LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

LAS MATEMÁTICAS DE LA CIENCIA REGIONAL

Andrés E. Miguel Velasco y otros

Volver al índice

 

 

d. El gran inicio

El movimiento magisterial del ’85 inició en diciembre de 1984, cuando el Comité Ejecutivo de la Sección 22 del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) solicitó al CEN (Comité Ejecutivo Nacional) del SNTE la convocatoria para la realización de su Congreso. Como esta petición no se tomó en cuenta, a mediados de enero del ‘85 inició el paro estatal de labores del magisterio oaxaqueño de la Sección 22 en demanda de tal Congreso, el cual la dirigencia del sindicato nacional le negaba por apoyar al grupo Vanguardia revolucionaria (VR) de tendencia oficial. El paro afectó el 90% del sector educativo del estado. Durante las pláticas entre la dirigencia del Comité Ejecutivo Secccional (CES) de la Sección 22 con el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) no hubo ningún avance, por lo que la Asamblea Estatal de la Sección 22 se trasladó a la Ciudad de México para difundir el problema en la capital del país y entrevistarse con funcionarios de la Secretaria de Gobernación, apoyados por la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), organización opuesta al CEN del SNTE. Poco después se informó que el CEN del SNTE condicionó la realización del Congreso a la asignación de carteras para miembros de Vanguardia Revolucionaria (VR), el bando oficial del sindicato de maestros. En Oaxaca la federación de taxistas, diputados locales y la CTM se pronuncian por una solución inmediata al conflicto, exigiendo a los profesores el pronto retorno a las clases.

En Febrero del ‘85 se efectuaron diversas marchas regionales en Tuxtepec, Salina Cruz, Teotitlán del Camino, Huajuapan, Tlaxiaco, Pinotepa Nacional y la ciudad de Oaxaca para exigir el Congreso magisterial de la Sección 22. La asamblea estatal del movimiento acordó prorrogar hasta el día 25 de febrero la decisión final sobre un paro indefinido de actividades. Se dieron a conocer más de 2500 actas de asociaciones de padres de familia en favor de la solución del conflicto y la autorización del Congreso. Miembros de VR realizan actos de provocación frente al edificio seccional, y se apoderan de casas del módulo habitacional del FOVISSSTE y de los departamentos regionales de la SEP en Huajuapan de León y Ciudad Ixtepec. El gobernador Pedro Vásquez Colmenares (PVC) pidió serenidad al magisterio para no afectar el proceso educativo. Se integraron al paro de actividades los trabajadores de los 15 Centros de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS) en demanda de homologación salarial con el personal del IPN. Treinta mil maestros de Chiapas en paro indefinido para reclamar el cese de funcionarios de la SEP y aumento de sueldos manifestaron su apoyo a los maestros de Oaxaca. A finales de mes se realizó una marcha de más de 30 mil maestros en la ciudad de Oaxaca. Elementos de VR se apoderaron de once viviendas de la unidad habitacional del FOVISSSTE. A finales de febrero son arrojadas bombas molotov sobre el edificio sindical de la Sección 22 responsabilizándose de estos sucesos a VR.

El 4 de marzo estalló el paro indefinido de labores en el estado de Oaxaca por parte de la Sección 22. Ochocientos mil alumnos se quedan sin clases. Maestros de los Valles Centrales iniciaron un "plantón" frente al Palacio de Gobierno, y los trabajadores del INAH cerraron los museos de la ciudad y las zonas arqueológicas para sumarse al paro. Se manifestó el apoyo del magisterio de Chiapas al movimiento oaxaqueño. En conferencia de prensa el gobernador informó que realizaba gestiones ante el CEN del SNTE para solucionar el conflicto. Los profesores se instalaron en el zócalo de la Ciudad de Oaxaca, donde se realizaron concursos de oratoria, canciones y periódicos murales alusivos al movimiento. La asamblea permanente acordó una marcha al D.F. para el 13 de marzo. El mismo día bloquearon avenidas y carreteras en los 26 puntos de la entidad en donde estaban concentrados los maestros. Cuatrocientos brigadistas se trasladaron al Distrito Federal desde esta fecha. Por tercera ocasión se lanzan bombas molotov sobre otro edificio de los profesores. Nuevamente se acusa a VR.

