, hasta el auxilio a pobladores aislados o en situación de emergencia. También debe mencionarse el accionar de los buques balizadores e hidrográficos .

La influencia se fue extendiendo a la órbita institucional, de manera paulatina y creciente, a tal punto que la Armada consideró durante mucho tiempo a la isla como una suerte de “territorio propio”. No llama la atención, teniendo en cuenta esto, que la jurisdicción haya recibido la denominación de “Gobernación Marítima” entre 1943 y 1955. Como hemos visto, era marino el primer gobernador, Félix Paz, del mismo modo que la amplia mayoría de quienes desempeñaron esa función durante los casi cien años siguientes: sólo nueve civiles ejercieron el cargo en tan extenso período. El último marino sería Raúl E. Suárez del Cerro, quien en 1984 entregó el gobierno al civil Ramón Trejo Noel, designado por el Presidente Alfonsín en el marco de la recuperación del sistema constitucional de gobierno. Debido a ello, y a que ya por entonces el perfil económico mostraba profundas modificaciones, puede decirse que estaba llegando a su fin una era, aunque el aporte de la institución continuó siendo significativo.


Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga