EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

Coordinador: Rigoberto Soria Romo

Volver al índice

 

 

5 Emprendurismo en mujeres, cooperativismo y cultura organizacional: evidencia empírica

Con base en las referencias teóricas descritas, en este apartado se presenta la organización sujeto de estudio, así como la perspectiva metodológica desde la cual se abordarán los ejes centrales de la investigación.

5.1. Organización analizada, Sociedad Cooperativa de mujeres

La empresa donde se realizo el estudio de caso tiene sus antecedentes en talleres de desarrollo humano impartidos por la Comisión Diocesana de Pastoral Social en el 2002, los cuales tienen como finalidad ayudar a mujeres que buscan una mejor calidad de vida a través del aprendizaje sobre herbolaria. Al término del curso, las mujeres se coordinaron para producir y vender productos de herbolaria afuera de las iglesias; al inicio eran veinticinco mujeres que participaban. Estos productos eran vendidos sin etiquetas y de manera informal.

Dada la gran responsabilidad, absorción de tiempo, costos y nulas utilidades, muchas de estas mujeres deciden retirarse quedando únicamente ocho de ellas, a las cuales un año después se incorporan dos personas más; conformándose actualmente por nueve mujeres ya que una de ellas decidió abandonar la organización por cuestiones personales. Estas nueve mujeres han estado trabajando desde 2003, siendo el 2004 el año que marco el compromiso por escrito de la integración de esta organización sin ser un acuerdo legal.

Los productos elaborados por esta organización son microdosis –el principal-, pomadas, shampoo, jabones, jarabes, gel y aceites. El proceso para los productos es similar –sólo varían las hierbas utilizadas para cada uno.

Un evento importante en la historia de la empresa, surge al tener la oportunidad de asistir a una exposición de productos herbolarios. En este momento en cuando ven la necesidad de darle mayor formalidad a sus productos, realizando etiquetas y una mejor presentación a éstos. En Julio de 2006 durante su participación como invitadas a la Segunda Feria Estatal Cooperativa en Zapopan, Jalisco, es cuando deciden registrar el nombre de la empresa.

En su historia, esta microempresa ha enfrentado distintos problemas dado que no se encuentran registradas en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), lo cual crea desconfianza entra las empresas dedicadas a la venta de productos herbolarios por el problema de la no expedición de facturas, impidiendo que la empresa pueda colocar sus productos en dichos lugares. Además la inexistencia de registro ante la Secretaria de Salud, genera desconfianza en cuanto al cumplimiento de normas de calidad e higiene en la elaboración de productos. Es así que sus ventas se reducen en relación a aquellas realizadas en templos y con personas conocidas propiciando un nivel de ventas muy bajo.

La administración de esta organización se lleva a cabo con conocimientos empíricos de las integrantes, pues no cuentan con formación profesional al respecto. Sin embargo han tenido una visión de las formas de proceder ante diferentes cuestiones a lo largo de los años que tienen funcionando.

Dos veces por semana se reúnen todas las integrantes de la organización para planear las acciones a realizar; en la asamblea que se realiza todos los lunes se da un informe de la situación económica, producción y ventas, áreas de oportunidad, futuras capacitaciones y asuntos diversos. Así la segunda asamblea –miércoles- se dedican a producir lo necesario para llegar al stock de almacén que se determinó en la junta anterior, ocasionalmente se terminan de discutir puntos que hayan quedado pendientes. Las nueve integrantes tienen voz y voto en la planeación, organización y toma de decisiones de los diferentes departamentos siendo las asesoras (religiosas) las principales en aportar ideas específicas.

La empresa se encuentra en un proceso de formalización, adaptación y crecimiento; por lo tanto no se cuenta con un organigrama formal de funciones y responsabilidades dentro de las áreas funcionales –asesoría, producción, comercialización y administración, todas sujetas al consejo coordinador-. No existe un contrato legal que estipule los lineamientos de la relación que se mantiene con la organización, sin embargo el acuerdo firmado por ellas en 2004 se ha respetado cabalmente. Cabe aclarar que los miembros –socias- de la empresa no cobran un salario por las labores de producción desempeñadas en la empresa. Son remuneradas a través del pago de cursos de capacitación y reparto de utilidades, cuando se tienen.