El 13 de marzo partió la "Marcha por la Democracia” a la capital del país. Dos mil maestros, entre ellos un centenar de mujeres, formaban el contingente. Más de 10 mil maestros los despidieron efusivamente. Hubo bloqueo de avenidas y carreteras y manifestaciones en el Istmo, la Cañada, Tuxtepec, Costa y la ciudad de Oaxaca. Los marchistas pernoctaron inicialmente en Etla. Estudiantes de la Escuela de Derecho de la UABJO se manifestaron por las calles en su apoyo. En los días siguientes los marchistas recibieron muestras de apoyo de autoridades municipales, automovilistas, niños y padres de familia. Se realizaron mítines en Huitzo y campamentos en Telixtlahuaca. Se reportaron males gastrointestinales entre decenas de maestros. El Sindicato Unitario de la Universidad Autónoma de Puebla se pronunció por la solución a los conflictos de Oaxaca y Chiapas. Los marchistas llegaron a Nochixtlán. Antes, en el huerto San Francisco Nuxaa, La Joya, colocaron la primera piedra de lo que sería una escuela primaria. Su nombre: Democracia. Se reportan 120 maestros con heridas en los pies, vómitos y diarreas. El 16 de marzo se logró la solución al conflicto del magisterio de Chiapas. Marchó el sindicato de trabajadores de la Universidad Benito Juárez (STEUABJO) anunciando su huelga en apoyo al magisterio democrático oaxaqueño.

El 18 de marzo la marcha avanzó hasta Yanhuitlán, y se inició el "plantón" de la Coordinadora Democrática de Padres de Familia frente al palacio de Gobierno en apoyo al magisterio. Los marchistas hacieron escala en Tamazulapan. Por la noche la Asamblea Estatal permanente acordó levantar el paro de actividades, pues se informa que habrá convocatoria para el Congreso para el 29 de marzo según convenio firmado por el CEN del SENTE y el Comité Ejecutivo Seccional de la Sección 22. Se estableció el compromiso del magisterio para impartir clases extra. El 20 de marzo se levantó el paro de actividades y los "plantones". Seis delegaciones de Valles Centrales se inconformaron con la firma del convenio y amenazaron con desconocer al dirigente de la Sección 22. La marcha, suspendida, pero podría continuar si no hay congreso, advierten. El 20 de marzo retornaron los marchistas a Oaxaca, efectuándose un mitin en el Zócalo al filo de las 10:30 de la noche (Meridiano 100). El 29 de marzo inició el Congreso de la Sección 22, en el cual se eliminó definitivamente a VR, la parte oficial del sindicato magisterial.

En la cronología de los sucesos de ‘85 destaca que el movimiento magisterial tuvo como principales agentes a la S22 (Sección 22) y a VR (grupo magisterial Vanguardia Revolucionaria). Conforme el movimiento magisterial llegó al conflicto, apareció como aliado de la S22 la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); y del lado de VR estuvo el CEN del SNTE, es decir, la dirigencia del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE). El movimiento magisterial tuvo varios eventos violentos, y en este caso la mayor violencia fue propiciada por VR.

