ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

Jesús Dacio Villarreal Samaniego

Volver al índice

 

Arrendamiento

Además de la deuda o el capital, la empresa puede obtener financiamiento mediante arrendamiento. Existen varios tipos de arrendamiento, sin embargo, todos tienen en común que generan compromisos financieros para la empresa en términos de los pagos que debe realizar por utilizar los activos arrendados. Este tipo de financiamiento es proporcionado tanto por empresas manufactureras de equipo de capital –como por ejemplo las armadoras automotrices que fabrican camiones– así como por instituciones financieras tales como bancos e instituciones especializadas en este tipo de operaciones.

El análisis sobre arrendamiento que se presenta en las siguientes secciones se concentra en las características de los varios tipos de arrendamiento y las razones que puede tener una empresa para usar esta fuente de financiamiento. Además, se expone un método para evaluar la alternativa de arrendar en oposición a la alternativa de comprar un activo.

Tipos de Arrendamiento

Existen tres tipos básicos de arrendamiento: (1) el arrendamiento puro, (2) el arrendamiento financiero y (3) la compra-venta y arrendamiento. A continuación se analiza cada uno de ellos.

Arrendamiento Puro. Este tipo de arrendamiento también se conoce como arrendamiento operativo o arrendamiento de servicio. Un arrendamiento puro es una transacción en la cual una de las partes (llamada arrendador) de concede a la otra parte (el arrendatario) el uso temporal de un cierto activo. El arrendatario tiene la obligación de realizar pagos periódicos de una renta por el uso del activo, así como de regresarlo al terminarse el contrato de arrendamiento.

Este tipo de arrendamiento se usa con frecuencia para equipos de oficina (por ejemplo, computadoras) y equipos de transporte. Por lo regular, el arrendatario le da servicio al equipo y paga los seguros y los impuestos de propiedad del activo.

Arrendamiento Financiero. Es un contrato a largo plazo bajo el cual el arrendador le concede al arrendatario el derecho de usar un activo tangible durante un periodo obligatorio (es decir, no se puede cancelar) y la otra parte se compromete a realizar pagos periódicos por un monto que corresponde al precio total del activo más los gastos financieros y otros gastos. Durante ese tiempo, el arrendatario también se compromete a proporcionar el mantenimiento, adquirir los seguros y pagar los impuestos correspondientes del activo arrendado. Consiguientemente, el arrendamiento financiero es semejante a obtener financiamiento mediante deuda a largo plazo.

Al finalizar el contrato, el arrendatario puede optar por (a) extender el periodo de vigencia del contrato a cambio de una renta menor que la inicial, (b) adquirir el activo a un precio inferior al precio de adquisición o (c) compartir con el arrendador los beneficios de la venta del activo a otra persona o empresa.

Compra-Venta y Arrendamiento. Es un tipo de arrendamiento financiero en el cual una empresa adquiere un activo que requiere para su operación y lo vende de inmediato a un tercero que acuerda arrendárselo a la misma empresa. Por lo regular este tipo de contratos se hacen con bienes raíces (por ejemplo, un edificio de oficinas). Este tipo de arreglos son útiles cuando una empresa desea obtener dinero vendiendo un activo, pero al mismo tiempo quiere conservar el uso del activo.

Razones para Utilizar el Arrendamiento como Fuente de Financiamiento

Además de la adquisición de deuda a largo plazo o la obtención de financiamiento mediante capital propio, el arrendamiento representa una alternativa valiosa para financiar los proyectos a largo plazo de una empresa. Como siempre, pese a esto, es necesario que la gerencia considere tanto los beneficios como los inconveniente de dicha alternativa. Además en este caso, debe tomarse en cuenta que existen algunas ventajas que, en realidad, son solamente aparentes.

