ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

Alejandra López Salazar y otros

Volver al índice

 

 

Implementación de Soluciones por Parte de Empresario

Cuando los empresarios se enfrentan a diversas dificultades en las finanzas de sus organizaciones, deben tomar decisiones sobre su forma de enfrentar sus problemáticas con el objetivo de poder continuar con la operación del negocio. Dependiendo de la mentalidad del empresario así como de las herramientas que están a su alcance es la manera en que determinan las acciones a seguir para solucionar los obstáculos que se les presentan.

Las empresas que tienen recursos muy limitados representados por la falta de capital de trabajo y/o capital para invertir, deciden solicitar préstamos en instituciones bancarias (líneas de crédito, tarjetas de crédito, créditos personales), en cajas populares o préstamos familiares. Una gran proporción de empresas también utiliza el financiamiento espontáneo a través del crédito de los proveedores por su bajo costo y facilidad ya que resultan de la actividad propia de la organización. Así mismo, el empresario sacrifica sus utilidades en aras de utilizar ese recurso para el pago del gasto corriente de la organización.

El alto nivel de endeudamiento también representa una problemática que se genera como consecuencia de la falta de recursos. En este sentido, el empresario opta por reinvertir más utilidades en la medida en que se incrementan las ventas, sin que afecte al capital necesario para la operación diaria. Otra solución que le han dado a este problema es la incorporación de nuevos socios al negocio para saldar las deudas contraídas y poder iniciar con una situación financiera más saludable. Ciertamente esta decisión no depende en su totalidad de la voluntad del empresario, sino de la proyección de crecimiento que tenga la empresa, de tal forma que sea atractivo para los nuevos inversionistas.

Un obstáculo constante que experimentan las empresas tiene que ver con la cartera vencida. Esta problemática afecta directamente la liquidez del negocio para lo cual el empresario decide mejorar sus técnicas de cobranza en aras de poder seguir con su actividad comercial, ya que esto puede implicar el paro de la producción, la incapacidad de resurtir la mercancía, hasta el retraso del pago de gastos operativos. Otra solución es incrementar el ahorro de la empresa con la intención de capitalizarse para mantener la operación diaria, sobre todo en periodos donde la situación económica y financiera del entorno limita la capacidad de pago de los clientes. Establecer nuevas políticas de crédito también ha sido una alternativa para disminuir la cartera vencida. Al respecto, algunas organizaciones han decidido no otorgar créditos a las grandes empresas ya que en su experiencia son las que generan problemas serios de liquidez por el retraso en sus pagos. Algunos otros, deciden incrementar sus ventas para obtener mayor liquidez, no obstante si las políticas de crédito no son las adecuadas el problema puede agravarse. Finalmente, cabe mencionar que la solicitud de créditos así como la demora de pago a los proveedores son estrategias que siguen los empresarios para solucionar la falta de capital de trabajo.

Los incrementos de precios en la materia prima o mercancía que utilizan las empresas ha sido una constante en el entorno económico de nuestro país. Dichos aumentos generan efectos negativos en la administración de los recursos financieros, ya que limitan la adquisición de materiales y representan un incremento en el costo directo de los bienes y servicios que se comercializan. En este sentido, el empresario responde por medio del aumento del precio de venta o a través de la disminución de la calidad del producto, lo cual puede traer consecuencias en el nivel de ventas si no se toman las medidas adecuadas. Otra reacción del empresario es ajustarse a la disminución de sus utilidades generadas por el incremento de los costos directos.

La problemática más común que experimentan los empresarios es la disminución del nivel de ventas, para lo cual toman las siguientes decisiones: a) solicitan préstamos a familiares, cajas populares y en menor medida a las instituciones bancarias; b) buscan nuevos mercados para incrementar su base de clientes; c) incrementan su tasa de reinversión, a costa del ingreso familiar o de los dividendos de la organización; d) realizan inversiones en publicidad; e) cambian la localización geográfica del negocio por una más estratégica, f) diversifican sus productos; g) solicitan ampliación del plazo de crédito a los proveedores; y, h) disminuyen sus costos en la medida de lo posible. Algunas de estas soluciones representan una actitud más proactiva que otra, lo cual depende de la orientación emprendedora que tenga el dueño o directivo de la organización.

