EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

Coordinador: Rigoberto Soria Romo

Volver al índice

 

 

5.3. Resultados emprendurismo

La edad promedio de las mujeres participantes en los talleres de herbolaria es de 46 años, ubicándose en un rango de 23 a 65 años. Destacan por su presencia mujeres solteras y casadas, 53.6% y 35.7% del total, respectivamente. En lo referente a estudios realizados se cuenta con primaria, secundaria, preparatoria y profesional en 17.9%, 28.6%. 10.7% y 32.1%, siendo el mayor porcentaje el correspondiente a mujeres con carrera profesional, mientras el 10.7% restante cuenta con carrera técnica.

Dentro de las características generales de las asistentes, el 96.6% mencionaron como motivación para tomar el curso el interés por la salud, el resto lo hizo por la promoción de la parroquia. Asimismo, el 88.9% señaló que en algún momento de su vida ha tenido la inquietud por iniciar un negocio, situación que se manifestó principalmente en la edad comprendida entre los 26 y 35 años (25.9% de los entrevistados).

En el terreno laboral, el 79.3% tiene experiencia laboral, de los cuales el 57.1% la ha adquirido en el sector informal. En el momento de la encuesta sólo el 69% contaba con un empleo, ubicado de igual forma en el sector informal (57.9%).

En lo que se refiere a antecedentes emprendedores dentro del ámbito familiar, se tiene un 25.9% con padre comerciante. Mientras que el 85.7% de las madres es exclusivamente ama de casa. Asimismo, destaca que la mayoría de las encuestadas (78.6%) proviene de familias numerosas –más de cuatro hijos-. Diversos estudios señalan que los primogénitos tienen mayor propensión a ser emprendedores, en tanto que en nuestro universo de estudio sólo el 28.6% posee esta característica. Sin embargo, las participantes en el curso de herbolaria señalan en el 61% de los casos, la existencia de un negocio familiar propiedad de hermanos (44.4%). En tanto la mitad considera que sus padres las han motivado a iniciar alguna actividad empresarial.

Las mujeres que también son madres, tienen en promedio dos hijos; y las que además trabajan, son auxiliadas por sus padres en el cuidado de los niños durante su jornada laboral (54.5%). En torno a la colaboración de la pareja en las tareas domésticas, el 64.3% manifestó contar con dicha ayuda.

A través de la aplicación del cuestionario tipo Likert, se obtuvieron algunas cuestiones importantes sobre las mujeres participantes en los talleres de herbolaria, en relación a su perfil emprendedor. En términos generales se tienen calificaciones positivas para las características señaladas en la tabla 1 con excepción de la vinculada a historia laboral, que se ubica en una posición intermedia.

Para el caso de este grupo de mujeres se considera más importante el deseo de independencia, que es una característica básica de las emprendedoras, al buscar tener una actividad –adicional a las tareas domésticas- en la cual pueda realizar sus aspiraciones profesionales.

Por su parte, el reconocimiento juega un papel importante al contar con la segunda mejor valoración. En este sentido, la mujer con perfil emprendedor busca que se le reconozca por la capacidad de equilibrar los dos mundos en que se ve inmersa: la vida familiar y profesional.

La edad y la automotivación cuentan con una calificación favorable a nivel global, es decir, las entrevistadas evalúan favorablemente diversos aspectos que las motivan a la tarea de emprender un negocio, asimismo, consideran el factor edad como importante en la actividad emprendedora.

Finalmente la historia laboral, valorada como la experiencia en la actividad empresarial se considera de mediana importancia. Cabe destacar desviaciones estándar similares para las características valoradas.

En la evaluación global para cada una de las encuestadas, la orientación emprendedora se califica de acuerdo a la siguiente escala:

En este sentido, se encuentra que en promedio, para los grupos del taller de herbolaria del año 2007, se tiene una baja orientación emprendedora, al ubicarse en 80.96 puntos. Particularmente se tiene que todos los casos registrados a través de los cuestionarios se ubican en el nivel baja orientación emprendedora, abarcado un intervalo que va de los 57 a los 100 puntos. Este último caso en específico se encuentra en el límite entre una orientación baja y media.

En lo que respecta a las integrantes de la empresa, como información introductoria se presenta la primera motivación para incorporarse a este proyecto visto desde la perspectiva de las mujeres emprendedoras que integran esta incipiente empresa.

Como se ha señalado, este proyecto se inicio de un curso de herbolaria; el grupo de trabajo se conformó con el interés de ofrecer una alternativa de salud sin la idea inicial de constituirse como un grupo que pudiera postularse a la conformación de una empresa formal. Las principales razones señaladas para tomar el curso fueron el de interés por la salud y un conocimiento previo de la técnica.

Así mismo, al desarrollar una mejor coordinación en el grupo de trabajo se plantea la idea de formalizar el proyecto con un compromiso solidario y de carácter interno, pero con un alto contenido moral. El siguiente gráfico describe los motivos que las integrantes de la empresa consideraron para incorporarse al equipo.

La respuesta que presentó la mayor incidencia fue la que refería incorporarse a la empresa para satisfacer una necesidad de cumplir expectativas propias de crecimiento, seguida por la opción que refiere a necesidades económicas.

Estas dos preguntas presentan el panorama mas amplio de las características e intereses de estas mujeres, a continuación se realiza un examen a profundidad de los datos recolectados por los cuestionarios aplicados.