HERENCIA Y CIVILIZACIÓN: UN ENFOQUE CRÍTICO A LAS HEGEMONÍAS IMPERIALES

HERENCIA Y CIVILIZACIÓN: UN ENFOQUE CRÍTICO A LAS HEGEMONÍAS IMPERIALES

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

 

 

 

CAPITULO III: La matriz de alteridad

Existen un sinnúmero de estudios orientados a señalar el papel de las estructuras políticas y la acción en los diferentes procesos de colonización en América; y a la vez, otras muchas más que explican como las diferentes identidades se fundieron luego del advenimiento de los Estados Nación, en parte estigmatizando o marcando a ciertos grupos minoritarios en forma subordinada al orden hegemónico. (Bonfil Batalla, 1972) (Imaz, 1984) (Briones, 1988) (Sahlins, 1988) (Miles, 1989) (Taussig, 1990) (Hobsbawm, 1983) (Calvo, 1996) (Pagden, 1997) (Korstanje, 2007).

En este sentido, los imperios han sido históricamente construcciones culturales y políticas arbitrarias en donde (en apariencia) confluyen diversas identidades particulares como cuerpos orgánicos. Esta clase de matriz identitaria (mismidad), la cual sólo es la percepción que los diferentes grupos tienen de sus similitudes, se contrapone con respecto a una matriz de alteridad, la cual también se constituye por medio de un grupo exógeno (Polakovic, 1979). Estas abstracciones, sin embargo, son articuladas por medio de arquetipos míticos arcaicos cuya denominación llamaremos “matrices de origen”.

Estas no sólo evocan a un pasado “siempre” mejor, sino condicionan las prácticas sociales en el presente (Eliade, 1968) (Sahlins, 1988). La marcación del “indio” o del “negro” como subordinados o excluidos de las estructuras legitimantes fue dándose en diferentes formas según se tratase de España, Inglaterra y Francia. La explicación de los diferentes discursos, estrategias y tratamiento que estos poderes ejercieron en el “otro”, deben comprenderse dentro de un orden mito-poiético específico: las matrices de origen nórdica; y su contralor la greco-latina.

El objetivo del siguiente ensayo (artículo teórico), es indagar en la relación que existe entre las matrices históricas de los pueblos antiguos con referencia a la forma en que se llevaron a cabo las diferentes colonizaciones en América y sus posterior conformación como Estados Nación. Para ello, nos hemos servido de textos clásicos latinos (filología) como también de bibliografía especializada en la materia.

En lo específico, nuestra hipótesis se orienta a señalar tanto la matriz romana como la germánica de los siglos I y II AC, pueden ser estudiadas acorde al siguiente esquema analítico: a) la mitología, b) la división de géneros, c) los valores culturales, d) la organización política y e) el culto a sus muertos. Todos estos elementos combinados (aunque hay otros también) han configurado las matrices de alteridad de ambas civilizaciones y su posterior accionar en el continente americano.