DE LOS RELATOS QUE SORPRENDEN A LOS HECHOS QUE INDIGNAN. ACERCAMIENTO A LA HISTORIA CULTURAL DEMOLÓGICA DE CELAYA

DE LOS RELATOS QUE SORPRENDEN A LOS HECHOS QUE INDIGNAN. ACERCAMIENTO A LA HISTORIA CULTURAL DEMOLÓGICA DE CELAYA

Ricardo Contreras Soto

Volver al índice

 

 

Los machos que se manchan con los suyos

La violencia familiar, cuesta trabajo entender el abuso de quienes tienen la fuerza. Las mujeres y los niños son las principales victimas, en el fondo hay una historia de desprecios, ¿Qué se quiere demostrar?, ¿Por qué se reproduce la injusticia social en las familias?, ¿Por qué se reproduce en diversos esquema de poder las relaciones que se padecen, incluso el mismo verdugo?.

Mira…tus amistades tu las haces… y te tratan como tu tratas, yo, no es que me pare el cuello, me has oído que yo trate a personas a puras maldiciones, nunca, a mis hijos nunca, y a mí me da coraje oír a papas que están regañando para quedar bien, y unas carnotas (groserías) que les echan y eso me da coraje, y no es así, son seres queridos que te duele lo que le hacen… eso no, a mí no me gusta, y aquí había mucha gente que golpeaba a sus familias, a sus esposa en la calle, yo me agarre con uno por que le puso un trancazote a su señora, y traía a su niño, y se pego la señora y al niño lo aventó… y le digo a que ingrato eres tu, y bolas que le doy uno… y dame a mi le decía, dame a mi, y le puse un trancazote, pero ahí ni siquiera estaba el sanatorio Celaya, y me lo tumbe y que se quiso parar y que le pongo unas patadas en la cara, y ahí una señora que me gritaba “déle, déle para que no sea encajoso” … ya después llego la poli y a mí no me llevo… mi familia somos 12, se murieron 2 y 10 que viven… (Entrevista 52) (Zeferino Jungo Pérez, 79 años, Masculino, Operador).

La justicia inmediata fue violenta ante un acto violento. El grito de desprecio a los hijos como un auto reproche, de quien pone orden (según) intimidando por la fuerza.

Con referente a su infancia, de mi infancia fue bonita por que era niña, pero a la vez triste, porque tenia un padre muy enérgico que me tenia de un puño, y yo ni siquiera sabia de posadas, y de ninguna fiesta, y ya luego cuando fui adolescente que también tuve ganas de una fiesta tampoco, este me case empecé a tener a mis hijos y tuve la necesidad de coser, porque mi esposo no me daba lo suficiente, el trabajaba y me daba lo que ganaba, pero después poquito tiempo que entro a trabajar le subieron el sueldo a el, pero a mi no me lo subió y pues yo seguía con el mismo dinero, tuve que coser ajeno para sacar adelante a mis hijos. (Entrevista 54) (Elvira Zarate, 71 años, Femenino, Primaria completa, Costurera).

El abuso de autoridad y el uso de la fuerza masculina hacen de la cultura machista uno de sus principales rasgos.

Pues a las labores de sus casa, las personas no salían como ahora que se van a trabajar, la mamá y el papá no dejaban tanto a sus hijos solos, a nosotros si, nos dejaban solos mi papá y mi mamá, no vivieron bien, porque el le pegaba mucho, le dijeron ahí en el ministerio publico, le dijeron que (no) la fuera a matar, se fue le dijeron no señora llévese a su hija no la vayan a matar, o sea que nosotros vivíamos en Cortazar a mi me trajeron aquí cunado tenia 3 años, pues ahí mi papa era muy malo, no se ni porque, no mas yo hasta alcanzaba, por eso mi mama se separo de el y se vino acá y trabajaba en el restaurante Susana, y pues era muy bonito, muy bonito podía salir uno sin tanto miedo a la calle . (Entrevista 76) (Sra. Ana María Cerritos Martínez, edad 66 años, primaria, ama de casa).

El sometimiento, la humillación, la exhibición, el cinismo, el arbitrio de la autoridad paterna o materna tiene impactos sociales en los sujetos, inseguridad, docilidad, formación sin criterio. Dolor, auto rechazo, inhibición son parte del entramado social y simbólico emocional, aunado a la ira, desprecio del castigador que reacciona ante su débil estabilidad emocional, que a su vez tiene otras razones de contexto.