Ventajas Reales

El arrendamiento proporciona algunas ventajas reales, como la flexibilidad. Por ejemplo, algunos equipos (como las computadoras) tienen una rápida obsolescencia, por lo que en muchas ocasiones a una empresa le puede resultar más conveniente arrendarlos que comprarlos. Además, la empresa tiene la opción de extender el contrato de arrendamiento, adquirir el activo o venderlo.

Con el arrendamiento puro el arrendador se encarga de habilitar, dar mantenimiento y asegurar el activo. Este valor agregado por parte del arrendador le permite a la empresa concentrarse en sus operaciones, en vez de estar preocupándose por la situación de sus activos fijos. Más aún, en muchos casos los pagos de arrendamiento son fijos, por lo que la empresa conoce con certeza los pagos que tiene que realizar y proyectar mejor sus flujos de efectivo en consecuencia.

Ventajas Aparentes

En ocasiones se señalan algunas ventajas adicionales que, sin embargo, no son tan claras. Se dice, por ejemplo, que una ventaja del arrendamiento es que la empresa mantiene (o incluso incrementa) su capacidad de endeudamiento. No obstante, esta sería una ventaja únicamente bajo el supuesto de que los acreedores de la empresa no se dieran cuenta que el arrendamiento impone obligaciones financieras a la empresa, tal como lo hace el endeudamiento. Desde luego, este supuesto no es realista en la mayoría de los casos.

Igualmente se argumenta que el arrendamiento incrementa el rendimiento sobre activos (RSA) de la empresa. Debido a consideraciones relacionadas con la contabilidad , el arrendamiento hace que la utilidad neta contable de la empresa sea mayor en comparación con el financiamiento con deuda. También por razones contables los activos arrendados no aparecen en el balance general de la empresa. De este modo, tanto el numerador (v.g. la utilidad neta) como el denominador (v.g. los activos totales) de la ecuación del RSA se ven afectados positivamente por el arrendamiento en comparación con la deuda. Sin embargo, los mercados financieros eficientes, que aprecian más los aspectos de flujo de efectivo que los aspectos contables, difícilmente se dejarán llevar por esta situación engañosa.

Otra razón dudosa para utilizar arrendamiento es que éste, a diferencia de la deuda, supuestamente impone menos restricciones a la empresa. Esta razón es frágil y, en ocasiones, equivocada; como se explicó, el arrendamiento sí impone ciertas restricciones y compromisos a la empresa.

Finalmente, se dice que el arrendamiento es mejor que la deuda porque proporciona un financiamiento del cien por ciento del activo, al no requerir enganche. Esta es una ventaja relativa en el caso de empresas pequeñas, pero las empresas de mayor tamaño pueden obtener la misma cantidad de financiamiento a través del arrendamiento que por medio de los mercados financieros.

¿Comprar o Arrendar?

La decisión de comprar un activo o arrendarlo depende, por supuesto, de los costos y beneficios de cada una de estas dos alternativas. Para ilustrar, considere el ejemplo de Redes Telefónicas Móviles (RTM). La empresa está planea comprar un equipo de microondas telefónicas con un costo de $150,000 y que planea depreciar mediante el sistema de deducción inmediata en un 82 por ciento en el primer año. El costo de mantenimiento se estima en $7,800 al inicio del primer año, el cual se irá incrementando en una tasa similar a la inflación pronosticada, es decir 3.5 por ciento anual, durante cada uno de los cinco años de vida del equipo. Además, se estima que dentro de cinco años, el equipo podría venderse en una cantidad de $5,000 antes de impuestos. La tasa de impuestos a la que está sujeta RTM es del 40 por ciento y el costo de la deuda es del 15 por ciento anual.

Como alternativa la empresa podría rentar el activo en una cantidad fija de $40,000 por año durante cinco años. El pago del arrendamiento se realizaría al inicio de cada año. En el Cuadro 3–6 se presenta el análisis de la alternativa de comprar el equipo usando deuda en comparación con el arrendamiento del equipo.

