UNA APROXIMACIÓN A LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS DE LÁPIZ Y PAPEL EN EL AULA DE CIENCIAS

UNA APROXIMACIÓN A LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS DE LÁPIZ Y PAPEL EN EL AULA DE CIENCIAS

Joan Josep Solaz-Portolés

Volver al índice

 

 

3. MARCO GENERAL DE LA INVESTIGACIÓN : OBJETIVOS ESPECÍFICOS E HIPÓTESIS.

De las seis variables que influyen de manera crucial en la resolución de problemas vistas en el apartado 2.1, nuestro propósito es poner a prueba aquéllas que puedan tener mayor relevancia dentro de un contexto académico convencional, esto es, que tengan la posibilidad de entrar a formar parte de actividades de enseñanza/aprendizaje en el currículum. Así, por ejemplo, en una actividad donde se efectúa la evaluación inicial de los conocimientos de los alumnos, podemos medir la variable conocimiento previo. Por otra parte, tanto la captación de las ideas principales de un texto como el recuerdo de conceptos y relaciones entre ellos tras el estudio del mismo, que cabría reconocerlos del mismo modo como actividades de enseñanza/aprendizaje, nos permiten estimar las variables estrategias de estudio y conocimiento conceptual, respectivamente. Por tanto, el primer objetivo del presente estudio es examinar la contribución a la resolución de problemas del conocimiento previo, las estrategias de estudio y el conocimiento conceptual. Nuestra primera hipótesis es que las tres variables están implicadas en el éxito de la resolución de problemas. Es decir, que conocimiento previo, estrategias de estudio y conocimiento conceptual son predictores estadísticamente significativos del rendimiento en la resolución de problemas.

El segundo objetivo es poner a prueba la teoría de modelos mentales de Jhonson-Laird y analizar el papel que desempeña el conocimiento previo en la construcción y puesta en funcionamiento de éstos. A tenor de todo el bagaje teórico expuesto, nuestra segunda hipótesis es que cuantos más modelos mentales se necesita hacer funcionar a la vez para resolver un problema, tanto más difícil será éste. La tercera hipótesis se centra en el conocimiento previo de los sujetos: siempre los de mayor conocimiento previo tendrán más facilidad para resolver problemas, ya que disponen de estructuras de conocimiento-esquemas- que les ponen en condición de elaborar y ejecutar los modelos mentales necesarios en los procesos cognitivos que se llevan a cabo en la resolución del problema.

El tercer objetivo es analizar la influencia de distintas variables instruccionales sobre la formación de los modelos mentales de sujetos de diferente conocimiento previo, esto es, sobre el éxito en la resolución de problemas. La cuarta hipótesis, fundamentada en la teoría de Kintsch y Van Dijk, es que para ayudar a los estudiantes a elaborar modelos mentales adecuados para resolver problemas tenemos que proporcionarles una información coherente y que conecte con su conocimiento previo.

El cuarto objetivo es comparar las capacidades de los estudiantes en la resolución de problemas algorítmicos y conceptuales, y mostrar cómo pueden ser modificadas. La quinta hipótesis hace referencia a que cuando están implicados los mismos conceptos, saber resolver los algorítmicos no comporta saber resolver los conceptuales y, para saber solucionar estos últimos, es importante dominar los primeros. Finalmente, la sexta hipótesis concreta las variables instruccionales que facilitan la construcción de modelos mentales apropiados para resolver uno u otro tipo de problemas: los problemas algorítmicos –que implican únicamente aplicación de definiciones, fórmulas o reglas- no requieren para su resolución de elaboración de modelo mental alguno y, en consecuencia, no requieren de ayudas instruccionales específicas; en cambio, los problemas conceptuales-que demandan comprensión y aplicación de conceptos y razonamiento inferencial- precisan de la aportación de información coherente y que encaje en los esquemas de conocimiento del alumno.