LIBERTAD DE CONSUMO¿ EL BIENESTAR PERCIBIDO 
¿Con más dinero compramos más bienestar?

LIBERTAD DE CONSUMO¿ EL BIENESTAR PERCIBIDO ¿CON MÁS DINERO COMPRAMOS MÁS BIENESTAR?

Camilo Herrera Mora

Volver al índice

 

 

UNA REFLEXIÓN SOBRE EL FUTURO SIN ESCASES

Sobre estas reflexiones sobre el bienestar y su estrecha relación con las situaciones de mercado, más allá de vincular lo cotidiano a lo macroeconómico, es prudente que la economía comience a repensarse mucho más allá del planteamiento de mediciones “suaves”. Básicamente, la economía moderna esta llamada a desaparecer.

Hoy, y cada día más, el efecto tecnológico de los procesadores de datos y la red mundial de información causan que la copia de un producto magnético tenga un costo marginal de cero, por lo tanto tienden a ser gratis y el mercado ya se dio cuenta. Teniendo en cuenta esto, la ciencia de la escases tiene problemas en sus concepciones teóricas, ya que no existe la escases y los precios de muchos bienes es cero.

Algunos dirán que de algún modo los costos de producción de dichos bienes deben ser pagados, y esto será algo igual al proceso de las emisiones de radio o televisión que terminaron financiadas por la publicada; pero realmente en este caso se dan dos fenómenos muy particulares: si las copias gratuitas y compartidas de internet se pudieran asimilar a las emisiones libres, sería algo más cercano a las bandas de radioaficionados, ya que entre un colectivo de personas es que se crea el nuevo software y algunas expresiones culturales, por la presencia de prosumidores a alta escala. Lo que desemboca el nuevo proceso de producción, que ya no termina en las ventas sino en la producción misma, como lo dejo en claro en fenómeno Napster.

Este nuevo esquema lleva implícito que el comercio internacional de ciertos bienes será electrónico y no físico, lo cual hará que los puertos y cargueros superpanamax sean para la carga de bienes básicos, ya que llegará el momento en que se descargarán muchos modelos de producción y se producirá localmente como una consecuencia final y eficiente del full full package de la maquila textilera.

En este mismo sentido, las expresiones culturales se volcarán a vivir de la presentación de sus montajes y no de la venta de sus copias, lo cual llevará al consumidor al disfrute por medio de la experiencia en vivo y los conceptos de derecho de autor tendrán serios cambios en el futuro.

Por estos fenómenos de interacción del consumidor, de presencia de bienes sin precio y de colectividad de producción, el consumidor será un activista político, social y ambiental muy activo, que no sólo dejará de comprar los bienes de las empresas que no cumplan con las condiciones socialmente aceptadas, sino que se volcará a las calles a criticar las marcas y las empresas como ya ocurre todos los 25 de noviembre, donde las personas se declaran en el “día sin compras”.

Todos estos escenarios evidentemente aumentarán el bienestar de las sociedades, pero depende de un ejercicio fundamental que es el gran secreto en la guerra del futuro para dominar el mercado: el tema ya no es estar en la cabeza del consumidor, ni en su corazón, es educarlo a consumir, a que aumente su bienestar con el consumo correcto de cada bien y servicio; la verdad hoy son pocos los que han entendido esto.