AGUAFUERTES II. RESUMEN Y CRÍTICA DE GENTES, CIUDADES Y RIQUEZA
 La transformación de la sociedad tradicional, del neomalthusiano Edward Arthur Wrigley

AGUAFUERTES II. RESUMEN Y CRÍTICA DE GENTES, CIUDADES Y RIQUEZA LA TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD TRADICIONAL, DEL NEOMALTHUSIANO EDWARD ARTHUR WRIGLEY

Edgardo Adrián López

Volver al índice

 

 

10.4. Las características de la población y del marco económico

A despecho de los rígidos “circuitos” maltusianos de feedback negativo, la historia de Colyton hace asomar que la sociedad pre-moderna de Gran Bretaña era capaz de respuestas flexibles y complejas frente a los dilemas económico/sociales (1992: 364).

El equilibrio entre fecundidad y mortalidad, y entre población, rentas, precios y despegue fue delicado e inestable en todas los colectivos no industrializados (1992: 365, 425). Empero, localidades como la estudiada encontraron el modo de conservar un nivel demográfico con un tipo de crecimiento que estimuló tanto la demanda interna de bienes y servicios, cuanto su diversidad (1992: 364-365) luego de superar la dura fase de adaptación de los siglos malthusianos clásicos (XVI y XVII –1992: 365).

Uno de los motivos por los que la temprana revolución industrial del ‘500 naufragó, cuyo descubrimiento debemos al historiador J. U. Nef, fue porque actuó una homeostasis de subsistencia: el caso francés muestra que cuando la cantidad de individuos depreda los recursos, una mejora en las rentas se emplea para aliviar la nutrición y no para contribuir a expandir la demanda de bienes y servicios de los sectores no primarios (1992: 366). Puesto que son serias las desventajas si se estimula la fecundidad de acuerdo a todo el potencial de alumbramiento, las sociedades se cuidan de no exponerse (1992: 367/368).

10.5. Conclusiones

Colyton fue una comunidad ubicada a media distancia entre una urbe que produce niños a un máximo y otra que impone restricciones sin matices (1992: 367). En el primer período, el control se basó en retrasar la edad de compromiso de las novias al punto de hacerlas transcurrir la mayor parte de su fertilidad sin dar a luz. Una vez celebrada la boda, la regulación parece no haber sido considerable. En la etapa siguiente, asomaron las restricciones dentro de la pareja; la fecundidad decayó hasta que el incremento demográfico se detuvo.

Es viable pensar que las condiciones económicas suscitan grandes modificaciones en la fecundidad, pero es factible que el nexo no sea directo sino indirecto, complejo y lábil.

Las crisis demográficas y de subsistencia malthusianas son un límite extremo dentro del universo posible de estrategias que adoptaron los colectivos pre-modernos (1992: 368). Colyton explicita que, si la homeostasis se torna efectiva mucho antes del máximo, puede gestarse una espiral de desarrollo, evitando precipitarse en un cuadro en que las masas padecen miseria y la población no crece.