LA INVERSIÓN EXTRANJERA Y EL SUBDESARROLLO DEL PERÚ 1990 ¿ 2000

LA INVERSIÓN EXTRANJERA Y EL SUBDESARROLLO DEL PERÚ 1990 ¿ 2000

Deymor Beyter Centty Villafuerte

Volver al índice

 

 

 

 

PRESENTACIÓN

Es obvio que en actual contexto del desenvolvimiento del sistema capitalista predominante, las desigualdades que existen entre los seres humanos de un mismo planeta, los ubican por factores socio – económicos en mundos totalmente diferentes; el Desarrollo y el Subdesarrollo como dos fenómenos antagónicos, pero que conviven en este sistema que enarbola como moral el “Individualismo” promovido por Adam Smith y que permite la coexistencia inmoral entre la riqueza y la opulencia, entre los avances tecnológicos que definitivamente mejoran la calidad de vida de algunos; con la miseria, la extrema pobreza y el hecho de que todos los días, segundo a segundo, muera en el mundo un niño de hambre.

Hablar hoy de globalización, de movilidad de capitales, de libre mercado, de competitividad y de inversiones extranjeras, es situarse para los ortodoxos de la estupidez y del servilismo, dentro de la modernidad y del profesionalismo, tildado paradójicamente como “tecnicismo”; y que condena intelectual, laboral, social y hasta religiosamente a los que nos atrevemos a pensar distinto del beneplácito de una clase asociada a una burguesía que hoy es de orden Mundial.

El presente trabajo pretende dar una luz de las incoherencias en las que cae la teoría neoclásica del desarrollo, que asocia el crecimiento económico con el desarrollo, y que prioriza el pensamiento economicista ante un pensamiento filosófico y económico de carácter social e histórico; esta tesis asume que es la acumulación de capital la base del desarrollo, y que esta en un país donde el ahorro interno debido a un proceso recesivo no puede incrementarse, dependerá del ahorro externo vía Inversión Extranjera para lograr eliminar la brecha que existe entre los países con PBI per cápita altos y los de menor PBI per cápita, como si las medias aritméticas sirvieran para medir el grado de desigualdad o de distribución de la riqueza.

Para los neoclásicos asumen supuestos beneficios que la atracción de estos capitales nos traerían a países con indicadores de precariedad económica y social; proponiendo dentro del modelo normas de orden legal y tributario para que estos capitales lleguen, a través de investigaciones financiadas por grupos de poder económico, que contratan a seudo intelectuales para que escriban y formalicen mejor la explotación; en esta investigación demostramos, para un caso especifico: el Perú 1990 – 2000, periodo de mayor liberalización de nuestra economía, que este modelo propuesto muy por el contrario de mejorar nuestra situación, es la causa principal del subdesarrollo del país.

Queremos aportar una nueva forma de enfocar el problema del desarrollo, rompiendo con viejos paradigmas, absurdos y serviles, retar a las personas que consideren nuestro trabajo, a pensar distinto de la benevolencia de las tesis dadas y proponer alternativas de solución a una crisis dialéctica y adoptar propuestas desde un orden histórico, que permitan a nuestro país y a los países de América Latina, salir de este estado de aletargamiento que se parece como hace tiempo se digiera en Bolivia... tan parecido a la estupidez.

La justificación histórica de este trabajo, estará fundada en el hecho de que pueda explicar desde un punto de vista dialéctico y materialista, la realidad que existe independientemente de nuestra conciencia, y que las ciencias estamos llamadas a descubrir... independientemente de que los hombres y mujeres de nuestra época crean o no en la realidad que vamos mostrándoles.

Deymor Beyter Centty Villafuerte