ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

Alejandra López Salazar y otros

Volver al índice

 

 

8. Falta de Capital de Trabajo

Una de las tareas primordiales del empresario es administrar las finanzas de corto plazo de la empresa, esencialmente lo referente al capital de trabajo, el cual está representado por los activos circulantes que tiene una organización para financiar la operación de corto plazo de un negocio, como son el efectivo, las cuentas por cobrar y el inventario, principalmente.

La importancia del capital de trabajo reside en diversos aspectos: a) evita problemas de liquidez que obligan a suspender pagos o cerrar la empresa por no tener el crédito necesario para hacerle frente; b) mantener un exceso de inversión en activos de corto plazo puede afectar la rentabilidad de la organización ya que se tiene dinero ocioso que podría reinvertirse en proyectos de desarrollo y crecimiento empresarial; y, c) en la fase de crecimiento empresarial las empresas incrementan sus ventas, por lo que no podrá sostener su desarrollo sin la financiación de los activos circulantes (Van Horne, 1997).

Los resultados obtenidos de este estudio muestran que el 15% de las empresas que tienen problemas financieros están enfocados a problemas de capital de trabajo, es decir, no tienen recursos económicos para comprar materia prima, realizar pagos a proveedores, realizar gastos operativos, pagar la nómina, entre otros.

El problema surge porque es difícil sincronizar la entrada de efectivo con los desembolsos de dinero, sobre todo porque no es sencillo predecir el momento en que se generará la entrada de efectivo. En este sentido, un gran porcentaje de empresas no puede mantener un margen de seguridad entre los activos y sus obligaciones de corto plazo, de tal forma que se enfrentan al vencimiento de pagos cuando no han generado el efectivo necesario para cubrir sus deudas.

Las razones por las que las empresas tienen el problema de falta de capital de trabajo se debe a diversos factores. Uno de éstos se refiere a las pérdidas de operación, entendidas como la insuficiencia de ventas en relación al costo para generarlas. Esto sucede cuando se tienen precios unitarios rebajados debido a la competencia sin una disminución en costo de la mercancía y/o de los gastos, por aumentos en gastos operativos sin un aumento en el nivel de ventas o por costos excesivos de cuentas incobrables. Otro factor que incide en este problema es la incapacidad de la organización para obtener recursos para capital de trabajo, ya sea a través de instituciones financieras (problemática analizada en el punto anterior), porque la política de dividendos en poco conservadora o debido a la utilización de fondos corrientes para la adquisición de activos fijos.

Analizar el ciclo de caja de una organización es crucial para administrar adecuadamente el capital de trabajo porque permite determinar el nivel de inversión necesario para cubrir el desfase entre el flujo de ingresos y egresos, y analizar la conveniencia de las políticas de crédito y pagos de la organización. El ciclo de caja depende de tres factores básicos: el periodo de pago promedio a los proveedores, la antigüedad promedio del inventario y el periodo de cobranza promedio. Estos factores determinan la necesidad de una empresa de pedir préstamos para sostener las operaciones mientras las compras de inventarios se convierten en efectivo, de mejorar su capacidad de autofinanciamiento, de analizar las políticas de inventarios, políticas de cuentas por cobrar, técnicas de venta, métodos de cobranza, técnicas de producción, principalmente. La administración eficiente del capital de trabajo implica lograr el equilibrio entre la rentabilidad y el riesgo de la organización, en donde éste último está representado por la probabilidad de incumplimiento de pago. En la siguiente figura se muestran los factores que afectan el capital de trabajo disponible en una organización.

Evidentemente, las necesidades de capital de trabajo varían de acuerdo al tipo de actividad que realice la organización. En este sentido, se esperaría que las empresas manufactureras enfrenten en mayor medida problemas de capital de trabajo debido a que tienen la necesidad de tener mayor nivel de inventario para la producción y una gran proporción de sus ventas son a crédito. Por el contrario, las pequeñas empresas comercializadoras, en general tienen inventarios más pequeños los cuales se desplazan con mayor rapidez y donde sus ventas son a contado (Gitman, 1996).