LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

Andrés E. Miguel Velasco y otros

Volver al índice

 

 

d. La evolución de las relaciones de clase en el ámbito público

i. El sector gubernamental y la clase media

La conformación de las fuerzas sociales, y la legitimación de los intereses de éstas según principios sistematizados en una primera instancia por los partidos políticos o las agrupaciones gremiales, representan un importante nivel de evolución de las relaciones sociales en el ámbito público. Otro ámbito lo representa el gobierno; y un no menos importante nivel lo representa la identificación con la existencia de la “clase media” (pequeña burguesía en el lenguaje clásico) en la sociedad.

La existencia de instituciones gubernamentales, de una clase media vigorosa, o la implementación de prácticas políticas como la democracia, constituyen factores capaces de reducir las expectativas del alcanzar el nivel crítico en la reproducción social (hn en el lenguaje de Prometeo); o en su defecto, limitan el margen de enfrentamiento entre las clases y categorías sociales, al contrarrestar la libre imposición de los intereses no deseados al conjunto de la sociedad.

La sugerencia de que sin importar la condición socioeconómica, socialmente todos los ciudadanos son iguales, hace de la “democracia” un factor fundamental para la dilución de las clases sociales en el ámbito social. La teoría democrática clásica “se basa en la suposición que la dignidad del hombre, y en verdad su crecimiento y desarrollo como ente actuante y responsivo en una sociedad libre, depende de su posibilidad de participar en forma activa en las decisiones que gravitan significativamente sobre él” (Bachrach 1973: 153). De esta manera, en una democracia clásica no solo es fundamental el gobierno por el pueblo, sino que también se reclama la existencia de un cuerpo social organizado, emprendedor y bien estructurado, es decir, de un gobierno para el pueblo y del pueblo.

Conviene recalcar que cuando se analiza la constitución del gobierno desde la perspectiva del individuo aislado, o a lo sumo de individuos agrupados por intereses parciales y coyunturales, éste aparece, en primer lugar, por encima de la sociedad, actuando externamente a la misma, y como la representación consensual de la totalidad --o en último caso de la mayoría--de los individuos que constituyen ésta. Así, la sociedad resulta un organismo capaz de automantenerse en tanto éstos acepten, acaten y actúen dentro de las normas que éstos se imponen a través de su constante interacción. El gobierno actúa como la instancia que resuelve los problemas que los individuos o grupos sociales no son capaces de resolver por ellos mismos, y sólo aparecerá ante la sociedad como "el último juez en materia de coerción social” (Weber) cuando se desarrollan en individuos aislados, o grupos minoritarios, conductas “desviadas” que amenacen con el orden social imperante, del cual el gobierno es la legitimación más acabada y representativa. Si en la sociedad ocurren conflictos que lleguen a afectarla o amenacen con su destrucción, lo conflictivo no está en las leyes, instituciones o relaciones que mantienen entre sí los propios individuos, se considera que está en los individuos o grupos que no se sujetan a las normas institucionalizadas, o en última instancia, en la insuficiencia de los individuos encargados de los órganos gubernamentales. Esta concepción del papel gubernamental tiende a ocultar el rol que en la realidad puede jugar el gobierno en la dominación y desigualdad social ocasionada por la división clasista de la sociedad.

Según la teoría clásica, en una sociedad de clases dominada por el capital, el gobierno cumple la función básica de justificar y preservar la existencia, reproducción y forma de relaciones sociales, desarrolladas y condicionadas por la propiedad privada de los medios de producción, favoreciendo en lo general a la clase capitalista, y de manera particular, el desarrollo y consolidación de la clase media, a la cual favorece con el apoyo a la educación, la obra y los servicios públicos, y con la asignación de contratos y empresas que tienden a mejorar su economía. La clase media es la encargada de asegurar el consumo social.

Se acepta, sin embargo, que el gobierno actúa como el núcleo donde se resumen y resuelven las contradicciones entre las clases, sus capas y fracciones, que tienden a impulsar el cambio de la estructura social; o bien representa el medio a través del cual se legitiman las relaciones de alianza entre tales (en algunas sociedades el gobierno es el medio para impulsar y cobijar a la clase media). El Sector gubernamental resulta el órgano que favorece la reproducción social por ser el garante del conjunto de relaciones que deben acatarse por la colectividad, pero también reconoce la existencia de la autonomía relativa del gobierno en función de las relaciones en las cuales se sustentan los proyectos ideológico-políticos que lo legitiman, pues siempre existe la opción que el gobierno lo sea de intereses parciales, sobre todo cuando tales se manifiestan como una pugna por el poder al interior del propio gobierno; o bien, cuando el sector gubernamental apoya intencionadamente a la clase media, e incluso a las “clases populares”, para convertir a éstas en el medio para lograr el desarrollo económico.

Otras instituciones sociales como las religiosas o étnicas, tienden a “competir” con el gobierno en relación al cumplimiento de dicha función, pero su influencia tiende a limitarse debido a su carácter selectivo, o bien, por su carácter ideológico dogmático. De esta manera, la estructura social en la cual se sustenta el gobierno de un Estado no solamente depende de las relaciones entre las clases sociales, y los partidos, sino también del apoyo o de la competencia que con el mismo establezcan otras fuerzas sociales.