COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR
Una Visión del Norte del Perú (vol. II)

COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR UNA VISIÓN DEL NORTE DEL PERÚ (VOL. II)

Eduardo Amorós

Volver al índice

MARCO TEÓRICO

Influencias culturales sobre el comportamiento del consumidor

Las personas frecuentemente compran productos por lo que éstos significan y no por lo que hacen. Las alternativas de consumo sencillamente no pueden comprenderse sin considerar el contexto cultural en el que se realizan: la cultura es el “lente” a través del cual las personas ven los productos.

Vemos que la cultura en la que vivimos crea los significados para los productos cotidianos, y cómo estos significados se difunden a través de una sociedad para llegar a los consumidores.

La cultura es la personalidad de la sociedad .

Con dicha definición se señala, que así como cada individuo tiene una manera de pensar y comportarse que define su personalidad, los grandes grupos sociales tienen una personalidad que los diferencia del resto. Es decir, los grandes grupos sociales tienen maneras de pensar y comportarse que los hacen únicos y diferentes de otros grupos, de la misma forma que la personalidad caracteriza a cada individuo.

El concepto de cultura se ha ampliado tanto que puede correr el reisgo de abarcalo todo y, por lo tanto, no tener ningún sentido. Estaríamos ante la nada .

La cultura, un concepto crucial para la comprensión del comportamiento de consumo, puede ser considerada como la personalidad de la sociedad, e incluye ideas abstractas, como los valores y los aspectos éticos, así como objetos materiales y servicios. La cultura es la acumulación de significados, rituales, normas y tradiciones compartidos entre los miembros de una organización o sociedad .

Irónicamente, los defectos de la cultura sobre el comportamiento del consumo son tan poderosos y tienen tanto alcance que esta importancia es difícil de comprender o de apreciar. La cultura de un consumidor determina las prioridades generales que damos a diferentes actividades y productos. Además, determina el éxito o el fracaso de los productos y los servicios específicos. Un producto que ofrece beneficios similares a los que desean los integrantes de una cultura en cualquier época tiene una mayor oportunidad de lograr aceptación en el mercado.

La cultura es la suma de los valores, costumbres y creencias que sirve para regular el comportamiento de una sociedad específica .

El concepto de cultura se ha ampliado tanto que puede correr el reisgod e abarcalo todo y, por lo tanto, no tener ningún sentido. Estaríamos ante la nada.

Toda actividad cultural, tiene, desde una perspectiva amplia, tres posibles consumidores o audiencias; el propio autor, los compañeros de profesión y el público. En este sentido el consumidor inicial de la obra es el propio artista quien crea para expresar belleza, emociones y otros ideales estéticos, y posteriormente henerar intercambios con otros públicos: los compañeros de profesión y especialistas del medio, que le podrán procurar un determinado reconocimiento; y los asistentes, que le permitirán obtener resultados económicos.

La relación entre el comportamiento del consumo y l cultura es una calle de doble sentido. Por un lado, los productos y servicios que concuerdan con las prioridades de una cultura que en determinado momento tienen una mejor oportunidad de lograr la aceptación de los consumidores, y por otro lado, el estudio de nuevos productos e innovaciones en el diseño de productos culturales predominantes de ese periodo .

Figura : Tres posibles consumidores de una actividad cultural.