Con respecto al conflicto del año 2006, la huelga de maestros por motivo de mejoras salariales (cambio de zona económica) que dio origen al conflicto en el estado de Oaxaca, inició el 22 de mayo de 2006. Cuatro meses después, 1.3 millones de niños no habían podido acudir a clases, se habían perdido más de 370 millones de dólares y se había deteriorado la imagen de este turístico lugar (la Ciudad de Oaxaca cayó como destino turístico en el país). Después de cuarenta días del conflicto los empresarios del centro histórico consideraban las siguientes perdidas: nómina $5,709,902.56; rentas: $3,567,621.97; facturas vencidas con proveedores: $31,091,724.33; pérdidas en ventas: $55,448,411.88; crédito requerido: $95,817,660.74 (Ocejo 2006). Más de la tercera parte de la población del estado de Oaxaca, de aproximadamente 3.4 millones de personas, se veía afectada por las protestas. El Gobierno del estado se encontraba en el ojo del huracán de la crisis iniciada el 15 de mayo, con un paro de los profesores de primaria y secundaria en demanda de un aumento salarial (Cortés 2006). Ciento cincuenta días después (el 18 de Octubre), el desplome del turismo y de la economía eran evidentes, pues no se pagaban las quincenas de los profesores (por lo menos tres). Otros signos dominantes del momento eran la alta incertidumbre por las dificultades de la salida del gobernador que el Senado de la República negó, y la presencia de las barricadas populares que destacaban la inseguridad existente entre la población.

Desde el 14 de junio, cuando el gobernador de Oaxaca ordenó un fallido desalojo de espacios urbanos y edificios públicos ocupados por los profesores, el conflicto se radicalizó por parte de los manifestantes que exigían su renuncia como única solución a la crisis. Entre junio y octubre iniciaron las confrontaciones violentas entre los contendientes. A ciento cincuenta días del inicio del conflicto, la mayoría de oficinas gubernamentales estatales se encontraban cerradas por la acción de los sectores inconformes, que mantenían acordonado con barricadas el centro de la capital, controlando la sede del gobierno y del congreso estatal, así como del poder judicial. Las emisoras de radio habían sido también ocupadas por el magisterio, que las usaban para difundir su propaganda y alertar ante la posible acción de las fuerzas de orden público para poner fin a las protestas. Era frecuente ver a funcionarios públicos ejerciendo sus labores en hoteles, restaurantes y domicilios particulares.

Al gobernador del Estado no se le veía en la Ciudad de Oaxaca desde el inicio del conflicto. Debido a que habían desconocido a las autoridades locales, los maestros sostenían desde hacía semanas un diálogo con el Gobierno federal en la Ciudad de México. Otra medida de presión de los profesores, a los que se les unió una federación de organizaciones sociales denominada Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO), fue una caminata iniciada el 21 de septiembre con destino a la capital mexicana, la cual llegó a principios de octubre para manifestarse frente al Senado, la institución que se creía podía interrumpir la gestión del Gobernador de Oaxaca. El presidente del Consejo Impulsor de Desarrollo Empresarial oaxaqueño afirmaba entonces que la economía estaba a punto de colapsar y crear una grave situación social, dejando a miles de trabajadores desempleados. Según el empresario, después de cuarenta días habían cerrado quince hoteles y se habían quedado sin empleo cientos de personas. Funcionaban a medias los servicios básicos, como agua, luz y limpieza, pero los trámites administrativos eran imposibles y el principal hospital público había tenido que incrementar sus labores por el cierre de la mayoría de centros de salud de atención primaria (Cortés 2006). A finales de Diciembre de 2006, se reconoció que durante el movimiento social se habían perdido 26 vidas, había 349 detenidos y 370 lesionados; de los detenidos, 141 personas fueron trasladadas al penal de alta seguridad de Nayarit, al ser considerados personajes de “alta peligrosidad”. Al mismo tiempo, la dirigencia fue acorralada y obligada a salir del estado, mientras que todas las escuelas de la entidad se sometieron a una fuerte vigilancia y algunas fueron allanadas por comandos de asalto, y en los medios de comunicación se puso en acción una campaña de desprestigio en contra de la oposición.

De la cronología de los sucesos del año de 2006, se deduce que el movimiento magisterial tuvo como principales agentes a la S22 (Sección 22) y al GO (Gobierno del Estado de Oaxaca). Conforme el movimiento magisterial llegó al conflicto, al mes y medio de iniciado, aparecieron como aliados de la S22 la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO); y del GO la iniciativa privada: empresarios del ramo turístico y comercial (IP). De igual manera, el movimiento magisterial de 2006 se desarrolló con varios eventos violentos. En este caso, la mayor violencia fue propiciada por GO.