CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL
UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

Sara Lidia Feldstein de Cárdenas y otros

Volver al índice

 

 

IV. LA INTERNACIONALIDAD DEL FENÓMENO

Cuando se aborda la temática relacionada con el comercio que tiene lugar en redes digitales, hay una característica que resalta entre otras y es precisamente, su naturaleza internacional. En efecto, los medios electrónicos ofrecen un escenario en el que se insertan desde las personas humanas hasta las empresas grandes como las pequeñas, accediendo a un mercado mundial casi sin límites en el que se entrelazan imperceptiblemente millones de transacciones internacionales. Así, la mayoría de ellas, las que se celebran entre las empresas y los usuarios, se encuentran relacionadas con productos tangibles así como intangibles que son frecuentemente enviados directamente a las computadoras de los consumidores a través de la red. Las dimensiones internacionales del comercio electrónico entre otros temas de vital importancia producen efectos jurídicos, relacionados con la contratación electrónica, la jurisdicción y derecho aplicable, problemas de confidencialidad, de privacidad, entre otros.

En cuanto al primero de los aspectos señalados sabido es que en el entorno digital también el contrato se presenta como el instrumento jurídico disparador de riqueza y que debido a su carácter flexible aunque vinculante desde el punto de vista jurídico, se amolda a los intereses de quienes lo emplean, erigiéndose en uno de los principales medios de autorregulación de los que disponen las partes para movilizar el mercado internacional del comercio electrónico. Tal contratación electrónica abarca desde las relaciones entre empresas y consumidores, (B2C), cuando los consumidores acceden a bienes o servicios que se ofrecen en Internet, como entre las propias empresas (B2B), compraventa de mercaderías, prestación de servicios, contratos de licencia, contratos de explotación de derechos de propiedad intelectual, entre otros. En tal sentido, el comercio electrónico plantea problemas tales como el perfeccionamiento del contrato, vale decir, la determinación del momento en que se logra una oferta y su aceptación en el entorno virtual; sus formalidades contractuales y probatorias, el grado de seguridad, durabilidad e integridad respecto del contenido.

El otro aspecto mencionado se encuentra relacionado estrechamente con la naturaleza multijurisdiccional de Internet en el sentido que la información en las redes digitales suele desplegarse en el nivel internacional, transponiendo las fronteras geográficas de los Estados que cuentan cada uno con su propio sistema jurídico.

Finalmente, Internet hace posible difundir contenidos de manera instantánea, lo que tiene suficiente virtualidad como para provocar infracciones de piratería, falsificación debido que el propio entorno facilita el anonimato y brinda herramientas que dificultan, que hasta llegan a imposibilitar, la detección de la procedencia de una concreta comunicación electrónica; o que imponen la necesidad de proteger a los particulares del acopio, almacenamiento y disponibilidad pública de datos comercialmente valiosos sobre la identidad y costumbres de los usuarios.

Brevemente describiremos cuáles son las soluciones que brinda el Derecho Internacional Privado Argentino a este fenómeno.