La falta de capital para invertir así como del capital de trabajo es un obstáculo muy frecuente en la organización, cuya solución generalmente recae en la solicitud de crédito, en la reinversión de utilidades y en el incremento de ventas. Estas medidas tienen como finalidad incrementar la probabilidad de supervivencia de la empresa así como impulsar su crecimiento, a través de la disponibilidad de recursos financieros que hagan posible la operación diaria de la organización y el desarrollo de proyectos.

Cuando el empresario encuentra obstáculos para adquirir préstamos bancarios, no tiene otra opción que comenzar a capitalizar su empresa para generar los recursos necesarios para llevar a cabo los proyectos planeados, o para solucionar problemas de liquidez en el corto plazo. Por otro lado, la falta de control financiero en las organizaciones parece no representar una problemática importante que atender ya que el empresario considera que su origen está en la confianza que existe en el manejo de los recursos debido a las relaciones familiares existentes. Finalmente, no contar con el personal especializado para tomar decisiones financieras es una problemática que está fuera del alcance de los empresarios dado el costo que representa su contratación.

Las soluciones expuestas en párrafos anteriores relativas a cada una de las problemáticas que enfrenta el empresario, pueden resumirse en tres decisiones básicas: planeación, capitalización y adaptación. En la tabla 3, podemos observar que el 10% de las organizaciones solucionan sus problemas a través de la planeación de los recursos y de las decisiones que implementan; el 48% resuelve sus dificultades por medio de estrategias de capitalización; y, el 43% aproximadamente decide adaptarse a las condiciones actuales.

La estrategia de planeación utilizada por el empresario consiste en la proyección de ventas anuales que permitan estimar la demanda de efectivo, de producción, de compra de materiales o mercancías, principalmente. En la mayoría de los casos esta planeación es a corto plazo e informal ya que se utiliza la experiencia del directivo en lugar del análisis financiero y cuantitativo. No obstante, este tipo de planeación pone en alerta a los empresarios sobre la importancia y necesidad de reinvertir las utilidades para generar un fondo que permita enfrentar los problemas de liquidez en periodos difíciles y mantener inventarios adecuados a los periodos estacionales. También existen empresarios que realizan planes de crecimiento para la organización como base para tomar de decisiones más eficientes y utilizar los recursos de forma más adecuada, dada la visión de largo plazo que se tiene.

Para muchos directivos, la capitalización de la empresa es una herramienta que ofrece diversas soluciones a los problemas financieros que enfrenta su organización. Sus estrategias de capitalización consisten en buscar nuevos socios, incrementar su tasa de ahorro o restringir su política de dividendos, modificar sus condiciones de crédito al reducir su periodo, ampliar el plazo de pago a los proveedores e incrementar sus niveles de ventas.

Cuando los empresarios se enfrentan a un grupo de problemáticas específicas, intuitivamente se adaptan a las condiciones del entorno. En el caso de los problemas financieros, cuando la empresa se enfrenta a una disminución de su actividad comercial, hace recorte de personal, se ajusta a un menor nivel de ingresos, implementa estrategia de reducción de costos, desarrolla estrategias de publicidad, invierte más tiempo en el negocio, diversifica los productos, entre otros. Sin embargo, aunque pareciera que la adaptación representa un avance en su nivel de desarrollo a través de la implementación de mejores prácticas administrativas y directivas, en la mayoría de los casos dicha adaptación representa una posición reactiva a las condiciones del entorno, en donde el empresario tiene poca o nula capacidad de actuación.

Independientemente de la proactividad en la toma de decisiones empresarial, el entorno competitivo ejerce presión sobre el empresario de tal forma que éste reacciona implementando soluciones que mejoren su posición actual a través de la planeación, capitalización y adaptación.