LIBERTAD DE CONSUMO¿ EL BIENESTAR PERCIBIDO 
¿Con más dinero compramos más bienestar?

LIBERTAD DE CONSUMO¿ EL BIENESTAR PERCIBIDO ¿CON MÁS DINERO COMPRAMOS MÁS BIENESTAR?

Camilo Herrera Mora

Volver al índice

 

 

¿INGRESO O CONSUMO?

Desde que comencé a estudiar el consumo en el mundo me encontré con una definición altamente aceptada que no concuerda con la realidad: que para medir el consumo de la familias se usaba el ingreso per capita y en algunos casos más sofisticados el famoso purchasing power parity, desarrollado inicialmente en 1.920 y ya comúnmente asimilado.

Pero como es lógico y con un poco de estudio de cuentas nacionales y de las finanzas personales que hacemos cada día, que el consumo no es igual al ingreso. A nivel racional y matemático es muy simple de comprender:

(1) Ingreso (Y) = Consumo (C)

(2) Ingreso (Y) = Consumo (C) + Ahorro (A)

(3) Crédito (Cr) + Ingreso (Y) = Consumo (C) + Ahorro (A)

En el primer escenario una persona gasta lo mismo de lo que gana, lo cual es muy poco probable hoy en día, y conllevaría a una economía de crecimiento exactamente igual al crecimiento poblacional ; en el segundo escenario, la persona gasta menos de lo que gana, permitiéndole ahorra parte de su ingreso, lo cual es más probable sobretodo en países de altos ingresos o personas pensionadas ; más el tercer escenario es el más común en el mundo, donde según el momento del año o las circunstancias hacemos uso del ahorro o del crédito para consumir lo que en ese momento deseamos o necesitamos.

Por esto es que la decisión de consumo es la que impone la definición del stock de dinero: Un crédito es un gasto presente sacrificando consumo futuro, y el ahorro, es el sacrificio presente de consumo para un gasto futuro. El ejemplo más claro de esto, es una persona que gana mensualmente US$1.000, y por efectos de las retenciones sociales y los impuestos al ingreso, su ingreso real puede ser de US$800 mensuales, y cuando compra un bien, nuevamente el estado (bien sea local o nacional) le impone un impuesto de consumo, recudiendo aún más su capacidad de compra, pero en el momento de pagar en un supermercado puede usar su tarjeta de crédito; Por esto el consumo no es lo mismo que ingreso.

Bajo esta premisa revise los datos de Penn State University con el fin de saber cuánto dinero realmente se destina a consumo, ya que la ecuación macroeconómica de demanda, incluye el gasto del gobierno, la inversión y la balanza comercial ; y me lleve una sorpresa más interesante de lo que esperaba: la participación del consumo en las economías (C/Y) es diferente por países y por bloques culturales y políticos. Y más interesante aún, desde la década de los noventa la capacidad de compra comparada del mundo mejoró mucho, demostrando que el libre comercio ayuda mucho a la calidad de vida de las naciones.

Los datos de Penn State permite llegar dos simples conclusiones que ocurren en nuestros hogares: cada vez gastamos menos en consumo, pero cada vez compramos más. Esto conlleva implícitamente un aumento del ingreso del mundo y un aumento en las oportunidades de elección de productos, lo que aumenta la cantidad de bienes comprados a menor precio, como consecuencia del libre comercio. El libre comercio, es quizá la máxima expresión de la libertad de elegir, ya que en su mejor escenario permite a las personas escoger bienes y servicios de todo el mundo . Escenario que llevará al mundo a un equilibrio global de costos y precios, donde inicialmente la diferencia fundamental serán los fletes marítimos; gracias este precepto global entre los economistas, es que se espera que a medida que China aumente su economía y su consumo per cápita, por ende aumente el salario y los costos de producción aumenten a niveles de competitividad global.