CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL
UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA INTERNACIONAL UNA MIRADA DESDE EL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

Sara Lidia Feldstein de Cárdenas y otros

Volver al índice

 

 

VI. CENTROS DE ARBITRAJE ON LINE

Existen múltiples centros o instituciones de arbitraje on line, con diversos alcances. Entre ellos podemos mencionar: "Online Ombuds Office " creado en 1996 por iniciativa de la universidad de Massachussets ; el proyecto del "CyberTribunal “, lanzado en 1998 por el Centre de recherche en droit public (CRDP) de la Facultad de Derecho de l'Université de Montreal , el "Proyecto Magistrado Virtual”, en Pittsburgh, auspiciado por el National Center for Automated Information Research, la American Arbitration Asociation y el Villanova Center for information law and policy , la Uniform Dispute Resolution Policy (UDRP) de la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), el National Arbitration Forum, E-resolution , CPR Institute for Dispute Resolution, la Society of Professionals in Dispute Resolution (SPIDR), Cibertribunal peruano, Asociación Española de Arbitraje Tecnológico (ARBITEC), CyberCMAP (Centre de Médiation et d'arbitrage de Paris), Internet Arbitrator ; Global Arbitration and Mediation Association (G.A.M.A.) ; Better Business Bureau Online, CyberSettle, iCourthouse, Internet Ombudsman, Mediation Arbitration Resolution Services, Résolution électronique des disputes commerciales (ECODIR), Resolution Forum, European Advertising Standards Alliance (EASA), SettlementOnline, The Claim Room, Webmediate.com, el Centro de Arbitraje en línea auspiciado por la Cavecom-e (Cámara Venezolana de Comercio Electrónico).

Veamos las características principales de algunos de estos centros.

En Canadá en septiembre de 1996 el Centre de recherche en droit public de la Faculté de droit de l'Université de Montréal lanzó el Cybertribunal para la resolución de disputas on line que desapareció en diciembre de 1999 al integrarse eResolution, una iniciativa experimental de resolución on line de disputas sobre nombres de dominio, que también cesó sus operaciones en diciembre de 2001. El CyberTribunal estaba destinado a las controversias calificadas como “cibernéticas”, en los siguientes dominios: derecho de autor, marcas de comercio, comercio electrónico, competencia, libertad de expresión, intimidad y otros ámbitos siempre que no sean cuestiones de orden público.

Las partes podían recurrir a este arbitraje ya sea a través de una cláusula compromisoria o de un compromiso arbitral.

El procedimiento se realizaba enteramente on line, a través de medios electrónicos, acelerando el proceso y disminuyendo los costos. Los intercambios de documentos, y demás informaciones se realizaban por correo electrónico o en un “chat room”. El árbitro disponía de formularios electrónicos de todos los actos procesales.

El Tribunal debía utilizar los servicios de una autoridad de certificación para identificar a las partes cuando ellas transmitían mensajes, así como las piezas procesales.

A fin de someter una cuestión al CyberTribunal, el reclamante debía completar un formulario electrónico que se hallaba en el sitio de internet y elegir un password personal.

El procedimiento era totalmente gratuito, sin ser necesaria la intervención de abogados.

Las partes no podían elegir el árbitro, sino que lo nombraba la Secretaria del CyberTribunal. Sin embargo, podían recusarlos por falta de independencia o de imparcialidad. Los árbitros no necesariamente debían ser abogados, pero todos debían estar especializados en las nuevas tecnologías de la información.

A fin de establecer la sede del arbitraje, se recurría al “site de l´affaire en cours”, una sede totalmente virtual.

En materia de derecho aplicable al fondo, las partes tenían la libertad de elegirlo, y a falta de elección, el árbitro podía elegir “el derecho nacional con el que el conflicto tiene los vínculos más estrechos”. Sin embargo, “en todos los casos, el tribunal arbitral tendrá en cuenta el contrato y los usos que tienen curso en el Ciberespacio”. Por otra parte, cuando se encontraba involucrado un consumidor el artículo 17, párrafo tercero del Procedimiento General se pronunciaba a favor de la ley del domicilio del consumidor.

En Estados Unidos, el "Magistrado Virtual”, auspiciado por el National Center for Automated Information Research, la American Arbitration Asociation y la Villanova Law School, es un Centro de arbitraje on line creado en 1996 y destinado al arreglo de litigios relativos a la utilización de la red, con exclusión de aquellos concernientes al comercio electrónico. Los árbitros deben pronunciar su laudo en las setenta y dos horas, contadas a partir de la presentación de la demanda y deben fundarse en derecho, equidad y netiquette. Entre las sanciones previstas, se encuentra la expulsión del ciberespacio.

Otra experiencia interesante es la de ARBITEC, la Asociación Española de Arbitraje Tecnológico , constituida en 1989, que desde febrero de 1997 es el primer centro español de arbitraje que admite solicitudes a través de Internet, utilizando la red en todas las etapas del procedimiento.

Finalmente, el Cibertribunal Peruano, una asociación sin fines de lucro, constituida en Perú en noviembre de 1999 y debidamente inscripta , es un órgano de resolución de conflictos y controversias ocurridas en y por el uso de Internet, en materia de comercio electrónico, contratación electrónica, contratos informáticos, propiedad intelectual (propiedad industrial, derechos de autor, conflictos entre nombres de dominio, etc.), actos de competencia desleal en la red, teletrabajo, publicidad y marketing en Internet, protección del consumidor, protección de la intimidad, responsabilidad civil y en todos aquellos temas en los que, a petición de parte nacional o extranjera, se solicite intervención, siempre que se trate de conflictos susceptibles de ser resueltos a través de medios alternativos de resolución de controversias, exclusivamente en el ciberespacio.

Fomenta la conciliación entre las partes y el arbitraje como la alternativa de resolución de conflictos, a través de correo electrónico, chat, videoconferencia y cualquier otro medio tecnológico disponible.

El Cibertribunal Peruano atiende las 24 horas del día, incluso domingos y feriados y cuenta con abogados que son árbitros, conciliadores acreditados en el Ministerio de Justicia del Perú y expertos en derecho informático.