ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

ANÁLISIS DE LAS PROBLEMÁTICAS FINANCIERAS, ESTRATÉGICAS Y COMERCIALES DE LAS EMPRESAS DE CELAYA

Alejandra López Salazar y otros

Volver al índice

 

 

7. Dificultad para Adquirir Préstamos

La necesidad de obtener financiamiento externo por parte de las organizaciones depende en gran medida del tipo de economía de las empresas y por ende del país. Velázquez (2000) realiza una distinción de los sistemas financieros en: a) economías de mercados financieros y b) economías de endeudamiento. Las economías de mercados financieros se caracterizan porque las empresas tienen una tasa alta de autofinanciamiento implicando que el financiamiento externo tiene un papel complementario. Por otro lado, las economías de endeudamiento tienen una baja tasa de autofinanciamiento por lo que su operación diaria y la realización de inversiones hace necesario que recurran al crédito para mantener en actividad a la empresa, donde el uso del crédito bancario se vuelve una necesidad en aras de mantener operando o funcionando el negocio. En este sentido, nuestro país está caracterizado por una economía de endeudamiento.

Cuando el dinamismo empresarial depende en gran medida del financiamiento externo es indispensable que el sistema financiero ofrezca las condiciones para que las empresas tengan acceso a diversas fuentes de financiamiento, dependiendo de sus necesidades específicas, ya que de otra manera, no se puede sostener ni potenciar la actividad económica de una nación. Tal como lo sostiene la Asociación de Bancos de México (ABM) (Nosti, 2007), el financiamiento está estrechamente vinculado con el crecimiento de un país, medido por el Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo a Nosti (2007), si se compara la proporción del crédito privado en relación al PIB, México tiene una proporción del 18.2%, mientras que países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido tienen una proporción de 195%, 181% y 165%, respectivamente, implicando que existen deficiencias importantes en nuestro sistema financiero mexicano.

Aunque el crédito privado en México ha tenido un incremento real del 165% debido a las condiciones macroeconómicas estables, el financiamiento dirigido a empresas no ha crecido en la misma proporción que el crédito al consumo o hipotecario, ya que la cifras muestran un incremento del 70% (Nosti, 2007). De acuerdo a Fuentevilla (2007), los créditos que solicitan las empresas están destinados en un 48% para capital de trabajo, 24% para compra de activos fijos y el resto para oportunidades de mercado y consolidación de pasivos. No obstante, aunque el Banco de México coincide en que la mayoría de los créditos se destinan para capital de trabajo, en los últimos tres años este porcentaje se ha incrementado hasta llegar al 71% (ver gráfica 1) (Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, 2007).

Con base en un estudio realizado por la Secretaría de Economía (2003), sólo el 20% de las pymes utilizan la banca comercial como fuente de financiamiento. Los principales motivos por lo que estas empresas no utilizan el crédito bancario son: a)altas tasas de interés (32%), b)negativa de la banca (18%), c)incertidumbre sobre la economía (18%) y d)rechazo de solicitudes (7%), principalmente.

Si analizamos cada una de estas variables, ciertamente, el costo de la deuda es un factor que determina el nivel de endeudamiento de una organización, en el cual no sólo se considera la tasa de interés sino la obligación fija de realizar el pago. En México, el costo de la deuda es muy alto en comparación con países como Estados Unidos, Canadá, España, Corea y Japón (INEGI, 2007). Por ello, las Pymes evitan utilizar el financiamiento bancario, dada su incapacidad de hacer frente a los pagos de capital e intereses que se requieren.

La negativa de la banca y el rechazo de solicitudes de crédito se debe a que las empresas se enfrentan a diversos obstáculos como la falta de información financiera reciente distinta a las declaraciones de impuestos (informalidad), incapacidad de pago para cubrir el crédito solicitado, existencia de registros negativos en el Buró de Crédito y dificultades para demostrar el valor de la garantía (Federación Latinoamericana de Bancos, citado en Nosti, 2007).

Cuando el empresario no visualiza una estabilidad económica en el país difícilmente tomará la decisión de adquirir un préstamo en las instituciones financieras debido a las crisis económicas por las que ha pasado nuestro país, las cuales afectan directamente el pago de la deuda y las tasas de interés, así como la capacidad de consumo de los entes económicos, familias, gobierno y empresas.

En base a los resultados obtenidos, de las empresas que tienen problemas financieros el 10% expresó como principal problema la dificultad para obtener préstamos así como la importancia de obtenerlos para enfrentar gastos de capital de trabajo o para realizar sus planes de inversión. En la siguiente figura, se muestran las variables que impactan en la adquisición de préstamos.