DE LOS RELATOS QUE SORPRENDEN A LOS HECHOS QUE INDIGNAN. ACERCAMIENTO A LA HISTORIA CULTURAL DEMOLÓGICA DE CELAYA

DE LOS RELATOS QUE SORPRENDEN A LOS HECHOS QUE INDIGNAN. ACERCAMIENTO A LA HISTORIA CULTURAL DEMOLÓGICA DE CELAYA

Ricardo Contreras Soto

Volver al índice

 

 

Paseo al rió de la Laja y la perdida del hábitat

Una de las fiestas populares principales en la historia cultural de Celaya fue el paseo al río laja, primeramente porque era un evento familiar que permitía ir de día de campo, bañarse, nadar o chapotear a la orillas del río, convivir con las personas, comer, etcétera. En el fondo había un júbilo por los indicios de buenas cosechas del segundo temporal del año, manifestadas en las crecientes del río, provocadas por las lluvias de agosto, esta fiesta se articula a los ciclos de producción agrícola, pero también con los eventos religiosos del barrio del Zapote y la fiesta de la Purísima.

“Pues mire…el paseo al río de la Laja pues era ya tradicional cada año y todas las familias convivían allí, en ese lugar”. (Entrevista 120) (Jesús Navarro Martínez, 63 Años, Masculino, Primaria, Varios Trabajos, Celaya)

“Pues mire a mí me gustaba todo porque todo ha sido bonito, no ha sido una cosa así desagradable, no; ha sido muy bonito. Como esos paseos que se daban en el río de la Laja el 15 de agosto, acá el día 1 de mayo; todo eran cosas, ¿verdad?, que uno iba a ver nada más, no iba así pues por decir a comer o con su familia, no, pues como uno estaba muchacho, no hacían caso a uno sus familiares de uno, como ahora sus mamás, pero yo miraba que mucha gente se iba a comer y se iba a bañar, pues todo eso me gusto”. (Entrevista 1) (Juan Ramos Bolaños, de 66 años, originario de Celaya).

“ENT: última pregunta señora ¿Qué otra cosa usted considere importante que nos quiera platica sobre Celaya?

Sra. Pilar: Por ejemplo la fiesta que se hacía en río laja.

ENT: a ver cuénteme de esa fiesta.

Sra. Pilar: en la de la virgen de la asunción se festejaba en el río laja se hacia la fiesta se iba la gente a comer allá en río laja.

ENT: ¿y cuanto duraba?

Sra. Pilar: pss todo el día, todo el día duraba.

ENT: eran unos pachangones (fiestas) tremendos.

Sra. Pilar: ándale se iba uno a comer y ahí acostarse.

ENT: eee ¿Qué comían?

Sra. Pilar: pos lo que llevaba uno de sándwich tortas lo que uno llevaba.

ENT: en ese tiempo el río estaba ¿estaba limpio?

Sra. Pilar: estaba limpio si.

ENT: el agua clara

Sra. Pilar: ¡sí!

ENT: híjole se han perdido muchas costumbres aquí”.

(Entrevista 68) (María del Pilar Vargas, 60 años, femenino, primaria, comerciante).

Pos muy bonitas como ahora, las misas en aquel entonces hacían la velación a la virgen en el barrio del zapote allí se hacia la fiesta, por que es todo eso celebraban el día 15 las misas y la gente que ganaba a comer allí al rió de la Laja, ¿se repartía la gente entonces? se repartía, después de la comida, después de las misas, después de todo eso se iban a pasear allá, a comer, como día de campo ,¿cómo en que año era eso?¿hasta cuando dejaron de hacer esa fiesta?, ¿de irse allá a celebrar al río? hasta que ya no dejaron ¿cómo en que año fue? ya no dejaron tenia yo 6 dieciséis años cuando ya no empezó haber esa fiesta del río, allá, la del zapote si la hacían pero ya gente para allá, como antes allá ya no hubo. ¿Qué paso para que la quitaran? pues muchos por el riesgo del río que iba lleno de agua, por los muchachos que se querían meter al agua a nadar hubo un muerto allí en el río de una persona, de una señora que su hijo se lo llevo el agua, de allí empezó la gente a tener mas miedo de acercarse al río, ¿pero había policías cuidando cuando iban a comer o no había? pos a veces, si a veces ni había nada, cuando estaban los esos bailes públicos ahí pos si ,si había policías”. (Entrevista 2) (Paula Beltrán Hernández, 82 años, primer año de primaria, originaria de Acámbaro, trabajadora doméstica).

