EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

EMPRENDURISMO, CULTURA, CLIMA Y COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL Y SU APLICACIÓN A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA EN LA ZONA METROPOLITANA DE GUADALAJARA, MÉXICO

Coordinador: Rigoberto Soria Romo

Volver al índice

 

 

1. El clima laboral

Aunque resulta difícil llegar a una única definición o acepción del concepto de clima organizacional, este se refiere a las percepciones compartidas por los miembros de una organización respecto a las relaciones de trabajo, el ambiente físico en que éste se da, las interrelaciones personales que tienen lugar en torno a él y las diversas regulaciones formales que afectan el ámbito laboral de la empresa. Así, puede ser entendido como el conjunto de apreciaciones que los miembros de la organización tienen de su experiencia en y con el sistema organizacional.

El clima constituye uno de los factores determinantes y facilitadores de los procesos organizativos y de gestión, además de los de innovación y cambio. Desde una perspectiva de organizaciones el clima laboral adquiere una dimensión de gran relevancia por su repercusión inmediata, tanto en los procesos como en los resultados, lo cual incide directamente en la calidad del propio sistema.

El clima no se ve ni se toca, pero tiene una existencia real que afecta todo lo que sucede dentro de la organización y a su vez el clima se ve afectado por casi todo lo que sucede dentro de esta. Una organización tiende a atraer y conservar a las personas que se adaptan a su clima, de modo que sus patrones se perpetúen.

La expresión personal de la "perspectiva" que los trabajadores y directivos se forman de la organización a la que pertenecen incluye el sentimiento que el empleado se forma de su cercanía o distanciamiento con respecto a su jefe, a sus colaboradores y compañeros de trabajo, que puede estar expresada en términos de autonomía, estructura, recompensas, consideración, cordialidad y apoyo, y apertura entre otras.

A pesar de esta globalidad del concepto de clima, y a pesar de haber surgido a partir de una compresión de la organización como un sistema abierto, el clima de una organización es entendido habitualmente como medio interno. Derivado de ello se pone atención a variables y factores internos de la organización y no a los factores del entorno en que la organización se encuentra inmersa. Así, a pesar que el estudio del clima organizacional se encuentra enfocado a la comprensión de las variables ambientales internas que afectan el comportamiento de los individuos en la organización, su aproximación a estas variables es a través de la percepción que los individuos tienen de ellas. Todas estas variables que configuran el clima de una organización a través de la percepción pueden agruparse de la siguiente forma según Rodríguez (1999):

Variables vinculadas al clima organizacional

Ambiente físico Estructurales Ambiente social Personales Comportamiento organizacional

• Espacio físico • Tamaño • Compañerismo • Aptitudes • Productividad

• Ruido • Estructura • Conflictos • Actitudes • Ausentismo

• Calor • Dirección • Comunicaciones • Motivaciones • Rotación

• Contaminación - - • Expectativas • Satisfacción laboral

• Instalaciones - - - • Tensiones

• Maquinaria - - - • Estrés

Fuente: Elaboración propia en base a Rodríguez (op. cit.)

En resumen, el concepto de clima organizacional comprende el ambiente físico, estructurales, el ambiente social, aspectos personales y de comportamiento organizacional. Se relaciona con las percepciones compartidas por los miembros de una organización respecto a las relaciones laborales que surgen del sistema organizacional y las restricciones formales e informales que las afectan.