ANÁLISIS ORGANIZACIONAL Y DE IMAGEN DE ASOCIACIONES NO LUCRATIVAS

ANÁLISIS ORGANIZACIONAL Y DE IMAGEN DE ASOCIACIONES NO LUCRATIVAS

Raymundo Castillo Bautista y Alejandra Juárez Anguiano

Volver al índice

 

 

Capítulo 2. Organizaciones

2.1 Aproximación al concepto de organización

En muchos casos la literatura académica al respecto de las organizaciones resulta un tanto confusa en tanto a que se suelen mezclar los términos de “organización” y “empresa”, e incluso se le matiza con la palabra “negocio”, pareciera que tal orden de ideas deriva de la manera en como han llegado los conceptos al país, por un lado la idea de organizaciones, entendida dentro de las “Teorías Organizacionales”, se maneja más en Estados Unidos y Europa, mientras que “empresa” y “negocio” se emplea más dentro del contexto Latinoamericano, siendo incluso mayor el uso del segundo sobre el primero; sin embargo se debe aclarar lo siguiente, antes que otra cosa la palabra “negocio” remite a una actividad como tal, por tanto se refiere a una actividad en la que se “hacen negocios”; la “empresa” como tal es uno de los resultados a la organización (entendida como actividad, no como un sustantivo) de las personas, mientras que la organización, entendida como un sustantivo, es el aspecto más general, resultado de cualquier organización (como verbo) de las personas. Como tal, es necesario acotar que para este trabajo organización y empresa se van a considerar como equivalentes, siempre y cuando las fuentes consideren a la empresa en el sentido de organización comentado anteriormente.

De esta manera, una organización se puede definir como:

“… un conjunto de personas cuyos esfuerzos – cuyas acciones – se coordinan para conseguir un cierto resultado u objetivo que interesa a todas ellas, aunque su interés pueda deberse a motivos muy diferentes… Para que exista organización no basta con el conjunto de personas; ni siquiera es suficiente que todas ellas tengan un propósito común. Lo verdaderamente decisivo es que esas personas se organicen – coordinen su actividad – ordenando la acción conjunta hacia el logro de unos resultados que, aunque sea por razones diferentes, estimen todas ellas que les interesa alcanzar.”

De tal manera que “una organización humana es una realidad antropológica, es decir, una agrupación de personas unidas para hacer algo conjuntamente” .

El objetivo de toda organización consiste en “satisfacer necesidades que la sociedad demanda, y que concuerda con los ambientes económicos, políticos, culturales, tecnológicos y sociales del entorno en que se desenvuelven” . Para lo cual, la organización se constituye de tres elementos esenciales:

a) Acciones humanas

b) Necesidades humanas

c) Una fórmula o modo de coordinar las acciones para satisfacer las necesidades

Tales elementos sirven para distinguir entre una organización formal y una organización real (ver figura 2.1):

“Se llama organización formal a cualquier fórmula o modo de coordinar acciones que puede ayudar a satisfacer necesidades. La organización real es la que existe cuando un conjunto concreto de personas aplica una organización formal… [ésta] incluye la organización formal más todo el conjunto de interacciones que se dan entre personas y que, lógicamente, no están previstas – ni pueden muchas veces estarlo – por la organización formal… [conocido, esto último, como] organización informal, organización o sistema espontáneo, sistema no formalizado.”

En otras palabras, la primera existe en un sentido teórico-normativo, como probabilidad; mientras la segunda, en la practica, por eso se constituye de la suma de la formal y la informal; de manera que existe una dependencia de la segunda con la primera, en cuanto a que la organización real no puede existir sin una formal; y de la primera con la segunda, puesto que solamente cuando se lleve a cabo la organización formal tendrá sentido la organización formal, e incluso se va a reformular dependiendo de cómo se vaya cambiando la informal.

S necesitan tres cosas para que de verdad exista y opere una organización, que bien se podrían llamar condicionantes ontológicos (ver tabla 2.1):

1. Definición operacional del propósito, consiste en la “formulación de unos resultados a alcanzar que puedan ser efectivamente conseguidos por la aplicación del sistema productivo-distributivo, y cuyo logro permitiese aplicar el sistema de incentivos de modo tal que las personas quedasen satisfechas, es decir, recibiesen efectivamente aquello que esperaban obtener por el hecho de formar parte de la organización.”

2. Estructuración del propósito, en el cual se determinan las actividades para “que las personas que actúan sepan y sean capaces de hacer lo que el sistema productivo-distributivo les pide que hagan”.

3. Puesta en práctica del propósito, en el cual se busca asegurar la motivación para que “las personas de la organización quieran efectivamente hacer lo que se indica en el punto anterior.”

Las organizaciones lucrativas se constituyen para “obtener una ganancia o beneficio económico. Sin embargo,… ésta no se obtiene si antes no se procura satisfacer una necesidad y si el bien o servicio que ofrecemos, no cumple por completo lo que espera obtener el cliente al adquirirlo” .