THINKING ON DEVELOPMENT:
ENFOQUES TEÓRICOS Y PARADIGMAS DEL DESARROLLO

THINKING ON DEVELOPMENT: ENFOQUES TEÓRICOS Y PARADIGMAS DEL DESARROLLO

Francisco José Calderón Vázquez

Volver al índice

 

 

 

 

14.1. - Una aplicación al caso, Taiwán y Corea del Sur

Posiblemente sean las experiencias de desarrollo más recientes, como sean los casos de Taiwán y Corea del Sur, como tales economías medias, las que reflejen con mayor intensidad la necesidad de contar con el Entorno, tanto en su dimensión interna como externa, como elemento ineludible, en nuestros días, para posibilitar procesos de desarrollo acelerado como el que evidencia el Cuadro V:

14.2.1.- Elementos de Entorno Interior

Piedra angular de lo que anteriormente se ha denominado como Entorno Interior Favorable, en la experiencia coreana y taiwanesa va a ser la Reforma Agraria.

Efectivamente, dichos países fueron colonias japonesas hasta el fin de la segunda guerra mundial, siendo ocupados por los norteamericanos tras la derrota japonesa. Los nuevos amos impusieron una serie de reformas agrarias para evitar la amenaza comunista por aquellos días en su máximo esplendor, esto significó que la propiedad de la tierra quedara relativamente bien distribuida, lo cual se tradujo en un importante aumento de la productividad agraria y de la producción final. Asimismo, significó incrementar decisivamente la elasticidad de la oferta de productos agrícolas, con la expansión del mercado de bienes de consumo básico y de productos primarios.

En un país eminentemente agrario y subdesarrollado ello es vital, porque elimina el hambre y la miseria de la población campesina, por aquello días la inmensa mayoría de la población de dichos países, permitiendo a su vez la generación de un cierto excedente que ayuda a la formación de ahorro endógeno, que adecuadamente canalizado hacia su acumulación deviene capital autóctono, fundamental para la financiación del proceso, junto al ahorro público interno.

El aumento de productividad en el agro propiciará el progreso económico del país ya que, por un lado, permitirá que los excedentes laborales agrarios acudan masivamente a las ciudades para incorporarse a las industrias emergentes permitiendo la transformación productiva del país, aliviando a las áreas rurales de la presión demográfica que de otra manera hubieran tenido que soportar. Por otro, el sector agropecuario y sus producciones están en el origen de la gran mayoría de cadenas productivas, puesto que sus outputs sirven como imputs en los procesos productivos de los restantes sectores.

Desde una perspectiva social, todo ello supuso una importante disminución de la pobreza y la desigualdad, hecho que puede pasar desapercibido aunque sea más que relevante, ya que impidió la existencia de una sociedad fracturada desde su base entre terratenientes poseedores de la tierra, de la renta y de la riqueza, frente al resto de la población propietaria únicamente de su pobreza,