ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

Alejandra López Salazar y otros

Volver al índice

 

 

4. Incrementos en el Costo de la Materia Prima

Los aumentos continuos e inesperados de la materia prima causa descontrol en el manejo del efectivo en los empresarios y en el establecimiento de precios. Cuando existe un aumento del costo de materia prima el empresario debe tener mayor capital de trabajo para surtir su material lo que ocasiona una inversión inicial adicional que no siempre se está en condiciones de hacer frente. Si el empresario tiene la política de inversión reflejada en su capacidad de ahorro, podrá enfrentar los aumentos del costo de los inventarios o de la materia prima. En caso contrario, tendrá que adquirir un préstamo para capital de trabajo ya sea en instituciones financieras o adquirir financiamiento espontáneo a través de proveedores. En cualquiera de las dos situaciones la empresa aumentará su nivel de endeudamiento.

Cuando el empresario no tiene la posibilidad de adquirir financiamiento o no está dispuesto a contraer deudas, es común que disminuya la calidad de los productos que comercializa o de la materia prima que utiliza en su proceso productivo con el fin de mantener los costos, sin embargo, ello puede generar una disminución de ventas que en última instancia generará problemas de liquidez y se enfrentará a la necesidad de financiarse en el corto plazo. Otra reacción de los empresarios es disminuir el inventario de productos afectando la disponibilidad de los artículos que se fabrican o venden directamente, perjudicando una vez más el nivel de ventas de la organización. En otros casos ajustan el precio de venta de los productos con el objetivo de mantener los mismos niveles de utilidad, tomando en cuenta las presiones competitivas para no salirse de mercado (ver figura 1). De acuerdo a los resultados de nuestra muestra, el 6% de las empresas tienen como principal problemática su cartera vencida.

5. Bajo Nivel de Ventas

El bajo nivel de ventas que tienen las empresas es el principal problema financiero (14% de la muestra) de acuerdo a los resultados obtenidos. La problemática a la que se enfrentan las empresas respecto al bajo nivel de ventas puede analizarse desde dos grupos de variables: factores internos y factores externos a la organización.

Los factores externos son aquéllos sobre los que la empresa no tiene mayor poder para modificarlos como son factores económicos, demográficos y sociales. Entre los factores económicos con mayor efecto en el nivel de ventas de la empresa podemos mencionar la inestabilidad de la economía mexicana, crisis económicas, disminución de las fuentes de empleo, elevada imposición tributaria, altas tasas de interés en créditos, insuficiencia de programas de apoyo sectoriales, falta de fortalecimiento del mercado interno, competencia desleal de la economía informal (Secretaría de Economía, 2006) y la competencia voraz internacional. Todos estos factores han afectado el poder adquisitivo de las familias y por ende la demanda, el gasto y el consumo agregado influyendo directamente en el nivel de ventas de la organización. La importancia de los factores demográficos y sociales reside principalmente en la determinación del número de compradores potenciales y sus decisiones de consumo, y aunque impactan directamente la estructura de la demanda agregada su efecto en el nivel de ventas ha sido menor en comparación a los factores económicos.

Los factores internos definidos como aquéllas variables sobre las que el empresario o la organización pueden desarrollar estrategias para influir en ellas, también intervienen en el desempeño de las empresas (nivel de ventas). La ausencia de un comportamiento emprendedor en los directivos, carencia de visión estratégica, resistencia al cambio, desconocimiento del mercado y de la competencia, falta de coordinación en áreas funcionales, ausencia de estrategias para el crecimiento, poca reinversión de utilidades, desconocimiento del uso de información, baja eficiencia en la mano de obra, falta de capacitación, bajos niveles de productividad y de estándares de calidad, son algunas de las causas que impactan negativamente en los niveles de venta que generan las organizaciones (Secretaría de Economía, 2006).

Las estadísticas proporcionadas por la Secretaría de Economía (2003), respecto a los factores internos de la empresa, muestran las condiciones sobre las que opera el 99% de las organizaciones en México :

• Cuentan con personal de bajo nivel de instrucción y aunque la mayoría ofrecen capacitación a sus empleados ésta es sólo de inducción a la organización.

• Alrededor del 40% de las empresas opera con maquinaria muy antigua y sólo un 4% con tecnología de punta. Esto se debe a que sus gastos de inversión que tienen en tecnología e infraestructura son del 7%, razón por la cual el 70% de las empresas no tienen una base tecnológica.

• Sólo el 30% de las empresas manufactureras utilizan técnicas de mejora de calidad y productividad, y solo un 40% utilizan licencias o patentes, haciendo a un lado las exigencias mínimas de calidad. El 86% de las PYMES no cuentan con ningún tipo de certificación de calidad.

• El uso de tecnologías de la información muestra una tendencia favorable ya que la mayoría tiene acceso a Internet. Sin embargo, sólo el 17% cuenta con página Web y realiza transacciones de compra o venta por este medio.

• El mercado que atienden está representado en su mayoría por clientes locales y regionales y menos del 20% atiende mercados nacionales.

• No llevan a cabo un análisis completo que les permita conocer a sus clientes y competidores debido a que sus fuentes de información son limitadas.

• Sólo el 35% de ellas cuenta con canales definidos para que los clientes expresen sus preferencias y su grado de satisfacción.

• Sólo el 9% participa en las exportaciones de bienes y servicios, mostrando una capacidad exportadora muy limitada.

Así mismo, la mayoría de los empresarios concuerdan que en los primeros años del negocio, el bajo nivel de ventas impacta de manera considerable en la sobrevivencia de la organización, sin embargo, sostienen que con el paso del tiempo los negocios pueden soportar mejor las bajas ventas. En este sentido, el análisis del ciclo de vida de los negocios sustenta la afirmación de los empresarios, ya que conforme la empresa pasa de la etapa de formación a la de crecimiento y posteriormente a la etapa de madurez, las ventas experimentan un crecimiento en comparación a la etapa anterior. Esto hace que conforme las empresas se encuentran en la etapa de crecimiento o madurez están en mejores condiciones de enfrentar la problemática financiera que genera el bajo nivel de ventas. Esta problemática tiene diversas consecuencias, como lo muestra la siguiente figura:

Cuando una organización experimenta una baja en sus ventas, consecuentemente las utilidades experimentan un descenso y el capital de trabajo disminuye; la capacidad financiera de hacer frente a sus pasivos de corto plazo, específicamente las deudas con los proveedores, se ve afectada teniendo que solicitar una extensión del periodo de pago o del monto del crédito, influyendo también en la relación con el proveedor; debido a la baja de recursos disponibles, el empresario utiliza los ahorros que tenía destinados para realizar inversiones en gastos necesarios para la operación del negocio y en deudas que vencen en un periodo determinado. Es decir, se sustituye el capital de inversión en capital de trabajo; se incurren en costos directos adicionales debido a que los inventarios pueden llegar a ser obsoletos o se vuelven inutilizables cuando éstos son perecederos; finalmente, el despido de personal también se hace necesario cuando la actividad de la organización disminuye con la intención de recortar gastos al máximo posible, sin embargo, esto puede traer consigo gastos de liquidación del personal.