ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

Jesús Dacio Villarreal Samaniego

Volver al índice

 

Resumen

 El costo de capital de una empresa está formado por el costo de capital de sus fuentes de financiamiento a largo plazo: la deuda, el capital preferente y el capital común.

 El costo del financiamiento con deuda a largo plazo a través de obligaciones está asociado con las tasas de interés prevalecientes en el mercado. Dado que los intereses que se pagan por la deuda son deducibles de impuestos, el costo neto de la deuda es el costo bruto para la empresa menos el escudo fiscal que proporciona.

 El costo del capital preferente se relaciona con los dividendos que pagará la empresa con respecto al precio de las acciones.

 El capital común puede ser interno, a través de las utilidades retenidas, o externo, por medio de la emisión de nuevas acciones comunes. Las utilidades retenidas representan un costo de oportunidad para los accionistas. Las nuevas acciones comunes tienen un mayor costo que las utilidades retenidas, debido a la necesidad de incurrir en costos de colocación de dichas acciones.

 Con fines de toma de decisiones de inversión en activos, la gerencia de la empresa debe considerar todos los costos componentes de capital de manera conjunta. Esto se logra a través del cálculo del costo promedio ponderado de capital (WACC) y, además, este costo debe representar el costo del nuevo financiamiento, esto es, el costo marginal de capital.

 El programa de costo marginal de capital permite considerar los puntos de ruptura del WACC. Un punto de ruptura se presenta cuando uno (o varios) de los componentes del costo cambia de valor. Un programa de costo marginal de capital tiene al menos el punto de ruptura provocado por el agotamiento de las utilidades retenidas.

 Hay varias técnicas de valuación de proyectos de capital con diferentes características. Aunque todas tienen cualidades y limitaciones, estas técnicas permiten visualizar un proyecto de inversión desde diferentes ángulos, lo cual ayuda a los administradores a tomar una mejor decisión de inversión.

 El periodo de recuperación (RP) y el periodo de recuperación descontado (DRP) permiten conocer el tiempo en el cual se recuperará la inversión inicial. Ambos dan una idea del riesgo del proyecto en términos de su liquidez. Sin embargo, ambos métodos tienen como principal desventaja que el criterio de decisión en el que se basan es bastante subjetivo y deja abierto el criterio del tomador de decisiones para aceptar o rechazar un proyecto de inversión.

 El método del valor presente neto (VPN) consiste en descontar a valor presente todos los flujos de efectivo relevantes generados por el proyecto y restarles la inversión inicial necesaria para realizarlo. La diferencia es el valor que aumenta (si es positiva) o disminuye (si es negativa) el valor de la empresa si el proyecto es aceptado. Desde el punto de vista de la teoría financiera, el método del VPN es la mejor técnica de valuación.

 La tasa interna de rendimiento (TIR) es un método que permite conocer el beneficio porcentual que ofrece un proyecto por el dinero en que se invierte en él. La TIR tiene sus limitaciones para valuar proyectos mutuamente excluyentes y proyectos con flujos de efectivo no convencionales.

 Para valuar proyectos mutuamente excluyentes con vidas desiguales puede usarse el método del valor anual equivalente (VAE), el cual es una extensión del VPN. El método del VAE debe usarse tomando en cuenta que supone que los proyectos pueden ser reproducidos en el futuro con características idénticas al proyecto de inversión original.

 En finanzas las decisiones siempre deben tomarse considerando dos aspectos: el rendimiento y el riesgo. Por supuesto, las decisiones de presupuestos de capital no son la excepción. La relación entre el riesgo y el rendimiento de un proyecto de inversión puede establecerse a través de un análisis de escenarios de donde se obtiene el valor esperado, la desviación estándar y el coeficiente de variación.

 Los administradores no solamente están interesados en medir el riesgo, sino en disminuirlo. La técnica de árboles de decisión, además de ser un complemento gráfico al análisis de escenarios, permite a los gerentes la generación de estrategias para aminorar el riesgo de un proyecto por medio, por ejemplo, de la opción de abandono.

 Una vez que se mide el riesgo de un proyecto de inversión, dicha información debe incorporarse al proceso de toma de decisiones. Los proyectos con riesgo promedio pueden valuarse con el WACC general de la empresa o, en su caso, el de la división que los realizará. Los proyectos con mayor riesgo que el promedio deben valuarse con una tasa mayor que la promedio y los proyectos con un riesgo menor que el promedio con una tasa más pequeña. El avance actual del conocimiento financiero, no obstante, es incapaz de resolver la pregunta de cuánto más o menos debe pedírsele a un proyecto de inversión según su riesgo y el proceso de ajuste de la tasa apropiada de descuento sigue siendo un proceso discrecional y un tanto arbitrario.