LA INVERSIÓN EXTRANJERA Y EL SUBDESARROLLO DEL PERÚ 1990 ¿ 2000

LA INVERSIÓN EXTRANJERA Y EL SUBDESARROLLO DEL PERÚ 1990 ¿ 2000

Deymor Beyter Centty Villafuerte

Volver al índice

 

 

 

 

2.9.1.1. Análisis del Crecimiento de la IED

Del cuadro anterior podemos observar la tendencia ascendente de la tasa de crecimiento del Capital Extranjero de 1990 de 1994 con un gran salto en 1994 (171.76%) efecto de la promulgación en diciembre de 1993 de la nueva Constitución; y a partir del 95 una caída en el crecimiento que al final del periodo oscilo entre periodos crecientes, decrecientes pero positivos.

El promedio del crecimiento de la (IED) en el Perú comprendido en el periodo de 1990-2000 fue de 26.75%, la desviación estándar es grande y escapa a los márgenes debido sobre todo al crecimiento de 1994 de la IED; siendo este de 46.22; dando como resultado un CV% = 172.80% lo que demuestra un crecimiento altamente heterogéneo, marcado por aspectos de orden político y de interés de clase.

2.9.1.2. Análisis de la Inversión Extranjera por País de Origen

El cuadro No 5 nos muestra el monto registrado de IED en el Perú por periodo y país de origen; 33 de ellos que registran montos que les individualizan y un grupo incluidos en la denominación de otros.

Para el siguiente estudio nos interesa conocer a aquellos países que han registrado mayor monto de Inversión y se presenta a continuación analizado en las gráficas siguientes:

El gráfico anterior resume el origen de los capitales extranjeros registrados y recibidos por nuestra economía de 1990 al 2000; distribuidos por país de origen.

Si excluimos el rubro otros que representa al resto de países con un 35%; el país del cual provienen la mayor parte de los capitales del exterior en forma de IED es España con un 25% fundamentalmente por las inversiones en telecomunicaciones (Telefónica de España en el Perú), después el Reino Unido y finalmente EE UU con un 19%; en la grafica no aparece Japón entre los principales países inversores en el país, lo que demuestra además que solo fue un mito el hecho de que la Presidencia de Fujimori (ciudadano Japonés) traería inversiones de ese país; lo cual creemos solo fue un mito popular mas y tan solo se registro una inversión Japonesa de 346.45 millones de dólares (Periodo 1995-2000) unas 43 veces menos que la Inversión Española en Perú.

En el caso de España como ya se ha había mencionado la mayor inversión realizada es en el sector comunicaciones, fundamentalmente por la realizada por Telefónica de España. Primero al adquirir a precio subvaluado ENTEL Perú, con un monopolio espurio y anticonstitucional y después la que realizaría para ampliar mercados de consumo diversificando servicios y finalmente para afrontar la competencia con Bellsouth y TIM; competencia que hoy ternimó en la adquisición de Bellsouth en gran parte del continente; este rubro de comunicación concentra como observamos un 84%; energía le sigue con 8% y 7% finanzas.

Como hemos podido observar las inversiones de España en el Perú estas destinadas en su gran mayoría a los servicios; las que no generan riqueza (valor agregado), mas bien como lo analizara Frank capturan nuestro excedente económico transfiriéndole a la metrópoli nuestra capacidad de acumular capital y si a esto le sumamos el proceso de reducción y precarización del trabajador dentro de estas empresa, que día a día atormentan a los trabajadores con el fin de reducir sus planillas.

Nos atreveríamos a afirmar que estas IED muy por el contrario de haber promovido el desarrollo lo han precarizado. Sin embargo es necesario mencionar que por ejemplo en el periodo 1995-2000 la IED proveniente de España fue de 14 912.46 millones de dólares

Así mismo el gráfico No 17 nos muestra una inversión del Reino Unido mas diversificada, concentrando un 38% de su capital en intereses mineros, pero es sabido que la minería en primer lugar es extractiva y no genera valor agregado y los precios dependen de la relación de precios internacionales; ademas de los efectos de la Contaminación Ambiental como efecto colateral de ella, que en el caso de Lima contaminan su agua y por lo tanto deteriora la calidad de vida de la población.

El sector financiero concentra el 27% de esos capitales en forma de IED, el 17% el sector industrial; pero si sumamos finanzas (27%), comercio (10%) y comunicación (3%); un 40% de estas inversiones están concentradas en servicios, que como mencionamos no producen valor agregado ni generan trabajo productivo y como ejemplo el monto registrado en el periodo 1995 - 2000 fue de 7 777.81 millones de dólares.

En el periodo 1995 - 2000 la IED procedente de los EEUU fue de 9 309.49 millones de dólares, sin embargo en el gráfico No 18 vemos una distribución de los sectores acumulados desde 1990 - 2000; y de allí claramente se ven los intereses norteamericanos por el manejo de los Recursos Naturales en minería y energía concentrando el 62% de las IED provenientes de los EEUU.

Como mencionamos anteriormente estas inversiones no generan desarrollo en el país de destino muy por el contrario deterioran la calidad de vida de la población debido a los remanentes y colaterales de la minería que afectan el medio ambiente.

Por otro lado las exoneraciones tributarias como beneficios a las inversiones mineras, además de las trabas a regalías mineras mas justas que nos permitan gozar de los incrementos en el precio de los minerales a nivel internacional, ocasionan distorsiones como las denunciadas por el Congresista Javier Diez Canseco, que menciona que por ejemplo de las ventas de minería en el Perú registradas en el periodo de 1992 - 2003 que ascendieron a 33 737 millones de dólares tan solo han pagado el 1.3% por concepto de impuestos al fisco; a la vez las exportaciones de la minería en el Perú en el periodo 1998 - 2002 fueron de 53 000 millones de dólares pero pagaron al fisco solo el 1.8868% (100 millones de dólares) por concepto de impuestos, de los cuales 290 millones de dólares se destino al canon Minero.

Por otro lado informo que a la fecha (de la entrevista hecha por Cesar Hildebrant en el presente año) existen 174 proyectos de explotación minera que requieren una inversión de 10 000 millones de dólares; pero que como hemos observado se recuperan rápidamente gracias a nuestro marco jurídico.