ANÁLISIS DE LA POBLACIÓN ECONÓMICAMENTE ACTIVA DE LA PROVINCIA DE AREQUIPA - 2004

ANÁLISIS DE LA POBLACIÓN ECONÓMICAMENTE ACTIVA DE LA PROVINCIA DE AREQUIPA - 2004

Luis A. Arrieta Muñoz Najar y Deymor B. Centty Villafuerte

Volver al índice

 

 

I CAPITULO. CONCEPTOS CLAVES DEL TRABAJO

1. ANTECEDENTES LABORALES EN EL PERU

Sin en afán de entrar a un análisis legal del mercado laboral en el Perú es necesario para los fines de nuestra investigación realizar una comparación entre las condiciones del mercado laboral de hoy día que cada vez se ve mas vulnerable para la clase trabajadora abandonada por un Estado que responde a intereses de un grupo económico nacional y a una lógica capitalista internacional y el mercado laboral que surge como consecuencia de la constitución de 1979 y que gracias a la dictadura Fujimorista y a la complicidad de muchos sectores sociales fue erradicada de la peor manera.

En el capitulo V del articulo 42 al 57, la Constitución del 79 consagra los derechos y la defensa del Estado de la dignidad del trabajo en todas sus modalidades sin discriminación alguna; por eso es que consideramos necesario tomar en forma literal el articulo 42 de la Constitución que dice:

“El Estado reconoce al trabajo como fuente principal de la riqueza. El trabajo es un derecho y un deber social. Corresponde al Estado promover las condiciones económicas y sociales que eliminen la pobreza y aseguren por igual a los habitantes de la republica la oportunidad de una ocupación útil y que los protejan contra el desempleo y el subempleo en cualquiera de sus manifestaciones”.

En el artículo 43 la Constitución se refiere al derecho del trabajador en la siguiente forma:

“El trabajador tiene derecho a una remuneración justa que procure para él y su familia el bienestar material y el desarrollo espiritual”.

Así mismo en el articulo 44 se establece que:

“La jornada ordinaria de trabajo es de ocho horas diarias y de cuarenta y ocho semanales. Puede reducirse por convenio colectivo o por ley. Todo trabajo realizado fuera de la jornada ordinaria se remunera extraordinariamente.

Los trabajadores tienen derecho a descanso semanal remunerado, vacaciones anuales pagadas y compensación por tiempo de servicios. También tienen derecho a las gratificaciones, bonificaciones y demás beneficios que señala la ley o el convenio colectivo.”

En el Articulo 48 la Constitución consagra algo que hoy se quiere terminar de vulnerar:

“El Estado reconoce el derecho de estabilidad en el trabajo. El trabajador solo puede ser despedido por causa justa, señalada en la ley y debidamente comprobada.”

Finalmente es necesario resaltar que en la Constitución del 79 en el articulo 57 se señala que:

“Los derechos reconocidos a los trabajadores son irrenunciables”

Como hemos podido observar en un rápido repaso de lo que la Constitución de 1979 democráticamente promulgada y comprometida con la clase trabajadora; reconoce al trabajo y por lo tanto al trabajador como el generador de riqueza de una nación, por lo tanto ampara y protege al trabajador del abuso que podría darse cuando se flexibiliza el mercado laboral bajo supuestos de competitividad, tal como sucediera en el fujimorato una dictadura vil que además de ser la mas corrupta de toda la historia republicana de nuestro país, permitió la entrada del liberalismo económico a nuestro país y con ello se barrio los derechos de los trabajadores gracias al autogolpe del 05 de abril de 1992 y que permitió la conformación de un Congreso Constituyente Democrático que consagro la explotación del hombre por el hombre y que vulnero los derechos de miles de trabajadores y que hoy en día es causa fundamental de la precariedad del empleo y de la existencia cada vez mas predominante del subempleo en el país.

Recordemos un poco algo de la cronología de nuestro desastre que obviamente continua al triunfo electoral en 1990 de Alberto Fujimori Fujimori; en febrero de 1991 Hurtado Miller es reemplazado en la cartera de economía por Carlos Boloña B., y este desde su óptica extrema y fanáticamente liberal comienza una serie de reformas que en noviembre de 1991, permiten presentar las dos primeras versiones de la Ley de Fomento del Empleo para flexibilizar el mercado laboral; en Diciembre de 1993 se aprueba por un referendo la nueva constitución donde se consagran los fundamentos liberales como base del funcionamiento de la economía peruana, de una forma abusiva y en complicidad con la clase política que hoy fungen de demócratas y de opositores al régimen fujimorista.

