ESTUDIOS Y ENSAYOS CRÍTICOS SOBRE LA CULTURA EN GUANAJUATO: 
PRÁCTICAS CULTURALES, RELIGIÓN, PLURICULTURALIDAD, EDUCACIÓN Y TANATOLOGÍA

ESTUDIOS Y ENSAYOS CRÍTICOS SOBRE LA CULTURA EN GUANAJUATO: PRÁCTICAS CULTURALES, RELIGIÓN, PLURICULTURALIDAD, EDUCACIÓN Y TANATOLOGÍA

Ricardo Contreras Soto y otros

Volver al índice

 

 

Historias de piel

Ricardo Contreras Soto

Se estira un lienzo que en mucho tiempo

lo curtió el sol, la lluvia, la noche...

en él, hay cicatrices como historias

cada una nos habla de un momento

como líneas del pentagrama,

en el rostro de un viejo.

La voluntad es utilizarlo como muro rupestre

y en él, se quiere expresar- auto expresar

Curiosa galería ambulante

signos que llenan vacíos, códigos disonantes

Entre lo forzado y lo propio.

La aspiración es la imagen que quiere predominar,

la voluntad el acto de cambiar la piel.

Se auto estigmatiza una superficie pretendiendo

perdurar por el resto en la memoria.

La imagen que se quiere visualizar

como identidad personal.

Es la otra cara

la de nuestros miedos

la de nuestros sueños

la de lo ajeno anhelado

obligando a otra lectura del sujeto.

Al igual que los ancestros

buscan la magia

se inicia en un ritual de repudio y

admiración titubeante.

Se empieza a escribir en señales y direcciones

confesadas al chaman-artista inspirado

que ha de marcar en la piel el futuro.

Se trastoca el sentido

y los contrastes de cada obra hablan

públicamente o en partes íntimas

te indican en la lucha de las imágenes

lo que se quiere ver y también eclipsar.

Esta obra tiene vida

es de quien la aporta y promete en secreto

confirmarle el valor del sentido de la misma.

De portarla siempre como bandera de guerra,

como Graffiti de un territorio (el cuerpo),

Como escudo,

Estandarte de las nuevas tribus y sus territorios,

Como herida de promesa encarnada-referida en:

Historias de amor,

Hechos importantes,

Cronologías de sucesos,

Fidelidad eterna,

Cuentas pendientes u otras obsesiones,

Que obligan al portador a continuos retornos

a la memoria mítica.

A romper con una historia cotidiana

para reinventar protagónicamente otra.

Señas de dos vidas simultáneas (esquizofrénicas),

La vida real - la vida mágica, que se revela ante

quien se desnuda el cuerpo,

Para mostrar como un mapa del tesoro

una ansiedad del alma.

En deseos reprimidos- expresados,

Imágenes recurrentes de invención-soporte

Que garantice una posición de atracción estable

En un mundo caótico.

En signos vitales de luchas sociales

que reivindican a sus guerreros en identidades colectivas.

En signos de una visión inmediata

de problemas aparentes planteados en antivalores,

la razón de una consigna política

algunas con efectos de irracionalidad,

Patología de nuestro tiempo.

Otros casos, rastros de una mentira que sé amplio

para objetivarse como verdad.

Ganas de desafío,

en estrategia violenta que hace temblar

la hegemonía de lo estético.

El cuerpo por sí sólo habla

El cuerpo como lienzo recubierto

de señales habla doblemente.

Cada una de las partes del cuerpo

por si tiene una lectura cultural.

El pecho, la espalda, los brazos,

los glúteos, las manos, el abdomen, las piernas...

de cada género, nos representa algo.

El rostro es la parte que presenta al sujeto

y la imagen transpolada a la imagen de la cara

es sumamente complejo de interpretar,

Al encarnar para siempre una mascara

y la repercusión que ello implica.

Un mimo que se burla de las otras mascaras,

Un guerrero que en marcas resalta la rabia declarada,

Una mujer que contornea sugerentemente las curvas,

Un migrante que incorpora en su altar a la virgen,

Un gay que reserva exclusividad de posesión,

Una lágrima trazada en el rostro significa una vida (quitada),

Un preso que dibuja en la pared de su cuerpo

lo que permanece y hace permanecer

una agobiante y agonizante vida.

Signos épicos, hedónicos, edípicos, subversivos,

contestatarios, mágicos, cabalísticos, sublimados,

mimetizados, simulados, alusivos, proyectados

en imágenes-letras colores, mensajes ocultos

como formas simbólicas en el cuerpo

paisajes y fauna que estereotipa

en las representaciones lo que se admira.

Desgarrado el cuerpo, marcado, invertido

o pervertido, afirmado, confinado, revindicado

se reviste de mensajes.

Representación sobre la representación

La huella de su contenido

remite a una doble interpretación.

La imagen por sí tiene una representación

pero al irla armando adquiere otra

que pueden reforzar, yuxtaponer o contradecir

En la suma de lecturas en el mensaje,

puede no haber correspondencia entre

el cuerpo y la imagen y sintetizando un tercer mensaje.

Las formas simbólicas en el tatuaje

en grupos generan identidad colectiva de posiciones,

acciones y convicciones, historias no de sujetos

Si no de grupos: cholos, cabezas rapadas,

judíos en Holocausto, Black panters, grupos homosexuales,

ecólogos, fanáticos, hermandades secretas,

compañeros de sangre en lucha, etc.

Con la condición de ser aceptado y eso

transforma la percepción y la forma de vida.

El grupo construye una identidad exclusiva

en procesos y trayectorias, en la memoria

colectiva y en su imaginario en el espacio

social de las luchas sociales simbólicas y físicas,

también hay tribus de un sólo miembro

ensimismado y no dispone más que su cuerpo

para hacer de el su singularidad.

Las formas simbólicas son el registro que

apunta como notas de una introspección

en búsqueda de un sentido para manipular sus angustias,

para controlar sus ansiedades.

También hay accidentes en el tatuaje

Donde una moda quiere significar en una prenda (la del cuerpo)

para vanamente resaltar en el mercado-marcado,

Signo en serie - cliché icónico

que marca como código de barras su precio (barato),

La búsqueda de la admiración sin consistencia;

Entonces el signo al ser trazado

donde dispone lo que vulgarmente enuncia

o tapa en la hipocresía los sin-sentidos

de una ocurrencia efímera,

Como la marca comercial,

el logo, el slogan trillado,

la consigna ingenua,

el gran vació de su vida

para someterlo a internos conflictos de lo que

se quiere ser y no se es.

Al fin sólo una representación,

como cicatriz de un error y posiblemente

un arrepentimiento.

El signo cobró vida y se impuso ante otros

por ser manifiesto por ser un acto de voluntad

que se expresa para encarnarse

por el resto de la vida y significar

no sólo para el portador

si no también para el lector ajeno.

Que habla y responde ante ese y otros signos.