El paseo permitía disfrutar la bonanza de las cosechas y la producción agrícola, entre colores, olores, sabores se decodificaban el evento. Esta fiesta era relevante porque es de las pocas que tenían contacto con la naturaleza: el campo, el río, las flores, las frutas, los árboles, la frescura del agua y de los cultivos, etcétera. La estética de lo natural rompía con el cotidiano urbano, y contra el arrinconado soliloquio religioso. El recuerdo es un reclamo ante la ausencia de estas codificaciones, de estas prácticas vinculadas a la naturaleza, de la posible conciencia ecológica, en ese tiempo perceptiva, dada más en sensaciones, muy incipiente en razones.

“Pues el río de la laja era bonito, el día quince de agosto, que se llegaba el día quince de agosto, se iba uno a ver que iba el río crecido que se metía la gente a nadar y que se iba uno a comer para allá y trojes, que había unas huertas tan bonitas, harto aguacate, harto durazno, chirimoya, no, muchas cosas que había para ese lado de allá de trojes. Aproximadamente 1930”.

(Entrevista 11) (Román Ramírez Trejo, 81 años, primaria, campesino).

“Ahhh pos el paseo del 15 de agosto en el río, allá en el río la Laja, por allá en un ranchito que estaba por allí que se llamaba trojes, vendían mucho durazno, era huerta granadas uvas, y era la tradición de la gente que ganar para allá ¿por que el 15? y bailes que hacían ponían unas carpas grandotas y bailaban allí, se iban a bailar los que les gustaba tomarse su cervecita pos allí iban a tomar, pero se acabo. ¿Por qué el 15 de agosto?

mm No se por que seria, pero era el 15 de agosto se hacia el paseo para allá ¿qué se celebraba ese día? la fiesta en el barrio del zapote allí hacían esa fiesta, pero la gente ganaba para allá al río la laja a pasearse por allá, hacer día de campo por allá, por que había muchos árboles, había mucho donde se sentara la gente a comer y eso era lo que festejaban por allá el 15 de agosto”.

(Entrevista 2) (Paula Beltrán Hernández, 82 años, primer año de primaria, originaria de Acámbaro, trabajadora doméstica).

Era una fiesta popular masiva, a la orilla del río por el puente de Tresguerras en la entrada de Celaya a Apaseo y Querétaro, la gente se distribuía a las orillas del río, para ganar sombra y playita, para hacer su día de campo.

“Mi papá tenia un camión, un camión que le dio su patrón para mantenernos y ponía aquí en la esquina unas vigas, unas viguetas para pasar a la gente, cobraba un centavo, en ese tiempo y eso y más antes si nos llovía mucho. No ponía en las casetas de atrás unas vigas y ponía unas lonas porque en el rió de la laja, allá en la salida había fiesta el 15 de agosto que era la fiesta allá y mi papá iba a traerlos y llevarlos para que no se metieran al agua, esa es la fiesta que tenemos cada año el 15 de agosto el día de la Purísima, también si. ¿En ese tiempo como era el río?

Pues era un río grandote, estaba muy alto el río.

¿Estaba sucio?

No, hasta eso que lo limpiaban los de salubridad, si lo limpiaban

¿La gente acostumbraba a ir a meterse ahí?

Si cada 15 de septiembre

¿Nada más ese día o cada fin de semana?

No le podría decir también que se juntaba mucha agua, pero también corrían peligro de que se ahogaran llevaba mucha corriente

¿Iban nada más a meterse al agua o realizaban otras actividades?

Si nada mas, también lo que hacían era que ponían puestos, que tenían una cervecería para la gente que fuera por su cuete y bueno para mi era bonita esa reunión”. (Entrevista 17) (Josefina Pérez Correa, 88 años, femenino, 6to. de primaria, conserje, Celaya, Gto).

“A adecuando se hacia unas en las ascensión el 15 de agosto de la virgen se hacia una como allá en el rió de la Laja, cunado yo era niña el rió de Laja pasaba lleno de agua, no se oía hablar del ruido del agua, que iba ahí muchas personas nos íbamos bueno mi mamá nos llevaba ahí a comer, pero hartas personas has de cuenta que era peregrinación, y en la tarde pues de seguro llovía, y se regresaba uno mojando, bien bonito así como peregrinación a todos a pie, bien bonito y para las compuertas eso si no se porque mi abuelita era la que iba no mas esa porque nos gustaba mucho”. (Entrevista 76) (Sra. Ana María Cerritos Martínez, edad 66 años, primaria, ama de casa)

“Bueno los lugares que mas me llamaron la atención era el río Laja, se hacia una romería los días 15 de agosto e íbamos con comida, con viandas, una cuerda para columpio, petates para sentarse y un anafre para calentar la comida, me gustaba mucho ese paseo en generalmente llovía mucho sobre todo en las tardes y regresábamos mojándonos con mucho entusiasmo del Río a la Ciudad, otra cosa que me gustaba era el paseo del 1 de mayo a las compuertas donde hoy es la sección 3 de Arboledas, y ahí era lo mismo el 1 de mayo llevábamos comida, lo mismo que hacíamos en el río laja, la gente se divertía todo lo que es la sección de arboledas eran sembradíos, por ahí pasaba la constituyentes todavía muy deteriorada y todavía tiene sus baches, no ha sido mejorada completamente, eso me gustaba muchísimo y comer en el cisne nieve, me gustaba salir a cazar lagartijas a los baldíos que estaban relativamente cerca y sobre todo me gustaba comer fruta y tomar refrescos”. (Entrevista 53) (Pedro León, León. 65 años, masculino, Lic. En Administración de Empresas, periodista).