Con la promulgación de la Constitución de 1993 los derechos laborales se ven reducidos, permitiéndose una flexibilización del mercado laboral, que es marco legal para un conjunto de despidos abusivos tanto del sector publico como del privado, además de la llegada de empresas transnacionales que aprovecharan las formas de subempleo estipuladas en la legislación laboral como son los SERVIS, los contratos a modalidad y los programas de formación Juvenil.

Finalmente consecuencia de esta Constitución espuria en julio de 1995 se da la ultima versión de la ley de fomento al empleo donde la estabilidad laboral es eliminada. Y hoy en día nuestra clase trabajadora se ve enfrentada a condiciones de un nuevo servilismo fomentado desde el estado y amparados en un marco jurídico que nace de una constitución que no expresa en sus leyes el espíritu del cuerpo soberano.

A pesar de que este panorama es desalentador y pareciera que las cosas no podrían empeorar desde el ministerio de economía y finanzas dirigido por el ciudadano norte americano Pedro Pablo Kuczynski, con el afán de que nuestro país sea mas competitivo se pretende empeorar las condiciones de nuestros trabajadores comparándolos con los asiáticos que trabajan en condiciones de esclavitud por salarios que bordean los 25 a 30 dólares mensuales, por que sino hacemos al cholo mas barato no tendremos ventajas para entrar a un TLC con los EEUU.

Javier Diez Canseco en un articulo publicado en la Republica el miércoles 26 de Enero del 2005 realiza un buen análisis de la situación laboral de nuestro país frente a esta propuesta abusiva de volver en esclavos a los peruanos, como el mismo señala y con razón solo un pequeño grupo de peruanos de los que se insertan al mercado laboral año a año consiguen un trabajo digno por lo que existe una fuerte deficiencia entre la oferta y la demanda laboral que obviamente por cuestiones de oferta y demanda traen abajo los salarios reales y nominales de la mayoría de los trabajadores, este mismo articulo utiliza las estadísticas de la OIT para comprobar el deterioro de las condiciones del empleo en nuestro país que demuestran que el Subempleo crece cada año, mientras el empleo formal se estanca; esto puesto que entre 1991 y el 2000 según la misma OIT el empleo formal como parte de la PEA urbana cayo casi un 7%. En cuanto a los salarios según el INEI los salarios eran 30.1% del PBI en 1991, en el 2003 solo llegaran al 23.7% del PBI; el Ministerio de Trabajo afirma que el salario promedio por hora actual esta en los mismos niveles que hace 7 años (S/. 6.7 soles en 1998), otro dato que nos da la OIT es que el salario real promedio en el año 2000 equivale al 42.4% del poder de compra que tenia el mismo salario promedio en el año 1980.

Todo esto demuestra que muy por el contrario de lo que se quiere dar a conocer a la población, las reformas laborales del Fujimorismo no colaboraron en la promoción del empleo sino que han sentado las bases para su deterioro, conjuntamente con el avance del subempleo que si hoy se permite las reformas laborales del MEF como son: consagrar la jornada laboral de 12 horas, eliminar las bonificaciones por trabajo nocturno, recortar las vacaciones a la mitad, eliminar los derechos de sindicalización; la explotación de los trabajadores por parte de las patronales se incrementara mejorando la supuesta productividad, disminuyendo los costes laborales para ser mas atractivos a las maquiladoras de trabajo, y deteriorando la calidad de vida de los trabajadores.

El panorama actual del mercado laboral se puede reducir entonces en un exceso de oferta laboral que permiten que los demandantes abusen del marco legal para explotar al máximo la capacidad creadora del valor por parte de los trabajadores, además que el grueso de personas que no consiguen trabajo jueguen a ser microempresarios o mil oficios en la caricaturización mas triste de nuestra realidad, que desemboca en la migración de 300 000 compatriotas al año en búsqueda de nuevas oportunidades que en nuestro país no se dan con la respectiva descapitalización de un país que invierte en educación que otros aprovechan o subutilizan.