ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

Jesús Dacio Villarreal Samaniego

Volver al índice

 

Capítulo 2: Intermediarios y Mercados Financieros

Los intermediarios y los mercados financieros forman parte de un conjunto de elementos que componen un sistema financiero. En México, como en otros países, dicho sistema está conformado por un grupo de individuos, organismos e instituciones que se encargan de captar, administrar, reglamentar y orientar los recursos financieros que se negocian continuamente entre los diferentes agentes económicos. El sistema financiero se puede dividir en cuatro partes: (1) los organismos reguladores, (2) las instituciones financieras, (3) los individuos e instituciones que efectúan las diferentes operaciones y (4) las organizaciones que pueden ser reconocidas como auxiliares.

En este capítulo se estudian de modo específico a las diversas instituciones financieras, los mercados de dinero y capitales, la Bolsa Mexicana de Valores y los intermediarios de inversión bursátil. Sin embargo, primero se presentan algunos otros aspectos del sistema financiero mexicano como marco de referencia para los puntos antes mencionados.

Panorama General del Sistema Financiero Mexicano: Organismos de Regulación, Supervisión y Control

Un mercado, si no es perfectamente competitivo –como ocurre en la mayoría de los casos– por sí mismo no produce bienes y servicios al menor costo posible y de forma eficiente. Es decir, se presentan fallas o imperfecciones en el mercado que no permiten que éste opere de forma óptima. Por este motivo es necesaria la regulación gubernamental del mercado para corregir tales fallas.

En los mercados financieros, como en cualquier otro, se pueden presentar fallas, por lo que los gobiernos de muchos países han creado una serie de mecanismos de regulación para estos mercados que están planeados para cumplir cinco funciones:

1. Evitar que los emisores de valores oculten información importante en perjuicio de los inversionistas.

2. Impulsar la estabilidad de las instituciones financieras.

3. Fomentar la competencia y la imparcialidad en el intercambio de valores financieros.

4. Controlar el nivel de actividad económica.

5. Limitar las actividades de individuos u organizaciones de procedencia extranjera en los mercados domésticos.

En México hay cinco principales organismos reguladores de la actividad financiera: la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para el Retiro (CONSAR) y el Banco de México (Banxico), como se advierte en la Figura 2–1.