LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

Andrés E. Miguel Velasco y otros

Volver al índice

 

 

d. La base de la organización social de la clase media

No hay sociedad que se rija por cuestiones materiales solamente, las cuales, en una sociedad de clases, se reflejan en el proceso de acumulación. Existen otros elementos como el “poder”, que necesariamente regula los diversos comportamientos, actitudes y deseos humanos individuales y de las diversas clases. Fundamentalmente el poder representa la capacidad de imposición de las creencias, valores, hábitos, intereses o decisiones de un individuo, grupo o clase sobre el resto de la sociedad, a través de mecanismos cuya esencia descansa en aspectos materiales, o de carácter puramente psicológico o administrativo. El poder social representa “la energía necesaria para crear, sostener o impedir mudanzas sociales observables” (Clarck 1976: 82-83), e implica la realización de la voluntad de “alguien”, aun en contra de la resistencia de los demás (Cfr. Weber Op. cit.: 682; Mills Op. cit.: 245).

El poder, si bien se mide o institucionaliza por la autoridad, no es la autoridad. Para que exista ésta, se requiere de las leyes o de las instituciones, que a través de normas, reglamentos o mandamientos, puede regir el comportamiento de toda la sociedad, y no exclusivamente de individuos o clases sociales específicos. El poder representa la capacidad de ensanchar la imposición económica y política de las instituciones sociales, para allegarse recursos económicos y en general de carácter material, así como para influir en las decisiones y voluntad de "los demás", en tanto que la autoridad representará la capacidad de las mismas instituciones para crear, ordenar y legalizar los recursos obtenidos a través de su poder, aún en contra de la resistencia de los diversos individuos y clases sociales, los cuales a través de la autoridad, necesariamente deben acatar o sujetarse a las normas y decisiones institucionales.

De una manera general, se propone que el objetivo de las instituciones o de las diversas estructuras de la organización social, será optimizar la legitimidad de su autoridad ante el resto de la sociedad.

De esta manera, la legitimación será mayor en la medida en que el poder institucional es mayor, y la autoridad en la cual se refleja dicho poder es aceptada sin necesidad de grandes sacrificios ni desgaste de recursos sociales.