En la primera parte del Cuadro 3–6 se presenta la alternativa de solicitar un préstamo para comprar el equipo de microondas. Bajo esta opción, la empresa tendría que desembolsar $150,000 para adquirir el equipo. De la misma manera, tendría que desembolsar $7,800 al finalizar el primer año para darle mantenimiento al equipo. Estos costos, no obstante, ayudan a reducir el ingreso gravable de la empresa, de modo que producen un ahorro fiscal de $3,120 ($7,800  0.40) que se pueden realizar al finalizar el primer año. Este mismo procedimiento continúa durante el resto de la vida del equipo, pero considerando el incremento del 3.5 por ciento anual de inflación en los costos de mantenimiento.

La depreciación del primer año corresponde al 82 por ciento del valor de adquisición del equipo; sin embargo, el cálculo se tiene que actualizar por inflación. El valor de adquisición del equipo actualizado por inflación sería de $155,249 ($150,000  1.035), por lo que la depreciación correspondiente sería de $127,304 ($155,249  0.82).

Este costo también ayuda a disminuir el ingreso gravable de la empresa, por lo que se traduce en un ahorro fiscal de $50,922 ($127,304  0.40).

Al final de los cinco años el equipo podría venderse en $5,000 antes de impuestos que es un precio inferior al valor en libros ajustado por inflación del activo, por lo que la empresa sería sujeta a un crédito fiscal de $10,827 por esta pérdida. El valor en libros histórico del equipo sería del 18 por ciento de su costo original, ya que de acuerdo con el sistema de deducción inmediata se puede depreciar el 82 por ciento del valor del activo, pero el restante 18 por ciento no se puede depreciar . De esta forma, el valor en libros histórico del equipo sería de $27,000 ($150,000  0.18). El ajuste por inflación al finalizar el quinto año implica considerar un factor de 1.1877 ([1.035]5) para actualizar el valor histórico, por lo que dicho valor sería de $32,068 ($27,000  1.1877). La pérdida fiscal por la venta del equipo sería entonces de $27,067 ($32,068 – $5,000), a la cual le corresponde un crédito fiscal de $10,827 ($27,067  0.40).

El valor presente de los flujos netos de efectivo generados por la alternativa de adquirir el equipo se calcula con la tasa después de impuestos sobre la deuda. Como se explicó anteriormente, el arrendamiento es una alternativa financiera a la deuda, por lo que la tasa apropiada de descuento es aquella asociada con la deuda. En este caso el costo neto de impuestos de la deuda es del 9 por ciento (0.15  [1 – 0.40]) y el valor presente de la compra es de –$115,316. Es pertinente aclarar que este no es el valor presente neto del activo, sino que es el valor presente del costo de adquirir el activo mediante deuda.

Como se muestra en la segunda parte del cuadro 3–6, si la empresa decidiera arrendar el activo tendría que desembolsar $40,000 al inicio de cada uno de los cinco años de vida del equipo. Este desembolso le permitiría a RTM reducir su ingreso gravable al final de cada año en un monto de $16,000 ($40,000  0.40). Sin embargo, en estas circunstancias la empresa no podría deducir la depreciación ni vender el activo al final de su vida puesto que éste no es de su propiedad. El valor presente del costo de arrendamiento, calculado con la tasa del 9 por ciento, sería de –$107,354. El método de financiamiento que debe ser seleccionado es el que ocasiona el menor valor presente para los costos. Para hacer el cálculo se define la Ventaja Neta del Arrendamiento (VNA) como:

VNA = VP(costo de arrendamiento) – VP(costo de adquisición) (3–13)

Donde:

VP (i) = Valor presente del costo i.

Si el resultado de la ecuación anterior es positivo, significa que el costo de arrendar es inferior al costo de adquirir y al contrario. En este caso:

VNA = –$107,354 – (–$115,316) = $7,961

Esto es, para RTM el costo de arrendar el equipo es $7,961 inferior al costo de adquirirlo, por lo que la empresa debe optar por la opción de arrendamiento.