EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

Coordinador: Rigoberto Soria Romo

Volver al índice

 

 

4 Niveles o variables, dimensiones e indicadores

El siguiente cuadro muestra los distintos niveles para el análisis de la cultura organizacional así como su descripción corta. Se siguen los planteamientos de Schein (1992) y el modelo desarrollado por Arciniega y González (2002).

En el siguiente cuadro se muestran las dimensiones utilizadas para representar cada uno de las variables o niveles que identifican la cultura organizacional para su posterior aplicación en la empresa sujeto de estudio. Cabe señalar que en este trabajo no se estudia la tecnología ni los rituales o ceremonias.

4.1 Operacionalización de la variable o nivel “Artefactos”

Como se menciona anteriormente los artefactos es la parte visible o el estado físico de la organización, para la obtención de información sobre esta variable la observación in situ es una herramienta fundamental, ya que permite analizar y descifrar el comportamiento existente entre los empleados de la empresa, como se da el lenguaje entre ellos, es decir, de manera formal o informal; si se crea un ambiente de confianza o de rigidez en el trato que se dan unos a otros, además cuestiones visibles como son: premios, recompensas, valores publicados, certificados publicados, entre otros. También se observa el lenguaje y la vestimenta que usan, si se utiliza algún tipo de uniforme o no.

El nivel de tecnología es un elemento clave para conocer la mentalidad de las personas que trabajan en la organización, ya que el hecho de contar con tecnología de punta, implica que sus miembros son personas preparadas y con alto conocimiento en la materia de su especialidad. La observación física de las instalaciones es otro punto importante ya que se puede, en principio, identificar cuestiones culturales mediante la existencia de una empresa con instalaciones modernas, limpias y agradables.

La finalidad de esta primera parte de la encuesta es conocer la opinión de los miembros de la empresa, referente a las dimensiones relacionadas con el nivel “artefactos”, y poder comparar así con algunos datos obtenidos de su observación.

Para complementar el cuestionario Likert se hace una revisión de documentos tales como organigramas, documentos que hacen mención de la misión, visión, objetivos de la organización, declaraciones públicas, diarios y revistas internos, decálogos, documentos de seguridad industrial, historias oficiales, documentos de propaganda, eslóganes, bases para otorgar premios y recompensas, fechas memorables, entre otros. Se parte de que estas fuentes documentales son productos culturales y que en ellos se encuentra, por lo tanto, impresa parte de la cultura de la organización, aunque sea sólo en sus aspectos oficiales.