LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

Andrés E. Miguel Velasco y otros

Volver al índice

 

 

e. El proceso de determinación y consolidación de las estructuras de la organización social

Por “estructura de la organización social” (S) se entiende la distribución y orden de las acciones y funciones que deriven de las relaciones y el poder entre las diversas clases, y que ejecutadas por las diversas instituciones públicas, aseguran un rango de autoridad en el contexto social. De dicha estructura se derivan los comportamientos y normas que son acatados por la sociedad, según el orden y la influencia de tales instituciones, pero el fundamento de tales estructuras son los intereses que manifiestan las diversas clases sociales, individuos o agrupaciones. Se considera que una manera simple de detectar la firmeza de tales intereses estriba en analizar los efectos que la imposición de carácter político de las instituciones puede ejercer sobre las mismas clases. En general, se aceptará que dos clases sociales fundamentales son las que pueden diferenciarse en el ámbito social: la clase capitalista (K), cuyos intereses estarán representados por (k), y la clase obrera (L), cuyos intereses estarán representados por (l).

La determinación del poder estará sujeta a los intereses entre las clases; en tanto que la determinación de la autoridad se manifestará en la ejecución de las acciones en base a la capacidad económica o política. Se acepta que la estructura del poder sigue un ordenamiento similar al de los valores, y que la autoridad se ejerce en función del poder. Por consiguiente, ambos aspectos afectan los intereses de la clase capitalista y de la clase obrera.

En el ámbito social, son las instituciones las que preferentemente determinan los derechos y deberes a que debe sujetarse la sociedad. Los ordenamientos jurídicos constituyen la expresión definitiva de esta determinación. Pero en tal caso, entre las diversas instituciones se genera una especie de competencia en el proceso de delimitación no sólo de su autoridad, sino también de sus funciones, ya que "todo ordenamiento jurídico (y no solo el "estatal") influye directamente, en virtud de su estructura, sobre la distribución del poder dentro de la comunidad respectiva, y ello tanto si se trata del poder económico, como de cualquier otro" (Weber Op. cit.: 682).

Por consiguiente, mientras en determinado contexto social no exista una institución o poder de una jerarquía superior que regule y limite las funciones que corresponden a las diversas instituciones, entre éstas se establece una “competencia por el poder” que afecta el rango de intereses, derechos y deberes, que corresponden a los diversos individuos y clases que constituyen la sociedad y la región. En tal caso, el equilibrio que puede establecerse es relativamente inestable.