CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL
UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

Sara Lidia Feldstein de Cárdenas y otros

Volver al índice

 

 

INTERNET: UN GOLEM DE LA POSTMODERNIDAD

Por Sara L. Feldstein de Cárdenas

I. INTRODUCCIÓN

El desarrollo casi exponencial de la informática unido a las telecomunicaciones nos ha lanzado para que naveguemos, flotemos, en los mares de la sociedad de información. Sociedad que reúne, en un constante devenir, fluir, a Estados, empresas públicas y privadas, vendedores, compradores, prestadores de servicios, consumidores, entre tantos otros. Nos encontramos en las aguas de una verdadera revolución comercial.

El fenómeno de la frontera no ha sido obstáculo, antes bien un estímulo, un disparador, para la realización de transacciones internacionales mediante la utilización de los ordenadores, que han servido básicamente como instrumentos transmisores de las voluntades ya perfeccionadas, y además participando, conforme un programa preestablecido por el titular, en el proceso de formación y exteriorización de la voluntad negocial; computadoras que suelen conectarse entre sí a través de la red de redes, de INTERNET. Una red que aloja a más de diez millones de ordenadores anfitriones, que a su vez generan nuevas redes locales. Claro, en el espacio virtual, telemático, en el ciberespacio.

Ciertamente, no es desatinado pensar que las fronteras de los derechos estaduales se están atenuando, porque no esfumando debido a la aparición de una serie de fenómenos, furgones de cola de la globalización, de la mundialización, de la internacionalización, que van desde el trasiego de capitales pasando por la pobreza extrema, llegando hasta INTERNET. Una red que creada por el hombre, encierra un abanico casi infinito de posibilidades, desde un sistema de comunicaciones, con más de cincuenta mil redes conectadas, que se expresa en un único idioma, el lenguaje digital, que opera con imágenes de millones de colores, que transmite información, datos, que posibilita los emails mensaje punto a punto, mensaje de punto a multitud, mensajes de bases de datos, comunicación en tiempo real, así como la transmisión de música, imágenes en movimiento o televisión.

A su turno, resulta que el comercio electrónico como una de sus manifestaciones, abarca actividades de banca electrónica, culturales, de salud, de viajes, de esparcimiento, de información, entre tantas otras, que permite, mediante el empleo de una infraestructura electrónica a las más variadas personas, sean humanas o jurídicas, e inclusive a los propios gobiernos, organizaciones educativas, organizaciones no gubernamentales, entre tantas otras, celebrar contrataciones internacionales a una velocidad que permite que se cubra el globo en milésimas de segundos. Más aún, los usuarios no reparan en el cruce de fronteras, en los límites políticos de los derechos estaduales y ello les sucede de forma inadvertida, casi imperceptiblemente. Nuestro trabajo para esta ocasión académica, aborda la temática acerca de si INTERNET, ese hábitat creado por el hombre, habrá de ser ordenado, regulado o se ha tornado en una suerte de monstruo, inmanejable, incontrolable, un verdadero GOLEM postmoderno.