CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL
UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

Sara Lidia Feldstein de Cárdenas y otros

Volver al índice

 

 

III. COMERCIO ELECTRÓNICO

La palabra "comercio" hace referencia a una serie cada vez mayor de actividades que tienen lugar en redes abiertas, tales como compra, venta, comercio, publicidad y transacciones de toda índole entre otras, que fomentan el intercambio de valor entre partes. Cabe citar como ejemplos las subastas, los servicios bancarios y demás servicios financieros, la venta de programas, y un número creciente de sitios que ofrecen una amplia gama de bienes o servicios de consumo, todos ellos en línea. En la actualidad es posible hasta adquirir productos como la música, descargándolos directamente en forma digital en la computadora del consumidor (o en otros dispositivos digitales).

El término “electrónico" alude a la infraestructura mundial de tecnologías y redes de la informática y las telecomunicaciones que permite el procesamiento y la transmisión de datos digitalizados. Las redes operan sobre la base de propósitos definidos de manera específica y están destinadas exclusivamente para los participantes autorizados. Precisamente INTERNET permite que un número potencialmente ilimitado de participantes que quizá no hayan tenido contacto previo se comuniquen y realicen transacciones en una "red abierta", que no exige dispositivos de seguridad.

Finalmente, el “cyberspace”, el ciberespacio, el espacio cibernético aparece prima facie caracterizado por la ausencia de fronteras, presentándose como un escenario en el que se desenvuelven relaciones jurídicas de variada índole, que no parecen tener ningún apego a las lineas geográficas estaduales las que provocativamente las superan de manera casi imperceptible. Dicho en otras palabras, no existe aún en este ámbito una autoridad que administre, controle, regule la red, aspecto particular que para algunos expertos es el que ha impulsado su crecimiento exponencial.

El comercio electrónico plantea problemas en relación con algunas de las nuevas modalidades utilizadas para lograr una oferta y su aceptación en el entorno en línea. Se concede mucha importancia a la claridad y la transparencia de las condiciones contractuales, sobre todo porque en los contratos electrónicos pueden intervenir partes de diferentes lugares del mundo que quizá tengan muy poco contacto entre sí, cuando no ninguno, aparte de sus comunicaciones en línea. Habida cuenta de estas limitaciones, las partes que redactan los contratos y las que los aceptan, suelen tener presentes algunas condiciones, como la exoneración de responsabilidad, la elección del derecho y la jurisdicción, la protección del consumidor, la limitación en materia de responsabilidad y los problemas del derecho local imperativo o también denominadas normas internacionalmente imperativas o leyes de policía.

Este entorno tan atractivo, mas no por ello menos riesgoso, ha provocado la aparición de un tema fundamental que ha dado lugar a una delicada pugna entre quienes polemizan en torno de la legitimidad de los derechos estaduales de regular jurídicamente este espacio y el derecho de los usuarios de emplearlo a su libre albedrío.