El puente Tresguerras era parte de la festividad, ya que las personas observaban la creciente desde arriba, veían como chocaba el agua con las columnas, veían también las distribuciones de las personas en el río, los niños jugaban con la arena y el agua, los jóvenes buscaban a sus compañeros y amigos, otros bailaban y alguna gente tomaba, había carpas donde vendía bebida.

“Al Río de la Laja iba mucha gente porque corría mucho agua; y ese río ya tiene muchos años, antigüedad. ¿Y a ver cómo no se a caído este?, y nada más tiene una bóveda de piedra así, así; y pasaban carros de alto poder, de muchas toneladas, es de lo que yo me admiró, porque un día me metí por debajo, por que para el agua si tiene, así, así como, tiene como están así como achatados como los barcos, las paredes que tiene para acá y para allá, están así, están anchas, están así, entonces ahí van cortando el agua, pero yo me fijaba debajo, ¿cómo se soportaban las camionetas tan pesadas?. A ver no más pura piedra por abajo, pura piedra, y pues yo digo que pura cal, pues no había cemento, el cemento hasta después vino, ya con el tiempo que yo me acuerdo, vino con el tiempo. Pero todo esto esta pegado con piedra sí con eso. ¿Cómo tiene esa potencia? Tanto carro pesado y ahora mire ponen unos puentes de fierro, con cemento y se doblan, se caen, así por eso es que yo admiro ese puente de los dos lados, de allá como de por acá, bien amplio que esta tiene dos carriles. Digo se me hace muy bien ese puente”. (Entrevista 1) (Juan Ramos Bolaños, de 66 años, originario de Celaya).

En algunos casos el exceso en la bebida convocaba a la tragedia, en la memoria colectiva la suspensión del evento fue por la negligencia de las personas y una medida administrativa.

“Pues que antes el día 15 de agosto se hacia un paseo ahí en el rió laja, pero se bajaban ahí en el puente laja, ya que ahí había un camino y había muchos árboles y casi, casi cada año había un ahogado, era una tradición que había se ahogaban es que estaba el rió hondo y ya con copitas y todo se metían, y casi por lo regular cada año había un ahogado…” (Entrevista 14) (Maria Guadalupe Hernández García, 62 años, femenino, sexto de primaria, ama de casa, originario de un ranchito cerca de Celaya).

“Importante no pues si traes muy buenas preguntas, no pues nada bueno otro paseo de los mas importantes era el del 15 de agosto en el rió laja cuando todavía llevaba agua era un atractivo que los jóvenes y los señores ya tomados se aventaba y ya no salían, iban con mucho agua no se era lo mas importante”. (Entrevista 50) (Francisco Morales 78 años, sastre, primaria)

“ENT: eee ¿se acuerda de algún evento importante en Celaya?

Sra. Pilar: ¿Pss qué sería?

ENT: ah habido muchos.

Sra. Pilar: Por ejemplo la coronación de la virgen de… la ¿cómo se llama? La purísima

ENT: ¿hubo fiesta?

Sra. Pilar: aja aniversario

ENT: ¿si asistió mucha gente?

Sra. Pilar: aja, si mucha gente

ENT: ¿se siguen haciendo estas fiestas?

Sra. Pilar: si pero no como antes

ENT: ¿Qué tenían de diferencia?

Sra. Pilar: pss por ejemplo que había cuetes.

ENT: Así los cuetes punto muy importante

Sra. Pilar: je, je ándale”

(Entrevista 68) (María del Pilar Vargas, 60 años, femenino, primaria, comerciante).

Recientemente grupos culturales han tratado de revivir esta tradición, sin embargo el problema de fondo principal ahora, es la contaminación del río. Desechos industriales y aguas negras principalmente, en el fondo con un daño ecológico mortal (fauna, flora, hábitat, nichos, cadenas alimenticias) interrumpidas, el veneno que acaban con la vida, el paisaje y nuestras tradiciones. La conciencia y la acción ecológica es aún el gran déficit de nuestra cultura. Los problemas llaman a resolverlos. No podemos ser cómodamente tan inconcientes, como para dejar morir al río Laja (y a nosotros) por ignorancia y pasividad.