AGUAFUERTES II. RESUMEN Y CRÍTICA DE GENTES, CIUDADES Y RIQUEZA
 La transformación de la sociedad tradicional, del neomalthusiano Edward Arthur Wrigley

AGUAFUERTES II. RESUMEN Y CRÍTICA DE GENTES, CIUDADES Y RIQUEZA LA TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD TRADICIONAL, DEL NEOMALTHUSIANO EDWARD ARTHUR WRIGLEY

Edgardo Adrián López

Volver al índice

 

 

11.3. Nupcialidad e ilegitimidad

La tasa de nupcialidad (Tnu) no sólo mide el incremento de los compromisos, sino también la pérdida proporcional en la fecundidad provocada por la soltería o por la viudez (1992: 20 de p. 392). No obstante, cabe advertir que si bien es un índice útil, engloba factores desiguales y entorpece su comparación con otras variables demográficas (1992: 435).

En general cuando Tnu se eleva, los matrimonios son celebrados muy temprano y el porcentaje de mujeres solteras disminuye, el número de hijos antes del casamiento o fuera de la pareja aumenta, al igual que los embarazos prenupciales (1992: 389). Pero en la Francia del siglo XVIII, en un marco en el cual Tnu se contrae el número de retoños “ilegítimos” y la cantidad de embarazos al borde del compromiso, no disminuyó sino que se abultó. Las novias en gravidez o con descendientes “ilegítimos” no eran las jóvenes, mientras que en Inglaterra eran ellas las que se encontraban en aquellas situaciones.

Las tendencias de la “ilegitimidad” y los embarazos prenupciales (1992: nota 19 en pp. 389-390, nota 22 de p. 392) indican que, en una época de edad de compromiso en ascenso y en un tiempo de celibato más extendido, la frecuencia de las relaciones sexuales extramatrimoniales no disminuyó (1992: 389, 392). Este tipo de cambios fue pausado hasta mediados del siglo XVIII, luego de lo cual se aceleraron. Sin embargo, hacia 1820 el aumento de la “ilegitimidad” cesó y hubo pocos cambios en el resto del siglo XIX (1992: nota 22 de p. 392).

Por otra parte, cuando en Francia Fm era baja, Tnu era alta, lo que significa que las mujeres se sentían más seguras de acceder a la vida en pareja en la medida en que habían aprendido estrategias elementales de regulación del alumbramiento (1992: 392; empero consultar las objeciones infra). Ello también significa que la demanda de una mayor nupcialidad aumentó (1992: 392, 433), elevándose la frecuencia de relaciones sexuales que incidieron en la “ilegitimidad” y en la cantidad de novias embarazadas, tal como lo hemos advertido (cf. supra).

11.4. Los cambios en la mortalidad

De acuerdo al ítem precedente, la institución del matrimonio fue poco efectiva en la antigua Galia para controlar el despliegue poblacional. De ahí que para evitar una crisis malthusiana de subsistencia, Francia tuviera que disminuir la tasa de mortalidad (1992: 392-393). Empero, la declinación de la mencionada tasa fue de tal magnitud que, al aumentar la esperanza de vida, pudo incrementar lo mismo la cantidad de habitantes (1992: 393, nota 23 de p. 293). Que eso no haya acontecido señala el grado de control de la natalidad que se practicaba en el seno de la pareja.

Pero ¿cuáles son las causas que afectaron el nivel de crecimiento demográfico? Las posibles respuestas no son más que especulativas. La primera se enlaza con las circunstancias socioeconómicas: los cambios en la nupcialidad podrían reflejar nuevas condiciones (1992: 394). Por ejemplo, los estudios acerca del celibato para Noruega, Suecia y Francia en los siglos XVIII y XIX permiten deducir que en las zonas rurales, la soltería y la limitación de nacimientos se correspondió con una creciente escasez de tierra (1992: nota 25 de p. 394).

La segunda se vincula con el descenso de los fallecimientos y con la puesta en marcha de regulaciones anticonceptivas. Pero aquí habría que investigar más a fondo para saber positivamente si entre las dos variables existe un nexo causal (1992: 394/395).

La tercera respuesta se halla conectada con la lógica de una economía campesina. En un ambiente rural, un descenso de la mortalidad obliga a controlar el alumbramiento (1992: nota 25 de p. 394).