EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

Coordinador: Rigoberto Soria Romo

Volver al índice

 

 

4 Estructura organizacional de la empresa estudiada

La empresa “productora de plásticos” nació hace 20 años y siempre se ha dedicado a la producción de tapas de plástico para garrafones de agua. La demanda de estas tapas se incrementó a finales de los años ochenta donde empezaron a proliferar pequeños productores de agua purificada , aunque controlada por las dos empresas grandes: Pureza y Arcoíris. Su mercado potencial en si, es toda empresa envasadora de agua.

Para 1993, “productora de plásticos” contaba con ocho trabajadores. De ellos, cinco se dedicaban a la producción en general, dos en el área de ventas, uno más desempeñaba labores de oficinista y también existía la figura de gerente (el propietario). A si mismo, sé contaba con siete máquinas inyectoras en la línea de manufactura y una producción promedio de 1.5 millones de tapas mensuales. Su capital fijo consistía en las instalaciones de la planta ubicadas en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, unas oficinas en la ciudad de Guadalajara y una camioneta para repartir los pedidos de sus clientes.

De la misma manera, aproximadamente contaba con cincuenta clientes distribuidos (la mayoría) proporcionalmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara, así como, en otras ciudades de Jalisco y unos más en el estado de Colima. También, se tenia identificado un total de cuatro competidores de los cuales, dos eran de las empresas líderes en agua purificada.

En 1994, la empresa cambió de propietarios debido al grave desorden en la producción y comercialización de la empresa. La nueva administración remodeló la planta, y trasladó sus oficinas a la planta de producción, con el fin de tener un control sobre este proceso, también incrementó el número de inyectores a doce, lo que trajo consigo un incremento en la producción del 73 por ciento, es decir la producción llegó a los 3.7 millones de tapas por mes.

El incremento de maquinaria propició un aumento en el número de empleados: diez se dedicaban a la producción, cuatro a ventas, cuatro a oficina y un gerente. Además de incrementar el personal, se adquirieron cinco computadoras, que han servido para proporcionar información de los clientes y los avances en la producción con el fin de tomar decisiones pertinentes.

El mercado actualmente se conforma de siete oferentes, dos considerados como grandes, ya que uno de ellos cuenta con capital externo y una parte de su producción lo destina al extranjero, el otro es filial de la empresa Purificadora Arcoíris; cuatro son considerados como pequeños y la empresa en estudio es catalogada como mediana, tanto por el número de empleados como por su ventas anuales.

Actualmente, la empresa cuenta con una cartera de 782 clientes, los cuales están clasificados de acuerdo al volumen y antigüedad que tienen. El tipo A son los que demandan mayor volumen de la producción (56%), el tipo B solicitan el producto esporádicamente, pero siempre es constante, el tipo C es muy espaciado en sus pedidos y el D, la empresa estudiada es la segunda opción como compra de tapas. Algunos de estos clientes han pasado al tipo C o B.

La diferencia con esta clasificación de clientes es que se les otorga un tipo diferente de pago a su pedido, los clientes A se les maneja un tiempo acordado, que puede ser de 30 o 50 días, los de tipo B se les otorga crédito, pero al deber un pedido se les cancela hasta que sea pagado. Los clientes tipo C y D no tiene crédito y sólo se les produce si pagan a la entrega o con un anticipo.

Para todos los clientes se maneja el descuento por pago anticipado o al momento de la entrega, esto varia con respecto al tipo de empresas con las cuales ya han trabajado, que puede ser de un 10 a un 20 por ciento de descuento, esta técnica ha podido ser beneficiosa para reducir la cartera de crédito que en un inicio fue de 75 días y en 2007 es de 60 días.