AGUAFUERTES II. RESUMEN Y CRÍTICA DE GENTES, CIUDADES Y RIQUEZA
 La transformación de la sociedad tradicional, del neomalthusiano Edward Arthur Wrigley

AGUAFUERTES II. RESUMEN Y CRÍTICA DE GENTES, CIUDADES Y RIQUEZA LA TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD TRADICIONAL, DEL NEOMALTHUSIANO EDWARD ARTHUR WRIGLEY

Edgardo Adrián López

Volver al índice

 

 

11.6.4. Regiones 3 y 10

Bretaña y Auvernia, las regiones 3 y 10, fueron las dos zonas en las que la fecundidad al interior de la pareja fue la más elevada en 1831, por lo que existen suficientes similitudes entre ellas como para tratarlas en simultáneo.

En Bretaña, Fm se conservó alta hasta 1881, momento en que sufrió un descenso muy agudo en 20 años. Pero al contrario de lo observado en el resto de los departamentos franceses, también tuvo una Tnu de proporciones (1992: 416). En realidad, ambas sobresalían no sólo en la vieja Galia sino en comparación con países como Alemania (1992: 415-416).

Experimentó altas tasas de muertes; no obstante, aparte de la región 5 (que era industrial) y Normandía, tuvo una fuerte densidad demográfica.

La región 10, que abarca el sur del Macizo Central y algunos departamentos de los Pirineos, era un sector con Fm positiva. Entre 1831/1871, declinó de forma discreta; a partir de 1871 su caída fue más veloz (1992: 417). Sin embargo, no hubo homogeneidad dado que algunos departamentos de la zona alcanzaron niveles bajos en 1901, mientras que otros no.

En cuanto a la nupcialidad, la región 10 fue la segunda con menos casamientos luego de Bretaña. La mortalidad tendió a elevarse poco a poco.

11.6.5. Región 5

La región 5, integrada por Artois y Flandes, no fue espacio de agricultura, lugares de mercado o centros administrativos, sino la vanguardia de la Revolución Industrial (1992: 417/418). Lille estaba entre los principales centros textiles europeos; Valenciennes y Anzin constituían áreas de manufactura del hierro y minería de carbón (1992: 418). Comprensiblemente, la densidad de población era más de dos veces la media nacional y la cantidad de mujeres (por ende, de potenciales esposas) creció de modo continuo, en especial en las zonas de fuerte actividad.

Aunque había tasas elevadas de natalidad es improbable que se debiera a un número de compromisos en aumento (1992: nota 43 en pp. 418-419 –cabe enunciar que fue la única región con Fm en alza; cf. 1992: 419).

Los sectores carboníferos tenían familias extensas y con Fm acorde; las zonas textiles contaban con grupos familiares de escasos miembros, lo que merece destacarse a la vista de las suposiciones corrientes respecto a que la protoindutria y el trabajo asalariado eran sinónimos de matrimonio precoz.

Había una mortalidad masculina muy alta, aunque después mejoró (419: loc. cit.). Las mujeres no parecen haber sido afectadas negativamente en su esperanza de vida por el crecimiento urbano y el proceso industrializador (1992: 420).

Las tasas intrínsecas de crecimiento de los núcleos mineros y textiles fueron similares a las halladas en Europa. La fecundidad no descendió sino hasta la fecha típica de otras zonas europeas; quizá las fuerzas homeostáticas eran débiles en la región a raíz de que su economía era diferente de amplios espacios de una Francia todavía campesina, en la cual las restricciones centenarias eran aun poderosas (1992: 425).

11.6.6. Regiones 2, 7, 8 y 11

La región 11 comprende Provenza y Languedoc; tuvo un índice de decesos agudo y una fecundidad matrimonial compensatoria. Estuvo próxima a la media nacional en el número de casamientos (1992: 420).

La región 8 cubre las antiguas provincias de Limousin, Berry y parte de Borgoña. Su población era la mayor; entre 1831/1901, Fm y la tasa de fallecimientos declinaron rápido. En cambio, Tnu fue alta (1992: 421).

La región 2 tuvo baja cantidad de occisos, una fecundidad por debajo de la media y una tasa de matrimonios no llamativa.

La región 7, que incluía el Franco Condado, fue uno de los sectores en que las mujeres se redujeron sin matices (el otro fue Normandía). A pesar de ello, se encontraba densamente poblada. La mortalidad y la fecundidad estuvieron próximas a la media; la nupcialidad fue menor que ella (1992: 422).