HERENCIA Y CIVILIZACIÓN: UN ENFOQUE CRÍTICO A LAS HEGEMONÍAS IMPERIALES

HERENCIA Y CIVILIZACIÓN: UN ENFOQUE CRÍTICO A LAS HEGEMONÍAS IMPERIALES

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

Resumiendo conceptos

Toda cultura posee sus valores, mitos, héroes y rituales los cuales condicionan las prácticas sociales en un tiempo presente; las sociedades occidentales (por lo general) se creen herederas de la cultura griega y luego romana, pero esto es sólo una idea sin fundamento como bien lo expuso Eric Wolf (2004). A lo largo de dos mil años de historia, diversas tribus, etnias y grupos humanos se han configurado (entremezclados) para constituir un ambiente de diversidad tanto en Europa como en Estados Unidos. En la mitología de los diferentes pueblos occidentales, existe un sincretismo de tal magnitud, que no lícito referirse a una forma mitológica pura. No obstante a ello, ciertos parámetros o aspectos culturales antiguos (que bien podrían llamarse dominantes) continúan influenciando la forma de comprender el mundo en la cotidianeidad.

En este sentido, nos propusimos investigar las diferentes figuras presentes en el cine de terror estadounidense moderno y su relación con la mitología nórdica arcaica. Si bien, como ya se ha aclarado la amplitud del término “pueblos germánicos” es muy grande, existen ciertos elementos comunes a todas esas tribus que los emparienta; entre ellas el apego a uno de los cultos más extendidos en Germania y Escandinavia para el I AC: el culto a los muertos. Esta antigua creencia sostenía que ciertos espíritus adquirían la habilidad de volver después de muertos para devorar o causarles daño a los vivos y/o a su ganado. Por ese motivo, los nórdicos acostumbraban a no dejar enemigos vivos luego de cada contienda e incluso una vez ajusticiados a decapitarlos o incinerarlos (según cada tribu).

Esta idea en conjunción con otros elementos como el valor y la habilidad como criterios organizativos, la predestinación, el rol de la mujer como heroína, el sueño como espacio ritual donde se manifiesta el futuro, la creencia en el macht o poder de los humanos y/o sus objetos, la corrupción de las costumbres humanas como señal inequívoca del ocaso de los dioses (Ragnarok), la vengaza como forma compensatoria y la veneración del fuego y el agua (entre otros), se encuentran aún presentes en ciertos filmes relacionados al género del terror.

En el presente artículo, se han analizado narrativa y discursivamente dos trabajos cinematográficos: uno de ellos escrito y dirigido por el célebre George Romero titulado El día de los muertos, el otro una adaptación de un video juego, dirigido por Alexander Witt, Resident Evil 2 (Exterminio). Como simbología dominante en ambos rodajes, se ha notado cierta relación como la mitología nórdica de la creación y fin del mundo en combinación a un marcado respeto por el culto a los muertos (Filgiur Kultur).

De alguna u otra forma, estos símbolos han persistido desde épocas remotas al paso del tiempo. En el sentido de Mircea Eliade, nos inclinamos a pensar que los mitos como procesos ejemplares posicionados en un tiempo a-histórico, sirven como guiones culturales destinados a condicionar (en mayor o menor medida) ciertas prácticas profanas del presente. Es posible, que tanto Romero como Witt no conocieran in strictu sensu los detalles de la mitología del pueblos sajones, suevos, jutos o frisios; aun cuando sus trabajos así lo reflejen.

Dentro de este contexto, coincidimos en señalar que el cine (al igual que otros entretenimientos) se encuentra sumergido en la vida cultural de un pueblo; por tanto los análisis antropológicos orientados al cine o a la cinematografía (de cualquier género) se constituyen como novedosos aportes al estudio de la mitología antigua.